Análisis | Asterix & Obelix XXL3: El Menhir de Cristal

Análisis | Asterix & Obelix XXL3: El Menhir de Cristal

2 diciembre, 2019 0 Por Alejandro Altaber

Oportunidad desaprovechada para Asterix y Obelix, que regresan acompañados de cambios en su estructura jugable que no terminan de funcionar.

Ficha Técnica

  • Título: Asterix & Obelix XXL3: El Menhir de Cristal
  • Desarrollador: Anuman Interactive
  • Editora: Microids
  • Distribuidor: Meridiem Games
  • Número de Jugadores: 1-2
  • Plataformas: PlayStation 4, Xbox One, Switch y PC
  • PEGI: +7
  • Fecha de salida: 21 de noviembre de 2019
  • Idioma: Voces en francés e inglés. Textos en español
  • Género: Acción, Aventura

 

Anuman Interactive y Microids, junto a Meridiem Games como distribuidora en España, anunciaron en julio de 2018 el lanzamiento de Asterix & Obelix XXL3: El Menhir de Cristal, una entrega completamente nueva que retomaba la serie aparcada en la época de PlayStation 2. No obstante, a finales del pasado año nos hicieron el tiempo de espera más ameno y disfrutable con la remasterización de Asterix & Obelix XXL2, un notable título de plataformas, acción y puzles en tres dimensiones para todas las plataformas actuales.

El regreso con el tercer episodio de la saga XXL era muy esperado por los fans de la obra de René Goscinny y Albert Uderzo, y también por los amantes de este cada vez más olvidado género, y por desgracia el resultado no ha sido el esperado en la faceta jugable con una aventura demasiado descafeinada pese al humor, guiños y referencias a pasadas historias de los protagonistas.

Historia

La historia comienza en la pequeña aldea de Armorica, donde reina la paz y los aldeanos se ocupan de su vida cotidiana. Astérix y Obélix cazan jabalíes, los aldeanos tienen sus típicas disputas y el jefe de la aldea recorre la plaza principal. Pero la paz no puede durar para siempre. Un día, el druida Panoramix recibe una extraña carta y este acto marcará el comienzo de un emocionante viaje para nuestros dos héroes, y una pesadilla para los campamentos romanos que encontrarán. Nuestros galos favoritos viajarán a tierras lejanas y se enfrentará a muchos peligros, pero todo será más sencillo si controlan los poderes del menhir de cristal.

Un argumento al que no se le puede poner excesivas pegas pues es fiel a la esencia, clichés y chistes habituales de los cómics. Microids ha sabido recoger a la perfección la personalidad de todos los protagonistas para una aventura que mantiene una duración similar a otras entregas de la saga cercana a las 7-9 horas, que se pueden ampliar si dedicas más tiempo a completar todas las misiones secundarias, coleccionar los objetos ocultos, etc.

Jugabilidad

Asterix & Obelix XXL3: El Menhir de Cristal supone un homenaje constante a los cómics, tanto que Microids ha decidido variar la clásica aventura de plataformas 3D que tan bien funcionaba por una cámara aérea en vista isométrica. Una decisión arriesgada casi a la vez que incomprensible teniendo en cuenta que en los tiempos de PlayStation 2 ya consiguieron crear una obra realmente interesante y ahora, con el potencial de las actuales consolas y su característico estilo gráfico, podrían haber seguido la estela de títulos como Ratchet and Clank, Spyro: Reignited Trilogy, Yooka Laylee y otros tantos ejemplos de un género que ha conseguido revitalizarse durante la presente generación.

Tan drástica ha sido la decisión de variar el apartado jugable que no tenemos un botón de salto ni siquiera en Astérix, el personaje ágil y veloz de la querida pareja de protagonistas. De hecho, podrían haber dejado aparcada la subsaga XXL y reservar la tercera entrega para comenzar una serie diferente. El modelo perfecto lo tenemos con Darksiders: Genesis, que nos ofrecerá en 2020 en PS4 y Xbox One (en PC llega este mes de diciembre) un spin-off al estilo Diablo en vez de la habitual aventura de acción que propusieron el pasado año con Darksiders 3.

El principal atractivo de Asterix & Obelix XXL3: El Menhir de Cristal es poder disfrutarlo en compañía mediante el cooperativo local y manejar a los dos galos en la misma pantalla. No obstante, aquellos que decidan aventurarse en solitario tienen la opción de cambiar de protagonistas constantemente pulsando un botón. La única condición es que cada personaje tiene su propia barra de salud, una medida bastante acertada ya que la inteligencia artificial podría haberse pulido un poco más para evitar situaciones un tanto caóticas y extrañas.

Recomendamos el cooperativo y criticamos su IA por una simple razón, y es que Astérix y Obélix siempre tienen que avanzar juntos y colaborar en el desarrollo del juego. Entre las secciones de continuo combate existen áreas a modo de puzles donde la cooperación es esencial, y al ir alternando personajes el compañero manejado por la IA nos jugará más de una mala pasada.

En cuanto al sistema de combate, Asterix & Obelix XXL3: El Menhir de Cristal presenta unas mecánicas sencillas y asequibles para cualquier tipo de público. Incluso se pueden calificar de excesivamente simples pues se limita a encadenar golpes creando combos y utilizar cuatro habilidades especiales exclusivas para cada personaje. Como en otras entregas de la franquicia, lo recomendable es escoger a Astérix soldados galos equipados con lanzas que se mueven e mayor velocidad, y cambiar a Obélix para derrotar a centuriones y soldados con escudo.

De la misma manera, Astérix emplea su poción mágica como habilidad propia para ganar fuerza y velocidad, mientras que Obélix recurre el pequeño perro Ideafix para que persiga a los romanos. En este sentido se echa en falta una progresión más trabajada, pues se mantienen las mismas habilidades a lo largo de todo el juego, y solamente gastaremos los cascos romanos encontrados como moneda de cambio para incrementar el potencial de los movimientos especiales, el número de golpes del combo principal y la extensión de los  medidores.

No todo son malas noticias y pese al cambio de jugabilidad, Microids ha implementado un par de buenas ideas que aportan frescura y variedad al título. En primer lugar tenemos al elemento que da nombre al título de la aventura, el menhir que porta Obélix a su espalda que tiene diferentes efectos en la batalla. Asimismo, los necesitaremos para resolver algunos puzles y abrir nuevos caminos. El menhir de piedra es el estado natural del objeto, sirviendo para golpear el suelo y crear una onda expansiva para acabar con los soldados enemigos y hacer añicos el escenario.

El menhir de hielo ralentiza e incluso congela a los romanos para después rematarlos de manera sencilla. El menhir de fuego, además de incendiar los objetos cercanos y hacer arder las armaduras, sus llamas iluminan los entornos oscuros. Por último está el menhir magnético para atraer a enemigos armados, activar mecanismos específicos y recolectar objetos coleccionables rápidamente.

Asterix & Obelix XXL3: El Menhir de Cristal abusa por momentos de las hordas de combates y se agradecen las zonas de tranquilidad que dan más importancia a los rompecabezas y el básico plataformeo. Ocurre en pocas ocasiones pero al menos tiene ese toque de variedad que salva por momentos la reiteración de machacar botones en las batallas. La búsqueda del equilibrio en dichas partes habría mejorado exponencialmente el resultado final sacando mayor partido a la cooperación entre personajes y reduciendo la dosis de enfrentamientos, pues llegan incluso a cansar debido a las escasas mecánicas que ofrece al jugador.

Gráficos y Sonido

En términos gráficos se ha seguido el estilo artístico de los cómics con una acertada recreación de Asterix, Obelix  y conocidos personajes como Panoramix, Asurancetúrix, Abraracúrcix, junto a otros diseñados exclusivamente para la ocasión. Las animaciones siguen el mismo patrón y nos sacan más de una sonrisa al ejecutar los movimientos en los combates, pero aquí se acaban los puntos positivos que se pueden destacar. Los escenarios, pese a su variedad, están muy vacíos y se sienten demasiado desaprovechados, las texturas son impropias de la época actual y los efectos de iluminación son igual de mejorables. Todo ello son aspectos puramente técnicos donde se notan las costuras y el limitado presupuesto que habrán destinado al desarrollo, salvando la situación la agradable paleta de colores y el aspecto animado.

A nivel sonoro, las melodías son correctas para la personalidad de Asterix y Obelix pero se abusa de ellas repitiéndolas en exceso.  Los efectos en golpes y movimientos si van en concordancia con las buenas animaciones por lo que no se puede reprochar nada. Para acabar cabe mencionar el gran doblaje al francés con las voces originales, la mejorable elección de actores para la versión en inglés y la ausencia del doblaje al español que acompañó las dos entregas anteriores y era autentica maravilla. Esta vez nos tenemos que conformar únicamente con la traducción de los textos.

Conclusión

Teníamos puestas muchas esperanzas en Asterix & Obelix XXL3: El Menhir de Cristal por ver si decidían seguir el camino de los episodios de las consolas de 128 bits, y finalmente nos ha decepcionado el cambio a la vista cenital y las limitaciones a nivel jugable.

Había un extraordinario potencial para apostar por una aventura de plataformas 3D en condiciones y solo nos quedamos con algunos retazos de buenas ideas con la variedad de los menhires, las fases de rompecabezas y el cuidado trato de las animaciones y efectos sonoros. Aun así, una aventura recomendable para los amantes de los cómics y personajes, a la vez que disfrutable en compañía en su modo cooperativo local. Asterix & Obelix XXL3: El Menhir de Cristal ya a está a la venta para PS4, Xbox One, Switch y PC.

 

Author: Alejandro Altaber

Redactor en RegionPS.com desde enero de 2012

Asterix & Obelix XXL3: El Menhir de Cristal

0.0049,95€
7.1

Historia

7.0/10

Jugabilidad

7.5/10

Gráficos

7.0/10

Sonido

7.0/10

Diversión

7.0/10

Pros

  • Guiños y referencias a los cómics
  • Recomendado en cooperativo
  • Animaciones, efectos sonoros y colorido apartado artístico

Cons

  • Mecánicas simples y combates repetitivos
  • Nulo sistema de progresión y casi eliminación de plataformeo
  • Discreto técnicamente
  • Se echa de menos el doblaje al español