Análisis | Still Wakes the Deep

Análisis | Still Wakes the Deep

20 junio 2024 0 Por Víctor González Valle

Terror con tonos de Lovecraft en alta mar.

Ficha Técnica

Título: Still Wakes the Deep

Desarrollador: The Chinese Room

Distribuidor: Meridiem Games

Número de Jugadores: 1

Plataformas: ,PlayStation 5, Xbox Series X/S , PC

Género: Terror

The Chinese Room es un equipo de desarrollo conocido por su buena mano con las aventuras donde prima la narrativa, muchas veces sin mecánicas propias o con unas muy simples que permiten a todo el mundo disfrutar de interesantes historias y ambientaciones.

Suyos son títulos como el premiado Dear Esther, su acercamiento a la franquicia Amnesia con A Machine for Pigs o Everybody’s Gone to the Rapture.

Es en la mezcla de estos dos últimos títulos donde creo que se sitúa su nueva propuesta, Still Wakes Deep, ya que es una aventura centrada en la narrativa y en disfrutar de la ambientación, pero cuenta con algún que otro sencillo puzle y alguna fase de sigilo para intentar aportar algo de frescura a la propuesta.

En Still Wakes the Deep encarnamos a donde controlaremos a un trabajador de una plataforma petrolífera en alta mar que ha llegado allí para evitar ciertos problemas familiares debidos a una rencilla que tendréis que descubrir vosotros mismos.

Después de interactuar brevemente con nuestros compañeros y nuestro jefe ocurrirá un accidente con la perforadora que pondrá en peligro a la plataforma y a los trabajadores. Pero no solo eso, si no que parece que se ha liberado algún tipo de mal, completamente desconocido, que está haciéndose poco a poco con toda la estructura y provocando desastrosos cambios en la gente.

Cuando decía que el juego tiene toques de Lovecraft es precisamente por este enemigo desconocido. Si bien no se llega a profundizar ni se puede confirmar que sea terror cósmico, si que se nota la influencia por parte de los desarrolladores hacia la obra del creador de Cthulhu y compañía tanto en el diseño de las criaturas, aterradoras y que permiten ver la locura y el sufrimiento de nuestros antiguos compañeros de trabajo, como por el tono psicológico y psicodélico que presenta esta extraña criatura, de la que no se nos dará prácticamente ninguna información, quedando las pocas pistas que nos dan y nuestra imaginación para rellenar los huecos que propone el juego.

Jugablemente, como decía antes, seguimos estando ante una aventura típica de The Chinese Room donde lo que buscan es que simplemente nos movamos por los escenarios, de manera más o menos lineal y vayamos viendo como va cambiando la estructura, haciéndonos volver a ciertas partes una y otra vez para ver la descomposición de la estructura así como cada vez va tomando forma más orgánica conforme esta entidad se vaya haciendo con la misma.

Por otra parte se busca contar una historia de redención para nuestro protagonista mediante su intento de ayudar a todo el que puede, la relación con los demás personajes y los diversos flashbacks que iremos viendo donde conoceremos su relación familiar y el por qué acabó en dicha plataforma petrolífera.

Si bien la historia es interesante y cuenta con un final bastante bueno, el problema es que estamos ante una historia bastante trillada. Si habéis jugado y visto películas de este tipo es fácil que os parezca algo predecible el desarrollo de la misma. Por otro lado, nos dejan poco tiempo al inicio del título para interactuar con los compañeros cosa que puede provocar que no empaticemos demasiado con la mayoría de personajes, a mi parecer, debería haberse estirado un poco más este inicio para que logremos sentir esa camaradería que luego se demuestra pero que nosotros no hemos visto en ningún momento.

Lo narrativo se completa con diversas notas esparcidas por los entornos que nos ponen al día de lo que ha ido ocurriendo en el lugar antes del incidente o la forma de ser de cada uno de los compañeros, pero se antoja algo insuficiente para que termine siendo una historia que nos marque, eso no quita, por supuesto, que sea muy entretenida y que al ser un juego que dura entorno a 6 horas no se nos haga pesada en ningún momento.

Por otra parte, además de deleitarnos con los entornos habrá secciones donde deberemos activar manivelas, desconectar seguros o buscar cosas concretas, aquí encontraremos pequeños puzles (normalmente explicados en carteles en la propia plataforma) que aportan frescura pero que claramente son un complemento a la parte principal que podríamos mal llamar ‘walking simulator’.

Antes de pasar a los apartados técnicos conviene mencionar la tercera pata de este juego, y son las partes de sigilo, si bien son pocas y no son muy complejas, habrá momentos donde tendremos que huir o escondernos de las grotescas criaturas que antes eran nuestros amigos. Para esto tendremos unos controles básicos como son agacharnos, apagar o encender nuestra linterna, colarnos por huecos para que el enemigo no nos vea y recoger objetos para lanzarlos y apartar la atención de la criatura de nosotros, para poder avanzar o resolver ciertos puzles mientras no nos ve.

No voy a mentir, parte del encanto de la jugabilidad viene ligada al apartado técnico, por lo que voy a pasar a hablar de él brevemente. Si por algo resultan interesantes los juegos de esta desarrolladora es por lo que logran meternos en el ambiente y en la historia. Para eso contamos con unos gráficos muy realistas, con una espectacular recreación de la plataforma y sus diferentes secciones, mención especial a los exteriores donde constantemente estarán rompiéndose cosas mientras tenemos debajo el mar embravecido tan aterrador como la criatura de forma prácticamente etérea que cada vez veremos más y más.

Los rostros de los personajes, la iluminación, las texturas, todo el apartado gráfico luce más que notable, tanto en modo rendimiento como en modo calidad, siendo uno de los mejores apartados del juego.

Entrando en el apartado sonoro, es curioso en un panorama donde siempre se tira tanto por los acentos neutros encontrar una propuesta donde se utiliza sin ningún tipo de temor el acento escocés para todos los personajes algo que le da una identidad muy marcada al juego, todo ello acompañado de textos en perfecto castellano, por lo que no tendréis problemas para seguir la historia.

Más que la música, que cumple sin más, los efectos de sonido es donde también brilla Still Wakes the Deep, si jugáis con auriculares o sonido envolvente podréis pasar momentos de verdadero pavor por los ruidos que escucharemos, algunos naturales de un lugar como en el que estamos, así como el sonido del oleaje o la lluvia, pero también las voces agónicas de las criaturas o los ruidos bruscos y sordos de cosas rompiéndose, lo que nos tendrá siempre atentos de cuando vendrá el siguiente sobresalto.

Conclusión

Still Wakes the Deep es un juego muy interesante pero que por desgracia es difícil que llegue a marcaros si estáis acostumbrados a juegos de este tipo. La historia no está mal pero quizá se podría esperar algo más de desarrollo o algún giro único que no encontraremos. Por otro lado eso se compensa con la dinámica entre los personajes principales, el querer conocer el pasado de nuestra protagonista y la lograda ambientación gracias al uso de Unreal Engine 5 logra que pasemos un muy buen rato con este título, por lo que es recomendado si os gustan este tipo de propuestas y no vais esperando la mayor revolución.

Still Wakes the Deep

34,99
7.5

Historia

7.2/10

Jugabilidad

7.3/10

Gráficos

7.7/10

Sonido

7.6/10

Duración / Diversión

7.5/10

Pros

  • El uso del sonido.
  • Como logra meternos en el lugar gracias a lo técnico.

Cons

  • Historia un poco predecible.
  • Los puzles y el sigilo, un poco desaprovechados.