Remasterizado por Rockstar, el thriller de detectives sigue siendo tan genial como lo fue en 2011, con una nueva capa de pintura que aporta aún más belleza al entorno de la postguerra en California. Un juego que rompió muchos esquemas de las aventuras gráficas y que, hasta ahora, no hemos vuelto a ver algo parecido.

Análisis