Llegamos varias semanas después del lanzamiento oficial de Final Fantasy XV, pero no podíamos dejar pasar la oportunidad antes de cerrar el año de contaros nuestras impresiones de uno de los desarrollos más problemáticos y sufridos en Square Enix, el esperadísimo juego de rol y acción que alcanza con el viaje de Noctis y sus amigos la decimoquinta entrega numerada de la emblemática franquicia.

Ficha Técnica
 final-fantasy-xv-2016101402244_1

Título: Final Fantasy XV Estudio desarrollador: Square Enix Distribuidor: KochMedia Número de Jugadores: 1 Plataformas: PlayStation 4 y Xbox One PEGI: +16 Fecha de salida: 29 de noviembre de 2016 Idioma: Voces en inglés y textos en español Género: Acción, Rol, RPG Cómpralo ya por sólo 59,99€: Final Fantasy XV – Day One Edition

 

Anunciado en 2006 como Final Fantasy Versus XIII y tras un sinfín de contratiempos que ya todo el mundo conoce, Final Fantasy XV se convirtió en el proyecto más ambicioso que nos ha brindado la industria japonesa en toda la historia. Cambio de director, salto de generación de consolas o la utilización de un novedoso motor gráfico ha retrasado años tras año el lanzamiento de Final Fantasy XV. No obstante, aun con esta larga lista de problemas en la compañía francesa, el verdadero desarrollo del juego no comenzó hasta hace cerca de 4 años, cuando Hajime Tabata se puse a los mandos del equipo con la misión de juntar en un mismo título una historia que estaba planeada como una trilogía, y reutilizando parte de todos los materiales que se habían creado a aprtir de la idea original de Tetsuya Nomura.

Square Enix ha realizado durante el último año  una enorme campaña de marketing y promoción del título, tal y como demostraron el pasado mes de marzo con el gigantesco evento “Unconvered Final Fantasy” realizado en Los Ángeles, donde presentaron la deseada fecha de lanzamiento (que por desgracia tuvo que aplazarse), además de multitud de contenidos adicionales y complementarios al proyecto original para PlayStation 4 y Xbox One.

Final Fantasy XV es una evolución en la franquicia, y para Square Enix, un punto de inflexión para futuras entregas sobre todo en lo que se refiere al sistema de combate. Asimismo lo indica el propio juego nada más acceder al mismo con un mensaje de bienvenida a los nuevos seguidores de Final Fantasy, pero también a los fieles que están ahí desde el comienzo. Final Fantasy XV supone un cambio radical en lo que se refiere a mecánicas, sistema de combate, exploración e incluso ambientación. La propuesta dirigida por Hajime Tabata es una oda a la fantasía, creada para deleitar a los fanáticos de la saga pero que también pretende encandilar a los no iniciados en la serie.

Historia

Ambientado en un mundo fascinante que combina fantasía y realidad, los jugadores se unirán al príncipe Noctis y a sus compañeros en un viaje épico de fraternidad, amor y desesperanza en el que desentrañarán el destino de Noctis y se alzarán en armas contra el beligerante imperio de Niflheim. Con un elenco de personajes cautivadores, impresionantes efectos visuales, un mundo abierto por explorar y combates cargados de acción en tiempo real, pretende ser una experiencia definitiva en el género. Final Fantasy XV se divide en dos partes bien diferenciadas. Una primera donde recorremos el mundo abierto en el territorio de Lucis donde el grupo de amigos protagonizado por el príncipe Noctis y sus compañeros Ignis, Gladiolus y Prompto para recorrer y explorar escenarios enormes, muchísimas tareas secundarias y batidas, y un argumento diluido por el propio concepto del juego.

La segunda parte de Final Fantasy XV sigue un camino mucho más lineal, la historia cobra en importancia y se asemeja más a una entrega clásica de la serie. Sin embargo, aquí aparece uno de los principales fallos del juego, los vacíos argumentales y evidentes agujeros en el guión de la historia, viviendo situaciones que no terminan explicándose y personajes que no terminan de ejecutar su rol en la aventura. Por suerte, pese a un capítulo del juego donde se evidencian los problemas durante el desarrollo y las prisas para llegar a lanzarlo en el prometido 2016, el viaje de Noctis y sus amigos finaliza con un cierre más que satisfactorio.

Pese a que Square Enix ha querido calificar siempre la película  Kingsglaive: Final Fantasy XV como un producto complementario a la experiencia global del juego, cabe decir que es prácticamente imprescindible para llegar a conocer detalles y sucesos que nunca se tratan en el propio título. Una de las muchas malas decisiones que se han tomado durante los últimos años extrayendo este fragmento de la idea original para convertirlo en un largometraje, ya que en Final Fantasy Versus XIII estas casi dos horas de película eran el prólogo, además de ser totalmente jugables.

Durante las casi 15 primeras horas de juego (incluso más si nos paramos a completar las decenas de tareas secundarias), apenas hay menciones o detalles concisos de personajes tan relevantes como Lunafreya o los altos cargos del imperio de Niflheim. Podríamos comentar otras tantas menciones tanto positivas como negativas en varios capítulos de la aventura, pero sería entrar ya en un terreno demasiado pantanoso en lo que se refiere a diversos arcos de la historia, que mejor llegar a descubrir por uno mismo. Al final tenemos una historia principal que puede completarse en unas 25-30 horas de juego, pero que puede exprimirse mucho más posteriormente con una enorme cantidad y variedad de misiones secundarias, cacerías y mazmorras especiales realmente espectaculares, con un diseño que en ocasiones roza la locura.

Jugabilidad

Desde que vimos los primeros vídeos y conocimos los detalles iniciales de Final Fantasy XV, uno de los puntos más criticados ha sido el grupo de protagonistas, calificado como una boyband por su aspecto físico, vestimenta y comportamiento. No obstante, la relación de amistad y el viaje que llevan a cabo Noctis, Ignis, Gladiolus y Prompto son lo mejor de todo el juego. Hajime Tabata y el resto del equipo ha logrado una relación muy creíble entre los cuatro integrantes, con unos diálogos y conversaciones amenas y aleatorias que escuchamos en cualquier momento, a lo que sumamos la propia evolución de ellos mismos y del argumento de la historia. Los dramáticos hechos que van ocurriendo cambian el comportamiento y la forma de ver las cosas, algo que demuestra la tremenda aptitud que tiene Square Enix para tratar y hacer progresar a los personajes de Final Fantasy en cada una de las entregas.

Si la historia principal cuesta que arranque y tiene vacíos argumentales en varias situaciones, la composición de las tareas secundarias tampoco es lo más creativo que conocemos. Square Enix tenía a su disposición un vasto escenario que no se ha aprovechado de la mejor manera, perdiendo una oportunidad magnífica para ampliar y profundizar sobre el mundo de Eos y el reino de Lucis, explicar mediante tramas secundarias el pasado de diversos personajes o cual es el efecto en la población de la guerra y los conflictos político/militares. Todo este contenido añadido habría convertido en Final Fantasy XV en un título rompedor con un enorme trasfondo argumental más allá de los sucesos principales, pero las tareas opcionales terminan convirtiendo al grupo de amigos en simples recaderas y exterminadores de monstruos.

Como hemos comentado, la aventura puede finalizarse en cerca de 30 horas si vamos directamente al grano, pero gran parte de la diversión queda reservada tras acabar con los catorce capítulos que conforman Final Fantasy XV. Las cacerías más apasionantes e interesantes contra monumentales enemigos están disponibles partir de este momento, al igual que las mazmorras opcionales con significativas recompensas para equiparnos con las mejores armas. El diseño de algunas de ellas es demencial, con puzles, plataformeo, un nivel requerido bastante elevado  y una duración que va más allá de las dos o tres horas. En resumen, un verdadero reto para aquellos que se quedan con ganas de más tras completar todo el contenido que brinda la obra dirigida por Hajime Tabata.

Pese a que Final Fantasy XV tiene pequeños toques de estrategia a seguir en los combates, cabe tener en cuenta que estamos ante un verdadero Action RPG, con batallas en tiempo real donde tenemos el control completo sobre los distintos protagonistas. El sistema de combate también ha sido muy criticado a lo largo del tiempo, e incluso Square Enix ha variado drásticamente su funcionamiento desde la publicación de Episode Duscae. Tras todos estos cambios, Square Enix ha conseguido un sistema sencillo para el usuario, ágil y divertido que permite escoger entre cuatro armas o magias diferentes, alternándolas con la cruceta de dirección, combinándolas a su vez en tiempo real durante los ataques.

Por momentos, Final Fantasy XV parece incluso más un hack and slash que un juego de rol al uso, pues el comando para atacar queda limitado a machacar un solo botón, lo mismo que ocurre para esquivar y emplear los movimientos Lux. Estos últimos encontramos Lux Impetus para cargar hacia el enemigo con un poderoso ataque y Lux Itineris, un  movimiento que nos teletransporta lejos de la zona del combate para recargar puntos de magia y vitalidad. Tampoco cabe olvidarse de las distintas habilidades que tienen Ignis, Prompto y Gladiolus, que emplean la barra de energía que está dividida en tres segmentos. Según la potencia del ataque que le equipemos, requiere un mayor número de partes a recargar, y su mayor uso durante los combates eleva su nivel y letalidad ante los monstruos.

Para aquellos que sean amantes de las clásicas entregas, también se ha pensado en ellos introduciendo en los combates el denominado “modo espera”, que permite pausar y tener tiempo para pensar el próximo movimiento ataques, y acciones a llevar a cabo por cada personaje. El “modo espera” es una opción que permite a los jugadores ganar una ventaja estratégica al hacer una pausa momentánea en el combate y hacer las batallas más fáciles de jugar para los que no están versados en los juegos de acción. Mientras tanto, en el “modo espera” el jugador puede orientar libremente enemigos, fijar un objetivo, seleccionar hechizos mágicos, seleccionar habilidades de los compañeros de equipo, y mucho más.

Tampoco cabe olvidarse del sistema de síntesis de magias, donde están presentes los tres elementos básicos como fuego, hielo, rayo, así como hechizos curativos. Square Enix no ha querido darle mucha importancia a la magia en esta entrega, y así lo demuestra el engorroso sistema para crear viales con distintos poderes, que además es obligatorio de equipar en una de las ranuras de armas y apenas nos llega para tres usos en la batalla. Eso sí, mezclar los elementos con objetos del inventario permite crear hechizos extremadamente potentes que pueden ser esenciales para combates muy peligrosos. En resumen, un sistema de combate divertido, dinámico y completo que termina siendo todo un acierto cuando se termina dominando, aunque peca de falta de profundidad en cuanto a opciones y habilidades que eliminan por completo el clásico componente estratégico.

Pese a que el aprendizaje de habilidades en Noctis es escaso, Final Fantasy XV al menos gana en profundidad con los diferentes tipos de armas que modifican los atributos y el equipamiento de accesorios que varían las estadísticas y el título llega a ser lo suficientemente complejo para disponer de un equipo variado y competente en distintas situaciones. Los árboles de habilidades son bastante complejos, con muchas opciones para gastar los puntos de habilidad que vamos consiguiendo. Cabe comentar que los puntos de habilidad no son ilimitados, por lo que hay que pensar donde gastarlos para formar un grupo potente y con movimientos que equilibren a cada uno de los personajes.

Los puntos de experiencia que vayamos acumulando al derrotar monstruos y completar misiones principales y secundarias no son válidos hasta que el grupo acaba su día y se va a dormir, y también varía según el tipo de alojamiento que consiguen, asimilando más o menos puntos a través de multiplicadores. La comida y las propias recetas tienen un peso muy importante en Final Fantasy XV. Cada tipo de alimento y sus elaboraciones actúa como potenciadores de los cuatro personajes de cara al próximo día, aportando mayor poder en ataque, defensa o acopio de más puntos de experiencia. Según los objetivos que tengamos en mente para llevar a cabo en esa fase, cabe tomar unos alimentos u otros durante la noche anterior.

Noctis no es la pieza central de Final Fantasy XV, sino el grupo al completo, por lo que debemos  hablar de los protagonistas por separado, ya que cada cual tiene su propia personalidad y aficiones fuera de la trama principal.  Noctis es un fanático de la pesca, Ignis es el cocinero del grupo, Prompto domina la fotografía y Gladiolus adora la supervivencia. Llevar a cabo estas acciones hace subir de nivel sus aficiones, lo que desbloquea ventajas más que curiosas. Igualmente, hay muchos minjuegos donde pasar el rato como el pinball, el minijuego Arena Galvanio o las carreras de chocobos.

No nos podemos olvidar en este apartado de otro de los puntos críticos del desarrollo de Final Fantasy XV, el funcionamiento de la cámara. Pese a que no ha terminado siendo perfecta, Square Enix si ha ido pulido al máximo para ajustarla por ejemplo en espacios muy reducidos como las mazmorras, donde la aparición de elementos en mitad de la pantalla es más habitual que en exteriores. Lo mismo ocurre en las impresionante batallas ante gigantescos jefes finales o enemigos voladores, donde además de preocuparnos de los peligrosas arremetidas también cabe lidiar con los problemas de la cámara para ajustar la visión de los personajes.

Durante los próximos meses tras el lanzamiento, Final Fantasy XV contará con un ya confirmado pase de temporada que incluye contenidos que ampliarán la experiencia. Final Fantasy XV tendrá un modo multijugador cooperativo que se encuentra actualmente en desarrollo. Denominado como “Camaradas”, podremos controlar a Noctis, Prompto, Gladio e Ignis para luchar en combates online. Se ha confirmado que dicha modalidad llegará como DLC y estará incluido dentro del pase de temporada, que traerá también los tres episodios dedicados a cada uno de los amigos y compañeros de Noctis. Para finalizar, sabemos que el primer capítulo que se lanzará estará protagonizado por Gladio, del cual ya se ha publicado una primera imagen conceptual. Más adelante llegarán los episodios de Ignis y Prompto, respectivamente. Recordamos que el pase de temporada de Final Fantasy XV tiene un precio de 24,99€.

Gráficos y Sonido

El Luminous Engine ha causado muchísimos quebraderos de cabeza a Square Enix. La belleza de los escenarios y el apartado artístico eran indudables desde hace años, pero el rendimiento del juego en PlayStation 4 y Xbox One siempre ha estado en entredicho. De hecho, este motor gráfico prácticamente va a quedar en desuso de cara a los próximos proyectos en la compañía japonesa, ya que tanto Kingdom Hearts III como Final Fantasy VII están empleando el Unreal Engine 4 en su proceso de desarrollo. El último retraso en la fecha de lanzamiento le ha venido genial a Final Fantasy XV, sobre todo para alcanzar una tasa estable de 30 imágenes por segundo en todas sus plataformas. En un cortísimo periodo de tiempo han conseguido pulir al máximo cada detalle y una mejora enorme en los elementos y carga gráfica de los escenarios.

Casi como buen juego japonés, tiene momentos espectaculares, pero también texturas y acabados que dejan bastante que desear. Por suerte, estos últimos pasan muy desapercibidos a lo largo de todas las horas de juego gracias a las preciosas estampas que nos regala Final Fantasy XV cada pocos pasos. Es cierto que las localizaciones están bastante descuidadas en lo que se refiere a elementos secundarios o decorativos y prima por encima del resto la naturaleza, pero solo por descubrir lugares únicos tan poblados y vivos como Duscae valen la pena la experiencia.  La franquicia Final Fantasy siempre ha destacado por su impecable dirección artística, y en esta entrega tampoco defraudan en otros terrenos puramente técnicos como la iluminación o los cambios climáticos, ambos perfectamente ejecutados.

Las animaciones, al igual que ocurre en el resto de aspectos de su acabado gráfico, unas veces destacan y otras acabas hastiado. Por ejemplo, es una genialidad la riqueza de movimientos que han creado para los combates, con una enorme variedad de acciones tanto en solitario como grupales que no dejan de sorprender en cada batalla. Por otro lado, en ocasiones los saltos mientras exploramos los escenarios y mazmorras llegan a desesperar por pequeños fallos o por el choque contra los famosos muros invisibles. Tampoco nos queremos olvidar de uno de los puntos que más nos han gustado a nivel de historia y en el terreno jugable. Sí, hablamos una vez más del inolvidable cuarteto de protagonistas, que poseen un diseño fantástico en todos los sentidos, al igual que la fauna de monstruos que aparecen en cada rincón del mapa. No se puede decir lo mismo de los NPC o personajes secundarios, bastante limitados en la faceta gráfica.

Pasamos a una sección donde la serie Final Fantasy nunca desentona, la banda sonora. El trabajo realizado por Yoko Shimomura es simplemente perfecto, con temas que quedarán en el recuerdo de todos los jugadores durante muchos años. Por si no fuera poco disfrutar de estos grandiosos nuevos temas, tenemos a nuestra disposición las mejores melodías de los Final Fantasy anteriores para escucharlas mientras recorremos en el Regalia el amplio mundo de Eos, aunque hay que comprarlas previamente en las diferentes estaciones de servicio por las que pasamos. Para finalizar, Final Fantasy XV llega a nuestro país con textos en español y voces en inglés,  japonés, alemán y francés, con una traducción  más que cuidada y cuenta con guiños y referencias constantes al pasado de la serie.

Conclusión

El salto al mundo abierto como juego de acción de Final Fantasy XV alejándose de las clásicas características de la franquicia ha traído consigo problemas donde prácticamente había errado a lo largo de todo su historia. Todos los desarrollos accidentados traen consigo complicaciones que posteriormente son evidentes en el juego final, y la obra de Hajime Tabata no ha sido la excepción. Final Fantasy XV posee grandes aciertos a nivel de jugabilidad y planteamiento, pero falla donde siempre ha triunfado, presentando una narrativa inconexa en muchos puntos de la historia y un sistema de misiones secundarias de poco ingenio y profundidad para ampliar todos los puntos de vista, situaciones y personajes de la trama. Aquí yace el principal problema de Final Fantasy XV, ya que si se hubiese conseguido una narrativa cohesionado al nivel de su apartado jugable, gráfico y sonoro, hablaríamos ahora mismo de uno de los mejores juegos de la historia.

Por suerte, estos defectos no empañan la experiencia completa que ofrece Final Fantasy XV, con un sistema de combate completamente renovado y actualizado según los cánones que sigue ahora mismo la industria del videojuego. Ágil, divertido y pensado para congratular a todo tipo de jugadores aunque podría haber dado más de sí en términos de profundidad. No obstante, Final Fantasy XV tiene esa aura de ser una obra especial, un juego que no se disfruta todos los años y que arrastra millones de seguidores pese a los cambios, y que marca el camino a seguir de cara al futuro tras 30 años de historia. Un viaje de amistad, compañerismo y emociones donde eres Noctis, el príncipe de Lucis, y tu misión es recuperar tu patria de las garras del ejército imperial. Prepárate para protagonizar una de las aventuras más épicas de todos los tiempos viajando por el impresionante mundo de Eos.

Author: Alejandro Altaber

Redactor en RegionPS.com desde enero de 2012

Final Fantasy XV

59,95
Final Fantasy XV
8.96

Historia

8/10

    Jugabilidad

    9/10

      Gráficos

      9/10

        Sonido

        10/10

          Diversión/Duración

          10/10

            Pros

            • El mágico mundo creado y el enorme contenido jugable que ofrece
            • Es un verdadero Final fantasy XV. Destacar la relación y el viaje entre Noctis y sus amigos
            • El sistema de progresión, árbol de habilidades, objetos, armas, etc
            • Increíble diseño artístico, banda sonora, protagonistas y escenarios
            • Sensación y experiencia de gran producción y elevado presupuesto para cuidar cada detalle

            Cons

            • La historia se diluye en varios momentos y tiene vacíos sin explicar
            • Pequeños defectos visuales en ciertas texturas y escenarios un tanto vacíos
            • Misiones secundarias con nulo trasfondo argumental para ampliar el conocimiento sobre el mundo
            • La magia e invocaciones pierden en relevancia respecto a pasadas entregas

            Related Posts

            Análisis | Final Fantasy XII: The Zodiac Age

            Análisis | Collar X Malice (PlayStation Vita)

            Análisis | Matterfall

            Análisis | Mega Man Legacy Collection 2

            Avance | Thimbleweed Park

            ¡Sorteamos un Metal Gear Solid V: The Phantom Pain y Final Fantasy XV para PS4!

            Comments

            Reply comment