Análisis | Dark Souls Remastered

Análisis | Dark Souls Remastered

19 junio, 2018 0 Por Víctor González Valle

Lordran vuelve por todo lo alto con la esperada remasterización de Dark Souls, uno de los juegos más influyentes y interesantes de la anterior generación.

Ficha Técnica

Título: Dark Souls Remastered

Desarrollador/Editor: From Software

Distribuidor: Bandai Namco

Número de Jugadores: 1

Plataformas: PlayStation 4, Switch, Xbox One y PC

Género: RPG

Sucesor espiritual del más desconocido Demon’s Souls, Dark Souls supuso una evolución en las mecánicas que buscaba implementar Hidetaka Miyazaki y el equipo de From Software. Creando uno de los RPG más importantes de los últimos tiempos y que ha dado fruto a dos secuelas y muchos juegos del mismo tipo , desde Bloodborne del mismo equipo a otras sagas como Lords of The Fallen, The Surge etc, que con  mayor o menor éxito han intentado captar esa esencia.

Después de recibir una remasterización de la segunda entrega hace unos años, analizado también aquí en RegiónPlaystation ha llegado por fin el turno de volver a embarcarnos ( o conocer por primera vez) las hostiles tierras de Lordran y la historia de la primera llama.

En Dark Souls crearemos a nuestro propio guerrero entre una pequeña variedad de aspectos y complexiones y le daremos un rol que nos ofrecerá unas estadísticas iniciales distintas, así como un objeto que nos servirá para avanzar más fácilmente o de utilidad para acceder a nuevos sitios.

 

Una vez creado el personaje y viendo la impresionante introducción del juego entraremos en vereda y deberemos ir avanzando por todos los niveles de forma no lineal mientras combatimos a los monstruos que pueblan los emplazamientos, donde como todos sabéis ya a estas alturas, cualquier error nos puede llevar a la muerte, perdiendo las almas acumuladas ( que sirven para subir cada atributo del personaje, comprar equipamiento etc) y teniendo que volver a donde morimos para recuperarlas, sin volver a perecer en el intento.

Mención especial a los Bosses, que además de muy numerosos , cada uno requerirá el más absoluto control de nuestro personaje, la memorización de los patrones y mucha paciencia. Como en todo Souls deberemos ir atacando poco a poco y no abusar de esto porque estos enemigos pueden acabar con nosotros en un par de golpes. Esto no hace el juego “difícil” como tal, si no un juego exigente que requiere nuestra concentración total para afrontar estos retos, que una vez conseguidos nos proporcionarán una satisfacción que pocos títulos pueden ofrecer.

La mano de Miyazaki también se encuentra en el diseño de niveles. Como están conectados cada uno de ellos, como poco a poco vamos descubriendo este mundo tan lúgubre, la posición de los enemigos y las distintas trampas y obstáculos, todo está colocado de forma minuciosa para que no resulte frustrante y que notemos que cada fallo se debe a nosotros y no al juego como tal, cosa que quizás se perdió un poco en su secuela al no estar el creativo detrás del mismo.

Evidentemente el tiempo pasa, y para Dark Souls no es menos. El sistema de control ha envejecido y pese a acostumbrarnos a el se puede notar algo tosco, sobre todo si lo comparamos con sus secuelas, pero no podemos criticar demasiado esto ya que se trata al fin y al cabo de una remasterización, por lo que el contenido del juego debe ser el mismo.

Pese a esto, se han añadido algunas funcionalidades de entregas posteriores para hacer más cómoda la jugabilidad. Por ejemplo, ahora podremos utilizar los consumibles en la cantidad que queramos y no de una en una, ahorrándonos tiempo consumiendo almas. También podremos cambiar de pacto en cualquier hoguera sin problema alguno, sin tener que ir a la ubicación donde lo forjamos por primera vez.

No olvidemos el multijugador que permite hasta seis jugadores en esta ocasión, 4 compañeros y dos invasores, por lo que esperaros los combates más épicos, mejorando y haciendo más divertido si cabe este “Pvp” que tanto caracteriza a la saga Souls. Todo esto con servidores dedicados al fin, que aliviarán muchísimo el lag o las “caídas de conexión” un detallazo por parte de From Software.

Y entrando en la remasterización como tal, la misma está basada en la Prepare to Die Edition y que por tanto incluye el juego principal y su único DLC.

 

Gráficamente tenemos cambios notables. Pasamos de los 720p de Playstation 3 a 1080p en Playstation 4, mientras que en Playstation 4 Pro esta resolución aumenta hasta los 1800p. Además, contamos con mejoras en las texturas, efectos gráficos e iluminación, todo ello funcionando a 60 frames sin ninguna caída que hayamos notado en toda nuestra partida.

Si bien la remasterización, a nivel gráfico ( que no estético) no llega al nivel de lo que se ofreció en Dark Souls II : Scholar of the First Sin, cosa también lógica debido a que el primero es años más antiguo, aún y así, es un apartado muy logrado.

La banda sonora raya el mismo nivel que todos recordamos, con sus inmejorables melodías para los jefes y sus silencios mientras recordamos Lordran , acompañado de todo tipo de efectos de sonido y con voces en inglés, eso si, con subtítulos en completo español, que nos permitirán leer las interesantes descripciones de los objetos y seguir los diálogos sin problemas.

Conclusión

Dark Souls Remastered es la oportunidad perfecta para revisitar uno de los juegos más importantes de la generación pasada. Su mayor fluidez y resolución así como los añadidos que facilitan la jugabilidad y mejoran el modo online, es el mejor momento para volver a Lordran.

Para el nuevo jugador también es la oportunidad perfecta para conocer el origen de una de las franquicias más populares en el ámbito del RPG que existe ahora mismo en el mundo de los videojuegos, y si habéis jugado Dark Souls II, Dark Souls III, Demon’s Souls o incluso Bloodborne es una oportunidad de disfrutar de más contenido de calidad de From Software.

Author: Víctor González Valle

Gamer de nacimiento, amante del JRPG y redactor por vocación y en tiempos libres. Amante de Japón y los juegos RPG. Aprendiendo cada día.

Dark Souls Remastered

Dark Souls Remastered
8.8

Duración

8.9 /10

Jugabilidad

8.9 /10

Gráficos

7.9 /10

Sonido

9.1 /10

Diversión

9.0 /10

Pros

  • Las mejoras jugables aunque pocas, se agradecen.
  • Mantiene toda la esencia y contenido con un apartado visual más bello.

Cons

  • Los controles pueden resultar algo arcaicos en estos tiempos.