Análisis | Astria Ascending

Análisis | Astria Ascending

19 noviembre 2021 0 Por Víctor González Valle

El título de Artisan Studios apuesta por un JRPG con estilo clásico y un apartado visual muy potente.

Ficha Técnica

Título: Astria Ascending

Desarrollador: Artisan Studios

Distribuidor: Tesura Games

Número de Jugadores: 1

Plataformas: Playstation 4, Playstation 5 y Nintendo Switch(físico) PC , Xbox One y Xbox Series (digital)

Género: JRPG

El caso de Astria Ascending es algo complicado de comprender. Antes de meternos de lleno en el título en sí me gustaría daros un poco de contexto sobre el desarrollo de la obra en si, ya que considero que es importante para entender los puntos que nombraré más adelante.

En el ya algo lejano año 2015, un estudio llamado Kobojo anunció un título llamado Zodiac: Orcanon Odissey, un JRPG con estética 2D que se lanzaría para Playstation 4 y Playstation VITA y que contaría con la ayuda de nada más y nada menos que Kasuhige Nojima (Final Fantasy VII) en el guion y Hitoshi Sakimoto (Final Fantasy XII) en la composición de la banda sonora.

Por algún motivo el juego terminó lanzándose solo para dispositivos de Apple y no sabemos el motivo pero no terminó de cuajar entre el público. Poco después Artisan Studios, con parte del equipo de Zodiac, empezó a trabajar en lo que podríamos llamar un «sucesor espiritual». Revisitando entrevistas con el director del título , Julen Bourgeois comentaba su intención de recoger todos los diseños y assets utilizados en el juego para IOS y que no habían podido ser disfrutados por demasiado público y reutilizarlos en un juego completamente nuevo, con una nueva historia y situado en un nuevo universo.

Y así ha sido, Astria Ascending llegó en formato digital el pasado 30 de septiembre, mientras que en formato físico ya se encuentra en nuestro país de manos de Tesura Games para Playstation 4, Playstation 5 y Nintendo Switch. Ahora sí , pasemos a desgranar el juego.

Astria Ascending vuelve a contar con la colaboración de los dos pesos pesados de Square Enix anteriormente mencionados ocupando las mismas labores de producción, aunque esta vez se ha optado por realizar un título más ambicioso y grande, para bien y para mal, porque es un juego de muchos claroscuros.

El juego nos sitúa en el mundo de Orcanon en la piel de ocho semidioses de distintas razas a los que les queda poco tiempo de vida antes de «ascender», pero antes de ello deberán desentrañar una trama que amenaza con resquebrajar el balance del mundo. Para ello, nuestros variados protagonistas deberán ir investigando diversos poblados y mazmorras repletas de enemigos mientras descubren la verdad sobre el mundo y sus ideologías.

No queremos entrar en más detalle para no destriparos la trama pero podemos deciros que aquí empiezan los claroscuros. Si bien Nojima ha logrado construir un mundo muy sólido, con muchas razas, diferencias ideológicas e incluso políticas y unos protagonistas bastante diferenciados, el problema es que al final la historia no llega a profundizar tanto como debiera en este rico universo.

Es cierto que si nos ponemos a hacer secundarias ( que son ir de punto A a B, derrotar a enemigos etc) nos dan un poco más de información, así como si vamos hablando con los NPC, pero nos sigue pareciendo que una vez terminamos el juego, que nos puede durar unas 25-30 horas si vamos directos y hasta superar las 50 si queremos completar todo, sigue quedando una trama algo plana, unos villanos algo sosos y un resultado general bastante descafeinado.

Jugablemente nos encontramos ante un JRPG donde nos moveremos siempre en 2D ya sea por las ciudades o las mazmorras. Con combates por turnos bastante clásicos, encontramos la primera novedad en el sistema de concentración, donde podremos ganar puntos que nos permitirán realizar ataques con hasta un 200% más de poder, por lo que habrá cierta táctica en cada combate.

Además contaremos con un sistema de «oficios» muy completo y complejo. Cada personaje, además de su nivel y su equipamiento podrá llevar un oficio principal, uno secundario e incluso uno de apoyo, haciendo variar su comportamiento en combate.

Contaremos con los trabajos clásicos, desde los guerreros a los monjes pasando por distintos magos ya sea ofensivos o de apoyo, así que en ese sentido la variedad es enorme, además podremos cambiar en cualquier turno entre los 8 personajes para elegir el grupo que resulte más adecuado. Estos jobs contarán todos con su propio panel donde gastando puntos podremos activar nodos con nuevas técnicas o mejoras de estadísticas, con una evolución que puede recordar al tablero de esferas de Final Fantasy X.

Volvemos a los claroscuros, si bien el sistema de batalla es muy entretenido y elaborado, los combates se eternizan mucho incluso contra los enemigos más aleatorios, además, nos da la sensación de que la dificultad está algo desequilibrada ( si bien podemos cambiar la misma en todo momento). Decimos esto no solo por la ya mencionada longitud de los combates si no porque dependiendo la suerte que tengamos, en especial con los ataques sorpresa, podemos ser masacrados en un solo turno, lo que nos obliga a tener que farmear bastante si queremos ir más tranquilos, pero en el primer tercio si empezamos a recibir estados alterados será nuestra perdición ya que aún no contaremos con suficientes herramientas para contrarrestarlos.

También tendremos, a modo de divertimento bastante completo de un mini juego la mar de interesante que nos podrá recordar al Triple Triad de Final Fantasy VIII o al Tetra Master de Final Fantasy IX. En este caso con fichas coleccionables tanto jugando como derrotando a enemigos, por lo que nos llevará bastantes horas conseguir todas y cada una de ellas, siendo este mini juego una de las cosas que más nos han gustado de Astria Ascending.

A nivel técnico no podemos poner demasiadas pegas, lo que veis en las capturas y trailers es lo que ofrece el juego. Los fondos y los personajes están dibujados a mano y cuentan con animaciones muy bonitas, es cierto que nos resulta extraño que casi todo en el juego ya se usase anteriormente en Zodiac: Orcanon Odissey, pero no es impedimento para decir que son extremadamente bellos y probablemente el mejor apartado de todo el juego, si tenemos que poner una pega es que en las mazmorras, dado su extenso tamaño a veces el arte seleccionado puede resultar confuso y no podemos guiarnos bien sin usar el mapa.

En el apartado sonoro pocas pegas podemos poner, las melodías de Hitoshi Sakimoto son muy buenas y nos recordarán por momentos a Final Fantasy XII o Final Fantasy Tactics entre otros. Si bien no es la mejor partitura del icónico compositor, las mismas se dejan escuchar y hay un buen puñado que destacan. Acompañado a esto tendremos voces en inglés o japonés siendo ambas muy solventes y cumpliendo su cometido mientras que los textos estarán totalmente localizados al castellano por lo que no tendremos problema alguno en seguir las intrigas de estos curiosos semidioses.

Conclusión

Astria Ascending no es un juego malo, pero tenía potencial para ser mucho mejor. Si bien artísticamente vale la pena disfrutarlo, su argumento algo soso y previsible sumado la a veces aparente falta de ganas para crear contenido original convierten al juego en un JRPG decente, pero no el más recomendable para el fan del género o el que se quiera iniciar, por supuesto podremos disfrutar de su contenido y puede resultar un reto en algunos momentos pero creemos que es un juego que se ha quedado en tierra de nadie.

 

Author: Víctor González Valle

Redactor de RegiónPlaystation desde octubre de 2014. Fan de los JRPG , el terror y casi cualquier tipo de género. Escribo sobre Anime, manga y libros además de videojuegos. Me encanta aprender hasta el menor de los detalles de los juegos, empresas y desarrollos. ¡Me encanta escribir!

Twitter: @BarryMurton29

Astria Ascending

0.00
7

Historia

6.7/10

Gráficos

7.8/10

Sonido

7.5/10

Jugabilidad

6.5/10

Diversión/Duración

6.5/10

Pros

  • Apartado artístico muy bello.
  • La banda sonora cumple con creces.

Cons

  • La curva de dificultad es cuanto menos extraña.
  • El argumento termina pecando de profundidad y siendo previsible.