Análisis | Sonic Colours: Ultimate

Análisis | Sonic Colours: Ultimate

13 septiembre 2021 0 Por Víctor González Valle

Los colores brillan más que nunca, incluido Sonic, disfruten de su visita al parque de atracciones de Eggman.

Ficha Técnica

Título: Sonic Colours: Ultimate

Desarrollador: Blind Squirrel Entertainment / SEGA

Distribuidor: Koch Media

Número de Jugadores: 1 (cooperativo en un modo concreto)

Plataformas: Playstation 4, Nintendo Switch, Xbox One y PC

Género: Plataformas

Desde el ya lejano año 1991, la mascota de SEGA, Sonic, no ha parado de ofrecernos todo tipo de aventuras, comenzando por aquellos plataformas en 2D para Megadrive ( y también otros para Game Gear o Master System) , el salto a las 3D con la querida saga Adventure, así como otros juegos más experimentales y que no resultaron tan exitosos como el protagonizado por Shadow the Hedgehog o el «Pseudo-reboot» Sonic the Hedgehog de 2006, ambas buenas ideas pero mal ejecutadas.

Con Sonic Unleashed logró hallar una fórmula, que sin ser perfecta , consiguió contentar a mucho público y eso llevó al juego que traemos hoy. Sonic Colours fue lanzado en exclusiva para Nintendo Wii ( tuvo su propia versión para Nintendo DS en 2D pero era un juego totalmente distinto) en noviembre de 2010. Este juego dejaba atrás al «Erizo-Lobo» para centrarse en los niveles de Sonic normal, que combinaban el 3D frenético prácticamente guiado con segmentos en dos dimensiones algo más plataformeros, todo con el frenetismo marca de la casa, que lo hacia un juego no solo divertido de jugar, sino incluso de ver, por la espectacularidad de cada imagen que veíamos en pantalla.

Han pasado más de 10 años desde esa aventura, y gracias en gran parte al éxito de la película estrenada a principios de 2020 ha propiciado que SEGA y Sonic Team quieran mostrar en especial al público que ha llegado nuevo gracias a dicho éxito, además de los que no pudieron disfrutar del mismo en su momento por la exclusiva, de una versión actualizada del mismo, lo que ha terminado siendo Sonic Colours: Ultimate, desarrollado por Blind Squirrel Entertainment.

Sonic Colours fue el primer título en ofrecer una trama más liviana y «accesible» en los últimos años de la saga. En este caso Sonic y Tails viajan al espacio a un parque de atracciones construido por el Doctor Eggman, que promete haberse redimido y querer solo alegrar la vida a la gente. Por supuesto todo esto resulta ser una burda mentira, y es que el archienemigo de Sonic está utilizando a los Wisps, una raza extraterrestre, Eggman está succionando su energía y poderes para crear un láser controla mentes y así apoderarse de la Tierra.

Con la ayuda de un traductor ingeniado por el inteligente zorro de dos colas, podrán comunicarse con ellos, mientras visitan diferentes partes del parque en forma de mundos de cualquier plataformas e intentan rescatar a estos adorables extraterrestres de las garras del malvado doctor.

Estos mundos contarán con todo tipo de ambientaciones, desde el primero que es el que más recuerda a un parque de atracciones convencional, pasando por un mundo hecho de pasteles ( si, algo extraño, no sabemos de donde saca Eggman tanta nata) o una montaña rusa con temática de terror en pleno espacio sumando algunos entornos naturales muy bonitos y lugares más mecanizados como todo buen Sonic suele ofrecer.

Cada mundo, o atracción como se le llama en este título, consta de unas seis fases y un jefe final. Seis fases pueden sonar a muchas pero en realidad son bastante cortas, habiendo dos o tres principales y más elaboradas y quedando las otras relegadas a fases o solo en 2D o de corta duración , siendo mucho más plataformeras.

Quizás esta estructura hubiese quedado mejor con menos fases, combinando varias de ellas en una más larga y no quedando algunas fuera de lugar, causando una sensación extraña. Estos niveles constan de dos partes bien diferenciadas. Las partes en 3D donde Sonic correrá hacia delante mientras nosotros debemos guiarlo en un camino medianamente prefijado, con varios caminos y enemigos que podremos derrotar ya sea usando nuestro turno o atacándolos directamente, contaremos con toda la parafernalia típica, muelles o raíles, entre otros, siendo estas las partes más espectaculares.

Por otro lado tenemos los segmentos 2D donde deberemos sortear plataformas, activar botones y dispondremos de varias rutas donde podremos conseguir diversos secretos. Estos secretos están divididos entre las monedas rojas, que desbloquearán varias actividades extra, algunas existentes ya y otras nuevas que comentaremos más adelante. Y unas monedas nuevas que nos servirán para comprar en una tienda complementos estéticos para Sonic.

Podremos cambiarle al erizo desde las zapatillas hasta los guantes pasando por el aura de su turbo. Esto no afectará a la jugabilidad de ningún modo y es más un extra que otra cosa, quizás cogido de la opción similar que ofrecía el avatar en Sonic Forces, de manera subjetiva, se nos hace raro ver a Sonic con otros guantes o zapatillas distintos a sus icónicas prendas, pero es algo que queda a decisión de cada uno y puede fomentar la rejugabilidad.

Comentar rápidamente la mecánica de los Wisps, estos simpáticos alienígenas estarán siempre atrapados en unas cápsulas, y dependiendo el color y la forma concederán a Sonic diversos poderes especiales, que tendrán una duración limitada y nos permitirán desde el clásico turbo a convertirnos en un taladro que atraviesa el suelo, un fantasma que se come todo lo que encuentra a su paso o un láser que recorre el escenario a gran velocidad. A estos Wisps, ya conocidos se une uno nuevo que nos permitirá atravesar paredes y para el que se han diseñado rutas nuevas, para que el más veterano se encuentre alguna que otra sorpresa o disfrute de los niveles de formas inéditas, uno de los mejores añadidos sin duda alguna.

Los jefes son bastante sencillos y suelen repetir mecánica, simplemente aumentando la dificultad conforme avanzamos, no son nada memorables destacando el jefe final en especial, pero no es un juego de Sonic que destaque especialmente en este aspecto.

Vuelve el simulador, un modo donde podremos jugar varios jugadores en diferentes fases controlando a «erizos» creados por Eggman y que deberemos ir desbloqueando consiguiendo los tan ansiados anillos rojos. En esta nueva versión se ha añadido otra recompensa por conseguir estos secretos, poder competir con el mismísimo Metal Sonic en una fase de cada mundo en una frenética carrera donde cada error nos costará la victoria, por lo que deberemos practicar mucho cada nivel para sacarle la mayor ventaja posible al erizo metálico.

Si bien esto es un añadido que siempre es de agradecer, pensamos que se queda en algo más anecdótico, y es que el comportamiento de Metal Sonic a veces es extraño, dando la sensación que tiene más facilidades que nosotros, además, se podrían haber diseñado niveles nuevos específicos para estos eventos y no reciclar ya niveles normales, pero aún y así es un añadido que agradará a quien quiera perfeccionar su juego.

Otro añadido es la desaparición de las vidas como tal por las ayudas de Tails. Estas se podrán recoger en los escenarios y servirán para sí, por ejemplo, nos caemos al vacío, el compañero inseparable de Sonic acudirá en su rescate dejándolo justo antes de la caída, facilitando las cosas a un juego que ya de por si no es demasiado difícil, pero sinceramente, es un cambio que no nos ha molestado demasiado.

Es una lástima, aunque en nuestra partida no hemos encontrado demasiados, que el juego le falta una capa de pulido, ya que hemos encontrado un par de bugs en las colisiones y el juego se nos ha congelado en otro par, aunque es cierto que en el momento que escribimos este análisis, el equipo desarrollador ya ha confirmado estar trabajando en un parche para arreglar la mayoría de estos bugs.

Por lo demás el juego funciona a la maravilla, llegando hasta los 4k y funcionando a 60 fps sin ningún problema, algo que hace que el gameplay sea tremendamente fluido y muy divertido. Los gráficos en general también se han retocado, las texturas son mejores en general, así como los efectos de turbo o explosiones, no hay una diferencia abismal, pero se puede notar. A Sonic le han añadido un efecto brillo para que sea más vistoso en consolas más actuales, cosa que se logra en gran medida pero que contrasta en algunos escenarios y en especial con las escenas, lo que peor ha salido parado del título.

Estas escenas, al ser pregrabadas, se notan de peor calidad, con síntomas de compresión en la imagen y con unos modelos que no se corresponden al juego actual, algo que se suele notar mucho en los remasters cuando nos encontramos con vídeos grabados a resoluciones inferiores.

A nivel sonoro encontramos grandes cambios, la gran mayoría de melodías se han remezclado por lo que casi toda la banda sonora se podría considerar nueva, incluido los temas principales. Algunos de los originales se mantienen en algunos actos concretos de cada mundo. Estos remixes suelen ser de muy buena calidad, como la saga viene acostumbrando, pero no estaría de más haber añadido una opción para poder seleccionar la banda sonora, por ofrecer la experiencia original tal cual, aún y así estamos ante una música de gran calidad que encantará a los fans.

Por otro lado como en las últimas entregas de la franquicia, y a diferencia de la versión original, el juego se ha doblado integro al castellano , incluyendo además otros idiomas como el inglés o el japonés. Vuelven las voces habituales en un doblaje de muy buena calidad, algo que sin duda es de agradecer entre los fans hispanohablantes del erizo.

Conclusión

Sonic Colours: Ultimate es una oportunidad muy buena de disfrutar de esta obra de la mascota de Sega si no pudimos hacerlo en su lanzamiento original o queremos revivirlo en plataformas más actuales. Si bien es cierto que algunas decisiones son discutibles y que por el momento, el juego cuenta con algunos bugs en la versión que hemos jugado, la de Playstation 4, estos no han sido nada decisivo en nuestro caso, y si además logran arreglarlos mediante una actualización quedará una remasterización que no pasará a la historia por su trabajo en adaptar el juego pero que lo adecenta y actualiza para su disfrute ahora.

Las novedades son algo anecdóticas y se podría haber añadido contenido de la versión de Nintendo DS ( que contaba con un argumento más elaborado y la aparición de más personajes y algún Wisp exclusivo), pero al final estamos ante el mismo juego de 2010 con algún pequeño añadido jugable y algunos cambios gráficos, eso sí, siendo el juego igual de divertido que cuando salió, una excusa perfecta para volver a adentrarnos en este universo mientras esperamos a la nueva aventura que está desarrollando Sonic Team.

Author: Víctor González Valle

Redactor de RegiónPlaystation desde octubre de 2014. Fan de los JRPG , el terror y casi cualquier tipo de género. Escribo sobre Anime, manga y libros además de videojuegos. Me encanta aprender hasta el menor de los detalles de los juegos, empresas y desarrollos. ¡Me encanta escribir!

Twitter: @BarryMurton29

Sonic Colours: Ultimate

0.00
7.6

Historia

6.5/10

Jugabilidad

7.9/10

Gráficos

7.6/10

Sonido

8.0/10

Diversión / Duración

7.8/10

Pros

  • Los añadidos, en especial el nuevo Wisp.
  • Doblaje al castellano.
  • Los 60fps le sientan de lujo.

Cons

  • Los vídeos pregrabados empañan el acabado.
  • Las carreras contra Metal Sonic se quedan en algo anecdótico.