Ha llegado el momento de embarcarse en una apasionante aventura ambientada en el Sacro Imperio Romano, un fascinante título de rol puro en primera persona que opta por un realismo y rigor histórico genuino en la actualidad y que deslumbra con un diseño artístico absolutamente excepcional. No obstante, no es oro todo lo que reluce, ya que la obra de Warhorse Studios viene acompañada por multitud de errores y bugs fruto de los graves problemas de optimización con los que se ha lanzado el juego.

Ficha Técnica

  • Título: Kingdom Come: Deliverance
  • Desarrollador: Warhorse Studios
  • Producción: Deep Silver
  • Distribuidor: Koch Media
  • Género: RPG
  • Número de Jugadores:
  • Plataformas: PlayStation 4, Xbox One y PC 
  • Idioma: Voces en Inglés y Subtítulos en Castellano
  • PEGI: +18
  • Fecha de salida: 13 de febrero de 2018
  • Cómpralo ya por 52,95 € desde el siguiente enlace

 

Warhorse Studios lleva trabajando varios años en el desarrollo de un ambicioso RPG de mundo abierto llamado a ser uno de los títulos de rol más importantes de los últimos años. Sin embargo, los inicios no fueron nada fácilesl; el estudio checo comenzó en 2009 buscando inversores privados de la República Checa con resultados nulos, estuvieron a punto de tirar la toalla y abandonar el proyecto, lo que hubiera sido un verdadero despropósito.

Menos mal que finalmente consiguieron ayuda de un inversor para construir el primer prototipo del juego mediante el motor Cry Engine y gracias a la plataforma de crowfunding de Kickstarter lanzaron una campaña para financiar Kingdom Come Deliverance. La respuesta de los usuarios fue unánime, el juego superó el millón de euros en poco tiempo y aunque no era suficiente para acometer el ambicioso proyecto que deseaba Warhorse Studios, el proceso de financiación continúo a través de la web del juego.

La repercusión de Kingdom Come Deliverance acabó llamando la atención de Deep Silver, editora que terminó apostando por él y que ha hecho posible su lanzamiento en PS4 y Xbox One.  El resultado ha sido una obra de unas dimensiones colosales, que ya está reportando grandes beneficios y que sin duda originará cierto malestar entre aquellos inversores que dejaron pasar la oportunidad de apoyarlo en su momento.

Porque Warhorse Studios ha creado con gran destreza un título que se distancia de los típicos juegos de rol de fantasía ambientados en la época medieval donde prima la magia y la brujería. El equipo checo ha querido arriesgar por lo real, tanto a nivel del día a día de un protagonista que puede pasar hambre, sueño, contagiarse con enfermedades, o desangrarse hasta morir como cualquier otra persona, como a nivel de realismo histórico. Ya que a pesar de que encarnamos a un protagonista ficticio, todo el argumento se sustenta por un marco real inspirado en los brutales conflictos que rodearon la Europa del siglo XV.

Historia

La trama de Kingdom Come Deliverance es sin duda uno de los apartados más logrados y fascinantes del juego. El argumento a pesar de no distanciarse de los tópicos presentes en muchos videojuegos del último lustro (villano mata a los padres del protagonista y éste acomete un viaje de venganza plagado de dificultades), sí que consigue engancharte desde sus inicios, tiene algo que no se puede explicar con palabras, una sensación de misticismo que envuelve no sólo al personaje, sino todo lo que ocurre en el mundo que lo rodea, transmitiendo la impresión de que somos nosotros los que estamos viviendo esa aventura. Kingdom Come Deliverance te atrapa en su día a día y por unas horas, te evades del mundo real para viajar hasta una cruenta pero maravillosa época medieval donde puedes convertirte en aquél heroico caballero que siempre habías soñado o bien en el atrevido y conquistador rufián que vive al margen de la ley

Como bien decimos la historia plasmada en el juego sigue una línea verídica, con hechos acontecidos en la realidad durante la ciudad de Bohemia de 1403 en el Sacro Imperio Romano. Los jugadores tomamos el papel de Henry, hijo de un herrero, durante el conflicto y posteriores hechos que deriva la muerte del rey y la fallida proclamación de Wensceslao IV como nuevo monarca. Un auténtico devenir de conspiraciones entre nobles, caballeros y princesas, con espectaculares combates de honor, asedios a castillos y despiadadas guerras. Lo mejor de todo es que cada detalle se ha cuidado a la perfección para darnos la sensación de que en efecto, nos encontramos experimentando el día a día de la fascinante época medieval.

El argumento del juego a pesar de estar marcado por un contexto dentro de los acontecimientos históricos, permite al jugador elegir su propio camino ofreciéndole la posibilidad de enfrentarse a los diferentes conflictos de una forma más sosegada (y diplomática) o bien más directo (y bélico). El resultado es bastante atractivo, ya que el abanico de eventualidades es muy abierto, con la facultad de proponer al jugador la oportunidad de experimentar los diferentes caminos que se abren ante sí a nivel narrativo.

 

Jugabilidad

Kingdom Come Deliverance es un título muy profundo donde se incluyen más de 80 misiones entre principales y secundarias, para conformar una aventura que rondará las 50 horas perfectamente.

Dependiendo de cómo elijamos acometer las misiones encontraremos una jugabilidad convenientemente adaptada a las diferentes necesidades. Si optamos por la vía bélica, tendremos ante nosotros un sistema de combate similar a lo que vimos en For Honor pero con una mecánica más directa y exigente. Existen seis tipos de ataques distintos (centro, abajo izquierda, abajo derecha, arriba izquierda, arriba derecha y arriba), dependiendo de la parte del cuerpo del enemigo a la que queramos asestar el golpe deberemos decantarnos por una u otra.

Obviamente también tendremos que cubrirnos de los ataques enemigos, así como realizar contraataques, técnicas de amago y mucho más. Lo mejor de todo es que existen diferentes armas y mecanismos de golpe, con las que podemos aprovechar tanto los ataques cuerpo a cuerpo con espadas o hachas y ataques a distancia con arcos en los que funciona muy bien el apuntado. En definitiva, los combates son absolutamente fascinantes y muy adictivos. Si bien es cierto que al principio pueden resultar complejos y bastante frustrantes, cuando le pillas el truco la diversión aumenta con creces.

Si por el contrario declinamos la violencia y preferimos tintes más pacíficos, siempre podemos escoger la vía diplomática. Para ello la compañía ha introducido un completo sistema de diálogo donde el jugador tendrá que tener en cuenta varios aspectos a la hora de entablar conversaciones con los NPC que se encontrará a lo largo de la aventura. La posición social o laboral, la vestimenta, reputación o su poder adquisitivo serán algunos de los factores que más influirán en los diálogos y en el devenir de la misión. El resultado de la conversación dependerá del camino que decidamos seguir, si iniciamos un diálogo con un soldado de forma intimidatoria, podríamos acabar arrastrándonos por el fango antes de dar por finalizada la misión.

Otro detalle que realmente nos dejó sorprendidos de la estructura de las misiones es que no las recibiremos en un punto concreto de un personaje que permanece estático hasta que aceptamos su encargo. Por ejemplo en una de las misiones secundarias teníamos que hablar con un médico, si lo visitábamos en su casa por la noche llamaba a los guardias y nos acusaba de intrusos, así que teníamos que esperar hasta por la mañana para ir a visitarlo en su tienda mientras realiza sus tareas diarias. Un sistema bastante similar a lo que ya vimos en The Elder Scrolls V: Skyrim.

Los jugadores podrán personalizar y mejorar al personaje en habilidades tanto de diplomacia como de combate. Para la ocasión Warhorse Studios ha incluido un profundo y completo sistema de atributos y habilidades que iremos desarrollando a lo largo de las misiones, a través de las cuales adquiriremos experiencia y conocimientos que nos permitirán desbloquear nuevas destrezas.

Kingdom Come Deliverance ofrece al jugador una profundidad sobrecogedora, la evolución del protagonista depende absolutamente de la forma de jugar de cada uno. Al igual que ocurría con The Elder Scrolls: Skyrim, la forma de progresar y subir de nivel es bastante similar. Para aumentar una habilidad sólo tenemos que utilizarla, es decir, cuanto más combatamos con la espada más se incrementará nuestra destreza con ella, cuanto más plantas recolectemos, más aumentará nuestra experiencia en herboristería, cuantas más pociones creemos, más diestros seremos en alquimia o cuanto más éxito tengamos en los diálogos con NPC’s, mayor será nuestra habilidad en la oratoria.

Warhorse Studios ha introducido multitud de posibilidades a la hora de definir nuestro personaje, por un lado encontramos atributos más orientadas al combate y a la supervivencia, habilidades primarias (alquimia, robo, cacería, herboristería, etc.) y a su vez dentro de cada parámetro unas habilidades secundarias que nos ayudan a definir más la evolución de Henry. Algunas de ellas las desbloquearemos automáticamente cuando subamos de nivel o aumentemos nuestra reputación.

Por otro lado el comportamiento de nuestro protagonista es idéntico al de un humano real, con sus propias necesidades, por lo que también necesita cuidados en todos los sentidos para no pasar hambre, sueño o enfermedades (envenenamientos por comer alimentos en mal estado) cuyos efectos prolongados afectarán poco a poco a nuestras capacidades. Las heridas en los combates también podrían influir gravemente en la salud, ya que no nos recuperaremos simplemente comiendo o descansado, en algunos combates Henry sufrirá cortes o hemorragias que requerirán de vendajes inmediatos para evitar desangrarnos o caídas que nos producirán dislocaciones de piernas o brazos y por último, cuidado con beber demasiado o nuestro personaje podría acabar tirado en la cuneta muy borracho.

La imagen de Henry también es muy importante en el mundo de Kingdom Come Deliverance. Warhorse Studios ha introducido un importante componente social que nos permitirá relacionarnos con toda clase de personajes, desde simples campesinos a nobles, clérigos y mercaderas que nos venderán toda clase de productos (armas, pociones, pieles, alimentos, etc.). Nuestro carisma, la ropa que vistamos o la pulcritud y aseo del personaje, serán fundamentales para acometer con éxito los diálogos con los NPC’s o regatear para bajar el precio de los productos que compremos o aumentar los beneficios por los objetos que vendamos. No obstante, debemos tener cuidado con no pedir demasiado, ya que el mercader podría perder la paciencia y pedirnos más dinero la próxima vez que intentemos negociar.

Las conversaciones con los personajes pueden llegar a desbloquear nuevas ramas dentro de una misma misión y obviamente nuestras decisiones afectarán al desarrollo futuro de todo lo que nos rodea. Por ejemplo, mentirle a un personaje podría desencadenar en que más adelante otros acaben matándolo, o bien si le perdonamos la vida a un asesino, más tarde puede volver a por su venganza.

El mundo abierto de Kingdom Come Deliverance contiene una extensión de 16 kilómetros cuadrados, un nuevo ejemplo de la ambición del equipo de Warhorse Studios y no la única, ya que todo lo que rodea este RPG es absolutamente abrumador, desde su ambientación, realismo, su ecléctico argumento o simplemente el acabado visual de sus bellos parajes.  Parajes que recorreremos o bien andando y corriendo, o bien montados en un corcel.

Los caballos serán fundamentales para desplazarnos por el territorio de Bohemia y recorrer los largos caminos hasta alcanzar nuevas ciudades, villas, asentamientos y castillos. La libertad del jugador para moverse por el mundo de Kingdom Come Deliverance es absoluta, podemos llevar a nuestro personaje donde queramos, una vez descubramos un emplazamiento podremos desbloquearemos el viaje rápido hasta esa zona. Eso sí, el manejo del caballo es bastante tosco, difícil de guiar y en ocasiones se bloquea en los establos o simplemente pierde el rumbo cuando intentamos girar la cámara.

Como veis, Kingdom Come Deliverance es un videojuego de rol muy completo que invita al jugador a sumergirse durante decenas de horas en un mundo virtual por la época medieval, donde fácilmente puede perderse en largos paseos en los que simplemente explora el escenario en busca de nuevas aventuras. No es necesario embarcarse en ninguna misión principal o secundaria para disfrutar de lo que nos ofrece el juego, ya que podemos acometer otros retos o bien asentarnos y ver cómo va evolucionando el día a día de Bohemia.

Por último destacar que el sistema de guardado del juego es bastante peculiar. Podemos guardar la partida simplemente al ir avanzando la historia y cumpliendo objetivos de misión (guarda de forma automática) o si bien no queremos esperar y optamos por un guardado manual, tenemos dos opciones: dormir en nuestra cama (ojo sólo vale la nuestra propia) o bien tomándonos unas bebidas llamadas Remedium Savegamium o Schnapps redentor que tendremos que comprar a los mercaderas (no son baratas). Al principio nos pareció original, pero conforme avanza la aventura se vuelve bastante limitado y si a ello le sumamos que algunos bugs pueden complicar nuestros avances y echar a perder horas de juego entre guardado y guardado, lo convierten en un sistema bastante molesto e inoportuno.

 

Gráficos y Sonido

Por lo que se refiere al nivel técnico, Kingdom Come Deliverance es un juego lleno de contrastes, si bien es cierto que sus escenarios y paisajes deslumbran con un acabado visual absolutamente sublime gracias a la tecnología del motor gráfico CryEngine, el rendimiento y optimización del juego destroza totalmente la experiencia, pero vayamos por partes.

En primer lugar, el equipo ha conseguido recrear a la perfección los escenarios de la ciudad de Bohemia, así como castillos, paisajes, personas, armas y el sistema de iluminación es totalmente impresionante. El mundo cuenta con ciclos día/noche y cambios climáticos (como por ejemplo devastadoras tormentas) que le confieren un mayor realismo. Lo mismo puede decirse de las diferentes construcciones, con unas texturas detalladas y un muy cuidado sistema de distancia de dibujado, que consigue generar un horizonte con un paisaje asombroso cuando nos alejamos de las ciudades o villas, especialmente los imponentes castillos.

En segundo lugar tenemos unos modelados de personajes más sencillos, que difieren con el gran cuidado de los decorados, ya que su diseño y animaciones son bastante irregulares y en ocasiones pobres. Si bien es cierto que incluyen animaciones para determinadas acciones muy trabajadas, en otros ámbitos lucen más ortopédicos y toscos como el simple hecho de abrir una puerta. Lo mismo ocurre con los rasgos faciales, por un lado lucen unas texturas y tonalidades de piel bastante decentes, pero los ojos carecen de vida y los peinados son demasiado simples.

Adentrándonos ya en los diferentes problemas de optimización que os hemos comentado al principio, Kingdom Come Deliverance presenta una serie de errores innecesarios que empañan por encima de todo el arduo trabajo que el equipo checo ha invertido en otros apartados. Un claro ejemplo de ello sería los numerosos bugs que nos pueden acompañar en la partida, ya sea quedarse trabado con el caballo en el establo y no poder moverse ni desmontar, lo que te obliga a cargar partida, empezar una conversación con un personaje y al finalizarla aparecer misteriosamente en el tejado más alto del pueblo, o simplemente no poder continuar una misión porque el NPC se queda bloqueado. Aunque no todo son bugs, ya que también presenta algunos problemas de rendimiento, como los excesivos tiempos de carga que en muchas ocasiones aparecen ya sea a la hora de emprender un simple diálogo, o tras una cinemática.

Por otro lado existen caídas de frames muy molestas (sobre todo en ciudades pobladas o en combates con varios enemigos) o elementos del escenario que cargan de repente cuando nos acercamos (un sombrero, señales de caminos, objetos, etc.), lo mismo ocurre con las texturas de las casas, murallas o del decorado en general, también presenta una inteligencia artificial deficiente, etc. Pequeños problemas que aunque se pueden solucionar con un parche, sumados, enturbian el resultado final del juego.

Por último destacar que la banda sonora es una auténtica delicia musical para nuestros oídos. Sin duda es un factor de peso para obtener esa sensación de inmersión en la aventura, compuesta con una orquesta sinfónica, incluye tanto temas armónicos como más vehementes para los momentos de acción, con una variedad melódica muy singular que mezcla diferentes estilos del periodo medieval, ya sea folclore, cantos religiosos más gregorianos, etc. El juego viene subtítulado al español pero no doblado, se encuentra en completo inglés, con acentos muy característicos de la época.

Conclusión

En definitiva, Kingdom Come Deliverance es un juego que promete convertirse en uno de los grandes títulos de este comienzo de año. Mecánicas de combate profundas, un vasto mundo por explorar, libertad de decisión, un argumento adictivo, ambientación genuina y realista, personalización muy completa y gran variedad de misiones. La recreación del mundo que nos rodea está realizada con tanto rigor y detalle que es sin duda, junto con la trama, el apartado que más nos ha impresionado.

A pesar de sus numerosos problemas de optimización y rendimiento, Warhorse Studios ha conseguido crear un título muy profundo, tanto a nivel de personalización como en la propia jugabilidad del combate. Si buscas un viaje por la época medieval y estás dispuesto a perdonar sus carencias técnicas, la obra del equipo checo te sorprenderá notablemente. Su ritmo lento quizá condicione a esos usuarios que se inclinan por mecánicas más directas y dinámicas, craso error, ya que Kingdom Come Deliverance es un juego de rol muy completo que mejora con la progresión del personaje.

¡Déjate sorprender por Kingdom Come Deliverance y acompaña a Henry en su aventura por las tierras medievales!

Author: Guillem Sanchis

Redactor de RegionPlayStation desde el año 2011. Me apasiona la lectura y el deporte. Siempre orgulloso de formar parte de este gran equipo.

Kingdom Come: Deliverance

52.95 €
Kingdom Come: Deliverance
8.4

Historia

8.5 /10

Jugabilidad

8.5 /10

Gráficos

7.7 /10

Sonido

8.5 /10

Duración / Diversión

9.0 /10

Pros

  • Un mundo fascinante, muy real e histórico
  • Sistema de combate profundo y estratégico
  • Una amplia progresión y personalización de personaje
  • Misiones completas, dinámicas y variadas

Cons

  • Considerables fallos técnicos y problemas de rendimiento que empañan la experiencia
  • Ciertas mecánicas son muy toscas (montura a caballo, forzar cerraduras, etc.)
  • Un RPG lento, no apto para todos los jugadores

Related Posts

Avance | Harvest Moon: Light of Hope

Análisis | Dark Souls Remastered

Análisis | Khara The Game

¡Sorteamos una copia de MotoGP 18 para PlayStation 4!

Avance | The Lost Child

Reseña | Tú (no) necesitas ser un héroe: Neon Genesis Evangelion

Comments

Reply comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.