Análisis | Chrono Cross: The Radical Dreamers Edition

Análisis | Chrono Cross: The Radical Dreamers Edition

20 abril 2022 0 Por Víctor González Valle

El clásico de culto llega por fin a nuestro territorio con mejoras gráficas y nuevo contenido inédito.

Ficha Técnica

Título: Chrono Cross: The Radical Dreamers Edition

Desarrollador: Square Enix / D4Enterprise

Distribuidor: Koch Media

Número de Jugadores: 1

Plataformas: Playstation 4, Xbox One, Nintendo Switch y PC

Género: JRPG

Chrono Trigger fue una de las mayores obras de la antigua Squaresoft, de eso no cabe duda. El título de Super Nintendo que reunió a lo que se llamó «Dream Team» , donde participaron gente como Hironobu Sakaguchi (Final Fantasy), Yuji Horii ( Dragon Quest) o los diseños del mismísimo Akira Toriyama, creador, entre otras obras, de Dragon Ball.

Con el éxito que fue el juego original ( pese a no llegar a Europa hasta muchos años después) era obvio que se iba a realizar una secuela en cualquier momento, pero no todo salió exactamente como los fans esperaban. Para empezar, antes del título que hoy nos ocupa, se lanzó para el Satellaview, un periférico para Super Famicom que no salió de Japón y que conectaba la consola a un satélite que ofrecía contenidos de todo tipo a cabo de una suscripción de pago.

Fue en esta plataforma donde vio la luz un pequeño experimento de Masato Kato, guionista de Chrono Trigger y que creó Radical Dreamers, una cortita novela visual situada en el universo del popular título y que contaba una historia independiente pero que lanzaba guiños hacia ciertos temas argumentales que tocó la primera entrega.

Os preguntareis por qué comento algo sobre una novela visual de 1996 en este análisis. Pero los más avispados o los que jugaseis el Chrono Cross original, lanzado otra vez solo para Japón y Estados Unidos para Playstation 1 en el año 1999 sabréis que los Radical Dreamers aparecen en dicho título y por algo este remaster lleva el mismo subtítulo.

Y es que Chrono Cross se cimentó sobre los fundamentos de Radical Dreamers. Los desarrolladores establecieron la misma premisa, varios de sus personajes y construyeron una historia nueva y mucho más extensa. A su vez, no quisieron hacer una secuela directa de Chrono Trigger, por lo que decidieron crear una trama independiente pero a su vez situada en el mismo universo y con muchos guiños y reminiscencias al clásico de Super Nintendo.

Pero no solo eso, como sorpresa de esta remasterización, se ha incluido, por primera vez fuera de Japón, de manera oficial, Radical Dreamers, el título completo traducido a nuestra idioma, por lo que podremos disfrutar de esta pequeña aventura e incluso intentar desbloquear todos los finales, algo que nos llevará alguna hora extra y que conforma un añadido muy digno y que se agradece, sobre todo para el fan más acérrimo de esta franquicia.

Chrono Cross nos sitúa en el archipiélago de El Nido, donde nos pondremos en la piel de Serge, que tiene una vida pacífica junto a su amiga de la infancia Lina, sin entrar en mucho detalle, un día, mientras están en la playa una gran ola atrapa a Serge, y cuando este vuelve en si, descubre que su mundo ha cambiado, pese a que todo parece ser igual y las personas que lo habitan son los mismos, en esa «versión» del mundo, el murió ahogado hace 10 años, por lo que nadie conoce de su existencia. Parte de la trama se basará precisamente en descubrir el por qué de ese cambio en la historia, las consecuencias que ello trae y el verdadero destino de Serge.

Si Chrono Trigger centraba su jugabilidad en ir viajando entre distintas épocas, Chrono Cross lo hará entre dos dimensiones, el «Mundo Original» de Serge y el «Mundo Alternativo». Ambos compartirán escenarios pero la historia de cada uno habrá transcurrido distinta , por lo que encontraremos diferentes facciones y versiones de personajes distintas dependiendo de la dimensión en la que nos encontremos.

Quizá esto puede sonar más descafeinado que la premisa de Chrono Trigger, y quizá lo es. No cabe duda de que Chrono Cross, siendo un imprescindible del género y de la época de los 32 bits no llega a las cotas de excelencia de su predecesor, pero por eso mismo sus creadores buscaron distanciarse lo máximo posible del mismo, buscando contar otras cosas y que no se estableciesen conexiones tan fácilmente.

Una de las cosas que caracteriza a este título es la cantidad apabullante de personajes controlables que tiene. Nada más y nada menos que 45 personajes podremos reclutar ( no todos en una misma partida, ya que algunos dependerán de que decisiones tomemos en ciertos momentos). Esta abrumadora cantidad trae consigo cosas buenas y malas. Las buenas son obvias, un gran plantel permite una gran flexibilidad en el grupo a escoger, un montón de diseños y habilidades únicas y mucho contenido para conseguir todo de todos.

La mala es que cuando en un título de 30-35 horas ( lo que dura la campaña principal más o menos, consiguiendo prácticamente todos los personajes) , cuando hay una cantidad tan grande de personajes principales, la gran mayoría de ellos no tienen una historia propiamente dicha, si tienen una premisa y un objetivo común para unirse al grupo, pero ninguno de ellos tiene líneas de dialogo relevantes ni momentos en el juego propios más allá de alguna pequeña conclusión que nos da como recompensa su técnica definitiva, por eso mismo podemos terminar el juego sin muchos de ellos que ni lo notaremos.

Como todo buen JRPG deberemos explorar un mapamundi que en este caso es un conjunto de islas mientras visitamos diversos pueblos, donde podremos descansar, comprar objetos y «magias» o fabricar equipamiento , mientras avanzamos en la trama principal, o hacemos misiones secundarias para conseguir algún personaje nuevo o algo de utilidad. Además de los poblados visitaremos mazmorras con diferentes temáticas y mecánicas donde normalmente deberemos cruzar o conseguir algo, siempre custodiado por el jefe de turno, que nos pondrá las cosas más difíciles que los monstruos genéricos que pululan por el escenario ( no tenemos combates aleatorios, veremos a los enemigos en todo momento en pantalla).

El sistema de combate de Chrono Cross es bastante particular y puede costar de entender al principio, pero lo hace muy interesante. Controlaremos hasta a tres miembros en batalla en combates por turnos al estilo Final Fantasy o JRPG clásico de Squaresoft. Nuestros personajes tendrán tres tipos de ataques físicos básicos que irán rellenando un medidor de «magia» a la par que consume energía. Cada tipo de ataque rellenará más o menos del medidor, pero también tendrá menor precisión o consumirá más energía. El caso es que por cada nivel mágico podremos seleccionar diversos elementos, como llama este juego a las magias, que previamente habremos asignado a cada personaje, por lo que los elementos de nivel 1 no harán el mismo daño o curarán igual que los de nivel 5, por poner un ejemplo, lo que aporta un componente estratégico tan interesante como sencillo de comprender.

A esto afecta también el color de cada elemento, y es que no solo cada elemento tendrá un color, si no que cada personaje tendrá un color afín e incluso en el escenario tendremos un pequeño esquema donde nos indicará que color predomina en el ambiente, haciendo que los personajes afines a ese color aumenten sus parámetros o por el contrario los disminuyan si predomina el color contrario.

Para facilitar las cosas a los jugadores más nuevos o que no estén hechos para los turnos , Square Enix ha habilitado varias funciones totalmente opcionales como hemos visto en otros remasters, desde acelerar la acción tanto en combate como fuera de el, empezar los turnos con todos los niveles de elemento subidos o que los enemigos fallen sus golpes e incluso combate automático donde los personajes solo realizarán ataques físicos pero que ayudarán a amenizar los combates básicos, que se pueden llegar a hacer muy largos.

A nivel técnico es donde más peros podemos ponerle. Si bien Square Enix se ha encargado de mejorar los modelos de los personajes para que se vean bien en HD o poner varias disposiciones de pantalla que van desde el 4:3 original a uno a pantalla completa o uno con zoom también ha cometido varios errores, que para una empresa tan grande se podrían haber solventado relativamente fácil. Por una parte tenemos los escenarios, estos al ser prerenderizados no se podía subir la resolución de manera nativa, por lo que han optado por utilizar el uso de IA, algo que hacen muchos remasters, el problema viene cuando la IA, para evitar la pixelación, tiende a suavizar demasiado los escenarios, haciendo que algunos parezcan pintados con acuarela, pero no de forma premeditada, algo que cambia un poco la estética de algunos entornos, por suerte, podemos escoger el estilo gráfico clásico si preferimos.

Por otro lado los vídeos grabados es donde peor parado sale, y es que aquí contamos con exactamente los mismos archivos de PS1, con la compresión de vídeo que ello conlleva, por lo tanto se verán muy borrosos y pixelados en televisiones actuales, algo que arrastran muchos remasters y que es una pena pues siguen siendo escenas muy trabajadas y bellas.

No podemos terminar este apartado sin comentar otro problema, que si bien no afecta en exceso por el tipo de juego que es y su antigüedad, es algo que se podria mejorar, y esperamos que lo hagan mediante algún tipo de actualización. Y es que el framerate es completamente inestable, nosotros lo hemos jugado en una Playstation 5 mediante retrocompatibilidad y las caídas son constantes y muy notables. Como decimos no es molesto en exceso por ser un juego de PS1 y por turnos, pero en una PS4/PS5 este juego debería ir como mínimo a 30 fps completamente estables sin despeinarse, asi que creemos que es más un problema de optimización o cierta dejadez por parte de la desarrolladora, que en esta ocasión, además de Square Enix, ha corrido a cargo de D4Enterprise.

A nivel musical nos encontramos con la banda sonora original de Yasunori Mitsuda, para la que incluso ha optado por remezclar algunos temas para adaptarlos a la calidad que ofrecen las consolas actuales, siendo un trabajo excelso, con melodías predominantemente de corte misterioso pero a la vez con un ritmo lento, resultando incluso relajantes ( reconozco estar escribiendo este texto mientras escucho su música) , incluso algunas canciones se quedarán grabadas en nuestro cerebro mucho tiempo después de jugar al título, creando una banda sonora que ha pasado a la historia y que sigue tan vigente como en 1999.

Comentar que en esta ocasión todos los textos de Chrono Cross y Radical Dreamers están traducidos perfectamente al castellano, incluyendo acentos y dejes para cada personaje, dándoles más personalidad y diferenciando la manera de hablar de cada uno de ellos de manera bastante efectiva, ya que no llega a ser exagerado, excepto alguna excepción.

Conclusión

Chrono Cross: The Radical Dreamers Edition es la mejor manera a día de hoy de disfrutar de este título inédito en nuestras tierras. El juego ya de por si vale la pena para cualquier amante del JRPG, pudiendo disfrutar de una aventura con una historia y temática que no dejará indiferente a nadie, además, la inclusión de Radical Dreamers le da más valor al producto si cabe, ya que mucha gente probablemente ni siquiera conocía de su existencia.

La traducción al castellano y los remixes de ciertos temas también ayudan a actualizar el título, que pese a su lavado gráfico, falla en cuanto al rendimiento y los vídeos pregrabados, pero que aún así no empañan lo suficiente un juego de culto y que sigue derrochando calidad en cada uno de sus fotogramas.

Author: Víctor González Valle

Redactor de RegiónPlaystation desde octubre de 2014. Fan de los JRPG , el terror y casi cualquier tipo de género. Escribo sobre Anime, manga y libros además de videojuegos. Me encanta aprender hasta el menor de los detalles de los juegos, empresas y desarrollos. ¡Adoro escribir!

Twitter: @BarryMurton29

Chrono Cross: The Radical Dreamers Edition

19,99€
8.6

Historia

8.9/10

Jugabilidad

8.5/10

Gráficos

7.0/10

Sonido

9.5/10

Diversión / Duración

8.9/10

Pros

  • Banda sonora magistral.
  • Un clásico atemporal que por fin podemos disfrutar en castellano.
  • La inclusión de Radical Dreamers.

Cons

  • Falta optimización en todo el apartado técnico en general.
  • Muchos personajes quedan muy relegados a segundo plano.