Análisis | Back 4 Blood

Análisis | Back 4 Blood

12 octubre 2021 0 Por Pablo Valdés

Regocijo aniquilador.

Ficha

Título: Back 4 Blood

Desarrollador: Turtle Rock Studios

Editora: Warner Bros. Games

Distribuidor: Warner Bros. Games

Número de Jugadores: 1-8

Plataformas: PlayStation 4, PlayStation 5, Xbox One, Xbox Series X|S y PC

PEGI: +18

Fecha de lanzamiento: 12 de octubre 2021

Idioma: voces y textos en castellano

Género: FPS de supervivencia

 

Parece que ha pasado muchísimo tiempo, pero 2 meses dan para mucho. Tras probar (y gozar) la beta cerrada del pasado mes de agosto con la que os comenté mis impresiones de Back 4 Blood, el título de zombies cooperativo de Turtle Rock Studios, creadores de ese Evolve en 2015 que no terminó de conseguir una buena recepción debido a su modelo de negocio, esta vez tengo entre manos la versión final de su último juego, donde las terroríficas criaturas nos lo ponen más difícil que nunca… Aunque sobrevivir a un apocalípsis de estas características es muy divertido; siempre y cuando lo vivas desde la comodidad del salón de tu casa y con varios amigos acompañándote entre tiroteo y carcajada.

La idea está más que clara: reventar a todos los zombies que se crucen en nuestro camino. Se nota que este sucesor espiritual de Left 4 Dead se predispone a garantizarnos el pasar un buen rato de manera completamente multijugador, independientemente de los propios objetivos de la campaña en sí. Una historia más bien “de pega” por así decirlo, a la que no deberíamos darle más bola, porque el ir “de un punto A a un punto B” está muy visto, o el más que clásico “defender el fuerte”. No obstante, esto queda sobrepasado, como ya he comentado unas líneas más arriba por la diversión, las fatigas y el agobio con los colegas. Todo este sistema de “regocijo aniquilador” (como un servidor ha querido denominar al gameplay ofrecido y al subtítulo de este análisis) mezclado con las diferentes opciones de combinación y rejugabilidad gracias al sistema de cartas que más tarde explicaré, hacen de esta nueva obra del estudio californiano un verdadero candidato a ser jugado cuando quieras desestresarte, porque… ¿Nunca está de más reventar a unos cuantos, no?

Jugar a Back 4 Blood con amigos es una experiencia brutal.

Una historia sustituida por la diversión

La historia de este shooter en primera persona no destaca por nada del mundo ya que es la excusa anteriormente comentada: Una epidemia a causa de un “demoniaco gusano parásito”, o así han querido denominarlo sus creadores. Porque sí, es un clásico que los apocalípsis zombie surjan de una mutación de lo más pintoresca sacada de debajo de la manga, como nada que no se te hubiera ocurrido mientras te tomas un café a las 4 de la tarde en la terraza de tu ciudad…

Tomamos el papel de los exterminadores, un grupo de 8 veteranos muy curtidos y característicos en el oficio de aniquilar a los muertos vivientes al igual que tú y yo cuando bajamos a comprar el pan a la tienda de la esquina… Todo un desafío elegir el tipo de pan que quieres comprar después de ver las innumerables modalidades que se nos ofrecen. Pues con los infectados pasa igual, y aunque el comparar a los “no muertos” con barras de pan puede no ser el mejor ejemplo, seguro que me has entendido. Pero vaya, que en Back 4 Blood encontramos diversas especies de seres, aunque unos serán más buenos que otros… al igual que el pan. Algunas de las criaturas son de lo más temibles y otras más acechadoras, como los infectados tradicionales, es decir, los que vemos en mayoría, aunque estos no nos han supuesto una gran amenaza en grupos reducidos, pero cuando se concentran varias multitudes a nuestro alrededor, empieza la verdadera fiesta, y ahí es donde nos tenemos que concentrar y cooperar con nuestros aliados lo máximo que podamos para salir airosos.

Nuestra base de operaciones es Fort Hope, un asentamiento de la civilización que resiste y combate a los infectados como pueden. Desde ahí, a modo de “lobby” (cuando lo servidores nos lo permiten), realizamos varias tareas antes de salir afuera a jugarnos el tipo, como: Personalizar las armas (aunque únicamente con skins de colores), o también personalizar a nuestros 8 exterminadores de arriba a abajo con diferentes tipos de atuendos. Sin embargo, las joyas de la corona de este campamento son el campo de entrenamiento y la posibilidad de editar nuestras cartas y gestionar nuestras barajas; mecánica vital del título californiano de la que más tarde comentaré. En el campo de tiro podemos probar todas y cada una de las armas de las que dispone la obra, tanto de fuego, con sus accesorios como culatas, miras o cargadores varios, como las cuerpo a cuerpo: machetes, bates de béisbol, cuchillos… Sin olvidarnos de las armas arrojadizas y demás accesorios como las hachas de mano, cócteles molotov, granadas de fragmentación, e incluso las vendas.

En la baraja hay mucho donde elegir

Y aquí es donde aparece uno de los apartados clave de este Back 4 Blood: su sistema de cartas. Aunque aquí no recibiremos jugadores que además de regatear defensas se escapen de los infectados con facilidad, como si del modo Ultimate Team del FIFA se tratara. En esta obra de supervivencia a las cartas nos brindarán una serie de ventajas para que la odisea del apocalipsis sea un poco menos traumática. Las cartas están filtradas por tipos como ataque, defensa, herramienta o movilidad, por lo que cada una se centra en un estilo diferente para que cada jugador se pueda ajustar a lo que mejor le convenga en cada fase del juego, dando una mayor soltura, comodidad y manejo a la hora de adaptarse a las diferentes situaciones (y complicaciones) a las que los exterminadores se vean sometidos. Aunque también podemos diferenciarlas por sus capacidades de afinidad como los reflejos, la disciplina, la fuerza o la fortuna.

Combatir a los jefes es muy gratificante.

Por poner algunos ejemplos, las cartas de ataque mejoran la velocidad del cambio de arma, la capacidad de munición que poder llevar o la cantidad de daño que infligimos. Las barajas de defensa nos ayudan a obtener ventajas a la hora de cubrir o revivir a nuestros compañeros e incluso tardar menos tiempo en utilizar los botiquines o los desfibriladores. Por otro lado, las cartas de fortuna nos dan una mayor capacidad en el inventario de objetos o la posibilidad de disparar mientras corremos. Podemos montar una baraja potenciando diversos aspectos del juego en base a salud, munición, potencia y un sinfín de variables más. Pero también sufrir con las cartas contaminadas, que son las que cambian las reglas de cada partida de modo drástico para aumentar al extremo su rejugabilidad, una faceta que me ha dejado fascinado por las posibilidades jugables que nos ofrece, así como las futuras expansiones de contenido.

A medida que avanzamos por la campaña y sus actos, conseguimos monedas de cobre y puntos de suministros, los cuales nos son de gran ayuda gracias a que en los refugios, antes de empezar el siguiente acto correspondiente, podemos canjearlos en la caja del vendedor por armas u otras mejoras para nuestro personaje. Aparte de ello, encontramos herramientas como ganzúas, con las que acceder a lugares escondidos u ocultos en las que encontramos objetos u armas más difíciles de conseguir, pero que nos sacarán de algún apuro. Muy clásico todo.

Si ya funcionaba, ¿Para que tocar nada?

El gameplay en sí es el esperado, por lo menos en la versión que he podido probar, la de PlayStation 5, que nos brinda la posibilidad de utilizar los gatillos adaptativos y la vibración háptica, con la que sentimos diferentes resistencias dependiendo de la arma que utilicemos. Al tratarse de un First Person Shooter o FPS para los más clásicos, aquí la cosa va de disparos en su mayoría, como ya sabéis. El apartado jugable ha conseguido satisfacerme desde el primer momento, y ya pude comprobarlo en la beta de agosto: No hace falta comerse la cabeza para que las cosas salgan bien. Este Back 4 Blood ha sabido hacer su trabajo genial, y aunque podría haberse pulido aún más algunas mecánicas, en general cumple con creces su cometido de conseguir pasar un buen rato y despreocuparse como escribí al principio de este análisis. Con esto no quiero decir que el estudio de desarrollo haya tirado de ser “conformista”, sino que, las bases jugables de este género combinadas con ciertas innovaciones como el sistema de cartas hacen que sea más que suficiente para agradar a los jugadores y tener una larga y fructífera trayectoria por recorrer.

Estoy más que seguro que con el contenido poslanzamiento el título va a ganar en todos sus aspectos, y la desarrolladora podrá tomar nota y mejorar algunas carencias como por ejemplo, los objetivos de misiones que pecan de ser demasiado tradicionales. No todo iba a ser un camino de rosas. Las caminatas que hacemos se convierten en una odisea cuando aparecen infectados más fuertes, grandes y poderosos. Llega la hora de  cubrirnos, agruparnos y jugar táctico junto a nuestros compañeros… Así como pasarlo mal. Estos mutantes al estilo boss y con su propia barra de vida sí que suponen un reto, aunque dependiendo de la dificultad escogida la batalla resultará más o menos tediosa.

En los refugios podemos reagruparnos y prepararnos para la siguiente fase.

En cuanto a la faceta online, al ser clave en los títulos de este estilo, podemos personalizar nuestro perfil y nuestra Carta de jugador con un emblema, un título y un estandarte. En la variedad está el gusto, claro. Pero, ¿Y quién no se ha puesto de título “super maestro pro zombie killer” aun siendo un manco? Las cosas como son. Por si fuera poco, el juego cuenta con la opción de Crossplay con el que podemos jugar con jugadores que no estén jugando a Back 4 Blood a través de la misma plataforma desde la que lo estamos haciendo nosotros.  Creo que esta es la mejor opción para jugar, ya que encontramos partida mucho más rápido que si activamos la opción de jugar solo entre usuarios de la misma plataforma, evidentemente. Aquí nadie se queda fuera. Todos cuentan. Y más si estamos en una guerra total.

La cooperación es imprescindible, y la obra de Turtle Rock Studios nos presenta además otros modos de juego centrados completamente en este apartado en línea con otros usuarios, como el modo JcJ (Jugador contra Jugador) en el que dos equipos se enfrentan, pero no como exterminadores ambos, sino donde uno de estos toman el control de los infectados. Es gracioso ver una modalidad así, aunque pienso que por eso está incluida en la obra, por las gracias que puede dar, más que como una opción a la que jugar principalmente, en vez de a su campaña y principal joya de la corona.

Una verdadera fantasía visualmente sangrienta

Técnicamente el título estadounidense luce de manera muy notable con escenarios amplios, detallados y muy espectaculares. Destacar su sistema de iluminación, que en todo momento ha rendido a un gran nivel con unas luces realistas, unos reflejos agradablemente convincentes y unos sombras curiosas pero igual de terroríficas (en el buen sentido) y que, junto a la ambientación postapocalíptica, hacen de este Back 4 Blood una obra survival horror digno de suceder a  Left 4 Dead. La decadencia, la destrucción, la soledad y la dejadez de la sociedad tras unos acontecimientos de este estilo están realmente logrados; sacando también provecho del hardware de la nueva generación de consolas.

El texturizado general de los entornos como las casas, los túneles, las fábricas, los astilleros o el propio refugio Fort Hope gozan de un gran nivel. Desde el primer momento el videojuego ha cumplido en este apartado, así como las animaciones de las diferentes criaturas, que sí que cumplen con su objetivo de que estos seres luzcan lo más reales y terroríficos posibles. No obstante, podrían haberse trabajado un poco más, porque ver a algunos actuar como pollo sin cabeza y alejados del grupo de infectados no es demasiado normal… Y más si algunos se salen del mapeado…

Si bien Back 4 Blood graficamente es un portento, en el lado auditivo, por lo menos a mí me ha dejado la sangre un poco fría, además de pálido cual zombie. No es que no me haya gustado, sino que no pienso que destaque lo suficiente como para valorarla de manera coherente. ¿Típica banda sonora de juego de destrucción masiva y que incita a los jugadores a reventar cabezas, sesos y piernas? Por denominarla de alguna manera, vaya.

En definitiva, Back 4 Blood consigue sumar más que restar a lo que nos ofreció su antecesor espiritual, Left 4 Dead. Claro está que no se sale de lo preestablecido en el género de los FPS con temática zombie, pero gracias a los toques de innovación como su sistema de cartas, que lo hacen ampliamente rejugable, consigue que la diversión no deje de aumentar conforme avanzamos aniquilando todo lo que se nos cruce por el camino junto a nuestros compañeros.

Hemos realizado este análisis gracias a un código de descarga proporcionado por Warner Bros. Games España.

 

 

Author: Pablo Valdés

Estudiante de periodismo y ciencias de la información. Un placer redactar en esta web junto a un gran equipo.

Twitter: @_Pablovaldes
Contacto: pablo.valdes@regionps.com

Back 4 Blood

69.99
8.5

Historia

7.5/10

Jugabilidad

8.5/10

Gráficos

8.5/10

Sonido

8.0/10

Diversión

10.0/10

Pros

  • La diversión con los amigos está más que asegurada
  • Las armas y su personalización están logradísimas
  • El sistema de cartas aporta una rejugabilidad muy notable
  • Si se actualiza con contenido poslanzamiento puede mejorar muchísimo más
  • Capacidad de juego cruzado entre todas las plataformas

Cons

  • Misiones repetitivas y tradicionales en el género
  • Problemas de rendimiento de la IA y los bots
  • Obligación de estar conectado a internet permanentemente, incluso para jugar en solitario