Análisis | Cuphead

Análisis | Cuphead

10 agosto 2020 0 Por Víctor González Valle

Cuphead llega por fin a Playstation 4 ofreciéndonos un Run and Gun centrado en la batalla contra jefes finales con un apartado estético único.

Ficha Técnica

Título: Cuphead

Desarrollador/Editor: Studio MDHR

Distribuidor: Playstation Network

Número de Jugadores: 1-2

Plataformas: PlayStation 4 ,Xbox One, Nintendo Switch y PC

Género: Run and Gun /Plataformas 2D

En el ya algo lejano año 2017, los hermanos Moldenhauer bajo el sello StudioMDHR lanzaron para PC Cuphead un juego que bebía de los Run and Gun de los años 90 como Megaman o los títulos de Treasure, en especial Alien Soldier por su énfasis en la batalla contra jefes. Después de pasar por Xbox y posteriormente en Nintendo Switch hace escasos días, y para sorpresa de todos, no solo se anunció el título para Playstation 4, si no que se lanzó el mismo día del anuncio, por lo que por fin los usuarios de la plataforma de Sony podemos disfrutar de este título que ya se podría considerar un clásico atemporal.

Cuphead nos propone una premisa muy sencilla, controlando al protagonista que recibe el nombre del título, o jugando con un amigo controlando también a Mugman (con habilidades idénticas) mientras derrotamos a innumerables jefes para saldar nuestra deuda con King Dice, después de perder en el casino tentados por el mismísimo diablo, que a cambio de no llevarse sus almas, le propone que le traigan los contratos de sus deudores, que deberemos conseguir con sudor y sangre mediante diferentes combates.

Probablemente mucha gente haya visto en algún momento vídeos o gameplays de este juego, pero aún y así vamos a intentar explicar el porque de su fama durante estos años. Como decíamos anteriormente, el juego bebe de clásicos como Megaman, Gunstar Heroes o Alien Soldier, clásicos de los 16 bits que consistían en superar fases mientras disparábamos a diestro y siniestro, mientras combatíamos con jefes con diferentes patrones y mecánicas para ir consiguiendo nuevos tipos de disparos y mejoras.

Cuphead coge este género, lo centra en los combates contra bosses , añade unas pocas fases de más “plataformeo” y lo pasa todo por un filtro estético basado en los dibujos animados de los años 30, algo que le aporta un toque único y visualmente muy apetecible tanto para el que lo juega como para el que lo ve, ya que está tan elaborado que realmente parece que estemos controlando un corto animado de, por ejemplo, Disney, de la época.

Pero bajo esa apariencia de dibujo animado y simpatía se esconde un juego realmente exigente que pese a su corta duración, le tendremos que dedicar muchas horas para dominar cada uno de los combates, saber que mejoras y armas escoger y aprendernos todos y cada uno de los patrones de las decenas de jefes con los encontraremos.

Estos jefes, con unas estéticas de lo más variopintas lo más normal es que nos “destrocen” en los primeros intentos, pero conforme vayamos dedicándole intentos, iremos aprendiendo todos sus ataques y como contrarrestarlos, asi como el momento más adecuado para atacar. Estos jefes tendrán multitud de ataques y varias fases donde cambiarán todo su patrón. Tanto sabe el juego que vamos a perder una y otra vez que cada vez que nos derroten, acompañado de una ingeniosa frase encontraremos una barra de progreso que nos dejará claro a cuanto nos hemos quedado de la tan ansiada victoria.

Podemos afrontar todos estos retos tanto en solitario como en cooperativo local donde hay pequeños cambios para adaptar los enfrentamientos a los dos jugadores, aumentando la vida de los enemigos y contando con la posibilidad de resucitar a nuestro amigo si saltamos en el tiempo concreto en su fantasma, antes de que desaparezca de pantalla. Ambas opciones son muy divertidas, pero os avisamos de que este juego está enfocado al jugador más paciente, es muy probable que no derrotemos a los jefes ni en el primero, ni segundo, ni en los posteriores intentos, en especial en la recta final, además de que no hay checkpoints por lo que si morimos deberemos comenzar el combate desde el principio, por lo que solo con tranquilidad y ensayo y error podremos superar la aventura.

Si bien antes de enfrentarnos a cada enemigo, a los que accederemos desde una especie de mapamundi formado por diversos “mundos” donde habrá NPC , tiendas y fases más plataformeras, así como los propios jefes, que nos permitirán jugarlos en modo fácil o normal. Pero que no os engañen, el modo fácil no nos permitirá avanzar ni terminar la historia, ya que al derrotar al jefe no nos darán su contrato, siendo obligatorio derrotarlo en normal, por lo que este modo más sencillo nos puede servir para intentar empezar a ver los diversos patrones o probar nuestras armas contra ellos.

Como hemos comentado anteriormente el juego cuenta con algunas fases de plataformeo, que nos recuerdan más a un nivel típico de la franquicia Megaman y quizás esta es la faceta donde más flojea el título, y es que da la impresión de que estas fases están metidas con calzador, ya que son bastante pocas y no son ni remotamente tan interesantes como el núcleo del juego, los jefes. No estamos diciendo que sean malas o injugables, pero se nota que los desarrolladores no han puesto tanto empeño en estas fases.

Entrando en el apartado gráfico, prácticamente todo el mundo ha visto ya como funciona Cuphead, y en Playstation 4 no hay diferencias notables en este apartado. El juego cuenta con esa estética tan única representando los años 30 de los dibujos animados y que están excelentemente conseguidos, haciéndonos olvidar por momentos que estamos ante un videojuego. Se mantienen las inclusiones y novedades que ha ido recibiendo el juego como las escenas animadas o los nuevos jefes, todo ello con una traducción al castellano que nos permitirá comprender sin problema alguno la divertida historia del título.

A nivel sonoro el juego no cumple menos, las melodías emulan la animación de la época con el uso de los instrumentos de viento metal que nos recuerdan a esos cortos mudos de la primera época de Mickey Mouse, los efectos de sonido cumplen también consistiendo normalmente en el sonido de los diferentes disparos así como los gritos y sonidos de los jefes.

Conclusión

Cuphead es un juego que hará las delicias de los fans del género que busquen algo exigente a lo que echar muchas horas. Siendo una versión virtualmente idéntica a las que ya salieron anteriormente, el disponer de tal obra en Playstation 4 es una gran noticia que garantiza que una nueva base de usuarios pueda acceder al juego, mientras esperamos al DLC prometido, aún sin fecha concreta de lanzamiento (prevista para este año), titulado The Delicious Last Course, que nos ofrecerá nuevos contenidos y un nuevo personaje controlable. De mientras, tenéis para bastantes horas si queréis perfeccionar el juego para conseguir los máximos rangos en cada fase.

Author: Víctor González Valle

Gamer de nacimiento, amante del JRPG y redactor por vocación y en tiempos libres. Amante de Japón y los juegos RPG. Aprendiendo cada día.

Cuphead

0.00
9

Historia

8.0/10

Jugabilidad

9.0/10

Gráficos

9.5/10

Sonido

9.2/10

Diversión

9.1/10

Pros

  • Estética excepcional.
  • Cada jefe es único.

Cons

  • Las fases de "plataformeo" no están a la altura.