Análisis | Immortals: Fenyx Rising

Análisis | Immortals: Fenyx Rising

17 diciembre 2020 0 Por Alejandro Altaber

Ubisoft sorprende con una fantástica aventura repleta de acción, exploración, puzles, humor y conocimiento de la mitología griega. El destino del mundo está en juego y eres la última esperanza para los dioses.

[/su_tabs]

 

El catálogo de Ubisoft para estrenarse en la nueva generación de consolas ha sido absolutamente demencial. Watch Dogs: Legion abrió el camino a finales del mes de octubre, le siguió en noviembre la grandísima entrega vikinga de Assassin’s Creed: Valhalla y cierra el 2020 quizás con la producción más divertida, original y refrescante que ha firmado la compañía francesa en el último lustro, Immortals: Fenyx Rising.

Teníamos muchas ganas de que Ubisoft saliese de su zona de confort respecto a las propuestas de acción en mundo abierto de tono más serio y realista y apostase por una aventura diferente. Mario + Rabbids Kingdom Battle y South Park: Retaguardia en Peligro son otros títulos que han aportado diversidad en los últimos años, no obstante, la nueva creación de Ubisoft Quebec va un paso más allá en términos de grandeza presentando un precioso mundo ambientado en la mitología griega, un fantástico sentido del humor para la historia y una divertidísima jugabilidad que aúna un agradable sistema de progresión, desafiantes puzles y exploración a raudales por los bellos escenarios de Isla Aurea.

Anunciado en el E3 2019 todavía bajo el nombre de Gods & Monsters, los creadores de Assassin’s Creed Odyssey plantean una obra que no inventa nada nuevo, sino que con su propia inspiración y tomando referencias de otros como el espíritu aventurero en el constante descubrimiento y mazmorreo de The Legend of Zelda: Breath of the Wild, han logrado una entretenidísima odisea de principio a fin, siendo una fantástica opción que seguro no va a defraudar a ningún usuario.

Historia

Immortals: Fenyx Rising no plantea excesiva profundidad en términos argumentales, pero nos ha conquistado por el fantástico tono desenfadado y paródico que mantiene en todo momento durante las conversaciones y diálogos en la leyenda que Prometeo cuenta a Zeus. Ambos seres narran la historia de Fenyx, una nueva semideidad alada que es la última esperanza para salva a los dioses griegos y a su hogar de una tenebrosa maldición. Liberado de su prisión y asolando la Tierra debemos acabar con Tifón, el titán más terrorífico de la mitología griega, en una épica lucha ante peligrosos seres legendarios, como las temibles Gorgonas, las Harpías y los poderosos Cíclopes.

De hecho, Fenyx puede ser un protagonista masculino o femenino, escogiendo el sexo del personaje al comienzo del relato de Prometeo y modificando su aspecto físico en un sencillo editor. A partir de aquí comenzará una fantástica aventura en Isla Áurea enfrentándonos a bestias mitológicas, dominando y liberando los poderes legendarios de cuatro dioses atrapados, y finalmente, derrotando a la criatura más letal de la mitología griega.

En cuanto a la duración, la historia principal de Immortals: Fenyx Rising puede superarse en unas 20-25 horas de partida, no obstante enseguida nos daremos cuenta como la cifra crece progresivamente a poco que completemos los diversos contenidos añadidos y misiones secundarias. Todo suena a un mundo abierto más en el extenso abanico de posibilidades que existen en el mercado, pero en este aspecto Immortals: Fenyx Rising presenta un formidable diseño del escenario principal y un acertado reparto de todos los encargos por el mapeado.

Jugabilidad

Immortals: Fenyx Rising sigue las bases de prácticamente todos los últimos juegos de Ubisoft, una aventura de acción en mundo abierto con extrema libertad para llevar el ritmo de avance, pero esta vez dándole mucha más importancia a tres factores, el plataformeo, mazmorreo y la resolución de puzles.

El desarrollo del título corre a cargo de los creadores de Assassin’s Creed Odyssey (también de otras entregas de la saga de los asesinos), y es algo que se nota en todo momento junto a la influencia de la propuesta estrella de Nintendo que debutó junto a Switch en marzo de 2017. Aun así, teniendo en cuenta otros elementos del juego como su ambientación, temática y estilo de la historia, la progresión sigue un planteamiento ameno y menos agobiante que la continuada subida de niveles para el desbloqueo de habilidades y  la incesante obtención de mejor equipamiento.

Quizás uno de los semblantes más agradables de Immortals: Fenyx Rising es la escala del mundo, mucho más comedida que en otras producciones de la compañía francesa y que trae el contenido justo y suficiente para disfrutar cada segundo y no terminar abrumado a cada paso que das. Asimismo, las mecánicas de escalar, volar y planear hacen muy ágil y orgánico el movimiento por los escenarios, sin dar infinitas vueltas hasta llegar al punto de interés. Igualmente, se agradece la resolución de elaborados acertijos y pruebas de habilidad para sentir satisfacción al cumplir cada prueba, además de sacarte continuamente una sonrisa por los divertidos diálogos entre Prometeo y Zeus.

Y repetimos de nuevo, felicitamos a los creadores por apostar por un contenido más limitado en términos de duración con otros semejantes del género, pero incluso más trabajado encada vertiente que encima no entorpece el progreso a quien quiere acabar de un tirón la aventura principal respecto al completista que se para en el camino por cualquier actividad secundaria que encuentra.

El sistema de combate recuerda y mucho a Assassin’s Creed Odyssey, sin embargo han querido simplificar mecánicas para hacerlo más accesible. Tenemos el ataque débil asignado a la espada, mientras que el ataque fuerte queda reservado al hacha, arma imprescindible para subir rápidamente la barra de aturdimiento de las criaturas enemigas. Para el ataque aéreo, además de saltar y volar para golpear, disponemos de un arco que si bien no ayuda mucho en cuanto a daño, es vital para la resolución de gran parte de los rompecabezas.

Las batallas se completan con habilidades especiales que vamos desbloqueando paulatinamente y que se usan gastando el nivel general de resistencia, mientras que existe también el bloqueo y contragolpe perfecto, o la esquiva en el último momento para ralentizar el tiempo durante unos segundos y atacar sin cesar. Todo ello se plasma con una extraordinaria exhibición de agilidad por parte de Fenyx, pero las limitadas combinaciones y la escasa variedad de enemigos y monstruos convierten los enfrentamientos en un elemento demasiado repetitivo. De forma adicional, los cuatro dioses que debemos salvar en la aventura, Ares, Atenea, Hefesto y Afrodita, otorgan bendiciones divinas que mejoran el disparo con arco, una vida extra tras morir, explosión tras bloqueo exitoso, etc.

Como hemos dicho, la obtención de armas y equipamiento no es esencial para ciertos combates, ya que únicamente aportan una serie de mejoras y habilidades pasivas, sin contar la personalización de la apariencia al encontrar ‘sets’ de otros colores y formas. Estos potenciadores no son realmente importantes, al menos en el nivel medio de dificultad, sin embargo aquel que opte por un peldaño superior encontrará un bonito desafío donde deberá ser cuidadoso en cada movimiento para lograr salir airoso sin consumir buena parte de los objetos consumibles y pociones.

Uno de los lugares más trascendentales en Immortals: Fenyx Rising es sin lugar a dudas el ‘Salón de los Dioses’, punto central en el que Fenyx aumenta su poder, repone pociones y completa encargos. La ‘Cisterna del río Estigia’ mejora tus habilidades y poderes divinos gastando monedas de Caronte, que se obtienen al resolver desafíos míticos por el escenario.

En el ‘Banco de Zeus’ aumentamos la resistencia máxima consumiendo rayos de Zeus, que son el premio final de cualquier ‘Cámara del Tártaro’. La ‘Cílica de Atenea’ aumenta la salud máxima de Fenyx empleando la ambrosía, objeto casi siempre ubicado en zonas elevadas del escenario. La ‘Fragua de Hefesto’ mejora tu equipo y la capacidad de transporte gastando fragmentos de adamantina, elemento que deja caer los monstruos al derrotarlos o también presente dentro de cofres épicos.

Seguimos con el ‘Caldero de Circe’, donde usamos ingredientes para crear pociones de salud, resistencia, ataque y defensa, demás, de potenciar sus virtudes. Y por último pero muy recomendable de completar por sus jugosas recompensas encontramos el ‘Tablero de tareas heroicas de Hermes’, con encargos especiales que sirven para unir a los cuatro dioses en la lucha contra Tifón. En resumidas cuentas, un punto de encuentro esencial en la aventura y que sirve de nexo entre las cinco principales zonas del juego.

Gráficos y Sonido

Metidos ya de lleno en la nueva generación hemos podido jugarlo en PlayStation 5 y francamente el nivel de detalle es excepcional, con una enorme distancia de dibujado que te permite ver prácticamente todo el mapeado desde los puntos más altos del escenario.

Cada ruina, templo, estatua, lugar emblemático es visible en la lejanía, y además al pulsar R3 en zonas de gran visibilidad podemos marcar cada punto a visitar para después explorar disponiendo de la localización exacta de cada actividad. De la misma manera, es realmente increíble lo rápido que carga la partida guardada o el viaje rápido entre zonas, si bien no llega a alcanzar la velocidad de otras propuestas que hemos probado en las últimas semanas como Spider-Man: Miles Morales o Demon’s Souls.

Una vez más Ubisoft Quebec emplea el motor gráfico AnvilNext 2.0, una versión que obtiene resultados fascinantes pero el cual ya necesita una evolución de cara a PS5 y Xbox Series. Dicha versión lleva usándose desde 2014 cuando debutó con Assassin’s Creed Unity y si bien ha ido optimizando y potenciando de forma progresiva, las obras de la compañía francesa merecen un extra a nivel técnico para demostrar todavía más la excelente labor que realizan en la construcción de cada mundo abierto.

No estamos diciendo que Immortals: Fenyx Rising flojee gráficamente, ni muchísimo menos. En el apartado visual se ha optado por un estilo más animado que le sienta de maravilla, desplegando un gran cariño en el diseño y estética de los coloridos y variados escenarios, donde cada una de las regiones cuenta con identidad y naturaleza propia.

Asimismo, al igual que con Watch Dogs: Legion y Assassin’s Creed: Velhalla, Ubisoft vuelve a ofrecer al usuario dos modos gráficos diferentes. El primero de ellos, el modo rendimiento, apuesta por la fluidez mediante una resolución 4K y 60 fotogramas por segundo completamente estables, siendo una auténtica delicia por el magnífico funcionamiento y movimiento en el plataformeo y combates.

El segundo es el denominado modo calidad, presentando también una resolución 4K, descendiendo hasta las 30 imágenes por segundo pero ganando en calidad y efectos gráficos, que sinceramente no llegan a merecer la pena por no perder la claridad de los 60fps.

La banda sonora siempre suele mantenerse ausente, ayudando desde el punto de vista ambiental con brillantes melodías compuestas Gareth Coker, músico de un formidable talento que ha trabajado previamente en las dos entregas de la serie Ori para Moon Studios.  C

erramos el texto haciendo una especial mención al portentoso doblaje de las voces al español. Ubisoft siempre destina buena parte de sus esfuerzos en este aspecto, e Immortals: Fenyx Rising cuenta con un espléndido elenco de reputados actores como Salvador Serrano y Roberto Encinas en la flagrante narración entre Zeus y Prometeo, Jesús Barreda en el papel del siempre presente Hermes, o Javier Lorca y Maria Luisa Marciel en el papel protagonista de Fenyx, ya sea masculino o femenino.

Conclusión

Una buena parte de la comunidad apuntaba que Immortals: Fenyx Rising iba a ser la propuesta más floja del trío que presentaba Ubisoft para los últimos meses de 2020, y finalmente nos hemos encontrado con una auténtica sorpresa, siendo un soplo de aire fresco para el catálogo de la compañía gala. Sin necesidad de buscar características o mecánicas rompedores han firmado una de las mejores aventuras de acción y exploración en mundo abierto del año, fijándose un objetico más claro y directo sin andarse con rodeos, brindando un contenido un poco más acotado pero infinitamente variado y divertido que te mantiene pegado a la pantalla desde la primera escena.

Asimismo, Ubisoft Quebec se mantiene en la mitología griega aportando conocimiento desde un punto de vista irónico y humorístico en lo que se refiere a la historia, y risueño a través de un apartado artístico repleto de color. Si a todo ello le sumamos un eficiente sistema de progresión, puzles y desafíos a la altura de cualquier The Legend of Zelda y un increíble diseño de escenarios y mazmorras, no nos queda otra que calificar Immortals: Fenyx Rising como uno de los mejores títulos para estas navidades.

Author: Alejandro Altaber

Redactor en RegionPS.com desde enero de 2012

Immortals: Fenyx Rising

59,95€
8.9

Historia

8.5/10

Jugabilidad

9.0/10

Gráficos

9.0/10

Sonido

8.5/10

Diversión

9.5/10

Pros

  • Refrescante historia llena de humor, mitología y magníficos diálogos
  • Sensación constante de libertad e inmejorable exploración de los escenarios
  • La resolución de puzles, pruebas épicas y las Cámaras del Tártaro
  • Sensacional estilo artístico, banda sonora y doblaje al español
  • Grato sistema de combate mediante ataques, esquivas y habilidades...

Cons

  • ... aunque evidencia falta de profundidad y variedad en armas
  • Se echan en falta más tipos de enemigos