Análisis | Dragon Quest XI S: Definitive Edition

Análisis | Dragon Quest XI S: Definitive Edition

21 diciembre 2020 0 Por Víctor González Valle

Square Enix relanza Dragon Quest XI: Ecos de un pasado perdido con multitud de novedades y mejoras en lo que ellos prometen como la “edición definitiva”.

Ficha Técnica

Título: Dragon Quest XI S: Definitive Edition

Desarrollador/Editor: Square Enix

Distribuidor: Koch Media

Número de Jugadores: 1

Plataformas: PlayStation 4, Xbox One, Nintendo Switch y PC

Género:JRPG

Dragon Quest se caracteriza por ser uno de los primeros JRPG de la historia, creado por Enix y creado por Yuji Horii, esta primera entrega fue lanzada en el ya lejano 1986 para la Famicom, o como aquí la conocemos , la NES. Por supuesto ni Enix ni Horii esperaban el tremendo éxito que tendría dicho juego, y que llevaría a decenas de secuelas, spin offs, mangas e incluso un anime que muchos recordaran como Las aventuras de Fly.

En occidente no recibimos apenas entregas de la saga, algunas en América bajo el nombre de Dragon Warrior pero el estallido en estas tierras fue con su octava entrega para Playstation 2, Dragon Quest: El periplo del rey maldito. Este JRPG nos cautivó a todos por su bonita historia, sus carismáticos personajes diseñados por el mismísimo Akira Toriyama, autor de obras como Dragon Ball o Dr. Slump, su gran mundo repleto de rincones por explorar y el respeto a los juegos de rol de antaño que siempre destila esta franquicia.

En septiembre de 2018 llegó a Playstation 4 y PC Dragon Quest XI: Ecos de un pasado perdido, cosechando gran éxito de crítica así como de ventas, convirtiéndose en una de las entregas de la franquicia más queridas en occidente especialmente.

Cabe comentar, que exceptuando los añadidos que comentaremos a continuación y ciertos cambios en el ámbito gráfico y musical del producto, estamos ante el mismo juego que recibimos en 2018 , por lo que parafrasearemos muchos pasajes de nuestro análisis de la versión original y comentaremos las novedades para que los que ya dispongáis de esa versión, meditar si os convencen los cambios lo suficiente como para adquirir esta nueva edición.

En Dragon Quest XI S: Definitive Edition encarnaremos a un nuevo “Héroe” que porta una extraña marca en la mano de nacimiento y que deberá enfrentar a las fuerzas de la oscuridad después de muchos años de paz. Paz que se logró gracias a un poderoso héroe que enfrento a estas fuerzas y las derrotó y se le conoció desde aquel momento como el Luminário, y que es el elegido de Yggdrasil, el árbol que se encuentra en el centro del mundo.

Nuestro héroe, por ciertas circunstancias, deberá abandonar su aldea natal para embarcarse en un viaje por todo el mundo mientras combate el retorno de las fuerzas del mal y es perseguido por el reino de Heliodor, por lo que en esta ocasión seremos héroe y fugitivo a la vez.

Jugabilidad

Dragon Quest XI S: Definitive Edition  es un título muy conservador respecto a todas las entregas principales anteriores, con algún que otro añadido. Esto no es ni negativo ni positivo. El que busque un juego innovador está claro que aquí no encontrará su juego, ya que Dragon Quest XI se dedica a coger sus mecánicas y aspectos principales de anteriores entregas y a mejorarlos más si cabe, dando resultados muy satisfactorios.

Estamos ante un JRPG por turnos totalmente clásico donde controlaremos a nuestro Héroe por diversos mapeados de gran tamaño ( eso si, separados por tiempos de cargas, que si jugáis en Playstation 5 mediante la retrocompatibilidad, son prácticamente inexistentes). Por esos escenarios encontraremos además de nuestro camino para continuar la historia, multitud de lugares secundarios donde conseguiremos tesoros que pueden ser equipamientos, objetos o mazmorras secretas.

Dispondremos de multitud de ciudades y aldeas donde tendremos las típicas tiendas donde comprar nuestro equipamiento y objetos así como guardar la partida en las ya conocidas iglesias o aceptar diversas misiones secundarias que nos ofrecerán los NPC que pueblan esos escenarios.

Por los grandes entornos también encontraremos fogatas donde descansar y pasar la noche, pudiendo utilizar allí una forja donde crear equipamiento mediante un divertido minijuego que consiste en golpear el material fundido lo suficiente para crear el objeto.

Para desplazarnos por los grandes escenarios podremos ir a pie o con nuestro fiel corcel, algo que nos permitirá movernos mucho más rápido e incluso “atropellar” a los enemigos más débiles, evitándonos muchos combates innecesarios.

Por los entornos pulularán los enemigos, así que en esta ocasión abandonamos por fin los combates aleatorios y nosotros decidiremos cuando y contra quien luchar, pudiendo huir de los combates e incluso empezarlos quitándole  vitalidad golpeándolos a tiempo antes de empezar los mismos.

Estos combates serán por turnos puros y duros, y aunque en esta ocasión tendremos dos cámaras, siendo la clásica idéntica a la de Dragon Quest VIII, que se centrará en enfocar los ataques de las maneras más espectaculares posibles. También tendremos una nueva cámara que nos permitirá mover a nuestro personaje por el escenario de combate, delimitado por unas líneas, y que nos dará algo más de libertad de movimiento, pero que no afectará al desarrollo de la misma.

Cada personaje tendrá su propio equipamiento y estilo de combate. Llevando hasta a cuatro a la vez por batalla, tendremos todo tipo de habilidades, conjuros curativos y ofensivos así como capacidad de defendernos o utilizar diversos objetos para ayudarnos.

La primera de las novedades que encontraremos en los combates, es que podremos cambiar los miembros del equipo en cualquier momento, no solo fuera de la batalla si no en la misma, pudiendo así adaptarnos a cada situación con los personajes que más nos convenga, ya sea si queremos ir totalmente a la ofensiva, o por si queremos sacar a algún personaje más “sanador” a salvarnos de los peores momentos.

Otra de las novedades del sistema de combate es el sistema de inspiraciones, un sistema que a priori parece aleatorio. Y es que este modo es una especie de explosión de poder que durará varios turnos y que se activará bajo ciertos condicionantes, pero que no podremos controlar, a cambio de esto, este estado durará más de un combate.

En este estado aumentarán todas nuestras estadísticas y lo más importante, nos permitirán desencadenar espectaculares ataques combinados entre dos personajes e incluso entre tres. Hay gran variedad de estos ataques y los iremos aprendiendo conforme mejoremos a nuestros personajes.

Y es que al final de cada combate recibiremos la experiencia y oro de rigor que nos permitirá subir de nivel, aumentar nuestras estadísticas así como utilizar puntos de destreza en unos tableros que nos permitirán aprender nuevos ataques, magias o habilidades pasivas que siempre ayudarán en cada uno de los combates.

En esta nueva versión “definitiva” encontraremos un equilibrio mayor en los combates así como la experiencia obtenida, y nueva maneras de obtener la misma, ahorrándonos bastante tiempo de farmeo que a nuestro gusto mejore la experiencia de juego

No queremos indagar mucho más, pero tendremos más métodos de viaje y multitud de minijuegos que alargarán la duración del título , que ya de por si nos puede durar entre 50 y 60 horas si vamos solo a la historia, pero que con todos los eventos extra se nos puede alargar muchísimo más.

Cabe comentar que a todo el contenido del juego original, que se mantiene intacto en esta versión, encontramos mucho más, nuevas misiones que nos permitirán conocer más a fondo a nuestros personajes o las “Misiones Draconianas”, que se pueden activar al empezar una nueva partida y que son modificadores del juego para cambiar nuestra experiencia con limitaciones como no poder comprar, no huir de los combates, aumentar la dificultad de los combates o incluso recibir menos experiencia. Todo para que nuestra partida sea todo lo difícil que queramos, arreglando una de las quejas que recibió el original y es que era un juego relativamente sencillo en general.

Gráficos y sonido

Es en este apartado donde encontramos los mayores cambios y novedades. Para empezar por lo más lógico, el juego es un port directo de la versión de Nintendo Switch, por lo que el apartado gráfico se ve afectado respecto a la versión anterior. Esto lo notaremos en recortes en la distancia de dibujado, menos cantidad de polígonos en personajes y escenarios o iluminación y efectos gráficos menos detallados.

Esto de por si puede ser algo muy negativo, y desde luego positivo no es, ya que lo ideal habría sido lanzar todo el contenido nuevo como DLC y mantener la base que ya teníamos del juego de 2018, pero Square Enix comenta al respecto que el cambio de motor no permitía portear fácilmente el juego por eso su venta por separado. En cualquier caso, pese a que existen estos “recortes” , realmente es difícil notarlos si no tenemos las dos versiones lado a lado, el juego sigue siendo muy bonito y colorido, en PS4 Pro y PS5 funciona a 60 frames estables y las demás novedades podrían justificar este pequeño “sacrificio”.

Y es que a nivel técnico  contamos con una gran novedad que es el poder disfrutar del juego en 2D en un modo inspirado por los juegos de la franquicia de 16-BITS. Activando este modo (no se puede en cualquier momento, debemos acudir a un lugar para cambiar entre 3D y 2D) el juego funcionará como un JRPG clásico en dos dimensiones repleto de sprites y poblados que nos sacarán el lado más nostálgico, esto sin duda es un extra muy apetecible que hace ver todo el título con otros ojos e incluso incita a rejugarlo para ver las diferencias entre los dos modos.

A nivel sonoro encontramos cambios mayores, y para mejor. En esta ocasión, la banda sonora compuesta por Koichi Sugiyama se ha reorquestado completamente, abandonado los sonidos más “arcaicos” a los que acostumbra la franquicia en Japón y dándoles una epicidad y una cálida mucho mayor que en la versión original.

Por otra parte al doblaje en inglés que ya tenia el título de 2018 se une por fin doblaje japonés. Y es que en la versión original, solo podíamos escoger entre doblaje inglés o sin voces, a lo clásico, por lo que añadir doblaje japonés, algo que pega mucho con la estética del juego, es un gran acierto, permitiéndonos sumergirnos más en el mundo de este entrañable juego. Todo ello por supuesto acompañado de una traducción de los textos en castellano, por lo que no tendremos problemas en seguir esta entrañable historia, que se nos quedará marcada a fuego una vez terminemos.

Conclusión

Dragon Quest XI S: Definitive Edition es una versión más extensa y grande del juego lanzado por Square Enix en 2018. Si bien puede no ser un incentivo excesivamente grande para quien adquirió el juego original, y más cuando no hay ninguna manera de conseguir este contenido mediante DLC, si no que tenemos que comprar el juego otra vez si queremos disfrutar de estas novedades, algo que ya cada jugador debe decidir si son suficientes o no para justificar la compra.

Para los que no hayan jugado Dragon Quest XI este es el momento perfecto para dejarse llevar por estos personajes durante cientos de horas de diversión y multitud de contenido. Los pequeños recortes gráficos se perdonan con la gran cantidad de mejoras que tenemos, desde las facilidades para que no se haga tan pesado, las nuevas historias, el modo en dos dimensiones e incluso las Misiones Draconianas, que nos pueden dar muchísimas horas de juego y aumentar la dificultad del título. Dragon Quest XI S es un indispensable para los amantes del JRPG, no tenemos ninguna duda.

 

 

Author: Víctor González Valle

Redactor de RegiónPlaystation desde octubre de 2014. Fan de los JRPG , el terror y casi cualquier tipo de género. Escribo sobre Anime, manga y libros además de videojuegos. Me encanta aprender hasta el menor de los detalles de los juegos, empresas y desarrollos. ¡Me encanta escribir!

Twitter: @BarryMurtonYT

Dragon Quest XI S: Definitive Edition

0.00
9.1

Historia

9.0/10

Jugabilidad

9.0/10

Gráficos

8.9/10

Duración

9.6/10

Diversión

9.2/10

Pros

  • Cientos de horas de contenido con las novedades.
  • El modo 2D es muy vistoso.

Cons

  • Recortes gráficos al ser un port de Switch.