Análisis | Blasphemous

Análisis | Blasphemous

9 septiembre, 2019 0 Por Alejandro Altaber

Acción, plataformas y exploración unidos en una magnífica propuesta de desarrollo nacional que derrocha personalidad por su sobresaliente faceta artística y lograda ambientación que toma como referencia la cultura, costumbres e historia de Andalucía. Una obra recomendadísima e imprescindible para los amnates del género que eleva a un nuevo nivel el desarrollo de videojuegos españoles.

Ficha Técnica
 

  • Título: Blasphemous
  • Desarrollador: The Game Kitchen
  • Editora: Team17
  • Distribuidor: Team17
  • Número de Jugadores: 1
  • Plataformas: PlayStation 4, Xbox One, Switch y PC
  • PEGI: +16
  • Fecha de salida: 10 de septiembre de 2019
  • Idioma: Voces en inglés y textos en español
  • Género: Aventura, Acción, RPG

 

El desarrollo de videojuegos por parte de pequeños equipos independientes está viviendo su mejor momento en España. Junto al título que hoy nos ocupa y que ha culminado con éxito todos los objetivos marcados, otros proyectos como Temtem, Summer in Mara, Lamentum o Hunt the Night siguen progresando para alcanzar sus metas.

El estudio sevillano The Game Kitchen, creadores del magnífico The Last Door, optaron por Kickstarter para financiar la creación de su siguiente propuesta, Blasphemous. Aunque la campaña arrancó en mayo de 2017, quisieron llegar al anuncio con mucho trabajo adelantado que comenzó en noviembre de 2016 con los primeros artes conceptuales, prototipo, tráiler y gameplay. Con una petición inicial a priori bastante modesta de 55.000€, esta cifra se quedó extremadamente corta y consiguió arrasar con la friolera cantidad de 333.000€ gracias a su increíble apartado artístico, un brutal estilo pixel-art y unas ideas jugables básicas muy claras y definidas.

Si bien el pensamiento y expectativas iniciales marcaron la salida de Blasphemous para principios de 2019, finalmente hubo un breve retraso debido al lanzamiento multiplataforma y la envergadura que alcanzó el desarrollo del juego. De hecho, el equipo de The Game Kitchen ha llegado a estar formado por hasta 15 personas convirtiéndose en un auténtico reto y el proyecto más ambicioso hasta la fecha para el estudio.

Ya que The Game Kitchen está principalmente especializado en trabajar en PC, han decidido contar con el apoyo de Warp Digital Entertainment para la creación del port a consolas. Blasphemous se lanza en PlayStation 4, Xbox One y Nintendo Switch, una tarea titánica y casi imposible de conseguir para el pequeño estudio sevillano y por lo tanto han decidido dejar la producción y soporte en este aspecto a una compañía que ya se ha ocupado de adaptaciones como GRIP, For the King, Ruiner o The Flame in the Flood. Igualmente, en tareas de edición y distribución a nivel internacional surgió el acuerdo de colaboración Team17, la prestigiosa empresa británica que trabaja con otras importantes propuestas como The Escapists 2, Planet Alpha, Yooka Laylee, Overcooked! 2, Yoku’s Island Express, Neon Abyss o Monster Sanctuary.

Inspirado en Castlevania, Ghost ‘n’ Goblins, Dark Souls y hasta influencias de Doom y Quake según indican los desarrolladores, existen otras obras más actuales que recuerdan y mucho al planteamiento y estructura del título español. Hollow Knight, Salt & Sanctuary, Slain, Dark Devotion, Death’s Gambit o Dead Cells son algunos que se vienen enseguida a la mente cuando llevas unos minutos a los mandos de Blasphemous, y sin lugar a dudas, The Game Kitchen ha sumado diversas pinceladas a su extraordinario diseño para colocarse en la cumbre de las propuestas de acción 2D que tan bien están funcionando en el último lustro.

Una terrible maldición conocida como el Milagro ha caído sobre la tierra de Custodia y sus habitantes. En Blasphemous encarnas al Penitente, el único superviviente de la masacre de la hermandad del Lamento Mudo. Estás atrapado en un ciclo de penitencia de muerte y resurrección constante, y solo tú puedes librar al mundo de este destino tan terrible y llegar al origen de tu angustia.

Más allá de las mecánicas jugables y el característico apartado gráfico, The Game Kitchen ha creado un mundo oscuro y decrépito, plagado de criaturas infernales donde la religión tiene una fuerte importancia en el mundo del juego, las tierras de Orthodoxia, tal y como se conocía en fases temprandas del desarrollo. A nivel narrativo hay plasmado un tremendo esfuerzo para dotar al universo de un profundo y rico ‘lore’, siguiendo las bases del sello From Software en la saga Dark Souls y alcanzando una potente atmósfera de juego.

Cada objeto, reliquia o coleccionable cuenta con una magnífica descripción de su origen y papel en el mundo, descubriendo una filosofía creativa basada en el folclore del sur de España, la religión, la arquitectura y el arte barroco representado en muchas obras, edificios, cuadros y enemigos. Además, existe una evidente devoción por la Semana Santa exhibiendo los elementos clásicos de la histórica festividad.

Narrativamente, Blasphemous es una propuesta apta y destinada a todo tipo de públicos. Aquellos que han visto se atractivo por sistema de combate y estética tienen explicada la historia de forma básica desde el principio. Simplemente tenemos el objetivo de guiar al Penitente hacia la Cuna de la Aflicción, una zona bloqueada por una gigantesca puerta que necesita de tres reliquias defendidas por los jefes del mundo de Cvstodia para su apertura.

De la misma forma, aquellos que deseen ahondar en el trasfondo histórico y narrativo tienen una ardua labor por delante para descubrir todo el trabajo de investigación que ha implementado The Game Kitchen en cada descripción, enemigo o NPC. De hecho, cada personaje secundario esconde su propia historia y hasta misiones o recados que a completar que nos otorgan jugosas recompensas y explicaciones del estado actual del universo del juego.

A nivel jugable Blasphemous es un título de acción lateral en dos dimensiones que combina a la perfección un bestial sistema de combate hack and slash, plataformeo sin piedad y un variado amplio mundo compuesto por niveles no lineales donde la exploración es fundamental. Detalles generales que se ven agrandados por un desafío de elevada dificultad, zonas completas diseñadas a mano pixel a pixel y el toque ‘Metroidvania’ con el cracaterístico ‘backtracking’ que nos obliga a revisitar lugares constantemente y que ofrece un desarrollo abierto con varios caminos disponibles a seguir desde el comienzo de la dura aventura.

Con el poder de Mea Culpa, una espada nacida del remordimiento, el Penitente consigue combos devastadores y movimientos especiales para purgar y masacrar a sus enemigos. De la misma manera, es posible liberar toda la ira desmembrando a los adversarios con sangrientas ejecuciones animadas con un pletórico pixel-art.

Pese a su diseño 2D y un control aparentemente sencillo, Blasphemous esconde múltiples capas de profundidad en su sistema de combate. La técnica avanzada permite defender, parar y retribuir con mayor fuerza ejecutando un contraataque de elevada potencia. Asimismo, el combo básico de golpes que puede evolucionar con mayor número de espadazos también otorga la posibilidad de ejecutar a enemigos aturdidos.

Junto a la barra de salud tenemos la denominada barra de Fervor para utilizar las habilidades (rezos) que únicamente se pueden equipar de manera individual. Este ‘sistema de magia’ se va rellenando al derrotar enemigos, aunque es posible llevar a cabo una penitencia de sangre sacrificando parte de salud y lágrimas de enmienda para volver ejecutar estos movimientos especiales.

Y hablando de las lágrimas de enmienda, funcionan como la moneda del juego, o todavía más evidente, las ‘almas’ de la saga Souls. Si bien no las perdemos al morir durante la partida, son imprescindibles para comprar objetos y llaves en los distintos mercaderes, mejorar y adquirir habilidades, etc. El lugar para desbloquear nuevas técnicas de combate son los ‘Altares de Mea Culpa’, aumentando el nivel y poder de la espada del Penitente a la vez que rellenamos los Matrices Biliares, que funcionan como pociones, o volviendo a la comparación, los ‘frascos de estus’. Otro detalle relacionado con la muerte es la expiación de la culpa. Como hemos comentado, al morir no perdemos las lágrimas de enmienda, pero se limita la barra de Fervor y cabe volver a dicho punto para recoger la ‘curación’ o ‘salvación’ eliminando la culpa.

El progreso y personalización del Penitente va unido directamente al componente RPG. En primer lugar tenemos las cuentas de rosario, elaboradas con su propia descripción para dar más información del argumento otorgando habilidades pasivas al protagonista que potencian sus atributos. Mediante la exploración del mapeado podemos hallar ‘nudos’ adicionales para equipar más cuentas de rosario y formar estrategias que potencien ciertas estadísticas de cara a combates más estratégicos.

No nos podemos olvidar de la recolección de coleccionables, un elemento más de la prodigada exploración en Blasphemous donde destacan los ‘Niños del Rosario’, con un total de 38 repartidos por el mundo que suelen ser fáciles de atisbar pero algunos, complicados de golpear y sumar a la cuenta.

Tras superar un peligroso camino plagado de hordas de criaturas, prácticamente cada zona finaliza con una épica batalla contra un jefe final. Cada uno de los bosses tiene un diseño único en apariencia, contexto, representación y mecánicas, por lo que es esencial aprender sus movimientos para sobrevivir a los devastadores ataques. No obstante, el mundo de Cvstodia está lleno de almas atormentadas las cuales algunas te ayudarán y otras te pedirán algo a cambio, pero gran parte de ellas prestarán su poder para acabar con el jefe final.

Antes de comentar en profundidad el apartado gráfico, cabe felicitar al tremendo  grupo de artistas que forman parte del equipo de The Game Kitchen. Blasphemous plantea un oscuro mundo de fantasía construido pixel a pixel de la manera más artesanal posible. Escenarios, enemigos, animaciones, objetos e incluso la interfaz en pantalla derrochan mimo y esfuerzo por cada detalle del conjunto. El diseño de cada jefe final es simplemente espectacular, al igual que la elevada variedad de enemigos totalmente única con monstruos que recrean las procesiones de Semana Santa, la flagelación, los acólitos, condenados, etc.

La orientación artística del conjunto sevillano es marca de la casa, no obstante, se trataba de un colosal esfuerzo de imaginería para alcanzar una ambientación religiosa tan potente como han conseguido con Blasphemous. Un universo cruel y retorcido que roza lo siniestro y no va a dejar indiferente a nadie en términos de diseño. En lo que se refiere al rendimiento del juego, la versión de PlayStation 4 Pro funciona perfectamente, sin ninguna caída en la tasa de imágenes por segundo mostrando un acabado sólido y apabullante.

The Game Kitchen ha vuelto a apostar por el sevillano Carlos Viola como compositor encargado de la banda sonora de Blasphemous tras la genial labor en la música de The Last Door y otros títulos independientes como Pharaonic. Unas melodías impregnadas del folclore andaluz, la magia de la Semana Santa y la fantasía medieval oscura aderezada con espino que encajan a la perfección con la ambientación del juego. Una música ambiental que gana en fuerza y presencia en los momentos más épicos de la aventura, que en ciertos instantes nos ha recordado a la sobresaliente banda sonora de uno de los mejores exponentes del género, Salt & Sanctuary.

Asimismo, uno de los objetivos de la campaña en Kickstarter era la inclusión de voces para los personajes, algo que acabó consiguiéndose al superar la barrera de los 300.000€. Por lo tanto, el estudio ha podido añadir un destacado doblaje al inglés para agradar a usuarios de todo el mundo.

Introducíamos el texto haciendo referencia al magnífico estado de forma que existe en la industria del videojuego a nivel nacional, y tras haber disfrutado una barbaridad de Blasphemous solo podemos reafirmarnos del talento que existe en España. Los últimos años ya recibimos auténticas joyas como GRIS, The Red Strings Club o Moonlighter entre otros muchos proyectos, y el futuro está asegurado con otras prometedoras obras que están por llegar en los próximos meses. En el terreno independiente se ha demostrado en multitud de ocasiones las aptitudes y competencias con juegos sobresalientes, ahora solo falta despuntar con un proyecto de gran envergadura apoyado por una fuerte financiación y exponer al mundo títulos que rivalicen con las superproducciones más conocidas de la industria del videojuego internacional.

Dicho esto, toca enumerar todas las virtudes que colman la obra de The Game Kitchen. Con un extraordinario y contundente sistema de combate, brinda una genial experiencia hack ‘n slash con una grata evolución y progreso del protagonista y la dura lucha ante temibles jefes finales. Recordando a grandes títulos 2D de los últimos años y viejas glorias de los 8 y 16 bits suma a los combates una mezcla equilibrada de exploración y plataformeo en multitud de zonas únicas del mapeado. Para finalizar salvaje acabado pixel-art de alto nivel que toma la historia, localizaciones, cultura, creencias y festividades sevillanas llevándolas a un opresor universo de pesadilla con un apartado audiovisual fascinante. Blasphemous se pone a la venta el 10 de septiembre en PlayStation 4, Xbox One, Nintendo Switch y PC,

Author: Alejandro Altaber

Redactor en RegionPS.com desde enero de 2012

Blasphemous

24,99€
Blasphemous
8.6

Historia

8.5 /10

Jugabilidad

8.5 /10

Gráficos

9.0 /10

Sonido

8.5 /10

Diversión / Duración

8.5 /10

Pros

  • • Excelente estilo artístico pixel-art. Una increíble obra artesanal que derrocha talento y creatividad.
  • • Diseño de niveles no lineales, introducción de atajos, importancia del plataformeo y fantástica retribución con la exploración.
  • • Sobresaliente trabajo plasmando el folclore y riqueza cultural de Andalucía en los objetos, enemigos y escenarios de un mundo oscuro y visceral.
  • • Gran evolución y progreso en el sistema de combate, aprendizaje de nuevas habilidades, rezos, reliquias, etc.

Cons

  • • Pequeños fallos de pulido en ciertos movimientos y animaciones.
  • • Pocos puntos para viajar entre zonas.