Análisis | Fist of the North Star: Lost Paradise

Análisis | Fist of the North Star: Lost Paradise

3 noviembre, 2018 0 Por Víctor González Valle

Las aventuras de Kenshiro vienen esta vez de las manos de SEGA con el toque de la saga Yakuza.

Ficha Técnica

Título: Fist of the North Star: Lost Paradise

Desarrollador/Editor: Sega

Distribuidor: Kochmedia

Número de Jugadores: 1

Plataformas: PlayStation 4

Género:Aventura

El Puño de la Estrella del Norte, conocido en Japón como Hokuto No Ken es un manga creado en el año 1983 por Borounson y que duró hasta 1988 contando con 27 tomos recopilatorios. Este manga dio lugar a numerosas vertientes como varias series de animación, películas y por supuesto, videojuegos.

Situado en un futuro postapocalíptico, la serie bebe de películas como Mad Max , los filmes de artes marciales de finales de los 70 y 80 y el propio toque japonés característico del manga, contándonos una historia bastante arquetípica, con muchas batallas y con bastante violencia, con un personaje con un objetivo muy claro, reencontrarse con su amada, Yuria, que se encontrará numerosos obstáculos en su aventura.

Ahora, SEGA, concretamente Ryu Ga Gotoku Studio, los encargados de la franquicia Yakuza así como del futuro Project Judge nos trae su propuesta respecto a esta franquicia con Fist of the North Star: Lost Paradise, que respeta el material original adaptándolo a un universo “alternativo” con una jugabilidad que bebe muchísimo de la saga Yakuza.

Historia

Kenshiro es el sucesor del Hokuto Shinken, un arte milenario que consiste en golpear en los puntos de presión del enemigo, haciéndolos explotar literalmente, aunque también se puede usar para fines de todo tipo, incluso curar a los convalecientes.

Nuestro protagonista, el más justo de los “hermanos” aspirantes a heredar el poder, ve como su amada, Yuria, es secuestrada por Shin, y mientras va en su búsqueda acaba llegando a la ciudad de Eden. Una ciudad así es muy extraña en un mundo asolado debido a una guerra nuclear, ya que esta dispone de agua, electricidad y cierta “seguridad” si lo comparamos con el páramo.

Una vez en la ciudad, Kenshiro se encargará de proteger la misma de numerosas invasiones de grupos enemigos que buscan hacerse con el poder de la misma o incluso con el de nuestro protagonista, mientras vamos desvelando los secretos de dicho emplazamiento así como la relación del mismo con Yuria, desaparecida hasta el momento.

 

Jugabilidad

Si conocéis la franquicia Yakuza probablemente os haréis con los controles y la jugabilidad de este título bastante rápido, ya que bebe totalmente de esta, aunque se encuentra algo simplificada respecto a las aventuras de Kazuma Kiryu y compañía.

Controlaremos en todo momento a Kenshiro con 3 facetas jugables muy bien diferenciadas.

Por un lado tenemos la faceta aventura donde controlaremos a nuestro personaje principalmente por la ciudad de Eden, que podremos explorar con total libertad y que contará con diversos locales donde podremos realizar multitud de actividades, tanto principales como secundarias.

Como todo buen juego enmarcado en la jugabilidad Yakuza, contaremos con multitud de misiones secundarias con sus subtramas, algunas más interesantes y otras más de relleno, pero desde luego multitud de ellas, casi 100 ni más ni menos. Además tendremos actividades como llevar un bar, un cabaret o localizar máquinas arcade para poder jugarlas al completo, con juegos como Out Run, entre otras máquinas míticas de la edad de oro de SEGA.

La otra parte central de la jugabilidad serán los combates, y es que Kenshiro tendrá que enfrentarse a multitud de combates contra gente de la peor calaña que siempre buscarán crear problemas. Para ello tendremos a nuestra disposición multitud de combos y habilidades especiales del Hokuto Shinken, que se activarán pulsando el botón circulo en cierto momento y activará unas pequeñas secuencias QTE que terminarán con nuestro enemigo explotando o bañado en un mar de sangre.

 

Mención aparte a los jefes, de lo mejor del título, cada combate parece un boss final ya sea por sus mecánicas, la manera de enfrentarlos, la espectacularidad del combate así como de las escenas que le acompañan y la música , que acompaña y realza el tono de los mismos de una forma inusitada.

Estos combates proporcionarán diferentes tipos de orbes que nos permitirán mejorar a Kenshiro en diferentes arboles de habilidades que no solo mejorarán la vitalidad o el ataque , si no que nos permitirá aprender más habilidades o equiparnos con diferentes talismanes que nos proporcionarán diferentes beneficios temporales.

La tercera faceta jugable , y quizás la más floja del conjunto es la que concierte al Buggy y la exploración en el páramo, aquí tendremos unas fases de conducción bastante sencillas mientras vamos de un punto a otro de un mapa de mundo abierto y vamos recogiendo materiales, enfrentándonos a otros enemigos o llegando a diferentes poblados. Incluso podremos participar en carreras y mejorar el Buggy para añadirle resistencia, más turbo o resistencia.

El problema es que el control del Buggy, sin ser desastroso, es bastante poco intuitivo, los giros se antojan demasiado bruscos y la mecánica se hace monótona y aunque intenta dar la sensación de libertad, realmente no tendremos mucho que hacer más que ir a donde nos toca o a los pocos poblados que habrá en el lugar, una lastima, ya que esta faceta se podría haber explotado muchísimo más.

En su conjunto la jugabilidad es muy decente y probablemente la más efectiva y divertida que haya recibido un juego basado en Fist of the North Star, pese a eso, cuando comparamos con Yakuza, en especial con Kiwami 2, que se lanzó antes que este juego, nos encontramos ante un juego más simple y más ortopédico. Esto no significa que sea malo en absoluto, al revés, roza el notable, pero creemos que quizás con más tiempo y con ciertas cuestiones técnicas que trataremos a continuación, se podría haber logrado un título más solido.

Gráficos y sonido

Fist of the north Star: Lost Paradise logra recrear con una fidelidad inusitada la estética del manga y la animación original, contamos con una estética ochentera inconfundible con unos gráficos que utilizan el Cell Shading de forma muy efectiva.

Destacamos las cinemáticas, que suelen ser muy espectaculares y con unas animaciones muy buenas, casi como si estuviéramos viendo un capítulo actualizado de la serie de animación, pero en CGI. Por otra parte en la parte jugable los personajes siguen estando bastante bien logrados y la ciudad da la sensación de un mundo postapocalíptico, pero es cierto que se antojan algo simples y vacíos, sobre todo si comparamos con la Kamurocho de los últimos Yakuza, todo esto tiene una explicación.

Yakuza Kiwami 2 y Yakuza 6 utilizaban un motor completamente nuevo que aumentaba el potencial gráfico hasta niveles muy altos, tanto en las expresiones faciales como en el detallismo de los escenarios así como su ausencia de tiempos de carga. No sabemos muy bien porque, Fist of the North Star: Lost Paradise utiliza el motor anterior, quizás porque su desarrollo empezó antes de que dicho motor estuviese acabado o porque se trata de un equipo menos curtido con el mismo. Esto hace que los gráficos recuerden más a títulos como Yakuza 0 o Yakuza Kiwami , lo que hace que se sienta inferior técnicamente contra sus “hermanos mayores”. Las animaciones son más toscas , los escenarios más vacíos y los NPC más simples así como tiempos de carga para entrar a todos los locales, algo que habíamos perdido en Yakuza 6 y Kiwami 2 y que lamentamos volver a ello en este juego.

Aún y así repetimos que se sigue logrando un buen trabajo en la recreación del mundo del manga y que todo funciona con bastante fluidez y sin caídas de frames aparentes, logrando un conjunto solvente, pero que podría ser mejor.

A nivel sonoro no podemos poner prácticamente ninguna pega, la música es de un nivel muy alto, tanto en los combates como en los minijuegos musicales, con temas que recordaremos durante mucho tiempo. Todo esto acompañado de un doblaje a escoger entre el inglés y el japonés. Lo característico del doblaje japonés ( el que recomendamos para este tipo de juego) es que sus actores de doblaje son exactamente los mismos de Yakuza, por lo que Kenshiro contará con el actor de Kazuma Kiryu , pero también estarán el de Goro Majima y el de los demás personajes, interpretando nuevos papeles, pero con sus voces tan reconocibles.

Por desgracia, como ya estamos habituados con los juegos de esta “Franquicia” pese a ser este basado en un manga, los textos vienen en completo inglés, y son bastante abundantes. Pese a no ser un inglés muy complejo, si no tenemos un dominio del idioma no podremos seguir esta, algo que echara para atrás a bastante público, una lastima que desaprovechen la oportunidad de traducir al español el título.

Conclusión

Fist of the North Star: Lost Paradise es un título extremadamente recomendable tanto para los fans de las aventuras de Kenshiro como a los fans de Yakuza. Pese a no ser el mejor exponente de este tipo de juego sigue siendo un punto de acceso muy interesante para quien no se atreviese con una saga tan longeva como Yakuza.

Con un sistema de combate muy divertido, unos Bosses que recordaremos siempre como jugadores y una banda sonora de bastante nivel, este título supone una de las mejores adaptaciones de un manga al mundo de los videojuegos, no es perfecto, por supuesto, y tiene bastantes apartados mejorables, que si cuenta con una supuesta segunda entrega estamos seguros que conseguirán dejarnos con la boca abierta.

Puedes comprar Fist of the North Star: Lost Paradise al mejor precio a través de este enlace.

Author: Víctor González Valle

Gamer de nacimiento, amante del JRPG y redactor por vocación y en tiempos libres. Amante de Japón y los juegos RPG. Aprendiendo cada día.

Fist of the North Star: Lost Paradise

0.00
Fist of the North Star: Lost Paradise
8

Gráficos70

8.5 /10

Jugabilidad

7.7 /10

Duración

7.8 /10

Sonido

8.2 /10

Diversión

8.0 /10

Pros

  • La recreación de la estética es excepcional.
  • Los jefes son entrañables.

Cons

  • Textos en inglés.
  • Se ve desfasado en comparación con títulos anteriores del mismo estudio.