Análisis | Knack 2

Análisis | Knack 2

5 septiembre 2017 15 Por Guillem Sanchis

La franquicia Knack regresa con un videojuego con el que el equipo de Japan Studio pretende enmendar los errores del pasado, cimentando las bases de un héroe que antaño pasó completamente desapercibido, pero que ahora resurge de nuevo de sus cenizas con el objetivo de transportar a los fans del género plataformas a esa época dorada de PS2, llena de emociones y mucha diversión. ¿Conseguirá conquistarnos?

Ficha Técnica
  • Título: Knack 2
  • Desarrollador: Japan Studio
  • Producción: Sony
  • Distribuidor: Sony
  • Género: Plataformas
  • Número de Jugadores: 1-2
  • Plataformas: Exclusivo de PlayStation 4
  • PEGI: +7
  • Fecha de salida: 6 de septiembre de 2017
  • Idioma: Doblado al español
  • Cómpralo ya por 34,90 € desde el siguiente enlace

 

Knack 2, ha sido sin duda uno de los mayores retos a los que se ha enfrentado Mark Cerny y su equipo en los últimos años. No porque fuera un proyecto difícil de acometer a nivel técnico o un desafío de capacidad para el equipo de desarrollo, sino más bien porque tenían ante sí la necesidad de superar las carencias de una decepcionante primera entrega que prometía ser el nuevo icono de la next-gen de Sony pero que como todos sabréis, se quedó en un mero deseo incumplido.

PlayStation 4 debutó con un plantel de exclusivos bastante exiguo, pero la compañía nipona justificó esta decisión con los que creían que iban a ser sus dos mejores argumentos: KillZone: Shadow Fall y la novedosa IP de Mark Cerny, ingeniero y responsable de PS4. Las expectativas recaían en dos títulos que incrementaron el “hype” de los fans de Sony, una apuesta arriesgada e insuficiente, más teniendo en cuenta que las anteriores generaciones habían llegado al mercado con varios títulos Triple-A. 

Esta decisión acabaría condenando a Knack, pero no sería el único motivo. Y es que la intención de Sony de crear ya de inicio un nuevo talismán o amuleto para PlayStation 4, fue bastante precipitada. Quisieron que Knack tomara el papel que Crash hizo en su momento con PSX o Jack, Daxter, Ratchet o incluso Clank en PS2 (por no hablar de Kratos) y Nathan Drake o Sackboy en PlayStation 3. Su idea no era mala, porque Knack como mascota o icono podría haber sido una buena base para la consola, pero el problema radica en que la compañía no supo concederle ese carisma y personalidad necesario que consiguiera transmitir al jugador esa esencia y emoción que buscaba, una empatía que se quedo a medias.

Gran parte de los medios internacionales fueron muy críticos con Knack tildándolo de “experimento fallido”, lo que como consecuencia, derivó a que el juego tuviera un recibimiento muy frío. No sólo penalizaban el objetivo incumplido de construir una nueva IP cuyo protagonista fuera el rostro de la nueva generación de consolas, sino que también reprobaron su jugabilidad, tanto por su nivel de dificultad, como por sus comparaciones inevitables con otros grandes títulos como God of War, de la que Japan Studio sacó toda la inspiración para las principales mecánicas de combate.

No obstante, y tras disfrutar de Knack II durante algo más de 15 horas, podemos aseguraros sin ninguna duda que el equipo de desarrollo ha construido una secuela absolutamente fantástica que supera al original en casi todos sus aspectos. Mark Cerny y Japan Studio han creado una segunda entrega muy divertida, frenética y muy completa, con una historia más profunda que la de su predecesor, nuevas mecánicas, el doble de movimientos de combate, innumerables habilidades, un atractivo modo multijugador cooperativo, desafíos de niveles, coleccionables y en definitiva, un renovado sistema de juego que ha dejado atrás esos controles básicos del primer título.

Historia

Mark Cerny reconocía hace escasos meses en una entrevista con los medios españoles que uno de los principales errores que cometieron con Knack fue el desarrollo de su historia, guión que por cierto creo él propio Cerny sin ningún tipo de ayuda. No obstante, para esta secuela, el estudio ha decidido profundizar más en la personalidad de Knack y su fiel amigo Lucas, reflejando el inquebrantable lazo de amistad que los une, una de las piezas fundamentales para que los jugadores puedan empatizar con los personajes.

Knack volverá a ser el héroe en una colosal aventura donde la humanidad se ve amenazada de nuevo por goblins, robots y humanos, todos buscan una fuente de poder para construir un ejercito y dominar el mundo. En su viaje, Knack, Lucas y sus amigos tendrán que enfrentarse a innumerables enemigos (algunos de ellos muy familiares), traiciones y diferentes adversidades para salvar a la humanidad de un poder antiguo y muy peligroso. Cualquier “pequeño” detalle puede marcar una “enorme” diferencia…

Pero no sólo han mejorado el argumento en sí y la interacción de los personajes, sino que además han sabido construir una historia original y muy digna de ser equiparada a cualquier película actual de animación. Sin embargo, consideramos que a pesar de los esfuerzos realizados por la compañía para ofrecer un argumento de mayor calidad, el guión vuelve a ser uno de los apartados más deficientes del juego, no esperéis una historia con intriga que os enganche hasta conocer su desenlace, puesto que no es precisamente una de sus principales virtudes. Vuelve a pecar de básica y lineal, aunque tiene varios giros interesantes y en definitiva cumple su principal función, entretener al jugador y mantenerlo atento para descubrir cuál será el siguiente paso que dé nuestro protagonista.

La duración es otro punto muy positivo en esta entrega, ya que el estudio ha desarrollado un total de 15 capítulos, y cada uno de ellos cuenta a su vez con varios niveles (entre 3 y 5 dentro de cada capítulo). En total, la aventura puede llevarnos a superar perfectamente las 15 – 16 horas, una cifra bastante buena para tratarse de un juego de plataformas.

Jugabilidad

Al igual que ocurría con la primera entrega, Japan Studio ha querido construir un juego apto para todos los públicos, sencillo en su control pero con pequeños toques que desafíen la destreza del usuario. Knack 2 vuelve a hacer uso de la combinación entre el género de plataformas y el beat’em up (o hack and slash), aunque para la ocasión han incrementado las opciones del árbol de habilidades con el que Knack puede aprender nuevas técnicas y movimientos que lo harán progresar tanto en daño, como velocidad y defensa, una característica que también lo acerca al género RPG (aunque en muy poca medida).

El personaje tendrá que enfrentarse a innumerables enemigos en su aventura, algunos más pequeños y otros de gran tamaño. Los que hayan disfrutado de la primera entrega recordarán que Knack nació a raíz de una reliquia muy antigua, de la que saca toda su fuerza y que le permite crecer tanto en tamaño como en poder. Aunque normalmente el protagonista suele tener unas dimensiones de entre 1 o 2 metros, a medida que avancemos por el nivel iremos encontrando cajas con reliquias que Knack podrá añadir a su estructura para incrementar su vida y poder, obviamente cuanto más grande seamos más vida tendremos y más les costará a los enemigos derrotarnos.

Mientras que el Knack más pequeño cuenta con apenas 0.75 metros y puede ser derrotado de un sólo golpe de cualquier enemigo, el Knack más grande alcanza los 10 metros. No obstante, no sólo crece en tamaño y poder, sino que su estructura también puede adaptarse a los elementos naturales. Durante el transcurso de algunos escenarios, encontraremos diferentes sustancias o materias que Knack podrá adaptar a su cuerpo, como hielo, metal o roca. Estos elementos le conferirán habilidades únicas e imprescindibles para enfrentarse a los enemigos o resolver puzles.

La mecánica de juego en los escenarios es bastante lineal, a pesar de que existen niveles amplios, normalmente no hay opción para explorar, nuestro objetivo es avanzar, reunir reliquias para crecer o combinar elementos que nos ayuden a eliminar enemigos o superar puzles. Hablando de puzles, estos tampoco representan un gran desafío, son muy simples para resolver y no estaremos mucho tiempo para solventar cualquier de ellos, eso sí, hay una gran número por nivel.

Hay tres etapas bien diferenciadas en los niveles: avanzar por plataformas, matar enemigos y resolver puzles:

  • Plataformas

Las plataformas se caracterizan por su frescura y sencillez, nos obligarán a combinar saltos con diferentes obstáculos que aunque habitualmente no suponen un verdadero reto, si que existen zonas más complicadas que reúnen distintos elementos, como por ejemplo saltar con Knack grande mientras nos hacemos pequeños y mantenemos el botón de salto para “planear” y aterrizar en una estructura en movimiento rodeada por electricidad que nos puede matar de un golpe.

La posibilidad de cambiar de tamaño de Knack es una característica muy bien utilizada en el sistema de plataformas, ya que permiten al jugador aprovechar las habilidades del personaje para moverse entre ellas de diferentes formas. Y es que nuestro apreciado golem tendrá que desplazarse por superficies de todo tipo: paneles que desaparecen o se destruyen al aterrizar en ellos, fachadas escalables con fuego y gas saliendo de las paredes, tuberías, rodillos con pinchos, ventanas, calderas, columnas estrechas y solitarias con nada más que caída libre a su alrededor, etc.

Aunque en un principio pueda sonar un tanto complicado, las vidas infinitas que nos ofrece el juego le resta mucho desafío. El jugador puede repetir la acción tantas veces como quiera y consigue el resultado más por cansancio o suerte que por destreza, un hecho por el que no motiva tanto estar pendiente de la situación, ya que sabes que aunque mueras vas a tener muchas oportunidades para resolverlo. Hubiera sido muy positivo la introducción de check points cada cierto punto para que el jugador se viera obligado a repetir una zona concreta y no permitir la posibilidad de reiniciar el juego desde el mismo punto donde se muere.

Japan Studio repite en este apartado lo visto en la primera entrega, aunque ha mejorado ciertos aspectos. Las plataformas funcionan muy bien, sin romper el ritmo del nivel, además agilizan el avance y dispone de algunos tramos muy divertidos y frenéticos, aunque como ya hemos dicho se opta por un nivel más conservador.

  • Puzzles

Los rompecabezas al contrario de lo que ocurre con las plataformas si son una constante en todos los niveles. No obstante, hay etapas en las que podemos encontrar una mayor cantidad y otras en las que tan sólo tengamos que resolver un par de ellos. 

Generalmente los puzzles tampoco rompen el ritmo del juego, juegan un papel muy interesante y aunque son excesivamente fáciles de resolver, se utilizan más como excusa para ofrecer un aire fresco a la mente del jugador entre combate y combate, ampliando bastante la experiencia general de la aventura.

Aquí juegan un papel muy importante las diferentes transformaciones de Knack. La adhesión de tuercas metálicas, cristales transparentes, rocas o carámbanos de hielo nos ayudarán a resolver algunas fases para continuar avanzando por los escenarios. Por ejemplo, los cristales hacen a nuestro personaje “pequeño” totalmente invisible, por lo que puede atravesar cámaras o láseres de seguridad situados en el suelo o en puertas (Knack Sigiloso). En cambio cuando nuestro personaje absorbe rocas se hace mucho más pesado, un hecho que nos vendrá de perlas para  activar mecanismos que dependen del peso y con los que podremos abrir puertas o plataformas móviles.

Otro material que nos ayudará será el magnético, con el que Knack dejará un rastro de reliquias magnéticas para transferir la corriente de un mecanismo a otro del escenario y así reactivar dispositivos que no disponían de electricidad.

  • Combate

Este es sin duda el componente más divertido y gratificante del juego. Como ya os hemos comentado anteriormente, Knack cuenta para la ocasión con un árbol de habilidades que consta de 35 mejoras divididas en cuatro grupos (ataque, velocidad, fuerza y X). Según vayamos avanzando por las fases y derrotemos enemigos, conseguiremos experiencia para desbloquearlas. Entre ellas contaremos con algunos movimientos totalmente nuevos, como la patada en salto o torbellino de puños, que añadirán variedad al combate inicial compuesto por el clásico puñetazo y la patada lateral.

Un aspecto que mejora totalmente al de la primera entrega, Knack 2 cuenta con un sistema de combate dinámico y completo. El personaje dispone de más de 20 movimientos diferentes para acabar con sus enemigos, entre ellos patadas voladoras, ataques de boomerang, puñetazos poderosos, una gran cantidad de golpes múltiples e incluso ataques paralizantes. Además Knack también tomará el control de tanques, cañones y robots en algunas fases, con el fin de realizar ataques aún más poderosos.

La mecánica se amplia todavía más en determinados momentos con la inclusión de una piedra de cristal que conferirá a nuestro personaje todavía más poder y protección durante un tiempo limitado. En estas ocasiones Knack podrá hacer uso de los llamados supermovimientos, con los que eliminará a los enemigos al instante utilizando un demoledor tornado de piezas o creando una explosión de ellas con un contundente y expansivo golpe en el suelo. Dichos movimientos sólo se pueden utilizar en ocasiones específicas cuando aparece en escena una Piedra Solar, en el mismo momento en que Knack la destruye, se activará un periodo de tiempo limitado en el que Knack será completamente invulnerable y durante el cuál podrá hacer uso de estos super ataques.

Según vayamos avanzando en la aventura, el juego introduce diferentes enemigos, aumentado la dificultad de forma gradual. Primero nos enfrentaremos a pequeños goblins, para posteriormente combatir con goblins, humanos, robots y mucho más. Huelga decir que dentro de cada clase de enmigo (goblin, humano y robots) existen distintos subgrupos, cada uno formado por un soldado raso (ataque básicos), soldado equipado con armas de contacto (espadas, hachas, porras, etc.) y soldados equipados con armas a distancia (cuchillos, pistolas, láseres, etc.). Además y como medida excepcional, en situaciones concretas también tendremos que enfrentarnos a enemigos de un tamaño todavía más grande (normalmente robots) que podrán acabar con nosotros muy rápidamente, aunque para estas ocasiones nuestro personaje también tendrá un tamaño considerable, por lo que el desafío está ajustado. 

La dificultad del combate puede ser desafiante en las situaciones que se combinan los diferentes enemigos y nos atacan en grupo. Asimismo, si tenemos en cuenta que pueden acabar con nosotros con pocos golpes (siempre teniendo en cuenta el tamaño de Knack) y que la IA enemiga  es extraordinaria, el combate puede ser verdaderamente desesperante, sobre todo en los momentos que tenemos que enfrentarnos en un escenario reducido a una multitud de enemigos.

Por último, también queremos hacer mención del combate contra los jefes finales. Aunque hay pocos de ellos repartidos por las más de 15 horas de juegos, algunos son verdaderamente épicos y cuentan con mecánicas diferentes para acabar con ellos. No se basan únicamente en machacar botones, sino que presentan batallas originales, donde tendremos que combinar combate directo, con QTE (Quick Time Events) y algunas fases de estrategia.

Knack II también presenta una serie de coleccionables repartidos por todos los niveles en forma de cofres que tendremos que ir encontrando y que nos ayudarán a desbloquear diferentes artilugios para equipar a nuestro personaje, algunos de ellos muy útiles, como por ejemplo el escáner (podremos ver la salud de los enemigos), detector de secretos (nos indicará cuando hay un cofre cerca) o el medidor de combo (la potencia de ataque de Knack aumenta con cada golpe al enemigo). Además algunos de estos cofres esconden en su interior reliquias de cristales únicas con los que podremos modificar el aspecto de Knack (aguamarina, rubí, topacio y esmeralda).

A las más de 15 horas que dura la historia principal, podemos sumarle la repetición de niveles para o bien conseguir los cofres escondidos que no conseguimos en nuestra primera partida o bien completar los diferentes desafíos que nos aparecerán una vez hayamos superado cada uno de los niveles que hay en cada capítulo. Estos desafíos nos recompensarán con experiencia y medallas, siendo la dificultad de alguno de ellos bastante elevada, como completar un nivel en un tiempo limitado, con una puntuación máxima, sin morir, etc.

Tras completar la aventura, también desbloquearemos la Nueva Partida +, conservando todas las habilidades desbloqueadas hasta el momento, una ocasión perfecta para acometer de nuevo el modo historia en su vertiente más complicada, eligiendo el nivel de partida “Muy Difícil”, un verdadero reto en cuanto a lo que el combate se refiere. O bien podemos optar por dos clásicos modos que ya estaban presentes en la primera entrega y que también desbloquearemos justo al terminar la aventura principal: Contrarreloj (consiste en completar los niveles en un tiempo determinado enfrentándose a varios obstáculos) y Asalto al Coliseo (nos enfrentaremos a ordas de enemigos en un tiempo límite). Ambos modos pueden disputarse tanto en solitario como en cooperativo. La rejugabilidad está asegurada.

Otra de las novedades que presenta el juego y que fue una de las más solicitadas por los jugadores es sin duda la inclusión del modo cooperativo. Esta modalidad permite a los jugadores entrar o salir de la partida en cualquier momento, sin perder el avance del modo historia, eso sí, el segundo jugador no podrá desbloquear habilidades del árbol, solamente utilizará las que tenga en su posesión el anfitrión. Pero no os preocupéis por que la diversión está totalmente garantizada ya que, cuando hay dos jugadores en pantalla, dos Knack (uno rojo y otro azul, aunque podemos modificar su aspecto una vez consigamos con los cristales coleccionables) podrán combinar sus ataques y poderes para disfrutar de una variedad de movimientos combinados especiales, utilizando la estructura del compañero para formar devastadores ataques que eliminen a cualquier enemigo.

No obstante este modo puede presentar algunas dificultades, sobre todo en las etapas de plataforma donde la cámara puede jugarnos alguna mala pasada al centrarse en único personaje, un handicap a la hora de saltar. Aunque no es el único problema, ya que en zonas donde abundan los enemigos, perderemos de vista a nuestro personaje entre tanto ataque, sin saber qué estamos haciendo o donde nos encontramos entre tanto barullo.

Gráficos y Sonido

El apartado audiovisual de Knack 2 es bastante continuista, el estudio ha seguido apostando por unos gráficos donde predominan los colores llamativos de alta calidad y unos efectos de iluminación que confieren a la animación un realismo muy satisfactorio. No obstante la compañía vuelve a desaprovechar la oportunidad de sacar mayor partido a la consola, aunque quizá no sea necesario llegar al tan ansiado fotorealismo, si que es verdad que las animaciones de los personajes podrían ser superiores. 

Concretamente en lo que se refiere a los enemigos, el juego peca de ser repetitivo, ya que los diseños son exactamente el mismo, no hay variación entre la misma clase (a pesar de que hay varios tipos diferentes dentro de cada clase de enemigo, dentro del mismo grupo son todos clones), un detalle que se intensifica todavía más cuando la cámara se acerca demasiado, puesto que a pesar de que están bien acabados y tienen unos buenos modelados, pasan desapercibidos.

Obviamente no ocurre lo mismo con Knack, ya que el estudio ha centrado todos sus esfuerzos en él y en los principales personajes, sobre todo los que aparecen en las cinemáticas (como Lucas, Xander o el propio antagonista del juego), los cuales gozan de un nivel de animación y detallado de mayor calidad. La dirección artística ha vuelto a bordar los efectos de Knack al aumentar o disminuir de tamaño, así como sus ataques o habilidades, es absolutamente fantástico verlo crecer y cambiar su aspecto descomponiéndose en tan sólo un segundo como si de un juguete de LEGO se tratase.

Los escenarios al igual que el propio personaje, basan su estructura en el truco gráfico del “despiece”. El estudio ha vuelto a jugar con la idea de que el protagonista pueda utilizar en determinados niveles y escenarios, distintas piezas para adaptarlas a su cuerpo y así poder convertirse en cualquier cosa (hielo, piedra, metal, etc.) creando un ambiente muy fluido y admirable. Cada parte de Knack tiene una física propia, por lo que todos sus movimientos alcanzan un enorme realismo.

Como bien decimos los niveles y los escenarios que lo conforman también se benefician de este sistema, por lo que el protagonista puede destruir muchos de los elementos que lo conforman, ya sean cajas, barreras, piedras, paredes, etc. Sin embargo, cabe destacar que no todo el nivel es interactivo, sólo ciertas partes que están preparadas para ello. El brillante colorido inunda todos los niveles, ya sean cuevas heladas, áridas montañas rocosas o bellos parajes llenos de flores y colorido césped. Las texturas son correctas pero sin alardes, no ocurre lo mismo con los horizontes, donde se crea una línea de dibujado repleta de polígonos que sorprenden mucho por su gran acabado.

Por lo que respecta a la banda sonora, Knack 2 cuenta con una música definida y variada, aprovecha bien esos momentos de acción y emoción para acompañar ya bien sea los combates o los momentos más divertidos o casuales con composiciones instrumentales muy armónicas, épicas, caóticas o de mayor tensión. Además el juego está completamente doblado al castellano (y con un gran nivel), con las voces características de cada uno de los personajes que ya nos acompañaron en la primera entrega, un detalle que Sony siempre suele cuidar en sus títulos exclusivos y que son de agradecer.

Conclusión

En definitiva, Knack 2 significa la redención del que pretendía consagrarse como nuevo emblema de PlayStation 4. Una sorprendente fusión entre el género plataformas y hack and slash, que deriva en un frenesí de peripecias con un acabado audiovisual digno de cualquier largometraje, chispeante, luminoso y colorido. Un verdadero hito animado con una propuesta jugable sólida, muy entretenida y en ocasiones adictiva, para toda la familia.

Obviamente el juego va progresando conforme avanzamos en la aventura, construyendo un Knack con más posibilidades tanto en los combates como a nivel de plataformas. No obstante continúa teniendo algunos pequeños altibajos, con pocas sorpresas y carente de innovación. Peca de repetitivo, sobre todo en lo referente a los enemigos, puzzles y niveles.

A título personal, no sólo recomendaría la compra del juego, sino que incluso la añadiría al grupo de los imprescindibles. Japan Studio y Mark Cerny han sabido reconducir el futuro de Knack con una completa entrega divertida, épica y emocionante. Han conseguido redimir los errores del pasado mejorando su jugabilidad, introduciendo nuevas mecánicas, el modo cooperativo, desafíos y una historia con un guión más elaborado. Knack dos se convierte en una aventura rejugable, vibrante y única. Las grandes esencias se guardan en frascos pequeños.

 

* Análisis realizado por Antonio Asensio

Author: Guillem Sanchis

Redactor de RegionPlayStation desde el año 2011. Me apasiona la lectura y el deporte. Siempre orgulloso de formar parte de este gran equipo.

Knack 2

39,99 €
8.6

Historia

6.7/10

Jugabilidad

9.5/10

Gráficos

8.7/10

Sonido

8.5/10

Diversión

9.5/10

Pros

  • El apartado técnico es muy vistoso, colorido y las físicas de Knack vuelven a ser extraordinarias.
  • La satisfacción de manejar a un Knack gigante es única, destruyendo todo a tu paso sin nada ni nadie que te pare.
  • Las mecánicas de combate han mejorado, al igual que la cantidad de enemigos, ataques de Knack y árbol de habilidades para personalizar al personaje.
  • El modo cooperativo es muy divertido y frenético, todo un acierto la opción de entrar y salir de la partida en cualquier momento.
  • El doblaje al castellano es sublime.

Cons

  • El control del Knack pequeño es tosco, sobre todo los movimientos de ataque o los desplazamientos laterales.
  • Los enemigos pecan de repetitivos.
  • La cámara puede jugar malas pasadas, sobre todo en el modo cooperativo.
  • El guión ha mejorado respecto a la primera entrega, pero continúa teniendo carencias.
  • Algunas fases pueden resultar tediosas y abusa mucho del puzzle fácil.