Análisis | Immortal: Unchained

Análisis | Immortal: Unchained

20 septiembre, 2018 0 Por Alex Fdez

Un juego que bebe de la saga Dark Souls pero que en el que falla mucho en sus enemigos y sistemas de combate.

Ficha Técnica

Título: Immortal: Unchained
Desarrollador: Toadman Interactive
Producción: Sold Out Games
Distribuidor: Badland Games
Número de Jugadores: 1
Plataformas: PlayStation 4
PEGI: 16
Fecha de salida: 7 de septiembre del 2018
Idioma: Castellano (textos), inglés (voces)
Género: RPG / Shooter
Precio: 44,95€ a través de este enlace

Parece que, cada cierto tiempo, aparece un nuevo juego que buscar dar una vuelta mágica al estilo que marcó Dark Souls. Inmortal: Unchained, de Toadman Interactive, es el último título en ofrecer su propia visión de lo que hizo que la mencionada saga fuera tan especial en 2011, pero ¿estará a la altura? Al igual que muchos juegos que han llegado antes, y es casi seguro que vendrán después, desafortunadamente no.

Para empezar, la trama de Inmortal: Unchained es enrevesada. Como idea inicial, el universo está al borde del colapso por evento catastrófico que amenaza con terminar con la vida tal como la conocemos, y depende del jugador detenerla. Sin embargo, esto es solo la punta del iceberg.

La introducción del juego te da mucha, muchísima información sobre tu personaje, hasta tal punto que estás procesando lo que se dijo hace un minuto mientras la escena continúa. También te abruma con largas escenas que constantemente hacen referencia a una historia que no te han presentado. Algunos pensará que está bien tener toda esta información, pero resulta justo lo contrario.

Sin embargo, cuando conseguimos controlar la acción, las cosas parece que mejoran. El diseño del entorno es el área donde el juego más brilla. Con un mundo al estilo Demon’s Souls que se ramifica en diferentes regiones y planetas a través de puertas mágicas/espaciales, explorarás castillos helados y bosques cubiertos de maleza, con atajos útiles para las diferentes áreas. Es lo único en lo que Immortal: Unchained destaca positivamente.

Porque cuando llegamos al combate… hay cosas que fallan. El arsenal de armas disponibles es decepcionante, incluyendo unos pocos rifles de asalto, escopetas, lanzagranadas y rifles de francotirador junto con ametralladoras y pistolas. El sistema de puntería es bastante costoso de controlar, por lo que lo mejor es activar el auto-apuntado y dejar que te guíe.

Los enemigos de Immortal: Unchained son, en su mayoría, una suerte de tanques robots con poca variedad entre ellos. Mención especial merece uno de los jefes con los que te encontrarás, ya que está enraizado en un árbol. Pero incluso así, la gran mayoría de los jefes son variaciones del mismo arquetipo de armadura robótica, normalmente con alguna modificación o ataque especial para que sea diferente.

Otro problema es que cada enemigo tiene exactamente el mismo punto débil: un resplandeciente agujero naranja en la espalda al que podrás disparar para hacer muchísimo daño. Este talón de Aquiles universal hace que los combate sean increíblemente repetitivos. Los enemigos nunca te mostrarán su espalda a distancia, por lo que la única forma de explotar esta debilidad es atraerlos, esquivar su ataque y utilizar una escopeta en su punto débil. Y así todas las veces.

Otro problema es que Immortal: Unchained abusa de la teletransportación. En casi todas las áreas hay algún tipo de enemigo que puede surgir de la nada detrás de ti para acabar contigo. No quiero pensar que el hecho de teletransportarse a la mejor ubicación para destrozarte es más rápido y más fácil que programar una inteligencia de IA para los combates. Y es que la IA ​​de los otros enemigos es bastante cuestionable.

Eso sí, una característica interesante es el daño de armas localizado. Al disparar en las piernas es más probable que el enemigo se tambalee o se caiga, disparar a los brazos hará que se desarmen, etc. A veces, algunos enemigos regenerarán sus extremidades, pero esta capacidad de neutralizar la ofensiva de tus enemigos es algo que no veíamos en los Souls.

Finalmente, y el más importante de todos los problemas, es el tremendo número de bugs que plagan Inmortal: Unchained. A lo largo de la partida me quedé atrapado en el escenario en varias ocasiones, algo que también le pasaba a los enemigos que se teletransportaban. Pero luego me disparaban a través de las paredes con demasiada frecuencia.

En definitiva, Immortal: Unchained sirve para destacar una cosa por encima de todo. Cada aspecto frustrante de la experiencia de Dark Souls es tolerado e incluso elogiado por sus jugadores porque el sistema de combate que le acompaña está fantásticamente bien realizado, y resulta divertido jugar. Algo que no consigue Immortal: Unchained.

Author: Alex Fdez

Nací a mediados del año 92 y, como cualquiera de mi generación, crecí a medias entre los balonazos en la plazoleta y los botones de una consola. Y hasta ahora. 🙂

Immortal: Unchained

49,99€
Immortal: Unchained
5.3

Historia

5.5 /10

Jugabilidad

4.0 /10

Gráficos

7.0 /10

Sonido

6.0 /10

Diversión

4.0 /10

Pros

  • Buen acabado artístico
  • El desmembramiento de los enemigos es útil y novedoso

Cons

  • La IA del enemigo es casi inexistente
  • El combate sigue una fórmula repetitiva a cada paso
  • Está plagado de bugs