Hoy te traemos el juego que nos presente Tammeka Games, Radial-G: Racing Revolved. Un videojuego de carreras para PS4 y PS VR, que da una vuelta de tuerca a las carreras convencionales. Un estilo futurista y una jugabilidad muy sencilla (quizás demasiado) hacen de este juego un título que se merece algunas horas de diversión.

Ficha Técnica

Título: Radial-G: Racing Revolved
Desarrollador: Tammeka Games
Distribuidor: Tammeka Games
Número de Jugadores: 1 / Online
Plataformas: PlayStation 4
PEGI: 7
Fecha de salida: 15 de septiembre del 2017
Idioma: Castellano
Género: Velocidad
29,99€ a través de la PlayStation Store

Una vez más, nos enfrentaos esta temporada a un juego de carreras y velocidad, pero esta vez muy bien implementado para la realidad virtual. Lejos de los videojuegos triple A que buscan una simulación excepcional, Radial-G: Racing Revolved vuelve al arcade más clásico para ofrecernos algo distinto. Una ambientación futurista y un circuito cilíndrico es todo lo que necesitas conocer antes de enfrentarte a este juego.

El juego nos presenta carreras de naves, con unos cilindros enormes suspendidos en el espacio como circuitos. Esto nos permite manejarnos por toda el terreno, en un completo 360º para buscar siempre la mejor posición en la pista. Y esto es importante, ya que situarte en el interior de los bucles que forman el circuito te permitirá ver qué hay más adelante, gracias a una profundidad de campo bastante amplia.

Los circuitos son ondulantes y sinuosos, por lo que en un momento estás dentro de la curva y al instante siguiente por fuera, y si llevas bastante velocidad no sabrás ni qué vas a encontrarte de frente. Aún así, los escenarios no ofrecen nada nuevo, ni se diferencian demasiado unos de otros. Ni por la ambientación ni por la pista.

Aunque el desconocido futuro permite mil y una opciones a la imaginación, Radial-G: Racing Revolved no innova demasiado en sus físicas o su jugabilidad. Si bien no esperábamos un simulador perfecto y entendemos lo que busca un arcade, creemos que sigue una línea tan común y conocida que no aporta nada nuevo a cualquier otro arcade de carreras en el espacio. Quizás unos circuitos más sofisticados y exigentes, o una maniobrabilidad diferente habrían sumado puntos a este título.

Además de las varias pistas en las que podremos competir, contamos también con hasta siete naves distintas, con diferentes características (escudo, manejo y velocidad). Cuando comencemos a jugar solo tendremos tres disponibles, y las iremos desbloqueando conforme avancemos en nuestro juego.

Los botones son los clásicos que uno esperaría, y parece no aprovechar todo el mando al completo. Los tutoriales que encontramos, unos vídeos algo cortos y poco explicativos, te sacarán de cualquier duda si la tuvieses. Antes de mencionar los modos de juego, comentar que si juegas sin las VR tendrás dos cámaras, una interior y otra exterior. Ambas con buena visibilidad, es fácil adaptarse a cualquiera de ellas.

En cuanto a los modos de juego, encontramos dos grandes bloques. El primero es el modo individual, que igualmente cuenta con tres modalidades: Trayectoria, Carrera y Contrarreloj. Esta última, Contrarreloj, es la más sencilla. Eliges una nave, eliges un circuito, y tratas de batir el récord mundial que haya conseguido otro jugador. Tantas vueltas como quieras, tanto tiempo como quieras. El modo Carrera sigue el mismo esquema: eliges nave, circuito, y las diferentes condiciones, y sales a la pista contra 7 rivales de la IA.

En Trayectoria se nos presenta el posible “Modo Historia”, aunque sin historia ninguna. Comenzaremos eligiendo una de las tres naves iniciales, y encontraremos tres niveles de dificultad, llamados X-I, X-II y X-III (de menor a mayor). Comenzaremos por X-I, y tendremos que superar seis pruebas para pasar al siguiente, y después otras seis para alcanzar X-III. Entre las pruebas que encontraremos (todas ellas disponibles en cualquier modo de juego) están:

  • Campeonato: un conjunto de 4 carreras, y en cada una sumas puntos según tu posición.
  • Vuelta rápida: tendrás que superar un tiempo establecido en una sola vuelta.
  • Carrera de combate: al más puro estilo Mario Kart, encontrarás armas con las que hacer la carrera imposible a tus rivales.
  • Eliminador: un reloj va marcando el tiempo, y cada vez que llega a 0 uno de los corredores es eliminado.
  • Campeonato de batallas: igual que el primer campeonato, 4 carreras de combate.
  • Carrera a muerte: un estilo extremo de las carreras de combate, sin regeneración de escudo ni reapariciones.
  • Carrera contra rival: para completar cada nivel, tendrás que enfrentarte a un final boss y vencerle.

Si pasamos al modo multijugador, primero nos preguntarán por la región de juego en la que queremos enfrentarnos a otros jugadores. Nosotros, en la región europea, no hemos encontrado ni un solo rival. Una pena. Igualmente, en otras regiones si hemos podido competir online, y sigue el mismo método. Eliges una de tus naves disponibles, el tipo de carrera en la que vais a competir ¡y a correr! Además, si no llegáis a ser 8 los jugadores conectados, el juego incluye jugadores de la IA para comenzar la carrera cuando queráis.

El apartado artístico, tanto gráfico como sonoro, no deja detalles especialmente interesantes. Los sonidos y la banda sonora no son diferentes a cualquier otro juego ambientado en el espacio, y juegan con la simplicidad para continuar con el estilo arcade que persiguen. En cuanto a los gráficos, no son tampoco llamativos. Algo que se agradece, como ya comentamos, es la profundidad de campo, ya que si encuentras el interior de los bucles te permitirá ver con facilidad lo que viene por delante. El juego a veces va renderizando objetos externos a la pista a tu alrededor, pero ni siquiera te das cuenta a esa velocidad.

Debemos decir que la experiencia de realidad virtual con Radial-G: Racing Revolved nos ha sorprendido. A diferencia de otros juegos, o de lo que se cabría esperar de un título con tanta velocidad, se trata de una experiencia cómoda y sin los posibles mareos o dolores de cabeza que tanto odiamos. Y, aunque el juego sigue siendo igual de simple, las PS VR le da un plus interesante.

Otros detalles, como una UHD poco legible (y menos en carrera) o algunas traducciones un poco inventadas, son cosas que podrían pulirse para encontrar un juego más completo.

Como conclusión, podemos decir sin problemas que Radial-G: Racing Revolved cumple con su cometido. Un juego sencillo, estilo arcade, que no busca más que hacernos correr. Y precisamente ese es su error, su simplicidad. Básicamente, tus carreras serán apretar el gatillo del acelerador y buscar los paneles boost para llegar antes a la meta. Un juego que nos podrá dar algunas horas de diversión, pero que se ve mermado por el corto modo Trayectoria y la falta de jugadores online.

 

Author: Alex Fdez

Nací a mediados del año 92, y como cualquiera de mi generación, crecí a medias entre los balonazos en la plazoleta y los botones de una consola. Y hasta ahora. 🙂

Radial-G: Racing Revolved

29,99 €
Radial-G: Racing Revolved
62

Historia

5/10

    Jugabilidad

    6/10

      Gráficos

      7/10

        Sonido

        6/10

          Diversión

          7/10

            Pros

            • Un juego divertido que nos lleva de nuevo a las máquinas arcade
            • Unos gráficos decentes, aunque con poca variedad

            Cons

            • Poco rejugable después de las primeras horas
            • Jugabilidad demasiado simple
            • Falta de jugadores online

            Related Posts

            Análisis | The Girl and the Robot

            Avance | Yomawari: Midnight Shadows

            Análisis | Pharaonic

            ¡Ganadores Concurso Syndrome!

            Análisis | Gran Turismo Sport

            Entrevista | Dario Ávalos de Animatoon Studio

            Comments

            Reply comment