Análisis | Hunting Simulator 2

Análisis | Hunting Simulator 2

24 agosto 2020 0 Por Alex Fdez

El segundo capítulo de esta entrega no termina de encontrar a su presa.

Ficha Técnica

Título: Hunting Simulator 2
Desarrollador: Neopica
Producción: Nacon
Distribuidor: Nacon
Número de Jugadores: 1
Plataformas: PlayStation 4
PEGI: 16
Fecha de salida: 25 de junio del 2020
Idioma: Inglés
Género: Shooter / Simulador
Precio: Desde 59,99€

Hace tres años, llegó a nuestras consolas la primera entrega de Hunting Simulator, en una ola de juegos que nos llevaba de caza por diferentes lugares. Aquel título no fue una maravilla, dejando sensaciones un tanto mediocres, y parece que esta segunda parte tampoco cumple al máximo con las expectativas.

Historia

Como podéis imaginar, Hunting Simulator 2 no cuenta con una historia como tal. Empezamos un tutorial en el que aprender cómo movernos por el juego, y luego vamos desbloqueando seis lugares de caza repartidos por Colorado (especialmente llanuras amplias), Texas (árido desierto en el que cazar) y Europa (bosques centroeuropeos con mucha vegetación).

Hay dos zonas de caza en cada una de estas localizaciones, que se diferencian entre sí no solo en sus biomas, sino también en la fauna y el nivel de desafío que ofrecen. Digamos que el punto de partida para todos es definitivamente Colorado, con su terreno suave y excelente visibilidad, mientras que los dos mapas europeos son los más complejos de dominar, debido a la exuberante vegetación, que limita enormemente la visibilidad, y la conformación del terreno, mucho más accidentado que el de otros mapas.

Jugabilidad

Una vez termina el tutorial, nos dan a escoger entre un Labrador Retriever, un Braco Alemán o un Beagle. Según su raza, pueden hacer diferentes funciones: los Beagles siguen mejor las huellas que los demás; el Labrador Retriever son buenos para recoger piezas del agua; y el Braco Alemán te podrá señalar presas difíciles de ver por el cazador.

Contada a grandes rasgos, la jugabilidad de Hunting Simulator 2 es completamente lineal: una vez que has encontrado el rastro de un animal, debes seguirlo hasta llegar a él, alternando estos momentos de investigación con otros de espera. El perro demostrará ser una ayuda preciosa en esto, porque gracias a su poderoso olfato se encargará de seguir las huellas por nosotros. Darle órdenes es fácil: basta con abrir un menú radial y seleccionar la acción para que actúe entre las disponibles. Si queremos, también podemos gratificarlo (un perro feliz es un perro que hace mejor su trabajo).

Los rastros a seguir son básicamente de tres tipos: huellas, heces y sangre, las dos primeras son de difícil identificación y requieren una gran atención. Especialmente donde la hierba es alta, puede pasar muchos minutos buscándolas. La sangre es más evidente, pero requiere que haya un animal herido y tiende a diluirse en la zona. Además del perro, para ayudar al jugador existen otros accesorios muy útiles, como señuelos o prismáticos.

En el juego encontramos 33 tipos de animales (ciervos, alces, conejos…), y cada uno necesita una licencia concreta. Estas licencias se pueden adquirir desde el ordenador ubicado en nuestra casa de caza, donde también podemos mejorar nuestro equipo y colgar los trofeos obtenidos.

Cuando estás de un animal, lo único que queda es quedarse quieto, levantar el rifle, apuntar y disparar. Acertar a órganos vitales no es fácil, ya que las armas, especialmente las más baratas, tienden a balancearse mucho. Para tener más posibilidades de éxito, además de comprar mejores armas, puedes escalar las torres, donde también hay menos riesgo de ser visto u oído. Una vez cazado la presa, puedes volver a la cabaña y venderla, o quedártela como trofeo.

Pero hay cosas en las que falla este juego. Por ejemplo, el sistema de viaje rápido es realmente malo: Hunting Simulator 2 te permite moverte directamente solo a los campamentos que hayas encontrado… el problema es que son bastante complicados de encontrar y no están marcados en el mapa hasta que los encuentras. ¿No habría sido más realista proporcionar al jugador un mapa con todos los campamentos indicados en él?

Otro problema es el sistema ético (sí, es un juego de caza pero tiene un sistema moral), que requiere la matanza de un animal con un máximo de dos balas. Dispara un tercero y serás sancionado por tu conducta. Otras infracciones son disparar a un animal sin la licencia necesaria, con un calibre que no es el adecuado, no recoger animales cazados, disparar a hembras de algunas especies…

Cualquier infracción se paga con una multa y, considerando el dinero necesario para poder construir un arsenal decente y equiparse con prismáticos, señuelos, detectores de olores y demás, no es bueno tener gastos extra. Sin olvidar la ropa, que permitien mezclarse con los diferentes tipos de vegetación presentes en Colorado, Texas y Europa.

Otra cuestión, por ejemplo, es que el concepto de rebaño esté prácticamente ausente. Las presas potenciales, con excepción de las aves en los estanques, nunca están en grupos. Esto, claramente, está hecho para complicar las fases de identificación y seguimiento, pero que choca en un título que tiene su principal (y quizás único) punto fuerte en el realismo.

También es sorprendente que el jugador pueda elegir el momento del día en el que ir de caza: al amanecer, al medio día o al atardecer. En el primer juego había un ciclo día-noche que permitía al jugador cazar tanto como quisiera, y él mismo iba viendo pasar las horas. Ahora, precisamente sin este ciclo, el realismo se diluye todavía más.

Gráficos y sonido 

Desde un punto de vista técnico, Hunting Simulator 2 es un título decente y nada más. Algunos paisajes son muy hermosos, los animales están bien hechos y tienen animaciones decentes, pero especialmente desde la lejanía. El estilo gráfico y de la interfaz también es un poco pobre. Como no es una producción triple A, podemos estar satisfecho, pero tiene sus fallas.

Si, por ejemplo, echas un vistazo a los detalles de troncos, plantas o los mismos animales (protagonistas del juego, ¿no?), notas la carencia del modelado. El pelaje, sin duda, es uno de los problemas más llamativos, tanto en campo abierto como en los trofeos que puedes enmarcar en tu cabaña.

A nivel de sonido ambiente, bien. Los ciervos suenan a ciervos, los jabalís suenan como jabalís y todo lo demás. Los movimientos del personaje y de los animales también, suena todo muy realista.

Pero el problema viene con los diálogos del juego (todos en inglés). Si bien el narrador del tutorial no suena demasiado mal, las órdenes que el cazador lanza a su perro son a veces un poco robóticas. Teniendo en cuenta el poco diálogo que escuchamos en el juego, creo que no habría sido complicado añadir unas pocas líneas más para no repetir una y otra vez las mismas frases a tu compañero perruno.

Conclusión 

Sin duda, el juego ofrece un desafío tanto a la paciencia como a la puntería, y creo que en algunos puntos refleja bien el mundo de la caza (estoy bastante lejos de ese ámbito, pero puedo imaginármelo). Aún así, parece que busca el realismo extremo en algunos apartados pero, en otros, se aleja de él para ofrecer mayor dificultad u otras virtudes.

No es un juego redondo (y más sabiendo que cuesta casi 60 euros), y tiene problemas artísticos a casi todos los niveles.

Author: Alex Fdez

Nací a mediados del año 92 y, como cualquiera de mi generación, crecí a medias entre los balonazos en la plazoleta y los botones de una consola. Y hasta ahora. 🙂

Hunting Simulator 2

59,99€
7.4

Historia

7.0/10

Jugabilidad

7.5/10

Gráficos

7.0/10

Sonido

8.0/10

Diversión

7.5/10

Pros

  • Un poco de contenido extra con personalización y DLCs
  • Quiere recrear momentos de caza y, en muchas ocasiones, lo hace bien.
  • El añadido del perro es una gran (casi imprescindible) ayuda.

Cons

  • Lento hasta la exasperación.
  • Apartado gráfico poco espectacular.
  • Incoherente a veces con su búsqueda del realismo.