Análisis | Control

Análisis | Control

29 agosto, 2019 0 Por Alejandro Altaber

Remedy vuelve al terreno multiplataforma con Control, una propuesta que aprende de los anteriores proyectos del estudio con un magnífico tándem de jugabilidad y exploración que no alcanza la excelencia por algunos claros defectos.

Ficha Técnica

  • Título: Control
  • Desarrollador: Remedy Entertainment
  • Distribuidor: 505 Games
  • Número de Jugadores: 1
  • Plataformas: PlayStation 4, Xbox One y PC
  • PEGI: +18
  • Fecha de salida: 27 de agosto de 2019
  • Género: Aventura y Acción
  • Idioma: Voces y textos en castellano

Después de casi 10 años, la relación entre Remedy Entertainment y Microsoft parece haber llegado a su fin. Con Alan Wake y Quantum Break como proyectos exclusivos de las consolas Xbox, aunque también lanzados en PC, el estudio finlandés ha decidido apostar por el lanzamiento multiplataforma para el título que hoy analizamos, Control.

El estudio dirigido por Markus Mäki pero fielmente conocido por el guionista Sam Lake, regresa con una nueva aventura de acción que derrocha esencia Remedy en todos sus aspectos. Una pulida jugabilidad, un apartado técnico asombroso y la característica narrativa de ciencia ficción hacen de Control una extraordinaria aventura, que con sus inconvenientes, ha logrado convencernos a la vez que la propia compañía se ha redimido de los errores y críticas achacadas con Quantum Break. 

En una asociación con 5050 Games como editora, Control es la obra más valiente de Remedy hasta la fecha alejándose del toque cinematográfico que tenían sus dos anteriores propuestas. Sintiéndose casi como un metroidvania 3D, la exploración y libertad por la Casa Inmemorial se llevan toda la atención con un laberíntico mapeado y entornos hostiles donde toca descubrir la verdad de la Agencia Federal de Control, aclarar el pasado de la protagonista y acabar con las fuerzas sobrenaturales de los Hiss.

Historia

Todo título de Remedy Entertainment nos lleva directamente a pensar en Sam Lake, y como no, en un elaborado argumento de fantasía y ciencia ficción que en este caso evoluciona hacia lo desconcertante en las primeras horas abriendo dudas sin cesar con muchísimos misterios y secretos ocultos. El guionista finlandés ha demostrado en varias ocasiones el enorme talento que posee llevando sus historias hacia diferentes derroteros. 

Si bien Quantum Break era prácticamente una aventura cinematográfica que incorporaba una serie de TV para potenciar el argumento, Control regresa a una narrativa más convencional con mayor cantidad de diálogos. No obstante, existen fallos que siguen repitiéndose tras el paso del tiempo y en este caso el equipo de guionistas deja muchísimo trabajo a la persona a los mandos tras la pantalla añadiendo más de 200 coleccionables repartidos por el escenario en forma de grabaciones y  documentos de texto y audio, que en gran parte apenas añaden trasfondo al contexto de la obra. Para llegar a saberlo debes parar a leer o escuchar, lo que conlleva frenar una barbaridad  el ritmo de una aventura tan gratificante en los combates y la exploración.

Control nos pone en la piel de Jesse Faden, que llega para investigar la Agencia Federal de Control. La organización secreta del Gobierno estadounidense, conocida más bien como La Casa inmemorial,y que estudia fenómenos y objetos paranormales, ha sido invadida por una amenaza de otro mundo tras un fatídico accidente. 

Sin apenas información al arrancar la historia, Jesse Faden se convierte en la nueva directora por causas que posteriormente son reveladas pero merecen ser descubiertas por uno mismo. Igualmente, Jesse tiene una motivación personal, encontrar a su hermano desaparecido en extrañas circunstancias hace muchos años. Muchos misterios y preguntas por resolver que se van aclarando paulatinamente, aunque en la recta final se aceleran en exceso y algunas de ellos se explican sin apenas fundamento.

Cuesta un poco llegar a disfrutar del excelente trabajo en el diseño de la narrativa, pero al fin y al cabo consigue encauzarse de forma acertada, incluyendo asimismo multitud de referencias a otros juegos del estudio. Superar la historia de Control nos lleva unas 12-15 horas como mínimo, pero fácilmente se puede ampliar completando las misiones secundarias que van abriéndose paso tal y como avanza la aventura.

 De hecho, es muy sencillo olvidar el objetivo principal para investigar cada rincón el escenario y continuar con las tareas alternativas debido a la grata experiencia que supone explorar el enredado edificio. No todas las misiones secundarias están al mismo nivel, pero vale la pena pararse en ellas pues otras están realmente bien desarrolladas, incluso con ramificaciones que van abriendo nuevos sucesos con excelentes puzles y situaciones que se convierten en uno de los principales puntos fuertes de Control.

Jugabilidad

Como premisa inicial, Control se puede encasillar como una aventura de acción en tercera persona que combina los característicos tiroteos de Remedy con las habilidades sobrenaturales, cargas modificables y entornos reactivos mientras luchamos a través de mundos profundos y misteriosos. 

El combate y sus tiroteos, el primer pilar fundamental de la jugabilidad de Control, se simplifican en una única arma en la mano: el arma de servicio, capaz de convertirse en otras muchas como una pistola, ametralladora, escopeta, rifle de francotirador, lanzagranadas, etc. 

Al final dispondremos de un amplio arsenal, que por desgracia no tiene la importancia que debería, pues varias de ellas tienen un uso prácticamente nulo en la batalla y no son esenciales salvo en casos contados. Lo mismo ocurre con los poderes que en las próximas líneas detallamos, muchas de estas habilidades son opcionales, y podemos seguir avanzando en la historia pues no tienen un impacto directo, por ejemplo, para superar ciertos obstáculos de la trama principal.

Todas estas modificaciones se van desbloqueando progresivamente mediante la obtención de recursos que van dejando los enemigos caídos, no obstante, solo es posible llevar equipado un máximo de dos tipos por lo que hay que acudir constantemente al menú para cambiar el arma según las necesidades del enfrentamiento, ya sea más orientado a la larga distancia o la cercanía del cuerpo a cuerpo. Igualmente, cada una de las formas del ‘Arma de servicio’ permite equipar hasta tres modificaciones para mejorar sus características. 

El segundo cimiento sobre el que se asienta el gameplay de la obra de Remedy son los poderes sobrenaturales que es capaz de manejar Jesse Faden. La telequinesis para manejar cualquier objeto del entorno es el primero que conseguiremos, y con la obtención de objetos de poder el abanico de habilidades se expande con un escudo protector, control mental, esquivas veloces e incluso vuelo, convirtiendo los combates en una auténtico espectáculo de dinamismo y recreación. 

Por otro lado, tenemos un sencillo árbol de habilidades para mejorar la barra de salud, la energía para usar los poderes, el daño cuerpo a cuerpo, el daño de lanzamientos de objetos, etc. Una progresión extremadamente simple que solo va incrementando los atributos de Jesse respecto al nivel que presentan los enemigos, salvo unas pocas ramificaciones con habilidades pasivas que no aportan demasiado al conjunto.

Al comienzo de la aventura haremos uso de la opción de agacharnos para cubrirnos tras coberturas, pero tras el paso de las horas y conseguir nuevos poderes para Jesse vamos aprendiendo a luchar sin parar de movernos por el espacio. Los soldados de Hiss no dan tregua alguna, atacando desde diversas alturas con explosivos, armas de fuego, fuertes tanques con un potente escudo, etc.

A diferencia de la estructura de Max Payne, Alan Wake y Quantum Break que abrazaban la linealidad como forma de avance, Control abre su mundo poco a poco ofreciendo una amplia libertad para explorar y moverse por la casa Inmemorial, sin establecer un ritmo concreto al usuario. Tanto estudio como editora han empleado el término ‘metroidvania’ para la promoción del lanzamiento del juego, no obstante, tampoco es el concepto idóneo para la estructura del título, al igual que el backtracking. 

Volver a recorrer cada zona se limita a ir consiguiendo tarjetas de acceso de mayor nivel para abrir puertas cerradas en las primeras horas que guardan mejores modificadores y recursos valiosos en su interior. Solo en ciertos momentos y lugares roza con el acierto de dicha definición al desbloquear la habilidad de levitar que admite el acceso a lugares imposibles de alcanzar a base de saltos.

Junto a las  misiones secundarias de larga duración, backtracking al estilo metroidvania y multitud de escenarios a visitar, en ocasiones también toca completar objetivos alternativos en las denominadas ‘Contramedidas del Consejo’, con tareas que van apareciendo asiduamente que aportan recompensas en forma de recursos, materiales, modificadores de arma y modificadores personal que varían según la rareza y la dificultad de cada designación.

Gráficos y Sonido

Remedy es un estudio de verdadera entidad y de reconocible reputación en la industria del videojuego. Son muy pocos los que llegan a contar con un motor gráfico de propiedad interna como es el caso de Northlight, la fantástica tecnología empleada para crear el imponente diseño del mundo de Control. En nuestro caso hemos probado el título en PlayStation 4 Pro, una versión de consolas que no ha salido del todo bien parada con importantes problemas de rendimiento en su llegada a las tiendas.

 A falta de una actualización que lo subsane, hay bastantes bajones en la tasa de imágenes por segundo que empañan la experiencia del juego. Principalmente llegan a ser un tanto molestos cuando se acumula una importante cantidad de elementos en pantalla derivado de explosiones y el control de la física de los objetos del entorno. De la misma forma, es extraño el diseño del mapa que ha realizado el estudio. Al consultar el mapa para llegar hasta otra zona de las distintas divisiones del edificio vemos una superposición en 2D que no ayuda a diferenciar las alturas del escenario dando lugar a confusiones del pasillo a seguir hasta alcanzar el siguiente objetivo. 

La dirección artística y el atractivo visual son el estandarte en el terreno gráfico. Remedy ha añadido a su talento natural algunas ideas del estilo que nos dejó Quantum Break en 2016. Colores, formas, diseños, simetrías y la mezcla entre lo real de la Casa Inmemorial a por ejemplo, lo irreal de los Umbrales, lugares sin lógica cuyo esbozo es digno de admiración.

Asimismo, son muy pocos los juegos que implementan un sistema de físicas donde prácticamente todo el decorado de los entornos es destructible. Debido a los poderes de Jesse para hacer levitar cualquier objeto, todo puede empezar a volar para instantes después explotar en mil pedazos al lanzarlo ante los soldados enemigos. Y no solo se destruyen las cosas que maneja la protagonista, sino que puertas, cristales, barandillas, paredes se hacen añicos ante la brutalidad de los combates.

Separados por un ascensor que nos lleva de un piso a otro, cada planta cuenta con una identidad propia y que tiene momentos visualmente muy espectaculares. El área directiva deja salas muy amplias con altos techos, mientras que el sector de mantenimientos está repleto de pasillos estrechos y claustrofóbicos donde es muy fácil perder el sentido de la orientación. Quizás el acabado técnico está un peldaño por debajo de lo esperado sobre todo en consolas, no obstante Remedy ofrece una auténtica ‘masterclass’ en lo que se refiere a diseño de niveles.

La banda sonora corre a cargo de Martin Stig Andersen (INSIDE, Wolfenstein II: The New Colossus) y Petri Alanko (Alan Wake, Quantum Break), dos compositores con una excelente carrera y gran experiencia que han creador inquietantes composiciones de arreglos electrónicos y orquestales. Con el objetivo de envolver los momentos de surrealismo con la acción feroz de la realidad, este renombrado dúo da forma al misterioso mundo de Control con una acertada selección de melodías.

El punto más polémico de este análisis, y que dio mucho que hablar las semanas anteriores al lanzamiento oficial del juego, es el doblaje de las voces al español. Es algo que no se puede esconder, es un doblaje mediocre, malo, pero también cabe aplaudir el inmenso esfuerzo por parte de Remedy y 505 Games por doblar el juego al español, francés y alemán más allá de las habituales voces en inglés. Control no ha sido el proyecto con mayor presupuesto de la historia del estudio, y aun así, cuenta con unos valientes valores de producción e incluso han destinado parte de la financiación a implementar el doblaje a hasta cuatro idiomas.

 Eso sí, también cabe ser consciente que se debe asegurar un mínimo de calidad en el producto final, y en este caso, el resultado ha sido un auténtico fiasco. La dirección y elección de actores no ha sido la adecuada pues la interpretación suena muy poco profesional, fallos evidentes en la sincronización, frases fuera de contexto con registros nada adecuados, y en resumidas cuentas, nula experiencia en el doblaje de videojuegos.

Conclusión

Control se va a convertir para muchos en la mejor obra del catálogo de Remedy Entertainment. Tras más de 15 años de relación con Microsoft el estudio finlandés lanza un nuevo título multiplataforma con unas ideas muy claras y definidas. Con Sam Lake como principal referencia en el apartado narrativo y un trabajado argumento, continua con una solida jugabilidad basada en la mezcla perfecto y equilibrada de tiroteos y poderes especiales. Asimismo, abandona la clara linealidad de los dos últimos proyectos para dar mayor protagonismo a la exploración y libertad por un enrevesado mapeado repleto de secretos y misiones secundarias que esconden muchos de los mejores momentos de la aventura.

Remedy ha sabido dar frescura a las bases que han definido su posición en la industria del videojuego, pese a que comete ciertos errores fruto de la inexperiencia en la creación de mundos más abiertos. Con el paso de las horas y cerca de su final se vuelve un poco monótono y repetitivo en el planteamiento de ciertas situaciones jugables y los jefes finales están poco inspirados. Pese a ello, Control es una magnífica opción para los amantes de las aventuras de acción en tercera persona, con una historia más que interesantes y suficientes contenidos para disfrutar durante un buen puñado de horas. Ahora falta por ver cómo serán las prometidas expansiones que se lanzarán en los próximos meses y cuál es el futuro de la compañía con la rumoreada próxima relación junto a Sony- Mientras tanto y ante el aluvión de lanzamientos que se acercan para la campaña navideña, toca disfrutar de Control ya sea en PlayStation 4, Xbox One o PC.

Author: Alejandro Altaber

Redactor en RegionPS.com desde enero de 2012

Control

53.99 €
Control
8.5

Historia

8.5 /10

Jugabilidad

8.5 /10

Gráficos

8.5 /10

Sonido

8.0 /10

Diversión / Duración

9.0 /10

Pros

  • Sistema de combate muy entretenido y satisfactorio asociando tiroteos y uso de poderes de forma excelente.
  • Extraordinaria dirección artística y diseño visual de los escenarios.
  • Elaborada historia, diversas misiones secundarias de gran nivel y multitud de secretos ocultos.
  • Amplia libertad y entretenida exploración por el edificio y sus múltiples plantas.

Cons

  • Sistema de progresión excesivamente simple y muy básico como metroidvania.
  • Evidentes problemas técnicos y caídas de rendimiento al aparecer muchos elementos en pantalla.
  • Doblaje al español poco profesional y mejorable planteamiento de los combates ante jefes finales.