God of War regresa a PlayStation 4 redefiniendo completamente los pilares fundamentales de la franquicia, aunque al mismo tiempo enlaza perfectamente con las entregas anteriores, desechando sus defectos y recuperando sus mayores virtudes.

Análisis