En 1999, Outcast fue sin dudas magnífico juego. Un gran mundo abierto que invita a la exploración libre, con una tecnología gráfica bastante avanzada. El problema, los recursos de PC que necesitaba. Para los que pudieron jugar, fue una aventura inolvidable y gloriosa. Vuelve renovado, pero como siempre.

Análisis