Análisis | Pro Evolution Soccer 2018

Análisis | Pro Evolution Soccer 2018

21 septiembre 2017 1 Por Guillem Sanchis

Un año más Konami tiene la oportunidad de seguir mejorando su reconocida franquicia Pro Evolution Soccer para sorprender definitivamente a ese sector que todavía sigue indeciso a la hora de arrancar la temporada futbolística. ¿FIFA o PES? La compañía nipona se anticipa al lanzamiento de EA Sports con una entrega que promete ser el golpe final para devolver la gloria a su saga deportiva, ¿será capaz Konami de marcarle un gol a FIFA 18 con PES 2018?

Ficha Técnica
  • Título: Pro Evolution Soccer 2018
  • Desarrollador/Editor: Konami
  • Distribuidor: Konami
  • Número de Jugadores: 1-4 (Online)
  • Plataformas: PlayStation 4, PlayStation 3, Xbox One, Xbox 360 y PC
  • Fecha de salida: 14 de septembre de 2017
  • Género: Simulador Deportivo

A pesar de los numerosos errores y carencias que lleva arrastrando la serie Pro Evolution Soccer desde que se diera el salto de PS2 a PS3, lo que es evidente, es que Konami ha luchado año a año por traernos un videojuego que mejore a su predecesores, aportando no sólo mejoras gráficas, sino también de calidad en el sistema de juego y variantes en las diferentes modalidades.  PlayStation 4 marcó un punto de no retorno para la compañía nipona y cada temporada ha conseguido satisfacer tanto las necesidades de los jugadores más veteranos como atraer a nuevos usuarios. Eso sí todo depende de lo que busque el jugador de un simulador deportivo.

Y es aquí donde nos surge la pregunta, ¿cuáles deben ser los pilares fundamentales dentro de un buen juego de fútbol? Hay quienes hacen su elección buscando el título más realista posible, desean disfrutar de un campo con una ambientación extraordinario o bien se deleitan con esos rasgos faciales de sus jugadores favoritos. Otros prefieren una buena jugabilidad, con un sistema más pausado y estratégico, o bien se decantan por un juego más directo y rápido. Por último, existe otra facción de usuarios que no están dispuestos a comprar un juego en el que no esté la licencia oficial de su equipo favorito y aquí es donde PES 2018 vuelve a decepcionar a ese colectivo. No obstante, si para ti el significado de un buen juego de fútbol es divertirte, disfrutar de un realismo exacerbado y una jugabilidad más lánguida y táctica, PES 2018 es tu mejor opción.

Adam Batthi, máximo responsable del equipo de desarrollo de PES y responsable del resurgir cual Ave Fénix de la saga, es sin duda el claro ejemplo de que se puede escuchar a la comunidad de jugadores y llevar a cabo un juego más equilibrado sin perder la esencia que siempre le ha caracterizado. Este año la compañía se ha decantado por una jugabilidad más pausada y no tan directa, donde se premia más el control del balón y los partidos más tácticos, con una IA bastante sobresaliente y en la que por primera vez desde hace ya casi una década, los porteros vuelven a brillar con paradas increíbles, reacciones excepcionales y movimientos rápidos, atrás quedaron los espantapájaros…

Jugabilidad

Si valoramos en su conjunto la jugabilidad de esta entrega, podríamos decir que peca de conformista, lo que en un principio no es algo negativo, ya que Konami ha seguido la línea que tanto reconocimiento les ha dado en los últimos años. No obstante, esperábamos una apuesta más arriesgada y aunque a nivel de manejo el juego es bastante eficiente, presenta cambios exiguos y muy concretos. Pero la clave está en el error que cometen al no intentar incluir nuevas licencias o conservar las que tenía hasta el momento, originando un título muy deficiente en este aspecto.

Pro Evolution Soccer 2018 tiene varios puntos en los que queremos profundizar, cada uno de ellos tiene su propia importancia dentro del juego y requiere una valoración por separado, por lo que a continuación dividiremos la jugabilidad en un total de 5 apartados y analizaremos cómo ha evolucionado cada uno de ellos respecto a sus antecesores. Interfaz, sistema de control, licencias y modos de juego, son las cuatro claves que definen esta entrega.

– Interfaz

El menú de Pro Evolution Soccer 2018 presenta un aspecto muy similar al que ya vimos en 2017. Un diseño moderno e intuitivo, cada sección está perfectamente bien definida e incluye sus respectivos modos de juego. La amplitud en pantalla de los iconos es sin duda la clave de que sea vistoso, sencillo y práctico. Todos los modos continúan mostrando una temática en cuadrícula y aunque no tiene un cambio radical respecto a su antecesor, si que presenta alguna pequeña mejora visual.

Destaca por encima de todo el menú inteligente que integra los últimos modos de juego que hayamos disputado en el primer apartado, por lo que al entrar en el juego aparece directamente sin la necesidad de navegar hasta su lugar de origen. Si por ejemplo estuvimos jugando a la Liga Máster en nuestra última sesión, dicho modo estará fijado en primera línea y además no tendremos ni que cargar la partida ya que nos lo hará de forma automática. No obstante, también tenemos la posibilidad de personalizarlo a nuestro gusto de forma manual, un detalle muy cuidado.

– Sistema de Control

En las entregas anteriores Konami basó la jugabilidad de PES en la fluidez, el cambio constante de posiciones, el control del balón y el movimiento de los jugadores y aunque Pro Evolution Soccer 2018 continúa conservando la esencia de este sistema, la compañía ha apostado en esta ocasión por introducir un juego más pausado y táctico. Lejos quedan esos cambios constantes de identidad, donde Konami alternaba entregas entre la simulación y un juego más arcade, dejando a los fans completamente descolocados año tras año.

El equipo japonés ha seguido estudiando la imprevisibilidad dentro del terreno de juego, con todo lo que conlleva este efecto sorpresa tanto en el control del balón como en las reacciones de los jugadores. Esto conlleva un riesgo bastante elevado, pero la compañía ha sabido ajustarlo bien al sistema de control, equilibrando en gran medida tanto los fallos como los aciertos. Como bien decimos PES 2018 es totalmente imprevisible, nunca sabes lo que puede ocurrir cuando dos jugadores pugnan por un balón, o saltamos a rematar un centro, o nos dirigimos a portería completamente solos. Se acabaron los partidos predecibles con patrones, donde siempre pasa lo mismo, pase al hueco con triángulo y gol, ya no existe una premisa única que podamos utilizar en todos los partidos y que nos asegure marcar, ahora hay que trabajar la jugada.

Este método ha sido posible gracias al buen hacer del estudio y las herramientas del FOX Engine. Konami ha separado balón y jugador, clasificándolos como dos objetos singulares cuando se conduce el esférico, junto con toda una serie de reacciones, animaciones y movimientos que pueden llegar a influir en cualquier jugada. Suena más complicado de lo que en realidad es, ya que no depende de nuestra pericia, sino de cómo pone el jugador el cuerpo cuando recibe el balón, como lo maneja en carrera, cómo dispara o cómo centra. Obviamente las filigranas sí que requieren una destreza más elevada, pero nada que no se pueda mejorar con unas horas en el modo Entrenamiento.

Los tiempos de respuesta de los jugadores y de la IA ha mejorado notablemente. Lo que favorece tanto en ataque como en defensa. Como ya os hemos comentado anteriormente, en PES 2018 destaca por encima de todo el juego pausado, requeriremos de un sistema táctico más preciso para desarbolar a la defensa, especialmente cuando nos enfrentemos a la máquina. No hay rival pequeño, cualquiera nos puede vencer en una mala tarde y eso habla muy bien de esta entrega.

Nos encontraremos todo tipo de equipos, los que juegan a controlar el balón con precisos pases, o bien los que optan por un juego más directo, abusando de pases largos o realizando contraataques de vértigo. Pero no acaba aquí la cosa, ya que la defensa rival no descansa, nos acecha desde nuestra misma portería, si optamos por sacar la pelota jugada desde atrás, la presión de los rivales será totalmente asfixiante desde el primer momento. Eso sí, una vez marcamos el primer gol, se nota como los ánimos de los rivales menguan y si conseguimos encadenar un segundo, la sensación será todavía más elevada.

Las jugadas a balón parado también serán importantes en esta entrega. Los rivales preparan con ahínco cada lance del partido, por lo que presenciaremos muchas variantes dentro de este ámbito, tanto en las faltas como en los córners. Lo que conforma una experiencia más precisa y divertida. Pero lo que realmente nos ha sorprendido es la mejorada IA de los porteros, se acabaron los “metas-pelele” que no eran capaces de atajar balones por alto o disparos flojos o directamente se les caía el balón, facilitando segundas jugadas que siempre acababan en gol. Obviamente un portero puede fallar en una jugada determinada o en un disparo, pero no ser siempre una constante. Ahora los cancerberos de PES 2018 disponen de una capacidad de movimiento y reacción sin precedentes hasta la fecha. Son capaces de protagonizan auténticos paradones, además atajan balones por alto y realizan despejes sensacionales, anticipándose a muchas jugadas y evitando esas peligrosas segundas opciones.

Modos de Juego

Las modalidades de PES 2018 pecan de ser pocas, repetitivas y con escasas mejoras. Konami ha seguido la misma línea conservadora que en anteriores entregas, por lo que en la vertiente offline contaremos con las modalidades más destacadas como Liga Master, Ser Leyenda y los típicos Partido Amistoso, Entrenamiento, Liga, Copa, Champions League, la UEFA y la competición asiática.

La Liga Máster nos ofrece la posibilidad de tomar los mandos de un equipo, ya sea con los jugadores reales de ese club o con los míticos inventados de toda la vida. Disfrutaremos de una temporada en la que podemos disputar o simular partidos, fichar jugadores y mucho más. Por otro lado tenemos el modo Ser Leyenda, donde el usuario tendrá la oportunidad de sumergirse en la piel de un jugador y llegar a ser profesional, subiendo su nivel a través de diferentes ligas y equipos, incluso podremos ser convocados por la selección nacional de nuestro país, una reto perfecto para convertirnos  en el mejor futbolista de todos los tiempos. Esta modalidad no experimenta cambios respecto a entregas anteriores. Lo que si que nos ha convencido es el regreso de los Partidos al Azar, una modalidad en la que podemos disputar con nuestros amigos partidos de equipos que se forman con jugadores al azar y que ofrece una experiencia muy divertida.

El modo multijugador tampoco presenta cambios importantes, siguiendo la fórmula del anterior y con las mismas opciones de juego. Eso sí, al contrario que ocurrió en las entregas anteriores (sobre todo en las primeras semanas de lanzamiento) en Pro Evolution Soccer 2018 apenas hemos experimentado errores de conexión o lag durante los partidos. Podremos volver a disfrutar del adictivo modo myClub, Liga Máster online, divisiones multijugador con la que podemos ir ascendiendo de categoría y los novedosos modos cooperativos 2vs2 y 3vs3, que aunque prometen ser divertidos, en las ocasiones que los he probado no terminan de convencerme, sobre todo por la imperiosa necesidad de coordinarse de forma efectiva para encadenar una buena jugada.

Licencias

Este es sin duda el apartado más deficiente que vuelve a experimentar la franquicia de Konami. PES 2018 no sólo pierde licencias y equipos respecto a su antecesor, sino que incluso hay un club de alto nivel como el Bayern de Munich que directamente ni siquiera aparece en el juego.

Tras perder la licencia de la liga española en PES 2017, Konami no ha hecho ningún esfuerzo por recuperarla, y más allá de los acuerdos establecidos con Valencia, Barcelona y Atlético de Madrid, no hay ningún equipo más licenciado. Lo mismo ocurre con la liga británica (Premier League), donde únicamente tenemos al Liverpool y Arsenal en la primera división y el Fulham en la segunda o la liga portuguesa con el Benfica, Oporto y Sporting CP, el resto sin licenciar. Por el contrario la liga francesa está completamente licenciada, al igual que la italiana (excepto la Juventus), la brasileña, la liga chilena, la argentina, la asiática y la holandesa.

Por otro lado encontramos un compendio de equipos licenciados de diferentes ligas que conforman el llamado “Otros equipos europeos” donde encontramos al Galatasary, Fenerbache, Borussia Dortmund, Schalke 04, Zenit, Olympiakos, Shakhtar Donetsk, Young Boys, Gent, Anderlecht, CSK de Moscu, etc.

 

Gráficos y Sonido

El apartado audiovisual de PES 2018 es muy continuista con lo que ya hemos visto a lo largo de las últimas entregas. Si bien es cierto que existe una mejora gráfica, la diferencia respecto a PES 2017 es nimia. Eso sí, el equipo de desarrollo japonés sigue sorprendiéndonos con el nivel de animaciones y rasgos faciales de los jugadores, obra del portentoso FOX Engine. Sin embargo existen claras diferencias entre los jugadores licenciados o más reconocidos, y los que no tienen tanto renombre. El primer grupo ha sido recreado a la perfección, incluso han imitado los tatuajes que lucen los jugadores (sobre todo de los equipos con lo que Konami firmó un acuerdo, como Liverpool o Barcelona), mientras que el segundo grupo luce caras predefinidas por el juego que distan mucho de la apariencia real del jugador y en ocasiones ni siquiera tienen foto en los ajustes de dirección de equipo.

Por otro lado en el campo de juego las animaciones de los deportistas son increíbles, rozando la perfección, además se ha ampliado la lista de filigranas y movimientos especiales que pueden llevar a cabo, lo que le concede a la jugabilidad mucha frescura. Los estadios también gozan de una inmersión sin precedentes, desde unas gradas y aficionados más realistas, hasta una ambientación memorable. Al igual que ocurre con los jugadores o equipos, los estadios licenciados contienen una naturalidad más notoria, mientras que existen otros escenarios más paupérrimos, sobre todo en lo que al césped se refiere.  Los cánticos de las aficiones están muy bien elaborados, así como la cinemática que aparece de forma previa al arrancar el partido, con la respectiva salida del túnel de vestuarios, la foto del equipo y los aplausos del público, un detalle impresionante que nos ayuda a meternos de lleno en el partido.

La banda sonora de PES 2018 a título personal me ha parecido absolutamente sublime. Si bien es cierto que quizá me deje llevar por mis propios gustos, el juego cuenta con un listado de canciones brillantes tanto nuevas como pasadas (máximo 2 años de antigüedad) de reconocidos artistas como Bruno Mars, ColdPlay, Blondie, John Legend o Linkin Park, quizá conforman una temática exigua porque son pocos temas, pero rebosan enorme calidad.

No obstante el negativo contraste de los comentarios durante los partidos es absolutamente incuestionable. Paolo Maldini y Carlos Martínez, dos reconocidos y experimentados comentaristas, vuelven a ser los responsables de narrar los sucesos que transcurren durante los partidos, pero el resultado vuelve a ser irrisible. Se nota que las herramientas utilizadas para la grabación de las diferentes secuencias están totalmente pasadas de moda ya que hay ocasiones en las que están hablando una jugada y dejan espacio de 2 segundos en silencio antes de decir el futbolista o el equipo que la ha llevado a cabo. Pero esto no es lo peor, también intercambian momentos de frases ligadas con otros donde existe una clara distinción entre una tonalidad y otra, o en su pronunciación, por no mencionar que existen ocasiones en las que simplemente no nombran al futbolista o el equipo del que están hablando, dejando un silencio bastante incómodo.

Conclusión

Si dejamos aun lado el tema de las licencias, Pro Evolution Soccer 2018 es un título completo, con evidentes imperfecciones a nivel jugable pero que consigue su objetivo, ofrecer una sensación futbolística inmersiva y divertida. Empero, Konami ha sabido reinventarse con la implementación del sistema Real Touch, que concede un juego más pausado y hace hincapié en la vertiente más estratégica de los partidos.

Es incuestionable que PES 2018 es una experiencia de juego reconfortante e irritante a partes iguales. En un mismo partido podemos pasar del cabreo a la alegría en cuestión de minutos, una sensación que también ocurre en cualquier partido de fútbol, lo que denota un realismo que roza la línea. Quizá el punto más negativo lo encontramos en la exigua variedad de modos y sobre todo en el multijugador.

Nuestra experiencia personal nos deja con una entrega que aunque no consigue dar ese paso definitivo que esperábamos, si mejora su propuesta, tanto en el manejo como en el sistema de juego. Las animaciones y el apartado gráfico vuelven a ser los grandes baluartes de PES 2018, junto con la ambientación de los partidos y el manejo de los jugadores. Pro Evolution Soccer 2018 nos deja una sensación buena, pero no consigue satisfacer las expectativas que teníamos puestas, la compañía nipona no se ha atrevido a romper la dinámica y ha optado por crear una entrega más continuista.

Author: Guillem Sanchis

Redactor de RegionPlayStation desde el año 2011. Me apasiona la lectura y el deporte. Siempre orgulloso de formar parte de este gran equipo.

Pro Evolution Soccer 2018

52,94 €
8.4

Jugabilidad

8.7/10

Gráficos

9.0/10

Sonido

6.8/10

Diversión

9.0/10

Pros

  • Un control más preciso y partidos más pausados
  • La ambientación de los estadios
  • La IA de los porteros es la mejor de la historia
  • Un juego más estratégico donde no hay rival inferior
  • El regreso de los Partidos al Azar, diversión asegurada

Cons

  • La falta de licencias
  • Pésimos comentarios
  • Falta de innovación en los modos de juego
  • La jugabilidad es muy continuista