Análisis | Journey to the Savage Planet

Análisis | Journey to the Savage Planet

4 febrero 2020 0 Por Alejandro Altaber

Viaje hacia un planeta desconocido donde disfrutaremos de una placentera, graciosa y colorida aventura que destaca por su acertado diseño, exploración y aspecto visual.

Ficha Técnica

  • Título: Journey to the Savage Planet
  • Desarrollador: Typhoon Studios
  • Editora: 505 Games
  • Distribuidor: 505 Games
  • Número de Jugadores: 1-2
  • Plataformas: PlayStation 4, Xbox One y PC
  • PEGI: +12
  • Fecha de salida: 28 de enero de 2020
  • Idioma: Voces en inglés. Textos en español
  • Género: Acción, Aventura

Hablar de Typhoon Studios es hacerlo de un equipo completamente desconocido, pero sabiendo que sus máximos responsables son los directores de títulos como Far Cry 4 o Assassin’s Creed, la cosa cambia drásticamente. Formado por antiguos empleados Ubisoft, Electronic Arts y WB Games Montreal, Typhoon Studios, este pequeño estudio afincado en Canadá anunció durante The Game Awards 2018 su primer proyecto, Journey to the Savage Planet.

Bajo el amparo de 505 Games como editora del juego, llega a PlayStation 4, Xbox One y PC una aventura en primera persona que derrocha color y humor en todos sus aspectos, y encima desmarcándose como una de las primeras sorpresas de 2020. Eso sí, está por ver si en el futuro PS5 y Xbox Series X recibirán los siguientes proyectos de Typhoon Studios, pues pocas semanas antes de finalizar el desarrollo de Journey to the Savage Planet se anunció la compra del estudio por parte de Google para trabajar en exclusiva para Stadia, el servicio de juego en streaming.

Historia

Journey to the Savage Planet nos pone en la piel del recluta más reciente de Kindred Aerospace, que se enorgullece de su posición como “4ª Mejor Compañía de Exploración Interestelar y seremos enviados a diversos planetas en los rincones más recónditos del universo.

Abandonado a tu suerte en un inexplorado lugar, con muy poco equipamiento y sin un plan real de actuación, en estas adversas condiciones habrá que determinar si el lugar es habitable a la vez que descubrimos  las otras criaturas ya presentes en el planeta.

Bajo una premisa donde el humor negro está siempre muy presente, Journey to the Savage Planet nos lleva a visitar cuatro pequeños mundos abiertos, es decir, cuatro biomas completamente diferentes del planeta AR-Y 26 que funcionan como escenarios propios por sí mismos.

Una aventura que se puede completar en una cifra que oscila entre las 8-12 horas, variando según el tiempo que dediquemos a la extensa exploración existente para mejorar el personaje, habilidades y equipamiento, además de cumplir las misiones secundarias y encargos que constantemente van saliendo a nuestro paso.

Jugabilidad

Lejos de las superproducciones que lideraron en Ubisoft, por Alex Hutchinson, Yassine Riahi y Reid Schneider ofrecen una propuesta bastante distinta a la de sus antiguos trabajos.  Journey to the Savage Planet es una aventura en primera persona donde tiene mucha más importancia la exploración que los tiroteos. De hecho, el factor shooter pasa bastante desapercibido y pocas veces los enfrentamientos ante monstruos llegan a suponer un verdadero reto para el jugador, excepto los jefes finales, aunque ahí también parecen un pequeño rompecabezas a resolver.

Ambientada en un brillante y colorido mundo alienígena repleto de extrañas y maravillosas criaturas, la obra de Typhhon Studios abraza el estilo metroidvania, por lo que en una primera pasada es casi imposible explorar al completo cada uno de los planetas hasta haber encontrado la habilidad necesaria para regresar y alcanzar dicha zona. De hecho, los propios creadores han afirmado en diversas ocasiones que Metroid Prime es una de las principales inspiraciones de la aventura y por ello han trabajado a fondo en dotar al título de un buen sistema de progresión.

Antes de llegar a nuevas áreas debemos ir mejorando las herramientas del protagonista, el cual no dice una sola palabra en toda la historia y se expresará mediante meros sonidos. Durante el viaje vamos recibiendo regularmente transmisiones de audio y vídeo por parte del CEO de Kindred Aerospace, Martin Tweed, con actualizaciones de la misión y anuncios de nuevos productos en la sede de Kindred Technologies. De la misma manera, EKO, nuestro fiel compañero IA, nos comentará asiduamente bajo un gran sentido del humor detalles sobre el lugar, la exploración y ayuda para guiarte en el camino.

En cuanto al sistema de combate, nuestro anónimo protagonista únicamente cuenta con un arma, la Nómada. Salvando las distancias debido a que los tiroteos son un pilar fundamental en dicha obra, recuerda en cierto sentido a lo que ofrece Remedy con Control. Aquí la Nómada puede mejorarse mediante la obtención de nuevas habilidades, pero básicamente su poder inicial es suficiente para derrotar a los distintos enemigos siempre que usa con cabeza y analizando las debilidades del oponente.

Para ayudarnos tenemos libre la mano izquierda, reservada para el uso de diferentes objetos y herramientas arrojadizas. Esencialmente funcionan como granadas con distintos efectos como servir de cebo para atraer los monstruos a un determinado punto, semillas que se convierten en puntos de anclaje para escalar y llegar a zonas inaccesibles, plantas que explotan y permiten destruir muros quebradizos, explosivos que pegan a los enemigos al suelo ralentizando su movimiento, etc.

De hecho, algunas de ellas al comienzo solo se pueden llevar de manera temporal durante unos pocos segundos para desbloquear un punto muy concreto del lugar, pero más adelante se pueden almacenar de manera indefinida. Igual de relevantes son las batallas contra gigantes monstruos alienígenas a modo de jefes finales a los cuales es imposible hacer frente sin un reconocimiento previo. Nos explicamos. Mediante el escáner del protagonista analizaremos su composición para entender cómo atacarles, aunque echar un vistazo a los alrededores de la zona es igual de esencial para sacar el máximo provecho.

En estos combates la dificultad se dispara a picos elevados en comparación al resto de la aventura, y llegaremos a morir en bastantes ocasiones hasta dar con la tecla acertada. En cierta medida se agradece este repentino cambio en la experiencia jugable y así evitar que todo sea un mero paseo por un planeta desconocido.

Y hablando de muertes, cada vez que caemos en combate o despeñados al calcular mal algún salto, se creará un clon del personaje en la nave nodriza. Por suerte y como guiños a la saga Souls, podemos volver a recoger los ítems perdidos y también un final digno a nuestro antiguo cuerpo enterrando el cadáver en las tierras del planeta AR-Y 26.

Journey to the Savage Planet trata de manera elegante múltiples mecánicas, y otros de los componentes introducidos es el crafteo o recolección de elementos por el escenario. Para fabricar el equipamiento y mejorar las habilidades son necesarias determinadas cantidades de compuestos químicos, todas ellas muy bien medidas pues nunca se hace pesado dedicar tiempo extra a ello. Todo lo recogido se usa en la impresora 3D en la nave Javelin, vital para convertir cualquier deshecho espacial en artículos útiles para la supervivencia.

Typhoon Studios ha equilibrado de forma fantásticamente este aspecto para integrarlo orgánicamente en el avance de la aventura ya que es muy sencillo recoger dichos componentes al derrotar a monstruos básicos o recolectarlos de zonas muy accesibles si dedicamos un mínimo a la exploración.  Una exploración la cual es my agradecida, pues buscar en cada rincón guarda jugosas recompensas en forma de numerosos compuestos o puntos para ampliar la salud y energía máxima de manera permanente.

Tampoco nos olvidamos del modo cooperativo online para dos jugadores, que hacen la experiencia todavía más amena y divertida, aunque aquí si salen a la luz algún problema como la menor dificultad general del título al haber dos personajes en el mismo planeta sin variar el poder o número de peligros.

Gráficos y Sonido

Gráficamente, el primer título que se te viene a la mente al comenzar Journey to the Savage Planet es No Man’s Sky. Pese a que ha sido desarrollado por un equipo de reducido número de personal, el título de Typhhon Studios derrocha inteligencia en lo que se refiere al diseño del mundo y criaturas, niveles y apartado artístico.

Mediante un estilo muy colorista, original y aspecto caricaturesco, sorprende más allá de su faceta estética gracias a la fantástica interconexión de unos escenarios que incitan constantemente a la exploración para hallar nuevos secretos y recompensas. Haciendo uso del Unreal Engine, quizás Journey to the Savage Planet es No Man’s Sky no brinda un nivel técnico asombroso comparable a otras producciones AAA, pero cuida al máximo otros detalles como una extraordinaria distancia de dibujado, estable tasa de imágenes por segundo en PS4 Pro, cuidada interfaz en pantalla y simpáticas animaciones y movimientos.

En cuanto al apartado sonoro, llega a nuestro país con voces en inglés, textos en español y una banda sonora muy optimista que sigue la línea de la serie Borderlands. Como último apunte que no esperábamos encontrar, tenemos un modo foto para capturar todas nuestras experiencias y enmarcar los mejores recuerdos.

Conclusión

Desde su anuncio sabíamos que Journey to the Savage Planet tenía algo especial, sobre todo teniendo en cuenta quién estaba tras su desarrollo. Por suerte, todo ha salido a la perfección y por méritos propios estamos ante la primera gran sorpresa de 2020.

Typhoon Studios tenía claro su público objetivo, usuarios que no disponen de tiempo suficiente para dedicar 40-50 horas a una propuesta de acción y exploración en mundo abierto. Por ello Journey to the Savage Planet va directamente al grano con mecánicas sencillas pero muy pulidas en todas sus facetas en una campaña para uno o dos jugadores que se puede completar en 10-12 horas, pero que esconde suficientes añadidos para el resto de personas que quieren dedicarse a explorar al máximo los cuatro biomas del desconocido planeta.

Acompañado de un fantástico sentido del humor y una estética colorida y muy original, el primer proyecto del estudio canadiense nos regala una notable aventura con buena dosis de exploración, plataformas y acción, con una experiencia todavía más recomendada si decides optar por el cooperativo. Journey to the Savage Planet ya está a la venta en PS4, Xbox One y PC.

Author: Alejandro Altaber

Redactor en RegionPS.com desde enero de 2012

Journey to the Savage Planet

29,90€
8

Historia

7.5/10

Jugabilidad

8.5/10

Gráficos

8.0/10

Sonido

8.0/10

Diversión

8.0/10

Pros

  • Acertado sistema de exploración y backtracking
  • Fantástico sentido del humor de la IA acompañante
  • Gran diseño de niveles, secretos, habilidades, etc
  • Modo cooperativo para dos jugadores
  • Verdadero desafío en jefes finales

Cons

  • Baja dificultad ante enemigos básicos
  • Yendo directamente al grano puede hacerse un tanto corto
  • Algún pequeño bug o bajada de frames