Análisis | Star Ocean: The Divine Force

Análisis | Star Ocean: The Divine Force

16 noviembre 2022 0 Por Víctor González Valle

Después de seis años, Star Ocean vuelve con una nueva entrega que mezcla lo clásico con mecánicas nuevas.

Ficha Técnica

Título: Star Ocean: The Divine Force

Desarrollador: Tri-Ace / Square Enix

Distribuidor: PLAION

Número de Jugadores: 1

Plataformas: Playstation 4, PlayStation 5,Xbox One, Xbox Series X/S y PC

Género: JRPG de acción

En el año 1996 la gente de Tri Ace, creó un título para Super Nintendo donde mezclaban el rol japonés en tiempo real con la ciencia ficción que dio lugar a una saga que comprende más de 5 entregas principales, que llegan hasta la generación actual , y numerosos Spin Off, formando parte ahora de la familia Square Enix.

Después de recibir hace un par de años una remasterización de la primera entrega y habiendo pasado 6 años desde el anterior título principal, que además dejó algo frío al público, Tri Ace lanza Star Ocean: The Divine Force, un juego que busca mejorar las sensaciones del jugador tanto de JRPG como de la franquicia, mezclando lo mejor que sabe hacer la misma con nuevas mecánicas que actualizan su jugabilidad.

The Divine Force nos ofrece dos campañas distintas que pese a que comparten buena parte de su desarrollo, sí que cuentan con momentos únicos y personajes exclusivos, lo que fomenta la rejugabilidad del título, que además cuenta con varios finales para nuestros dos protagonistas. Estos serán Raymond, el capitán de la nave mercante Ydas, y Laeticia, la princesa y guerrera de un reino en un planeta subdesarrollado. Ambos cruzarán destinos mientras investigan una misteriosa enfermedad que asola el planeta, conociendo por el camino a otros personajes que tendrán sus motivos para viajar por este planeta con nosotros.

Y es que en esta entrega de Star Ocean se apuesta por un enfoque más «fantástico» ya que gran parte de la trama se produce en este lugar que vive en una especie de medievo mezclado con algunos toques tecnológicos y mágicos, pero que nos recordará en todo momento al JRPG más clásico. Por supuesto, esto es Star Ocean, y contaremos con dosis de tecnología futurista, ciencia ficción y viajes espaciales, aunque ya os avisamos de que no será tan libre en ese sentido como podáis pensar, centrándose la trama en Aster IV, su gente y su cultura, así como las intrigas palaciegas y la guerra que hay entre los dos principales bandos.

El cambio de ritmo de la historia se antoja algo forzado, no por la historia en sí, que se encarga de enlazar los tejemanejes de los villanos de Aster IV con la exploración espacial , si no más porque la narrativa parece dividida muy claramente en tres partes y estas no se conectan de la manera más limpia posible, quedando un resultado algo extraño para una historia que nos durará unas 30 horas o más si decidimos realizar encargos secundarios o jugar a un mini juego de tablero con figuras que representan toda la historia de la franquicia, ya que recordemos, este título se lanza por el 25 aniversario de la saga y eso lo trufará de bastantes referencias a otras entregas de la saga, pero no os preocupéis, la historia se cuenta perfectamente sin necesidad de haber jugado a ningún otro título anteriormente, aunque los fans también tendréis vuestra dosis de referencias tanto de personajes como por el momento en que transcurre la aventura dentro de la cronología.

Jugablemente Star Ocean apuesta por un enfoque continuista pero expandiendo todo y añadiendo alguna que otra mecánica en busca de la frescura y de recuperar al público con un sistema de combate muy ágil. Para empezar, como en todo JRPG que se precie, viajaremos con nuestro grupo, que irá expandiéndose y que cada uno será completamente controlable y cumplirá una función distinta a nivel jugable, desde golpes con espada, ataques a distancia, «magias» y todo tipo de técnicas.

Nuestro grupo avanzará por extensas zonas, que si bien no constituyen un mundo abierto, si son lo suficientemente grandes como para querer explorarlas ya sea para subir de nivel combatiendo a los distintos monstruos que las pueblan como para recoger objetos o cristales para mejorar nuestro D.U.M.A.

Y mencionamos el D.U.M.A porque es uno de los elementos capitales para The Divine Force. Este «robot», por llamarlo de alguna forma, que se unirá al principio de la aventura, tendrá varias funciones tanto ofensivas como defensivas, y podrá aprender diferentes habilidades y mejorarlas mediante la recolección de cristales que habrá esparcidos por todos los escenarios.

La función de nuestro compañero principalmente será , a modo comparativo para que os hagáis una idea, la de un propulsor. Con la pulsación de un botón podremos acelerar o ascender, lo que le da a los escenarios una gran verticalidad, pudiendo, por poner un ejemplo, a diferencia de otros exponentes del género, en este título podremos explorar los poblados y ciudades no solo por sus calles si no subir a los tejados y a grandes alturas, donde siempre nos aguardarán secretos en forma de cofres o los ya mencionados antes cristales de mejora.

Este «robot» será una parte esencial de los combates. En esta ocasión veremos a los enemigos pululando por el escenario, pudiendo entablar combate con ellos directamente al acercarnos, pudiendo así pillarlos por sorpresa. Estos combates se desarrollan en tiempo real y nos permitirán combear de distintas formas, ya que nosotros mismos podremos asignar diferentes ataques a cada botón y al combo concreto, pudiendo enlazar los ataques de la manera que más nos convenga.

Por supuesto esto es un Action RPG y no un Hack and Slash, por lo que no podremos realizar combos de maneras super profundas o infinitas, ya que estamos constreñidos a una barra de AP que nos obligará a replegarnos y recuperarla para seguir atacando, por lo que a veces deberemos pensar bien nuestra estrategia o cambiar entre los personajes, algo que se puede hacer en cualquier momento con una sola pulsación.

La IA se comporta de manera solvente aunque tiende a fallar más en los enfrentamientos contra los diferentes jefes, al no esquivar los ataques correctamente o lanzarse a lo loco, por lo que no os sorprendáis si tenéis que resucitar a vuestros aliados constantemente porque mueren de formas absurdas, en especial en las dificultades más altas.

Gráficamente Star Ocean: The Divine Force da una de cal y otra de arena y es que los escenarios, generalmente son de una gran belleza. El recorrer grandes prados, bosques o entornos nevados nos pone en contacto con la naturaleza de manera más directa que otros Star Ocean gracias a las capacidades técnicas actuales. Por otra parte los personajes, creados por el veterano «Akiman» son muy variados y con unos diseños muy interesantes, aunque no siempre se trasladan a la perfección al motor gráfico, creando en ocasiones animaciones algo ortopédicas o falta de expresividad, lo que genera una sensación contradictoria en algunas ocasiones en que el personaje se mueve de manera hiperrealista con captura de movimiento pero a la vez no mueve prácticamente la boca o los ojos.

Por otro lado, el rendimiento deja bastante que desear. Si bien el juego apunta a los 60 fps estables en gran parte de la aventura, hay algunos puntos donde el juego cae en picado, notándose demasiado los tirones y llegando a ser incluso molesto. Y no os penséis que es cuando la pantalla se llena de efectos o elementos, a veces ocurre en zonas concretas durante todo momento, como si estas estuvieran menos pulidas que otras, que a veces son incluso más grandes y no causan ningún problema.

La banda sonora no defrauda, siendo un trabajo de Motoi Sakuraba, veterano de la saga pero al que también hemos podido escuchar en grandes franquicias como Tales of, Golden Sun e incluso en Dark Souls. Si bien quizá este no es su trabajo más inspirado o el que más se recordará de su carrera, sigue contando con melodías muy épicas, cañeras para los combates y bonitas para la exploración, por lo que no podemos poner demasiada pega en este aspecto.

Por otro lado contamos con voces en inglés y japonés ( hemos jugado estas últimas, con un resultado bastante notable y actores reconocibles de otros RPG) pero por desgracia el juego nos llega únicamente con textos en inglés (textos de un tamaño minúsculo por otro lado, de lo más exagerado que he visto en tiempo, no costaría nada añadir un selector de tamaño), por lo que será imposible seguir la trama si no dominas el lenguaje de Shakespeare dada la gran cantidad de diálogos y textos que os encontrareis.

Conclusión

Star Ocean: The Divine Force es un paso adelante en la franquicia, sobre todo respecto a la anterior entrega. Los fans de la franquicia están de enhorabuena, ya que The Divine Force ofrece una historia solvente, mucha exploración y muchísimas horas de contenido entre las dos campañas, todos los finales o el difícil contenido del endgame. Por otra parte puede ser una puerta de entrada para la franquicia ya que es una historia completamente independiente que conecta con las otras pero a nivel de guiños y referencias.

Por desgracia el juego no brilla todo lo que debería por un apartado técnico al que le faltan dos capas de pulido y una narrativa que resulta algo artificial en su desarrollo pero que sin embargo conseguirá que cojamos mucho cariño a todos los personajes de este peculiar grupo, regalándonos momentos increíbles y que quedarán en la historia de la franquicia.

Author: Víctor González Valle

Redactor de RegiónPlaystation desde octubre de 2014. Fan de los JRPG , el terror y casi cualquier tipo de género. Escribo sobre Anime, manga y libros además de videojuegos. Me encanta aprender hasta el menor de los detalles de los juegos, empresas y desarrollos. ¡Adoro escribir!

Twitter: @BarryMurton29
Youtube: https://www.youtube.com/barrymurton
Twitch: https://www.twitch.tv/barrymurton26

Star Ocean: The Divine Force

69,99€
7.3

Historia

7.3/10

Jugabilidad

7.4/10

Gráficos

7.0/10

Sonido

7.6/10

Diversión / Duración

7.3/10

Pros

  • Contenido para muchas horas.
  • D.U.M.A es un gran añadido.
  • Algunas melodías son especialmente buenas.

Cons

  • Textos en inglés.
  • Rendimiento muy irregular.