Análisis | Blacksad: Under the Skin

Análisis | Blacksad: Under the Skin

2 diciembre 2019 0 Por Alex Fdez

Una de las mejores novelas gráficas de nuestro país llega al mundo de los videojuegos.

Ficha Técnica

Título: Blacksad: Under the Skin
Desarrollador: Pendulo Studios
Producción: Micröids
Distribuidor: Meridiem Games
Número de Jugadores: 1
Plataformas: PlayStation 4
PEGI: 16
Fecha de salida: 14 de noviembre del 2019
Idioma: Castellano
Género: Aventura gráfica
Precio: Cómpralo ya desde 44,99€

“A principios de la década de 1950, la corrupción, el dinero y la fama plagan el mundo del deporte, especialmente el boxeo. El dueño de uno de estos clubes de boxeo es encontrado muerto y su boxeador estrella, que debe pelear un combate importante, está desaparecido. Para resolver este caso, el detective antropomórfico felino John Blacksad tendrá que investigar el sórdido vientre de la ciudad de Nueva York.”

Así se nos presenta Blacksad, de buenas a primeras. Basado en las novelas gráficas del mismo nombre y nacidas del guionista Juan Díaz Canales y el dibujante Juanjo Guarnido, Under the Skin nos muestra un nuevo caso diferente al de los cómics. A casi todos los que hayamos leído al menos uno de estos tomos siempre nos quedan ganas de más, y en el momento de conocer que habría un videojuego sobre John Blacksad, a mí se me hizo la boca agua.

Al igual que la novela, Blacksad: Under the Skin es puro noir, lleno de policías y delincuentes, de humo y borrachos, y tiene como telón de fondo una voz en off narrativa en primera persona del propio detective. Los personajes son retratados con diferentes especies que reflejan sus personalidades y roles en la sociedad. Además de nuestro rudo gato negro, tenemos al estoico comisario Smirnov como un pastor alemán o la mayoría de delincuentes modelados como lagartos.

Pero metámonos ya en el análisis más profundo. Estoy seguro de que ya habréis leído decenas de análisis que hablan del precipitado lanzamiento o de los numerosos bugs con los que contaba el juego en primer momento. Pero en RegionPlayStation hemos querido dar un poco de tiempo y espacio por varios motivos: es un juego con importantes bases españolas, al ser un indie cuenta con un presupuesto ajustado y las aventuras gráficas interactivas han quedado un poco cojas con la debacle de Telltale Games y sus franquicias.

Podemos decir a día de hoy que, después de algunos parches, han desaparecido esos errores que machacaban la jugabilidad de Blacksad. Cuelgues del juego, tiempos de carga, texturas y demás; todo ha quedado bastante corregido y se puede jugar con normalidad, más allá de algún que otro error.

Si empezamos a hablar de la historia que contábamos antes, Blacksad: Under the Skin es genial. Te lleva por ella (de manera un poco lineal, algo que no podemos reprocharle a Pendulo después de tantos años) cada vez de una forma más intensa, haciéndote querer descubrir todos los secretos que rodean a la muerte de Joe Dunn y la desaparición de Bobby Yale.

Cuando hablamos de la jugabilidad es cuando empiezan a aparecer las carencias del juego. Al estar a medio camino entre una aventura gráfica (como el magnífico Hollywood Monsters del propio estudio Pendulo) y una aventura interactiva (como las de Telltale), mezcla elementos de una y otra que no terminan de encajar. No tendremos un inventario al uso, pero sí unas pistas que tendremos que ir uniendo entre sí para sacar conclusiones (que no siempre pueden ser acertadas). Esto mola mucho, igual que usar tus sentidos felinos para descubrir algunas cosas más sobre el caso y avanzar.

A pesar de poder mover libremente el personaje por todo el escenario, en muchas ocasiones la cámara nos impide que esto se haga de una forma cómoda e intuitiva. Otro de los problemas que veo en el juego son los QTE (Quick Time Events), que en la mayoría de los casos tienen un temporizador que no aporta nada narrativamente. ¿Por qué iba a tener prisa en contestar a un amigo una cuestión sin demasiada trascendencia?

Como extra semi-negativo a esta jugabilidad, añadiría los coleccionables, pequeños cromos que están repartidos por los escenarios para completar un álbum deportivo. ¿Molan? Mucho, sobre todo estéticamente. ¿Añaden algo al juego? No demasiado, más bien entorpecen. Aunque no están mal ideados, yo no lo hubiese echado en falta si no estuviesen.

Ahora hablamos del nivel gráfico del juego. En estático y gracias a la asistencia de los creadores del cómic, es precioso visualmente. Refleja perfectamente la novela y sus tonos, aunque el problema llega cuando ves las animaciones. Están poco perfiladas, son algo bruscas y en muchas ocasiones descoordinadas. Una pena, dado el gustazo visual que es Blacksad.

Y si pasamos al sonido, ahí nos quitamos el sombrero. Tanto la banda sonora como los doblajes (en castellano y en inglés, que son los que conozco) son exquisitos. Las leves notas de jazz que suenan durante todo el juego, acentuando la historia en algunos momentos, te acompañan en tu investigación para adentrarte en el New York de los 50s. El doblaje, a pesar de la desincronización que antes hemos comentado, es genial en todos los sentidos.

Así que, como conclusión y a pesar de los problemas que ha tenido en su lanzamiento, Blacksad: Under the Skin es un juego muy divertido. Se han arreglado muchas cosas y ahora no es para nada ese título incómodo de jugar de hace unas semanas. Si te gusta el género de aventuras gráficas clásicas o las interactivas; o te gustó el cómic de Blacksad o similares que beben del cine negro, pruébalo.

Author: Alex Fdez

Nací a mediados del año 92 y, como cualquiera de mi generación, crecí a medias entre los balonazos en la plazoleta y los botones de una consola. Y hasta ahora. 🙂

Blacksad: Under the Skin

44,99€
7.7

Historia

8.5/10

Jugabilidad

7.5/10

Gráficos

6.5/10

Sonido

8.0/10

Diversión

8.0/10

Pros

  • La historia te lleva justo por donde quiere, totalmente inmersiva.
  • A pesar de algunos problemas de jugabilidad, es un título muy divertido de jugar.
  • El sonido (tanto BSO como doblaje) es brutal.

Cons

  • Le han faltado algunos meses de producción para estar a punto.
  • Uno de los mayores problemas es la animación.