Análisis | Ghost of Tsushima

Análisis | Ghost of Tsushima

24 julio 2020 0 Por Guillem Sanchis

El último gran exclusivo de PlayStation 4 se presenta ante nosotros como una fascinante regresión a la siempre codiciada Japón Feudal. Un regalo para los apasionados de esta época que disfrutan sumergiéndose de lleno en los épicos conflictos bélicos protagonizados por la orgullosa raza guerrera de los míticos samuráis.  La senda del honor siempre tiene un precio.

Ficha Técnica

  • Título: Ghost of Tsushima
  • Desarrollador: Sucker Punch
  • Producción: Sony
  • Distribuidor: Sony
  • Género: Acción y Aventura
  • Número de Jugadores:
  • Plataformas: PlayStation 4
  • Idioma: Doblado al castellano
  • PEGI: +18
  • Fecha de salida: 17 de julio de 2020

La saga inFamous ha convertido al estudio Sucker Punch en una de las third-party más importantes de Sony y quién mejor que ellos para encargarse del desarrollo de un nuevo sandbox de mundo abierto. El estudio americano presentó por primera vez Ghost of Tsushima en la París Games Week 2017, prometiendo que sería su videojuego más ambicioso hasta la fecha y la verdad es que no se trataba de una afirmación nada pretenciosa. Después de cinco años trabajando en este proyecto, la compañía ha logrado explotar de forma única un universo muy codiciado entre todos los jugadores, pero que hasta el momento ningún título había conseguido escenificar: permitir al usuario acercarse a ese sentimiento e inmersión de lo que ha representado siempre el código y pundonor de los samurais.

El Japón feudal ha sido sin duda una de las etapas más fascinantes para los historiadores, el País del Sol Naciente vivió en este periodo multitud de enfrentamientos tanto internos (entre los mismos clanes) como externos (invasiones de otros países vecinos). El objetivo siempre fue el mismo, unificar el territorio bajo un mismo estandarte que llevará el territorio nipón hacia el esplendor, sin embargo, los medios empleados dejaron atrás mucha muerte y destrucción. A raíz de todos estos conflictos han surgido multitud de leyendas que han sido explotadas sobre todo en series, películas o libros, pero hasta el momento ningún estudio había logrado plasmar ese planteamiento práctico y orgánico que llevará al jugador a experimentar una experiencia tan inmersiva.

Sucker Punch ha tenido la virtud de crear un juego que ofrece justo lo que todos pedíamos, la oportunidad de convertirnos en un samurai y disfrutar como nunca de ese misticismo que ofrece su cultura mientras nos sumergimos de lleno en un mundo vivo, cambiante y lleno de desafíos, con una atmósfera de una belleza increíble. Todo ello con un telón de fondo inigualable, liderar la rebelión que acabe con la invasión del Imperio Mongol.

Historia

La trama de Ghost of Tsushima nos sitúa en la fase final del siglo XIII, concretamente cuando el despiadado Imperio Mongol continúa su campaña de conquista por el Este y llega a la Isla de Tsushima. Khotun Kan, general de los mongoles ataca la última línea defensiva previa a Japón con un poderoso ejército, destruyendo con éxito a la mayoría de los clanes samurais en su primer enfrentamiento. No obstante, Jin Sakai, logra sobrevivir al ataque y promete vengarse de los mongoles, lo que no sabe en ese momento es que tendrá que renunciar a su código samurai para conseguirlo.

A lo largo de su misión, nuestro protagonista irá descubriendo con duros golpes de realidad, que si de verdad quiere lograr su objetivo, deberá enfrentarse a diferentes dilemas morales, que le alejarán de los preceptos que han guiado hasta ahora su vida para adoptar otras tácticas más deshonestas para salvar a su pueblo y su familia. Un hecho que no sólo causará conflictos internos en el propio Jin Sakai, sino que también tendrá que responder ante sus amigos e incluso ante su tío y mentor. ¿Morir con honor o traicionarse a sí mismo?

La trama es simple, predecible, pero narrada de una forma magistral, ya que atrapa al jugador de principio a fin, haciéndole cómplice de las diferentes elecciones del protagonista, lo que nos permite empatizar con él y entender el mensaje que nos propone: no es la historia de un héroe, ni de un solo hombre, aunque por momentos lo pueda parecer, sino que la guerra se gana con la unión de la gente, del pueblo, que aparta sus diferencias para expulsar a un peligroso invasor y devolver la calma y la belleza a la Isla de Tsushima.

Para ello, el estudio ha dado un trasfondo increíble a los diferentes NPC que nos encontraremos a lo largo de la aventura y que nos ofrecerán momentos memorables tanto en la campaña principal como en las distintas misiones secundarias. Personajes complejos que iremos conociendo poco a poco, mientras realizamos sus encargos y los captamos para nuestra causa. Cada uno de ellos tendrá su propio código y valores, siendo coherentes con la cultura japonesa y la jerarquía que les ha tocado vivir.

Los jugadores serán capaces de elegir el rumbo y los tiempos del argumento, intercalando entre misiones principales y secundarias para conocer más sobre los personajes y el mundo que nos rodea. Además esto nos permitirá ir progresando tanto a nivel personal (nivel, habilidades, técnicas, etc.) como colectivo (aumentando nuestra leyenda entre el pueblo, captando nuevos seguidores, etc.). Obviamente también existen una serie de coleccionables que aportarán más riqueza todavía al ascetismo ilustrativo del Japón feudal, como por ejemplo santuarios, templos y mucho más. En total, la campaña nos puede llevar un total de 30 horas de juego, una cifra que consideramos bastante acertada, ya que no alarga en exceso la trama del juego y las misiones secundarias no se convierten en algo tedioso y repetitivo.

Jugabilidad

Ghost of Tsushima nos sitúa en una aventura sandbox con un gigantesco mundo abierto con multitud de misiones, actividades y tareas por realizar, que nos permiten ir progresando poco a poco, mientras luchamos con infinidad de enemigos y nos infiltramos en sus bases para eliminarlos sigilosamente. Sin embargo, al contrario que otros juegos que nos brindan un mapa lleno de iconos y lugares que explorar, Sucker Punch ha tomado un rumbo diferente. La región de Tsushima está dividida en tres partes y cuando comenzamos la aventura absolutamente todo el mapa estará en blanco, cubierto por una especie de niebla de guerra que tendremos que ir disipando a medida que vamos atravesando sus territorios.

De esta forma los jugadores irán descubriendo poco a poco emplazamientos y lugares de interés que podrán explorar libremente para encontrar secretos, seleccionando siempre el orden en el que quieren investigar las zonas o completar las misiones, ya que no influye en absoluto para el devenir de la trama. En nuestra travesía podemos Jin tendrá encuentros aleatorios con grupos de enemigos a los que podrá desafiar, bien por que se encuentran de patrulla o incluso pueden haber capturado un rehén o robado recursos y si así lo deseamos tendremos que acabar con ellos para salvar a la víctima. Además, podremos hablar con algunos NPCs que nos ofrecerán información exclusiva en forma de rumores que nos revelarán asentamientos enemigos que atacar o puntos de interés que tendremos que explorar para descubrir los secretos que esconden, como por ejemplo acceder a santuarios para rezar a un dios, seguir zorros para desbloquear nuevo equipo, un minijuego para cortar bambú o bañarnos en manantiales ocultos. Realizar todas estas pequeñas misiones, nos otorgará experiencia para conseguir habilidades, equipo, determinación y lo más importante de todo, obtendremos puntos de reputación para acrecentar la leyenda de nuestro protagonista.

El desplazamiento por el mapa bien puede ser a pie o a caballo, el cuál conseguimos nada más arrancar la aventura. Sin embargo, la mecánica más innovadora y destacada de la exploración es sin duda la ausencia de una brújula o minimapa que nos indique nuestro destino o el emplazamiento en el que nos ubicamos. Para la ocasión, Sucker Punch ha querido sumergirnos más de lleno en la propia atmósfera del juego, utilizando la propia naturaleza para que se convierta en nuestro guía. De esta forma, los jugadores tan sólo tienen que deslizar el dedo en el pad táctil del DualShock 4 para que el viento nos oriente en la dirección adecuada. Una mecánica bastante original que está extraordinariamente implementada, ya que al soplar el viento se produce el movimiento conjunto de las hojas de los árboles y las hierbas de nuestro alrededor creando una estampa absolutamente fantástica.

Ghost of Tsushima ofrece una campaña principal con misiones muy variadas y elaboradas (incluyendo las secundarias). Los jugadores no se verán obligados a realizar los típicos encargos de ir del punto A al punto B, sino que nos proponen toda una serie de objetivos diversos centrados completamente en la narrativa. Ya sea defender una colina con nuestro arco, infiltrarnos sigilosamente en una base, investigar guerreros legendarios para conseguir sus armas o abordar barcos mientras buscamos alimentos para nuestros compañeros, la estructura de la campaña es atractiva y muy amena. Además en algunas de estas misiones incluso profundizaremos en el carácter de un NPC aprendiendo más sobre sus costumbres y valores.

Por lo que respecta a los combates, Sucker Punch ha creado un sistema de combate sencillo, eficaz y muy divertido. Dispondremos de una katana con la que podremos ejecutar dos tipos de golpes, uno fuerte para romper la postura del enemigo cuando se defiende y uno normal y rápido para acabar con ellos. Aunque puede parecer que peca de falta de profundidad, la clave del combate se encuentra en las diferentes posturas de samurai de las que dispone Jin, cada una de ellas orientada a un tipo de enemigo concreto, por ejemplo tenemos una para los espadachines, otra para los que portan escudo, lanza, etc. Elegir bien el momento adecuado para alternar entre ellas será vital para deshacernos rápidamente de todos los enemigos que nos rodean, ya que nuestro personaje ejecutará diferentes combos que afectan más a unos que a otros.

La defensa también será una parte importante en los enfrentamientos, ya que podremos bloquear, esquivar, saltar y hacer parrys perfectos para romper la guardia de nuestros enemigos y acabar con ellos de un golpe. Sin embargo, hay ataques imbloqueables (representados con una X en rojo) que tendremos que esquivar si o si. Además tampoco debemos olvidarnos del sistema de determinación, unos puntos amarillos arriba de la vida del protagonista que servirán para curarnos cuando recibamos daño o realizar poderosas técnicas especiales. Para obtener determinación tendremos que matar enemigos o hacer parrys y esquivas perfectas.

Cualquier combate puede convertirse en una vorágine muy intensa si los enemigos empiezan a rodearnos, ya que no esperan su turno para atacar, sino que lo hacen aprovechando el momento en el que nosotros atacamos a uno de sus compañeros. En la dificultad máxima se vuelve un auténtico desafío ya de dos o tres golpes podemos morir, por lo que es obligatorio priorizar blancos, recurrir a ataques a distancia con los kunais, bombas de humo y diferentes herramientas ninja que porta el personaje, mientras cambiamos de postura de forma frenética para salir airosos de la contienda.

Pero por encima de todo, el apartado más destacado del combate son sin lugar a dudas los épicos enfrentamientos contra los diferentes jefes finales. En estas peleas, la cámara del personaje cambia y pasa a ser mucho más cinematográfico lo que le concede un aura todavía más grandiosa. Además en esta refriega, únicamente podemos valernos de nuestra katana, por lo que tendremos que aprender los movimientos del rival para contrarrestarlos rápidamente, mientras esquivamos y bloqueamos, sólo el mejor guerrero sale con vida de esta lid.

La otra vertiente de la jugabilidad de Ghost of Tsushima la encontramos en el sigilo, una mecánica que quizá no llega a estar tan pulida y cuidada como la del combate. Los jugadores tendrán la opción (aunque en algunas misiones te obligan a hacerlas en sigilo) de desafiar directamente a los enemigos que se pertrechan en un campamento entrando por la puerta principal, o bien colándose tras sus filas sigilosamente y asesinándolos por la espalda. Para que no nos detecten contaremos con la hierba alta para escondernos y atacar desde las sombras mientras utilizamos nuestro agudizado oído con una especie de modo escucha para localizar la silueta de los enemigos y tenerlos ubicados en todo momento. Una vez nos situemos detrás o en un lugar elevado podemos asestar un golpe mortal para eliminarlos de uno en uno e incluso hasta de tres en tres, cuando desbloqueemos la habilidad correspondiente. Es una opción más, pero no es tan divertida como la del combate, ya que en este apartado la IA de los enemigos es bastante decepcionante.

La personalización es otro de los puntos fuertes del juego, tanto a nivel de progresión del personaje como en el diseño del equipo. Como ya hemos comentado con anterioridad, Jin obtendrá puntos de habilidad a medida que nuestra leyenda vaya aumentando por toda Tsushima, para lo que tendremos que superar misiones y realizar todo tipo de actividades. El protagonista contará con un árbol dividido en tres categorías, uno centrado en las posturas, otro en el combate con espada y otro en el sigilo. Cada una de estas ramificaciones nos concede útiles e interesantes destrezas como la posibilidad de ralentizar el tiempo cuando disparamos con arco, lanzar más kunais, ejecutar a los enemigos de un solo golpe o movernos más rápidamente mientras utilizamos el modo escucha. Sin embargo, conseguiremos tantos puntos de habilidades que

podremos desbloquear el árbol entero muy rápidamente, por lo que elegir la senda de samurai o ninja no deja de ser algo anecdótico ya que llegará un punto en el que seremos especialistas en todo.

Por lo que se refiere al equipo, también podemos encontrar tres facciones bien diferenciadas: armaduras, armas y talismanes. Las primeras son muy limitadas y únicamente las conseguiremos como recompensas en algunas misiones específicas, sin embargo van más allá de lo estético (podremos modificar su diseño con diferentes colores), ya que cada una otorga diferentes ventajas al personaje, desde más defensa hasta más sigilo. Un sistema que funciona de la misma forma con la katana, arcos y el cuchillo. No obstante, donde radica lo verdaderamente destacable y que sin duda marca la diferencia es en la variedad y opciones que ofrecen los talismanes. Conforme vayamos avanzando en la aventura desbloquearemos ranuras para equipar estos objetos que potencian las habilidades de nuestro personaje en diferentes apartados, consiguiendo más defensa, daño o más vida entre un sin fin de opciones y combinaciones posibles.

Gráficos y Sonido

Si por algo destaca Ghost of Tsushima es por su apartado artístico, el equipo de Sucker Punch ha elevado el nivel con una superproducción muy cuidada en todos sus aspectos, deleitándonos con increíbles paisajes y minimizando los errores técnicos. El resultado final brilla por sí solo con una puesta en escena radiante, un rendimiento impecable, texturas sobresalientes, distancia de dibujado de un gran nivel y una meticulosidad extrema por los pequeños detalles, preservando el misticismo de la época y sabiendo representar con gran fidelidad la atmósfera y cultura del lugar y el tiempo elegidos.

Los jugadores disfrutarán a lo largo de la aventura de un despliegue visual fascinante, ya que el estudio ha sabido utilizar con maestría la vegetación para que el escenario brille en cada uno de los rincones de Tsushima. Una isla muy colorida con unos contrastes muy remarcados en los que juegan un papel vital las hojas de los árboles y la hierba alta. Descubriremos una variedad muy amplia de tonalidades en ellos, desde el azul, pasando por el amarillo, naranja, morado, verde, hasta el intenso rojo, cada uno es capaz de crear un panorama muy orgánico que siempre confieren la sensacional impresión de encontrarnos en un mundo vivo y en constante cambio, donde la naturaleza es algo tan mágico como los propios kamis de los santuarios japoneses.

Es difícil describir con palabras la imagen tan perfecta que crea el juego al recorrer esos campos o caminos ya sea a caballo o a pie mientras la brisa del viento agita las coloridas hojas, además la iluminación también ayuda a convertir la estampa en algo todavía más realista si cabe. Sucker Punch ha sabido entender la estética clásica que ha caracterizado siempre la cultura japonesa y trasladarla como nadie a la gran pantalla. Podemos afirmar sin temor que se trata del juego de mundo abierto más hermoso que hemos jugado hasta el momento.

Como bien decimos los escenarios son muy coloridos y están repletos de detalles, no sólo los parajes naturales con sus árboles, plantas y animales, sino que las poblaciones también están recreadas a la perfección para no desentonar con el paisaje, con diferentes tipos de asentamientos (unos más austeros que otros) en los que denota la huella que deja el conflicto bélico al que están sometidos. Los modelados también destacan tanto en los objetos como en los propios personajes y NPC, con animaciones muy logradas.

Y por si no tuviéramos suficiente con la oportunidad de disfrutar de un juego con un increíble apartado artístico, Sucker Punch nos deleita con un homenaje definitivo al maestro Akira Kurosawa. Ghost of Tsushima incluye un filtro opcional (que se puede activar y desactivar en cualquier momento), que imita el aspecto monocromático (en blanco y negro) de las películas clásicas de este reconocido director de cine. Pero va más allá de mostrar el juego en blanco y negro, ya que también contiene esas partículas que ofrecen la sensación de desperfecto y deterioro para emular la calidad de la época de películas tan icónicas como Los Siete Samuráis.

De igual forma ocurre con el apartado sonoro, el equipo americano ha trabajado con los compositores Ilan Eshkeri (47 Ronin) y Shigeru Umebayashi (La casa de las dagas voladoras) para lograr crear una atmósfera perfecta que nos situará de lleno en la época gracias al uso de instrumentos tradicionales como la flauta o el koto shamisen. Una colaboración muy fructífera que nos depara temas muy melodiosos que nos acompañarán en nuestro viaje para transmitirnos tanto la calma y viveza de la naturaleza como la emoción e intensidad de los épicos combates de honor entre samuráis.

El doblaje al castellano vuelve a sobresalir como en todos los exclusivos de Sony, pero Ghost of Tsushima es un juego que se debería disfrutar en japonés con los subtítulos en español, ya que provoca una inmersión todavía más cercana tanto en la trama del juego como a la hora de empatizar con el dilema moral de nuestro personaje y descubrir todos los matices de los enfrentamientos con nuestros rivales, a los que dota de una personalidad y carácter mucho más profundo del que podría conseguir cualquier otro idioma.

Conclusión

Ghost of Tsushima brilla en todos sus apartados, aunque siempre recordaremos esta fascinante aventura por su extraordinaria ambientación, y es que Sucker Punch ha logrado transportarnos de lleno al folclore japonés del siglo XIII con un precioso y orgánico mundo abierto. Quizá no aporte nada revolucionario ni sea vanguardista en su género, pero consigue el objetivo primordial de todo videojuego, mantenerte atrapado de principio a fin. No tanto por su historia, sino por la capacidad de haber sabido reflejar como ninguna otra obra lo que significa ser un verdadero samurái.

Ampliar nuestra leyenda en un sandbox en el que no decae la diversión está al alcance de muy pocos y aunque tiene un arranque lento, va mejorando con el transcurso del tiempo hasta generar un cóctel perfecto de exploración, combates, progresión del personaje y toda una serie de coleccionables que nos ayudarán a descubrir más sobre la belleza de la cultura japonesa. La jugabilidad no es perfecta y aunque los enfrentamientos con katana son sublimes, el sigilo, la cámara y la IA de los enemigos necesitan algunas mejoras.

En definitiva, Sony ha logrado poner el broche de oro a PlayStation 4 con una oda para los amantes de la mitología de cine y la narrativa samurai. La invasión mongol es simplemente la excusa perfecta para sumergirnos en una experiencia cautivadora que nos revelará lo que significa la belleza hecha videojuego. Forja tu leyenda y aprende a vivir con honor o morir sin él.

Author: Guillem Sanchis

Redactor de RegionPlayStation desde el año 2011. Me apasiona la lectura y el deporte. Siempre orgulloso de formar parte de este gran equipo.

Ghost of Tsushima

59,99 €
9.5

Historia

8.5/10

Jugabilidad

9.0/10

Gráficos

10.0/10

Sonido

10.0/10

Diversión / Duración

10.0/10

Pros

  • El apartado visual es de lo mejor de la generación
  • Un sistema de combate sencillo pero muy divertido.
  • La estructura y variedad de las misiones principales y secundarias
  • La ambientación del Japón feudal es absolutamente perfecta

Cons

  • La mecánica del sigilo y la IA enemiga necesitan una importante mejora
  • La cámara puede jugar malas pasadas, sobre todo en espacios reducidos.
  • Un endgame con pocas opciones.