Shadow Warrior fue una de las grandes sorpresas en 2013 dentro del género del shooter y Flying Wild Hog vuelve con el lanzamiento de una segunda entrega que evoluciona tanto jugable como gráficamente.

Análisis