Análisis | Ruiner

Análisis | Ruiner

28 septiembre, 2017 0 Por Alejandro Altaber

Reikon Games se alía con la editora independiente más importante del momento, Devolver Digital, para lanzar Ruiner, un trepidante juego de acción en perspectiva cenital que intenta llegar al nivel de grandes propuestas del género como Hotline Miami.

Ficha Técnica

  • Título: Ruiner
  • Desarrollador: Reikon Games
  • Editor: Devolver Digital
  • Distribuidor: Cosmocover
  • Número de Jugadores: 1
  • Plataformas: PlayStation 4, Xbox One y PC
  • PEGI: +18
  • Fecha de salida: 26 de septiembre de 2017
  • Idioma: Textos en español
  • Género: Acción

El estudio polaco se aventura en su primer proyecto con un título que arranca fuerte con el objetivo de “matar al jefe”. Durante los primeros minutos, sin apenas tener información sobre la historia, aprendemos las mecánicas básicas para acabar con los enemigos y dominar las habilidades esenciales del juego. Ruiner está ambientado en el año 2091 en la cibermetrópolis de Rengkok. Un trastornado sociópata se rebela contra el corrupto sistema para rescatar a su hermano secuestrado y así descubrir la verdad, guiado por una misteriosa amiga hacker.

Tras superar el tutorial inicial llegamos a Rengkok South, lugar que servirá como punto de encuentro para posteriormente avanzar en la aventura. De esta forma, en dicha metrópolis encarnaremos a un peligroso psicópata enmascarado que decide entrar en armas contra un sistema corrupto y dominado por la corporación Heaven. En términos de duración, depende de la habilidad del propio usuario si se atasca en determinados momentos, pero ronda entre las 6 y 8 horas.

Pese a no contar con la mejor de las narrativas, al menos no descuida este apartado tras los primeros minutos para centrarse en la jugabilidad. El estudio formado por diversos desarrolladores de títulos como The Witcher o This War of Mine ha creado un mundo convincente donde los personajes secundarios también tienen su importancia. Acción con argumento donde prima la faceta jugable pero sin olvidar nunca la base narrativa.

Ruiner base su estructura en diferentes niveles donde avanzamos de manera lineal siguiendo casi siempre los mismos patrones. Arrancamos en un punto, recorremos unos pocos metros y aparecen barreras que nos bloquean el camino hasta que no derrotemos al pertinente grupo de enemigos. Así sucesivamente progresando por la zona y enfrentándonos a diferentes oponentes que nunca ponen las cosas fáciles y es un verdadero reto cuando atacan varios al mismo tiempo. Si bien hemos dicho que puede recordar en ciertos elementos en Hotline Miami, se echa en falta más posibilidades a la hora de afrontar cada combate. Son lugares cerrados por los cuatro costados y no permite al jugador montar su propia estrategia y escoger el orden de las bajas enemigas.

Nuestro personaje cuenta habilidades aumentadas, poderes especiales derivados del uso de la cibernética y la posibilidad de usar todo un arsenal de armas futuristas y variadas. Todo en ello en una progresión donde subimos niveles con la experiencia obtenida en cada misión y así desbloquear multitud de habilidades divididas en un amplio árbol repleto de ramas y opciones. En cierta manera, debemos decantarnos por un estilo de juego u otro, pues no todas las habilidades son recomendadas para según qué situaciones. Para una primera partida o usuarios menos habituados a este subgénero, es recomendable aumentar la resistencia del escudo para soportar más golpes y balas.

Igual que tenemos muchas habilidades, también ocurre lo mismo con los tipos de armas. Ruiner comienza dándonos un palo para golpear al enemigo, y poco a poco amplía el abanico con una gran cantidad de armas de fuego de munición muy limitada. De esta forma debemos ir cambiando de arma continuamente cogiendo las arrojadas por un hostil fallecido. Los rifles, escopetas o ametralladoras funcionan bien, pero nada comparado al poderío de las armas cuerpo a cuerpo como katanas, bates ignífugos, etc.

En términos gráficos, Ruiner sorprende por el tremendo cuidado y acabado de escenarios, enemigos y efectos en pantalla. Para ello, hace uso del Unreal Engine 4 y funciona realmente bien en términos de rendimiento en su versión de PlayStation 4, salvo contadas ocasiones donde hay alguna bajada en el framerate. Muchas de estas propuestas apuestan por un estilo pixel-art, pero Reikon Games ha escogido plasmar una ambientación futurista a la par que realista. Es cierto que utiliza elementos típicos de otros juegos con mundos cyberpunks, pero hay un excelente trabajo tras ello y derrocha personalidad en cada zona.

En lo sonoro, Ruiner se mantiene fiel a su estilo y ambientación empleando melodías electrónicas que corren a cargo de DJ Alina y el compositor japonés Susumu Hirasawa. Sin duda, es uno de los elementos que más nos ha sorprendido de la propuesta de Reykon Games, ya que te mete de lleno en cada escenario y en cada enfrentamiento. Igualmente, llega a nuestro país únicamente en formato digital pero con una trabajada traducción de los textos al español.

Se nota el buen ojo que tienen en Devolver Digital para escoger los distintos títulos que incorporan a su catálogo para darle visibilidad entre el plagado calendario de lanzamientos. Un trabajo más que notable el que ha conseguido Reykon Games con Ruiner, consiguiendo un juego repleto de frenética acción en una tremenda ambientación cyberpunk. El único punto negativo llega por la ausencia de novedades en el terreno jugable respecto a otros títulos similares del género, que al menos lo solventa con un amplio árbol de habilidades, armas y la relación duración/precio en  su salida en PS4, Xbox One y PC.

Author: Alejandro Altaber

Redactor en RegionPS.com desde enero de 2012

Ruiner

19,99 €
Ruiner
8

Historia

7.5 /10

Jugabilidad

8.0 /10

Gráficos

8.0 /10

Sonido

8.5 /10

Diversión / Duración

8.0 /10

Pros

  • Gran ambientación cyberpunk y apartado sonoro
  • Amplio árbol de habilidades y armamento
  • Buena relación entre la duración y el precio

Cons

  • Comparado con otros títulos del género, escasas novedades que sorprendan
  • Diseño de niveles a veces irregular