Análisis | Project CARS 3

Análisis | Project CARS 3

3 septiembre 2020 0 Por Alejandro Altaber

Slightly Mad Studios cambia la filosofía y experiencia de juego respecto a los inicios de la serie, pero convence gracias a su magnífico control, variedad de coches y circuitos y un elaborado modo Trayectoria.

Ficha Técnica

  • Título: Project Cars 3
  • Desarrollador: Slightly Mad Studios
  • Editora: Bandai Namco
  • Distribuidor: Bandai Namco
  • Número de Jugadores: 1
  • Plataformas: PlayStation 4, Xbox One y PC
  • PEGI: +12
  • Fecha de salida: 28 de agosto de 2020
  • Idioma: Voces y textos en español
  • Género: Conducción

 

Salir de la zona de confort, apostar por una propuesta diferente o simplemente captar un público objetivo más amplio, seguro que tras un concienzudo estudio del mercado y el actual paradigma del género ha llevado a Slightly Mad Studios a derivar la jugabilidad de su magnífica franquicia hacia derroteros completamente distintos.

Las dos primeras entregas de Project CARS apostaron por una simulación realista y un sinfín de opciones y ajustes dedicados a los más puristas de la conducción que disfrutan de dichos videojuegos con un buen volante entre sus manos, no obstante, el estudio decidió orientar la tercera parte hacia un título a medio camino entre la simulación y el arcade, todo ello previa adquisición de la empresa por parte de Codemasters. Buena parte de culpa fue que en los anteriores meses echado el guante a enormes talentos de la ya extinta Evolution Studios, compañía subsidiaria de Sony encargada de las sagas Motorstorm y el fantástico Driveclub.

De esta forma y como ya os comentamos en el pasado avance de Project CARS 3, desde finales de 2019 Codemasters suma la plantilla más potente de la industria del videojuego en dicho género, contando en su catálogo con las potentes licencias de F1, DiRT o GRID, todas ellas perfectamente organizadas a nivel interno llegando a sacar adelante incluso hasta tres proyectos anuales, gestionando a la perfección sus equipos de desarrollo y alcanzando resultados sobresalientes en cada uno de ellos.

Jugabilidad y Modos de Juego

Si Project CARS y Project CARS 2 se asemejaban a Gran Turismo o Assetto Corsa, ahora presenta un modo trayectoria y sistema de progresión similar a GRID y sobre todo a Driveclub, pues el director de Project CARS 3 es Paul Rustchynsky, exdirector del último juego de Evolution Studios antes de su desaparición. Para esta nueva entrega se ha suavizado la exigencia que existía en el pasado, rediseñando a su vez los controles con mando paliando así uno de los problemas más criticados a lo largo de la saga. De hecho, podemos desactivar prácticamente todas las ayudas existentes y seguir controlando el vehículo sin llegar a perder el control cada pocos metros, si bien hay que estar 100% concentrado en la carrera para salir victoriosos.

Project CARS 3 mantiene las intensas sensaciones y emociones del pasado, pero abrazando ahora una competición más cercana al arcade y dejando a un lado aspectos más técnicos como el desgaste de los neumáticos, el consumo del combustible y las paradas en boxes. Ahora afrontamos pruebas específicas, cortas y directas, eliminando las antiguas carreras de resistencia e incluso las sesiones de clasificación para posicionarte en parrilla. Aquí siempre se comienza en la zona media-trasera y toca remontar hasta la cabeza de carrera para cumplir ciertos objetivos que son casi imposibles de sumar con todo el tumulto de la zona intermedia. Asimismo, el sistema de físicas y daños sí que deja bastante que desear y rara vez los golpes afectan al rendimiento del coche.

Y hablando de coches, tenemos hasta 200 de las mejores y principales marcas, junto a más de 120 circuitos de todo el mundo, tanto reales como ficticios, algunos creados para la ocasión y otros recuperados a la vez que remodelados de las precuelas. Turismos, compactos, prototipos, GT3 e incluso monoplazas de la IndyCar y Formula E están perfectamente diseñados para la ocasión y preparados para recorrer los trazados clásicos de  Mugello, Jerez e Interlagos, o las calzadas de circuitos inventados de Shanghái, La Habana o la Toscana. Y es como habitual en este tipo de propuestas, en lso próximos meses llegarán nuevas temporadas de contenidos con más coches, circuitos y pruebas que ampliarán el tiempo a dedicar en el modo offline.

La otra gran modificación implementada por parte de Slightly Mad Studios es la renovación del modo Trayectoria. Project CARS 3 varia también su estructura central para darle total protagonismo y sustento al sistema de progresión basado en la obtención de puntos de experiencia y créditos que permitan la adquisición de nuevos vehículos, algo similar a lo que propone Forza Horizon.

Abandonan el calendario anual que limitaba la participación en competiciones debiendo elegir entre ellas para plantear un avance más lineal y accesible para todos los usuarios. En ese aspecto, un servidor es de los que agradecen la estructura actual, con hasta 192 eventos disponibles en su lanzamiento divididos en doce grupos de eventos, con 16 pruebas cada uno de ellos. Además, incluso cada evento suele tener unos requerimientos exclusivos como un determinado tipo de vehículo, procedencia del coche, potencia, etc.

Al igual que ocurría en su máximo referente, Driveclub, cada prueba tiene hasta tres medallas a desbloquear si cumplimos unos determinados objetivos como por ejemplo efectuar un número de adelantamientos limpios, trazar un número de curvas perfectas, superar un tiempo de una vuelta al circuito, alcanzar una velocidad máxima establecida y otras muchas metas que añaden un aliciente más que solo acabar en primera posición.

Asimismo y como hemos comentado en anterioridad, el estudio ha eliminado las carreras de larga extensión sustituyéndolas por carreras únicas o como mucho campeonatos de dos o tres rondas. Hay pruebas de contrareloj para batir un tiempo, carreras a dos o tres vueltas al circuitos, sprints para recorrer del punto A al punto B, o incluso pruebas de demolición en las que tumbar una serie de carteles. Como decimos, un acercamiento claro hacia el arcade que va ligado a los niveles de dificultad y agresividad de la IA. Hay hasta siete niveles de destreza que van limitando las ayudas al volante y otros cinco niveles de agresividad en la IA, que en este caso no nos ha convencido pues actúan de manera demasiada blanda. Apenas arriesgan en la frenada, no hay piques entre los demás vehículos, y presentan en resumidas cuentas, un comportamiento poco realista al supuesto nivel deccompetitividad indicado en las opciones jugables.

Siguiendo y enlazando de nuevo con el modo trayectoria, lo más normal es ir acumulando las medallas para desbloquear progresivamente los otros tipos de eventos, no obstante, también se pueden gastar los créditos (moneda virtual acumulable) para acceder directamente a ellos, sin embargo, ya os decimos que es una decisión nefasta pues te quedarás sin dinero suficiente para mejorar los vehículos o comprar otros nuevos necesarios para según qué tipo de prueba.

Por otro no lado, no todo está anclado al modo Carrera, sino que los progresos en otros modos también suman al contador global del usuario. Los créditos y experiencia también sirven para comprar mejoras y piezas de modificación para personalizar los coches a través de un garaje exclusivo e ir alternando tipos de ruedas, llantas, kits de carrocería, piezas de aerodinámica y otros componentes que optimizan el rendimiento de la máquina para darle un uso prolongado en el tiempo si de verdad estamos cómodos al volante. Pero cuidado, porque elevar el nivel de un vehículo puede provocar que no podamos volver a usarlo en pruebas de menor categoría, debiendo gastar más créditos para equipar las piezas originales.

Hasta aquí el modo offline más atractivo y satisfactorio que incluye Project CARS 3, pues el resto son los típicos que sirven como un mero complemento del producto global. El otro gran pilar de la obra de Slightly Mad Studios, que siendo consciente de la falta de apoyo al modo multijugador online de Project CARS 2, ha establecido funcionalidades bien diferenciadas dirigidas a todo el público, dividiendo las opciones en línea en partidas rápidas con un sistema de emparejamiento basado en la habilidad, eventos más largos y programados en el calendario donde deberemos registrarnos previamente en el marco creado por la compañía, y finalmente salas privadas completamente personalizables para escoger nuestras propias reglas, condiciones y eventos.

Todo lo anterior está enfocado al juego online casual, y aquellos que busquen una experiencia más competitiva seguramente escogerán Rivals, denominado por el estudio como un modo multijugador no sincronizado orientado a la competición. Apoyado en desafíos diarios, semanales y mensuales deberemos luchar ante usuarios de todo el mundo mediante un sistema de divisiones, donde hay que obtener la mejor puntuación posible en los eventos para escalar posiciones y divisiones durante las temporadas. Eso sí, la competición se realiza en solitario y la puntuación se obtiene de la media entre el tiempo marcado y las ayudas que tengamos activadas, enfrentándonos constantemente a un coche fantasma de otros de los corredores de esta prueba.

Gráficos y Sonido

Llegamos a un punto que nos ha causado una total desilusión, el apartado gráfico. Habiendo lanzado Project CARS 2 hace tres años exactos, la evolución a nivel tecnológico es prácticamente inexistente e incluso en ocasiones el juego se ve peor que su predecesor. En nuestro caso hemos probado la versión de PS4 Pro, y de primeras otorga la opción de escoger entre un modo enfocado en la resolución y otro destinado a optimizar el rendimiento.

Probando ambos para comprobar su funcionamiento, si apostamos por una mayor tasa de imágenes por segundo veremos como el detallado y texturas de ciertos elementos del vehículo y otros muchos decorativos del circuito presentan una resolución bastante baja y un acabado borroso, siendo todavía más destacable cuando disputamos una prueba nocturna. Es incomprensible como con un amplio margen de tiempo para el desarrollo y a estas alturas de generación veamos un sistema de iluminación sumamente básico y efectos de lluvia tan lejos de lo esperado tras las promesas de los desarrolladores británicos.

El aspecto sonoro tampoco se salva de la quema pues la banda sonora es muy olvidable y las pocas voces que escuchamos solo están en inglés, teniendo que conformarnos con los textos en español. Solo se salva la excelente calidad del rugir de los motores de cada coche y tipo de vehículo, representados con total fidelidad  para crear una experiencia más inmersiva.

Conclusión

Al igual que otras muchas franquicias de conducción, Slightly Mad Studios ha querido probar suerte y arriesgar saliendo de su característica oferta de exigente simulación para acercarse a una conducción apta para todos los públicos. Quizás podrían haber llevado Project CARS hacia una subsaga o spin-off en vez de colocarle el número de la tercera entrega, dejando la puerta abierta a un futuro regreso a los orígenes, pues ahora está por ver cuál será el próximo proyecto del estudio británico tras haber sido adquirido por Codemasters y así también tranquilizar a los puristas que quedaron encandilados por la experiencia de los títulos originales.

A pesar de cualquier tipo de decisión interna que puedan haber tomado, hay que ver el lado positivo pues Project CARS 3 llega manteniendo un sistema de control impecable que solventa las limitaciones al manejar los vehículos mediante un mando e incluyendo reglajes para adaptar la dificultad a la habilidad del usuario. Igualmente, la estructura del modo Trayectoria y sistema de progresión adoptan un funcionamiento y avance más agradecido con el paso de las horas, a la vez que potencia la vertiente online con mejoras y novedades de peso. Es por ello que a nivel global el mayor pero que encontramos en Project CARS 3 llega por el apartado gráfico, muy lejos de lo esperado y las expectativas que los propios creadores habían fijado tras su anuncio.

En resumen, aun con sus discutibles cambios, Project CARS 3 es una magnífica opción para todo aquel que disfrutase del planteamiento del modo carrera y el control de Driveclub, Forza Horizo, DiRT o GRID. Veremos qué planes tiene Codemasters para Slighty Mad Studios en la nueva generación de consolas, pero teniendo en cuenta que la compañía tiene bien cubierta la oferta de propuestas a la que ha decidido acercarse esta tercera entrega, quizás el futuro pase por retomar la simulación pero manteniendo las buenas ideas implementadas en la obra que ya está disponible desde el pasado 28 de agosto en PS4, Xbox One y PC.

Author: Alejandro Altaber

Redactor en RegionPS.com desde enero de 2012

Project CARS 3

59,95€
8

Jugabilidad

8.0/10

Modos de juego

8.0/10

Gráficos

7.5/10

Sonido

8.0/10

Diversión / Duración

8.5/10

Pros

  • El sistema de control y manejo es una auténtica delicia
  • Enorme abanico y variedad de circuitos y coches
  • Profundidad, agilidad y objetivos del modo Trayectoria
  • Meteorología variable y ciclo día-noche
  • Dificultad adaptada a toda clase de públicos

Cons

  • A nivel gráfico luce en ocasiones peor que su predecesor
  • Pérdida de la simulación más exigente hacia una experiencia arcade
  • IA mejorable y ausencia de algún modo de juego offline adicional