Análisis | Tales of Arise – PS4 y PS5

Análisis | Tales of Arise – PS4 y PS5

15 septiembre 2021 0 Por Alejandro Altaber

Tales of Arise ya es una realidad, la entrega más ambiciosa de la saga a nivel jugable y visual, que abraza los aciertos del pasado, pule los evidentes problemas que achacaba y mira al futuro con aires renovados para continuar celebrando éxitos tras su cumplir su 25º aniversario.

Ficha Técnica

  • Título: Tales of Arise
  • Desarrollador: Bandai Namco Studios
  • Editora: Bandai Namco Entertainment
  • Número de Jugadores: 1
  • Plataformas: PS5, PS4, Xbox Series, Xbox One y PC
  • PEGI: +1
  • Fecha de salida: 10 de septiembre de 2021
  • Idioma: Voces en inglés y textos en español
  • Género: RPG, Rol, Acción

 

Pocas sagas en la industria del videojuego han superado el cuarto de siglo desde su estreno, y pese a los grandes éxitos obtenidos y las increíbles experiencias ofrecidas, hay momentos en los que toca parar, hacer un repaso del camino recorrido, analizar los aciertos y errores, y tras haber canalizado cada uno de ellos, revitalizarse para volver con más fuerza.

Este mismo proceso lo han sufrido las filas internas de Bandai Namco Studios con la serie ‘Tales of’. Aunque  nivel narrativo conseguían firmar historias sobresalientes mediante la cohesión de magníficos grupos de personajes, la estructura jugable y sobre todo el apartado gráfico pedía a gritos un descanso para actualizarse a los tiempos que corren. Tales of Berseria fue el último episodio principal de la franquicia lanzado en agosto de 2016 (enero de 2017 en Europa) para PS4, PS3 y PC, y ya en dicho instantes acusaba un importante retraso a nivel tecnológico en animaciones, atmósfera, realismo, etc.

Ahora, tras haber formado un equipo creativo integrado por viejos desarrolladores de episodios como Tales of Phantasia y jóvenes que llegaron con Tales of Berseria, además de mirar a otras saga JRPG como Final Fantasy, Dragon Quest o Ni No Kuni, la emblemática y legendaria ‘Tales of’ evoluciona y renace con la entrega más ambiciosa de su historia. Tales of Arise es un proyecto que lleva más de 5 años gestándose en las oficinas de Bandai Namco Studios, y tras haber disfrutado de su majestuosa historia, podemos asegurar que se encuentra en el top 3 de mejores capítulos que ha brindado desde sus comienzos en 1995.

Historia

La historia de Tales of Arise tiene lugar en el planeta Dahna, que lleva 300 años dominado e invadido por su planeta vecino más cercano, Rena. Tres siglos de autoridad y tiranía que han llevado a esclavizar a la población de Dahna y utilizando a los habitantes como mano de obra para explotar los valiosos recursos del lugar. Torturados e incluso llevados sin piedad ante la muerte, un selecto grupo de dahnianos que comandan la resistencia en la ciudad de Calaglia se revelan para intentar devolver a los habitantes la dignidad y libertad que les fue arrebata tiempo atrás.

A partir de este momento introductorio conoceremos a ‘Máscara de Hierro’, protagonista que posteriormente se descubrirá como Alphen, que junto a la renegada renana Shionne iniciará un viaje con el claro objetivo de derrotar a los cinco grandes señores que dominan los reinos de Dahna. Además, a las aventuras de la pareja inicial se sumarán la maga Rinwell, el guerrero Law, la temible soldado Kisara, y por último Dohalim, en principio un claro enemigo al tratarse de un señor renano, pero que está cansada del infinito ciclo de esclavitud y tiranía a la que sus allegados someten a los habitantes del planeta.

Si habéis jugado otras entregas pasadas de la saga ‘Tales of’ veréis que se trata de un argumento bastante clásico y que emplea los habituales elementos narrativos del pasado. La ambientación de los mundos gemelos ya había sido contada anteriormente, introduce temas potentes como la discriminación, desigualdad y esclavitud en su premisa inicial, y después evoluciona con la tradicional aventura, un perfecto desarrollo de los personajes, giros de guión muy interesantes, multitud de increíbles cinemáticas y un genial repertorio de diálogos.

Tales of Arise marca un nuevo comienzo a nivel jugable y audiovisual, pero no tiene miedo en continuar abrazando los elementos clásicos que han definido la historia de la franquicia en estos 25 años. Igualmente, cabe hacer especial mención a la seriedad que se le ha dado al tono de la historia, mucho más maduro y convincente, aunque también guarda un pequeño espacio para los típicos momentos de humor que caracterizan a la serie.

En términos de duración Tales of Arise mantiene una cifra muy similar a Tales of Berseria, Tales of Zestiria o Tales of Xillia, rondando las 45 horas para finalizar la historia principal, pero elevándose hasta las 60-70 horas si deseas completar todo el contenido secundario, derrotar a los jefes opcionales y recorrer cada rincón del mundo de Dahna. Asimismo, ya han aclarado que se trata de un juego completamente independiente y autónomo, no habrá contenidos descargables que cuenten nuevas historias ni tampoco guardará relación o vínculo que con futuras entregas.

Jugabilidad

Son muchos los cambios que llegan con la evolución jugable en Tales of Arise, no obstante, en su base continua siendo un JRPG de acción con el conocido planteamiento de avanzar por regiones, ciudades y mazmorras, enfocándose en un trabajado sistema de progresión y la continua obtención de nuevas artes, habilidades y equipamiento, y también otorgando un papel relevante a la exploración de escenarios, fabricación de objetos, cocina y multitud de secretos deseosos de ser descubiertos.

Bandai Namco Studios ha sabido mirar tanto al pasado de la saga como a la evidente competencia de producciones del país nipón, zanjando muchos de los problemas que venían repitiéndose sin nunca poner solución. El diseño de escenarios continúa siendo bastante lineal con enormes zonas a recorrer, sin embargo no han querido convertirse en un título de mundo abierto. Sin nada demasiado revolucionario han logrado que desviarse del camino principal sea tremendamente satisfactorio gracias a la verticalidad existente en cada lugar, la posibilidad de saltar entre elementos rocosos separados por el vacío, nadar por lagos y ríos, etc. Eso sí, se echa en falta la presencia de puzles en las mazmorras, puesto que así limitan el avance únicamente a derrotar enemigos e ir por las distintas bifurcaciones para hallar los diversos cofres y secretos.

Se trata de pequeños nuevos detalles que mejoran la experiencia, puesto que el diseño y el planteamiento de los niveles reflejan convencimiento, ganas por evolucionar y atraer un número de jugadores mucho más amplio que en el pasado. De hecho, uno de los principales propósitos que tenían tanto los desarrolladores como la propia editora es convertir ‘Tales of’ en una franquicia para todos los públicos, con una comunidad de usuarios digna de su extensa historia, y en resumidas cuentas, codearse con los RPG más significativos de la industria.

Todavía es pronto para conocer cifras oficiales de venta, pero en el momento de escribir este texto, Tales of Arise ha batido multitud de récords de jugadores simultáneos en Steam dentro del género, signo que señala la magnífica labor que han realizado los integrantes de todas las divisiones de Bandai Namco mediante una genial campaña de comunicación y publicidad, manejando los tiempos soberbiamente y mostrando con acierto todas las bondades de la obra.

Pero si hay un apartado que merece todo nuestro reconocimiento es la exquisita fluidez que tiene el sistema de combate, evolucionado y modificado respecto al ’Liberation Linear Motion Battle System’ de Tales of Berseria y otros capítulos anteriores. Los enfrentamientos tienen lugar a cabo en tiempo real, sin embargo no son en la propia área donde encontramos a los enemigos, sino que previamente debemos lanzarnos ante ellos en el escenario principal y después pasamos a la arena de batalla.

El progreso en dicho sistema es más que evidente, aun así son fácilmente reconocibles las mecánicas básicas. Disponemos de un botón para realizar el ataque básico, esencial para no perder nunca el combo, un movimiento de salto, otra de esquiva, y por otro lado, la asignación de tres artes especiales terrestres que varían cuando el personaje se encuentra flotando en el aire. Pero tranquilos, con el paso de las horas el combate gana en profundidad y se desbloquea una segunda paleta para equipar tres ataques extra y disponer de un total de seis técnicas distintas.

El ataque básico es ilimitado, pero las artes consumen puntos de una barra situada sobre la salud del personaje, y aunque se recargan rápidamente para nunca perder la vertiginosidad y ritmo de la batalla, si es recomendable vigilarla para encadenar las habilidades que deseemos en el orden correcto para sacarle el máximo provecho.

Pese a todo lo comentado, esto es solo una pequeña pieza del rompecabezas que conforma el sistema de combate. Tal y como nuevos personajes se unen al grupo se desbloquean los llamados ‘ataques potenciados’, habilidades especiales que se pueden utilizar cuando el medidor está lleno y son extremadamente útiles según qué tipo de situaciones, como derribar monstruos aéreos, interrumpir el uso de artes de los enemigos, romper potentes escudos defensivos, etc. Asimismo, son comandos muy sencillos de emplear durante la batalla, pulsando solamente el botón de dirección al que está asignado cada compañero en la zona inferior izquierda de la interfaz de pantalla.

El siguiente elemento importante son los ‘remates’, técnicas finales que solo se activan cuando hemos encadenado el suficiente daño continuado ante un enemigo. Quizás cuando Alphen y Shionne forman el grupo es más difícil de conseguir, pero cuando Rinwell y Law se unen a la fiesta la duración de los combos aumenta una barbaridad. Cuando el medid está completo tenemos un par de segundos para decidir que dos protagonistas serán los encargados de desatar el devastador ataque especial que afecta a todos los oponentes de los alrededores.

Y por último, pero no menos importante, toca hablar de los Puntos de Curación (PC), una vuelta más de tuerca que limita el número de usos de artes sanadoras para recuperar salud, resucitar o curar estados alterados. En Tales of Arise los seis integrantes del grupo comparten un número total de PC, y no están relacionados con los habituales puntos de magia de anteriores entregas. Una gran idea que te obliga a avanzar siempre con cautela, seleccionando el número de enfrentamientos en las mazmorras para no llegar a agotarlos, aunque con los habituales ‘geles’ consumibles es posible ir recuperándolos poco a poco.

En lo referente al sistema de progresión, cada uno de los personajes tiene multitud de pequeños árboles de habilidades que desbloquean mejoras pasivas, artes especiales para el combate, o simplemente desbloquean ciertas técnicas como doble salto o esquivas aéreas en los combates. De esta forma está en nuestra mano como gastar los puntos de habilidad de cada integrante, puesto que son completamente independientes unos de otros. Por supuesto, estamos ante una progresión perfectamente medida y equilibrada, exponiendo paulatinamente los mejores ataques y habilidades tal y como avanza la aventura.

Unido a la progresión encontramos uno de los inconvenientes de su jugabilidad, la curva de dificultad. Cuando el grupo toma forma, mejora el equipamiento y aprendes nuevos movimientos, sientes como el nivel de dificultad estándar se vuelve excesivamente sencillo, y es casi mejor elevarla al tercer grado desde el comienzo de la aventura para comprobar una mejor evolución en el grado de complicación de las batallas. Aun así, cabe tener en cuenta otro de los puntos mejorables de Tales of Arise, la inteligencia artificial de los aliados, que se sobreexpone demasiado y presenta patrones de comportamiento algo cuestionables en determinadas situaciones.

Para terminar, donde no tenemos ninguna queja es en los enfrentamientos ante jefes finales. Tales of Arise es un magnífico ejemplo de cómo deben plantearse las batallas más importantes de un JRPG, con fases bien definidas, estrategias que se desarrollan según el daño acumulado, etc. Muy pocas entregas de la franquicia, por no decir ninguna, alcanzan el planteamiento de las peleas que ha diseñado Bandai Namco Studios, exponiendo una vez más que el tiempo de espera ha valido la pena.

Gráficos y Sonido

Junto a la renovación del sistema de combate, el segundo propósito de los creadores era actualizar el apartado gráfico. Hasta Tales of Berseria estaban utilizando un motor propio que les permitía manejarse con soltura y encadenar desarrollos, pero estaba tremendamente atrasado respecto al ritmo que avanzaban otras propuestas del género RPG. El espacio temporal entre Tales of Berseria y Tales of Arise es el más amplio que ha presentado la saga desde siempre, pues el salto al Unreal Engine 4 ha conllevado crear nuevos ‘assets’ de decorados y modelados, sin embargo la transformación visual es una auténtica pasada.

La dirección de arte es sublime, expresando un acabado en harmonía entre el estilo cel shading, estética anime e incluso toques de acuarela. Es tremendamente satisfactorio avanzar en la trama y comprobar cómo cambian los biomas, el tipo de naturaleza que predomina el escenario, el estilo y personalidad que exhiben los cinco reinos principales de Dhana. Un derroche de color y contrastes que perfilan la atmósfera, la ambientación y la forma en que la luz brilla, siendo la interpretación más realista de la franquicia Tales of hasta la fecha.

Técnicamente el juego rinde a 60 fotogramas por segundo en PlayStation 5, versión que hemos podido probar, aunque también dispone un modo de fidelidad gráfica donde antepone la resolución al rendimiento, y os aconsejamos no hacerlo puesto que con mayor tasa de fps Tales of Arise se continúa viendo de escándalo.

A pesar de todo, hay ciertos problemas que seguro están derivados de falta de tiempo para adaptarse plenamente al motor como es la carga tardía de texturas y una mejorable distancia de dibujado, algo que sería esencial teniendo en cuenta lo precioso que se ve el juego. Tampoco nos podemos olvidar de la grandiosa labor en la creación del diseño de personajes, modelados, nuevas animaciones o las secuencias de vídeo corriendo con el propio motor, donde pone el broche de oro las magistrales secuencias anime producidas de nuevo por el estudio nipón Ufotable.

Para finalizar, en lo sonoro han ido a lo seguro dándole el bastón de mando al compositor nipón Motoi Sakuraba, que ha puesto su magia a incontables entregas de Tales of, además de otras series JRPG como Valkyrie Profile, Star Ocean y multitud de temas de la trilogía Dark Souls. Todas las melodías del legendario músico rinden a un nivel sobresaliente, siguiendo en Tales of Arise un corte más coral y orquestal que en los predecesores, adaptándose con maestría a cada acontecimiento del viaje y siendo pieza fundamental de la emotividad de cada escena.

Por último, no falta el extraordinario doblaje de las voces tanto al japonés como al inglés, apoyado por una perfecta traducción de los subtítulos al español, un gesto que siempre agradecemos a Bandai Namco España, que continúa peleando año tras año pese a que las ventas quizás no terminen de acompañar. Solo esperamos que este cambie con Tales of Arise y reciban el reconocimiento que se merecen.

Conclusión

Tales of Arise marca un antes y un después en el futuro de la franquicia. Bandai Namco Studios ha roto todas las cadenas que le hacían repetir los errores una y otra vez por mantenerse anclados en una idea y una estructura de juego. Ha sabido reinventarse, aceptar los problemas, mirar los aciertos de sus competidores y realzarse con una sobresaliente puesta en escena en el terreno jugable y audiovisual. Sabíamos que íbamos a tener de nuevo con una buena narración y un carismático grupo de protagonistas, pero nos ha sorprendido la evolución que ha sufrido la construcción del universo de la aventura, la profundidad y posibilidades del sistema de combate, y definitivamente,  la dirección de arte y avance técnico.

Tales of Arise se convierte, sin perder un ápice de su esencia ni renunciar a sus raíces, en el episodio más recomendable para toda la comunidad de jugadores, ya no solo el nicho que nunca fallaba y era fiel al lanzamiento de cada obra. A nivel personal, el JRPG del año y firme candidato a uno de los mejores de todo 2021. Es el momento de disfrutar de Tales of Arise, de cosechar los éxitos y celebrar el trabajo bien realizado, pero también de tener en cuenta el futuro cercano, pues antes de finalizar el año deberían anunciarse más sorpresas relacionadas con la celebración del 25º aniversario de la saga. Larga vida a Tales of.

Author: Alejandro Altaber

Redactor en RegionPS.com desde enero de 2012

Tales of Arise

59,90€
9.1

Historia

9.0/10

Jugabilidad

9.0/10

Gráficos

9.0/10

Sonido

9.0/10

Diversión / Duración

9.5/10

Pros

  • La acción, vertiginosidad y profundidad del sistema de combate
  • Genial desarrollo de la extensa historia. 45 horas de disfrute más mucho contenido secundario
  • La evolución del apartado gráfico en modelados, ambientación y animaciones, incluida una sublime dirección de arte
  • Tono maduro del argumento, fantástica narración y guión de los diálogos

Cons

  • Mejorables misiones secundarias y pocos puzles en las mazmorras principales
  • Faltan por pulir algunos defectos técnicos