Análisis | Demon’s Souls – PS5

Análisis | Demon’s Souls – PS5

4 diciembre 2020 0 Por Alejandro Altaber

Volvemos al mundo de Boletaria en un excelente remake para redescubrir el origen del viaje, de un mito que consiguió establecer unas nuevas bases en los videojuegos. Conviértete en matademonios, domina las artes de la magia y la guerra, y recuerda, la muerte no es el fin, solo otro estado de tu ser.

Ficha Técnica

  • Título: Demon’s Souls
  • Desarrollador: Bluepoint Games / SIE Worldwide Studios
  • Editora: Sony
  • Distribuidor: Sony
  • Número de Jugadores: 1
  • Plataformas: PlayStation 5
  • PEGI: +18
  • Fecha de salida: 12 de noviembre de 2020
  • Idioma: Voces y textos en español
  • Género: Aventura, Acción, RPG

 

Son muchos los usuarios que decidieron aventurarse en la locura de From Software e Hidetaka Miyazaki con el primer Dark Souls, obviando por completo el origen de la leyenda, Demon’s Souls. Es cierto que tampoco han pasado tantos años como para que fue tan necesario un remake de la opera prima del estudio nipón, sin embargo un título tan revolucionario en la industria del videojuego sí merecía un lavado de cara para mostrar al mundo todas sus bondades y particularidades con el mejor aspecto gráfico posible.

Los creadores originales han dado su beneplácito a Bluepoint Games y Japan Studios para sacar adelante el remake mientras ellos permanecen plenamente centrados en el desarrollo de Elden Ring. Pese a ello, el estudio de Texas ya especializado en traer de vuelta clásicas joyas mediante remasterizaciones y remakes siempre trabaja respetando al máximo la estructura e ideas de la propuesta primigenia, salvo la habitual adaptación en el control y faceta audiovisual.

Demon’s Souls fue el comienzo de lo que actualmente es ya un género propio, ofreciendo un excelente diseño de niveles, un desafiante viaje repleto de sorpresas, una nueva forma de implementar la narrativa y brutales enfrentamientos ante espectaculares jefes finales.

Unas características que todos hemos interiorizado a lo largo de los últimos años, pero que en su arranque no tuvieron el reconocimiento suficiente por parte de la comunidad, siendo los pocos que apostaron por el proyecto de From Software los que finalmente consiguieron llevarlo al éxito en Japón, traspasar fronteras hacia territorio occidental, deslumbrar al resto del mundo y forjar un camino que nos ha brindado las experiencias más gratificantes que existen en nuestro amado entretenimiento.

Historia

11 años. En ese corto y reducido espacio de tiempo From Software ha creado diversos universos que ya forman parte de la historia de los videojuegos. La trilogía Dark Souls es la evolución más clara de Demon’s Souls con una misteriosa narrativa fragmentada donde gran parte de los acontecimientos más relevante se explican mediante la descripción de los objetos, escenarios o los propios jefes finales. Mención aparte merecen Bloodborne o Sekiro, ramificaciones perfeccionadas de la estructura principal que variaron en ambientación y jugabilidad, pero manteniendo el espíritu y devoción por los orígenes.

Remake con todas las letras excepto en el factor argumental. Es tal el respeto y admiración hacia dicha joya que han limitado su labor de actualización al terreno gráfico y la jugabilidad, sin añadir ni recortar contenidos, y mucho menos planificar futuros contenidos descargables.  La historia se mantiene completamente intacta y no tenemos una nueva oportunidad de visitar por fin esa sexta archipiedra destruida del Nexo central de Demon’s Souls, prefiriendo mantener indemne la esencia y no arriesgarse a producir un nuevo contenido que no siguiese la visión de From Software.

En la búsqueda por aumentar su poder, el rey Allant XII, monarca de Boletaria, canalizó las antiguas artes del alma y despertó a un demonio tan antiguo como el tiempo: el Anciano. Esta acción provocó que una niebla incolora se extendiera por toda la región, liberando a terroríficas criaturas hambrientas de almas humanas. Aquellos cuyas almas les fueron arrebatadas perdieron la cordura y solo les quedó el deseo de atacar a quien aún la conserve.

Ahora, Boletaria está aislada del mundo exterior, y los caballeros que se atreven a penetrar la densa niebla para liberar la región desaparecen para siempre. Encarna a un guerrero solitario y adéntrate en la peligrosa niebla, donde deberás enfrentarte a los desafíos más difíciles para ganarte el título de “matademonios” y devolver al Anciano a su letargo. Una épica historia con la típica narrativa del estudio japonés, aunque más clara que en el original aportando datos e información adicional para la mejor comprensión por parte de los recién llegados.

Por otro lado, hablar de duración en Demon’s Souls es algo bastante complicado pues todo depende de la habilidad del propio usuario para superar cada zona y jefe final, aunque se puede estimar en unas 30-35 horas para superar la primera partida, si bien merece la pena un NG+ y NG++ para completar todo el contenido, conocer todas las variantes en acontecimientos secundarios, etc.

Jugabilidad

El viaje de esta maravillosa aventura arranca de la misma forma que hace 11 años, con una majestuosa cinemática de introducción que narra los hechos originarios para posteriormente dar paso a un editor de personajes completamente renovado y que incluye un sinfín de opciones para modificar la apariencia física del protagonista, disponiendo de hasta 16 millones de combinaciones a la hora de diseñar el aspecto, además de elegir la clase inicial que definirá el reparto de estadísticas, armas disponibles al empezar, objetos equipados, etc.

De esta forma llegaremos a los exteriores del Palacio de Boletaria para comenzar un majestuoso remake que destila cariño, respecto y devoción por la obra de PS3. Cada enemigo, objeto, secreto, arma o trampa está situada en el mismo lugar que en el original, siendo una adaptación perfecta que ‘solo’ ha tomado las bases para convertirlas en una experiencia excelente e indispensable en el lanzamiento de PS5.

Para aquellos que se perdieran esta entrega y se adentrasen en la serie a través de Dark Souls, cabe destacar algunos detalles que fueron modificados en el pasado para hacer evolucionar su jugabilidad. En primer lugar en Demon’s Souls no existen los famosos frascos de estus, sino que podemos acumular infinitas hierbas de curación que son consumibles, es decir, cuando se terminan debemos ‘farmear’ en puntos anteriores o bien sufrir en el avance hasta encontrar nuevos objetos de sanación.

Asimismo, una ‘build’ centrada en la magia es una magnífica opción para los recién llegados, pues su poderío está bastante ‘roto’ y puedes acabar con enemigos y jefes con unos pocos toques sin apenas padecer. Y por último está el ya extinto sistema de tendencias, empleado solo en esta entrega y que provoca cambios en el mundo del juego según nuestras acciones, pasando de ‘Tendencia Blanco’ a ‘Tendencia Negro’ al derrotar un jefe, derrotar a un NPC clave en su forma de espectro rojo, eliminar al Demonio Primigenio del Mundo concreto, matar a un jugador invasor, morir en forma humana, etc.

Sabíamos que Bluepoint Games tenía un difícil desafío para igualar el ‘feeling’ del control, movimientos y animaciones, mucho más pausado que en los siguientes trabajos que realizó From Software, sin embargo, han clavado a la perfección cada sensación en el combate. En Demon’s Souls hay que tener cuidado con cada estocada, el lanzamiento de cualquier hechizo o calcular al milímetro el tiempo de respuesta en un ‘parry’ o esquiva, si no aparece rápido en pantalla un mensaje que todos conocemos y sufrimos.

Por desgracia, tal respeto por la obra primigenia tiene un precio, y en este caso lo pagan los jefes finales. Como decíamos, Demon’s Souls es el origen de un mito, y con el paso de los años el estudio japonés y el genio creador Hidetaka Miyazaki fueron aprendiendo de los errores y comentarios por parte del ‘feedback’ de la comunidad. Aquí los jefes finales presentan patrones de movimientos y técnicas bastante simples, sin ningún cambio de fase en mitad del combate al quitarle parte de la salud, transformaciones, mayor agresividad, etc. El comportamiento es idéntico en todo momento y cuando se le coge el truco y memorizas una buena estrategia no sueles hallar mucha oposición para llevarte su alma.

Aun así, como remake se han introducido multitud de ajustes y mejoras que afectan de manera inconsciente en el gameplay. Por ejemplo, la versión de PS3 sudaba por mantener una tasa estable de 30 imágenes por segundo, y en PS5 el modo rendimiento ofrece con rotundidad un rendimiento de 60 imágenes por segundo. Esto se traduce en una exquisita fluidez en los combates, a lo que sumado al amplio set de nuevas y espectaculares animaciones, hacen que el nuevo Demon’s Souls brinde un control inmejorable donde es mucho más sencillo llegar a golpear con éxito gracias a la renovada caja de impactos en los enemigos. Y por si fuera poco, la defensa gana en efectividad al poder rodar en ocho direcciones en vez de solo en cuatro.

Todos estos cambios se agradecen desde el punto de vista de la accesibilidad a la hora de moverse por los menús, cambiar de equipamiento, utilizar objetos, etc. Pese a ello, sigue siendo un tanto farragoso el sistema de almacenamiento de objetos y la interfaz en pantalla podría haberse dotado de la personalidad que merecen estos títulos tan especiales en términos narrativos.

20200507094235

En materia jugable también hay novedades, pues el online ha sido ampliado para permitir disfrutar en una sola partida de hasta un máximo de 6 jugadores, que incluyen el propio host, compañeros que ayudan a completar la fase e invasores que quieren matar al host. Y no podía faltar la mención a otras particularidades como el modo Fracturado, el modo Espejo o la opción de cambiar la apariencia y guardar bases de personaje, donde se echa en falta la posibilidad de por ejemplo reiniciar las estadísticas y niveles del personaje, si bien no estaba en el original pero habría venido muy bien como alternativa en la bienvenida de muchos usuarios.

Por otro lado, han introducido un elaborado modo Foto en el que podemos ocultar o mostrar armas y cascos, quitar del todo a tu personaje para captar el escenario, hacer una pose, cambiar de expresión y modificar los ajustes de la cámara, acercar o alejar el zoom, añadir grano de película o desenfocar a tus amigos. De la misma forma, todos los filtros también están disponibles durante el juego normal, fuera del modo Foto, incluido uno diseñado para alterar el brillo, el contraste y los niveles de color para asemejarlos al máximo al juego original para PS3, por si prefieres un estilo más clásico.

Como no podía ser menos, Bluepoint Games  saca el máximo partido de las exclusivas funcionalidades y características del DualSense. Gracias a la potencia de la retroalimentación háptica sentimos en nuestras manos cada ataque asestado a los majestuosos jefes finales, las flechas que pasan silbando cerca de tu cabeza, la energía mientras conjuras hechizos oscuros y realizas milagros, etc. Quizás no es el caso donde más llega a emprimirse del catálogo inicial de PS5, pero sí es un cambio espectacular respecto al sistema de vibración que tenía el Dualshock 4.

Asimismo, el SSD de PS5 elimina casi por completo los tiempos de carga, viajando entre mundos y regresando una y otra de la muerte de formai instantánea. Lo mismo ocurre al continuar la partida cuando accedemos al juego, no hay tiempo físico para saltar el DualSense antes de seguir avanzando por el reino de Boletaria. Otros de los aspectos relevantes del salto a PS5 es el ‘Tempest 3D AudioTech’ con auriculares compatibles, el audio 3D inmersivo que permite escuchar los horrores que acechan en cada esquina del escenario, localizar bolas de fuego y flechas que vuelan hacia tu cabeza. En resumidas cuentas, lleva la experiencia de juego e inmersión a un nivel inigualable.

Gráficos y Sonido

Audiovisualmente es donde más licencias se ha tomado Bluepoint Games a la hora de desarrollar el remake de Demon’s Souls, el cual ya os adelantamos que solamente era posible desarrollar para la nueva generación de consolas. La compañía estadounidense ya nos dejó con la boca abierta con su anterior trabajo en Shadow of the Colossus, pero esta vez han subido el listón reinterpretando con maestría el característico arte de la obra de From Software.

Los otros dos ‘exclusivos’ que presenta PS5 también se han publicado en PS4 con los evidentes recortes gráficos, no obstante, son desarrollos intergeneracionales que no han sido pensados en exclusiva para exprimir las posibilidades de la nueva consola. Demon’s Souls ha sido concebido con la intención de plasmar el oscuro y cruel mundo al máximo detallado posible, dándole así todavía más importancia a la narrativa ambiental que destila cada objeto, construcción y paraje de la tétrica aventura.

El Nexo, el Palacio de Boletaria, la Torre de Latria, la Isla de la Tormenta, el Valle de la Corrupción… No importa el escenario que recorramos, cada uno de ellos ha sido rehecho para volver a ofrecer una experiencia sobrecogedora. Pero lo más complicado de todo no es simplemente la actualización gráfica que consigue desmarcarse como el principal referente a día de hoy, sino llegar a plasmar la especial ambientación e identidad propia de cada inspirada zona del original.

Aun así, no podemos obviar que el sistema de iluminación es simplemente una auténtica pasada, los efectos visuales y ambientales en pantalla son sobrecogedores, las animaciones respetan cada movimiento mediante una fluidez extrema, el nivel de texturas es de una calidad sensacional tanto en entornos cerrados y estrechos como en amplios lugares abiertos, o que el uso e implementación del HDR es de los más bestiales que hemos visto nunca.

PS5 apunta a ser la generación donde se instaurará el 4K como resolución estándar de los triple A, por ello Bluepoint Games ha preparado para la ocasión dos modos gráficos diferentes, el modo resolución a 4K de forma nativa y 30 FPS; y el otro, el que denominan ‘rendimiento’, establece con rotundidad los 60 fotogramas por segundo con resolución 4K dinámica. Hemos probado ambas variantes para comprobar las diferencias, no obstante la decisión ha sido muy sencilla. El modo rendimiento es el idóneo para una propuesta como Demon’s Souls, donde la fluidez de movimientos, timing y aprovechamiento del DualSense es indescriptible a 60 fps totalmente robustos, sin notarse prácticamente nada la diferencia visual.

En la vertiente sonora se ha hecho una labor de ingeniería, contando con 120 de los mejores músicos y coristas del mundo, quienes han grabado de nuevo los temas de la banda sonora en los reconocidos Air Studios de Londres. Es sabido por todos que uno de los elementos más emblemáticos de Demon’s Souls y que ha posteriormente ha continuado presente en cada obra de From Software, es la forma que tiene el título de utilizar el sonido y la música, combinando con maestría momentos épicos muy concretos seguido de la completa ausencia, provocando sensaciones únicas en el usuario y un sentimiento de soledad y desesperación.

A pesar de la genial labor, como bien dicen las comparaciones son odiosas, y existiendo la banda sonora original compruebas el cambio drástico que han sufrido las melodías perdiendo en cada brutal enfrentamiento un ápice del espíritu y épica de las originales. Con este comentario no queremos echar por suelo el resultado final de la música creada por Bluepoint, solo que los seguidores más añejos notarán la diferencia y se hubiese agradecido un selector entre ambas bandas sonoras.

Donde no han fallado es en el sonido ambiental. El crujido de la madera, una gota de agua, llantos resonando en la oscuridad, el crepitar del fuego o el chocar de los metales,  cientos de nuevos efectos potenciados encima por el maravillosos altavoz del DualSense y el uso que hace de la tecnología de audio 3D de la consola, por lo que es muy recomendable jugar con unos buenos auriculares. Asimismo y como toda producción exclusiva de PlayStation, llega con fantástico doblaje de las voces al español, contando con los mejores actores e interpretaciones que se pueden encontrar en el sector. No obstante, los máspuùristas pueden ir al selector y escoger las voces en inglés, pues se ha vuelto a apostar por el reparto original para regrabar todas las líneas de diálogo.

Conclusión

Sobresaliente. No hay otra palabra para definir la magnífica obra que ha firmado Bluepoint Games en su estreno para PlayStation 5. Demon’s Souls fue uno de los títulos más asombrosos del extenso catálogo de PlayStation 3, y este remake no hace más que ensalzar las bondades del original para encima engrandecerlo mediante multitud de acertadas mejoras y novedades en todos los aspectos.

A pesar de haber disfrutado la experiencia hace no demasiado tiempo, ha sido una auténtica gozada volver a caminar por los preciosos escenarios, enfrentarnos a queridos jefes finales y gozar con su inigualable banda sonora. Demon’s Souls para PS5 es el primer gran título desarrollada en exclusiva para la nueva generación de consolas, y si este es el nivel que van a mantener las creaciones del grupo PlayStation Worldwide Studios en los próximos años, nos espera un continuo carrusel de excelentes videojuegos que pondrán a la industria en la cima del entretenimiento.

Author: Alejandro Altaber

Redactor en RegionPS.com desde enero de 2012

Demon's Souls

69,90€
9.5

Historia

9.0/10

Jugabilidad

9.5/10

Gráficos

9.5/10

Sonido

9.5/10

Diversión / Duración

10.0/10

Pros

  • El primer gran juego creado exclusivamente para la nueva generación
  • Exquisito trabajo de recreación del apartado artístico en escenarios, enemigos y ambientación
  • Sobresaliente evolución en todo el conjunto, potenciando las funciones multijugador
  • Pese a incluir el modo resolución, es una delicia pasar al modo rendimiento y disfrutar de la suavidad de los 60fps
  • Inexistentes tiempos de carga con el SSD e implementación del DualSense

Cons

  • El elenco de jefes es el más básico de todos los juegos de From Software
  • Pérdida de esencia en la interfaz en pantalla y menor épica en la banda sonora