Análisis | Dragon Ball Z: Kakarot

Análisis | Dragon Ball Z: Kakarot

21 enero 2020 0 Por Alejandro Altaber

CyberConnect2 recrea con maestría la historia completa de Dragon Ball Z ofreciendo el juego más completo de un anime hasta la fecha. Tras su excelente labor con Naruto se atreven con la obra de Akira Toriyama para encima adentrarse en el terreno RPG, destacando por sus espectaculraes combates, buen sistema de progresión y exploración adaptada a la narrativa.

Ficha Técnica

  • Título: Dragon Ball Z: Kakarot
  • Desarrollador: CyberConnect2
  • Editora: Bandai Namco
  • Distribuidor: Bandai Namco
  • Número de Jugadores: 1
  • Plataformas: PlayStation 4, Xbox One y PC
  • PEGI: +12
  • Fecha de salida: 17 de enero de 2020
  • Idioma: Voces en inglés y japonés. Textos en español
  • Género: Acción, Aventura, RPG

 

La obra de Akira Toriyama ha recibido incontables videojuegos a lo largo de toda su historia, no obstante, Dragon Ball Z: Kakarot es la propuesta que más apela a la nostalgia repasando con maestría todo el argumento de la serie principal.

Goku y sus amigos han pasado por multitud de plataformas haciendo frente a diferentes géneros como el sistema de batalla por cartas, bet’em up, estrategia, plataformas, ‘gacha’, lucha 2D y 3D, Action RPG, aunque jamás se había sentido tan en forma como en la presente generación de consolas. Dragon Ball Xenoverse 2, Dragon Ball FighterZ y ahora Dragon Ball Z: Kakarot plantean experiencias sumamente diferentes de una calidad exquisita, tanto en diseño jugable como en cantidad de contenidos y cuidado mediante un trabajado plan de actualizaciones.

En todos estos desarrollos han participado los estudios más importantes del país nipón como Dimps, Spike Chunsoft o Arc System Works, sin embargo, todavía faltaba el que ha llevado la serie Naruto al éxito en el terreno de los videojuegos, CyberConnect 2. Xenoverse 2 se acerca al rol mediante una narrativa propia alejada de la original, mientras que FighterZ se define como un título de lucha puro y duro.

Por ello el equipo japonés dirigido por Hiroshi Matsuyama apuesta por el ARPG y las cuatro principales sagas de Dragon Ball Z, dándole su toque personal con escenas y personajes inéditos. Siendo fieles a la esencia y argumento del manganime han suya la obra para dar una visión alternativa, crear un gran mundo en base a su magnífica historia y expandiéndola en otros frentes para, en definitiva, firmar un título indispensable para los seguidores del género y amantes de Dragon Ball.

Historia

Dragon Ball Z: Kakarot cubre toda la historia de Dragon Ball Z, es decir, desde la llegada a la tierra de Raditz hasta el enfrentamiento definitivo ante Majin Buu, pasando por los correspondientes arcos de Freezer, Celula y los Androides y finalizar por la batalla ante Buu.

Un argumento conocido por todos los seguidores de la serie, que sorprende por la trabajada narrativa y lo bien contados que están todos los acontecimientos que rodean a los personajes principales. Dragon Ball Z: Kakarot no duda en pararse un tiempo para explicar con todo lujo de detalles la evolución de los sucesos, haciendo hincapié en lo verdaderamente relevante y mostrar la evolución de las relaciones, personalidad y poder de Goku, Gohan y los demás Saiyan.

Eso sí, CyberConnect 2 se toma algunas licencias dejando de lado algunas subtramas o momentos importantes de la aventura por el bien de no cortar innecesariamente el ritmo y sacar de la aventura al jugador. Son pequeños detalles que se llegan a comprender y perdonar cuando posteriormente disfrutas de los combates más míticos mediante una recreación y puesta en escena que te dejan sin aliento.

En cuanto a la duración, finalizar los cuatro arcos argumentales nos puede costar unas 35 horas de partida que se amplían fácilmente al completar las tareas secundarias que aparecen durante las misiones principales de cada saga y también en los denominados ‘intermedios’, momentos de descanso o ‘in pass’ que permiten explorar el mundo con total libertad y tranquilidad entre saga y saga.

Jugabilidad

En el terreno puramente jugable, Dragon Ball Z: Kakarot es un RPG de acción cuyo principal atractivo es la total libertad para explorar las principales localizaciones del universo de la serie. Más allá de las épicas batallas y de su sistema de combate, es prioridad explicar las posibilidades que ofrece el Dragon World.

Exploración libre, misiones secundarias, conversaciones con personajes de toda la saga, caza de animales, recolección de materiales e ingredientes, pesca, cocina de platos y menús de comida para elevar las estadísticas, entrenamiento para el aprendizaje de nuevas técnicas en los personajes jugables, minijuegos, búsqueda de las bolas de dragón y otras actividades definen la estructura principal de Dragon Ball Z: Kakarot, que se aleja de la linealidad de otras producciones de la franquicia para coquetear con el mundo abierto.

De hecho, cada arco argumental está definido en un ‘minimundo abierto concreto, con sus propias misiones secundarias perdibles si no las llevamos a cabo en el momento oportuno. Cada uno de ellos se ambienta en un determinado lugar acorde al momento en que esté situada la historia, pero básicamente es posible explorar con libertad a pie, volando, en vehículos e incluso en nube mágica Kinton visitando los lugares más emblemáticos y conversando con los personajes más relevantes. De esta forma CyberConnect 2 construye un mundo que evoluciona naturalmente siguiendo el ritmo de la aventura y la sucesión de acontecimientos.

De todas las actividades que hemos listado en los párrafos anteriores, cabe hacer hincapié en las misiones secundarias. Es aquí donde el equipo de CyberConnect2 ha querido ir un paso más allá para mostrar partes de la historia o universo quizá menos relevantes pero que hacían más especial si cabe la narrativa de Dragon Ball.  Como hemos dicho, son perdibles, ya que están directamente relacionadas con la trama que estemos jugando. No obstante, a nivel de diseño en cuanto a objetivos están poco inspiradas limitándose a peleas con enemigos menores, hallazgo de ciertos objetos o realizar un minijuego, pero vale la pena invertir ese tiempo para terminar con una sonrisa al recordar los bonitos momentos que ofrecían personajes secundarios de la serie.

 

Llega el turno del plato fuerte de Dragon Ball Z: Kakarot, los fascinantes combates y las mecánicas introducidas en la propuesta. Como RPG de acción, las batallas no se pueden comparar con Dragon Ball FighterZ o Dragon Ball Z: Budokai Tenkaichi, sino que se acerca más a Dragon Ball Xenoverse y sobre todo a la influencia de sus creadores, Naruto Ultimate Ninja Storm.

Aun así, CyberConnect2 ha decidido simplificar un poco más la fórmula dejando de lado las laboriosas combinaciones para combos y técnicas, destinando cada uno de los botones a los golpes cuerpo, ráfagas de Ki, esquiva, recarga de energía, movimientos de personajes de apoyo, transformaciones, uso de objetos consumibles y ataques especiales.

Tampoco falta un grupo de apoyo en combate a los cuales ordenar atacar con el movimiento especial que deseemos, diseñando combos para ejecutar con varios personajes. CyberConnect2 ha logrado así un sistema muy entretenido, dinámico y variado que promete ser muy divertido y fiel a los combates más épicos de la serie y perfectamente pensado dentro del género RPG.

Comparados con otras obras de la franquicia se queda un tanto corto en términos de profundidad jugable, sin embargo, resulta tremendamente entretenido combatir e ir usando las nuevas y poderosas técnicas de los personajes tal y como progresa la aventura. En cuanto a la dificultad, no existe un selector antes de comenzar, y manteniendo un nivel similar al de los enemigos, la experiencia se global se hace bastante asequible salvo alguna batalla puntual que caerá de nuestro lado habiendo asignado previamente ciertos consumibles curativos.

Los elementos de rol y progresión de los personajes son el último pilar del RPG. Goku, Krillin, Piccolo, Gohan, Vegeta y compañía evolucionan mediante puntos de experiencia obtenidos en las batallas principales, misiones secundarias, o bien automáticamente para balancear la aventura cuando dicho protagonista lleva mucho tiempo fuera de la acción. Esto permite aprender nuevas técnicas especiales y elementos pasivos desbloqueables mediante el uso de los orbes Z. Eso sí,  el aprendizaje de ciertos ataques especiales queda reservado para los puntos de entrenamiento repartidos por el mapeado, donde deberemos superar un enfrentamiento ante las sombras de varios personajes al mismo tiempo, normalmente tres.

Asimismo, tienen mucha importancia los tableros del muro de la comunidad, donde colocaremos los emblemas de todos los personajes de Dragon Ball para potenciar distintas categorías y activar mejoras pasivas que afectan a todos los apartados del juego, tanto la exploración, combate como progresión. Un toque interesante es la relación y afinidad entre ellos, pues si los colocamos en casillas cercanas se activan efectos adicionales que potencian los atributos y habilidades.

Gráficos y Sonido

Gráficamente Dragon Ball Z: Kakarot es un título que te deja con la boca abierta durante las secuencias de vídeo de las batallas más espectaculares de la serie, y a la vez defrauda un poco en su componente más aventurero, pero es mejor ir comentándolo por partes.

CyberConnect 2 apuesta por un estilo gráfico que dominan a la perfección, el ‘cel-shading’. El estudio nipón sorprendió a todos con la tremenda evolución en la serie Naruto con el paso de los años, el cambio de plataformas y la correspondiente mejora de la tecnología. Los modelados de los personajes son fantásticos, mientras que los movimientos y animaciones durante la batalla son una auténtica pasada. Quizás en ciertos instantes no está a la altura, pero en los sucesos más importantes de la serie la recreación es simplemente inigualable y seguramente superior a la animación del anime original.

Como hemos dicho, los efectos en combate y cinemáticas son asombrosos, pero al pasar a la movilidad por el mundo abierto y la interacción con los distintos elementos del escenario, el nivel y acabado gráfico baja considerablemente con personajes secundarios poco inspirados, parajes un tanto desangelados y falta de atención en los detalles. Ciertamente es un problema bastante repetido en las producciones niponas y sobretodo en el JRPG, que destacan en lo ‘micro’ y no llegan a lo esperado en lo ‘macro’.

Asimismo, se echa en falta una elaborada destrucción de los escenarios, rotura de ropa, daños en tiempo real y otros elementos que están relacionados con la violencia general de la aventura, que se ha reducido para lanzarse mediante un PEGI + 12 y así llegar a un público más amplio.

Los extensos tiempos de carga son otro de los problemas técnicos, si bien Bandai Namco ya ha confirmado una actualización para los próximos días. En relación a ello tenemos el rendimiento, perfecto en su versión de PlayStation 4 y completamente fluido sin caídas de ningún tipo tanto en los combates como en la exploración. En cuanto al sonido, Dragon Ball Z: Kakarot trae consigo una buena selección de los temas de la banda sonora original tanto instrumental como vocal.

Igualmente, no se le puede poner ninguna pega a los efectos de sonido y el resto de melodías inéditas, que encajan a la perfección con el tono del juego. Por último, comentar que llega con doblaje en inglés, pero el verdaderamente recomendable es el japonés contando con el equipo de actores habituales para los personajes. No nos olvidamos de los subtítulos en inglés, francés, italiano, alemán, español, ruso, polaco y árabe, aunque la traducción de los textos a nuestro idioma tiene algunas inconsistencias un tanto complicadas de comprender y justificar.

Conclusión

Dragon Ball Z: Kakarot es sin lugar a dudas la mejor recreación de un manganime llevado al terreno de los videojuegos. La relación entre Bandai Namco y CyberConnect 2 era casi una apuesta segura, y tras el excelente trabajo con la saga Naruto, han firmado ahora la mejor propuesta de su historia. La obra de Akira Toriyama se merecía un estudio de desarrollo de elevada categoría, y tras haber disfrutado durante más de 40 horas de la historia completa de Dragon Ball Z, podemos asegurar que el resultado conseguido está a la altura de la legendaria serie.

Es cierto que no es perfecto y son evidentes ciertos fallos a nivel técnico y jugable, pero la experiencia es tan sumamente satisfactoria que es muy fácil olvidarse de ellos en plena partida. La industria del videojuego se supera día a día, pero Dragon Ball Z: Kakarot ya alcanza un acabado sobresaliente en la recreación de los combates más espectaculares del manga, siendo casi un calco gráfico y sonoro del original. Xenoverse, FighterZ y ahora Kakarot son un tridente excepcional que define a la perfección el estado de Dragon Ball en pleno de 2020, que sigue acaparando portadas tras más de tres décadas de inolvidables aventuras. Dragon Ball Z: Kakarot cierra así una generación increíble, y seguro que PlayStation 5 y Xbox Series X siguen dejándonos experiencias igual de imprescindibles e incluso mejores.

Author: Alejandro Altaber

Redactor en RegionPS.com desde enero de 2012

Dragon Ball Z: Kakarot

59,95€
8.7

Historia

8.5/10

Jugabilidad

8.5/10

Gráficos

8.5/10

Sonido

9.0/10

Diversión

9.0/10

Pros

  • La historia completa de Dragon Ball Z recreada con todo lujo de detalles.
  • Exploración, combates, rol y progresión. Un gran debut en el terreno RPG.
  • Combates y mecánicas idóneas para Dragon Ball. Controles sencillos, fáciles de aprender y ejecutar las técnicas más potentes de Goku y sus amigos.
  • Inclusión de temas originales de la banda sonora e insuperable doblaje al japonés.
  • Asombroso estilo visual cel-shading que destaca en combates y cinemáticas...

Cons

  • ... pero deja que desear en su faceta más abierta
  • Excesivos tiempos de carga que serán solventados en próximos parches
  • Poca variedad de objetivos en las misiones secundarias