Análisis | The Callisto Protocol

Análisis | The Callisto Protocol

19 diciembre 2022 0 Por Alejandro Altaber

El principal responsable tras Dead Space logra una nueva oportunidad para continuar con The Callisto Protocol propia su visión del terror espacial.

Ficha Técnica

  • Título: The Callisto Protocol
  • Desarrollador: Striking Distance Studios
  • Editora: Krafton
  • Distribuidora: Meridiem Games
  • Número de Jugadores: 1
  • Plataformas: PS5, PS4, Xbox Series X/S, Xbox One y PC
  • PEGI: +18
  • Fecha de salida: 2 de diciembre de 2022
  • Idioma: Voces y textos en español
  • Género: Aventura, Acción, Survival Horror

 

Glen Schofield, director de Dead Space allá por 2008, junto al estudio debutante de Striking Distance Studios, vuelve a la industria del videojuego con The Callisto Protocol, un sucesor espiritual del survival horror espacial cuya envergadura y expectativas han ido creciendo vertiginosamente desde su presentación en The Game Awards 2020. Y todo ello ha sido debido principal socio e inversor tras el desarrollo, Krafton, lo conocida empresa coreana anteriormente conocida como Bluehole y creadores del exitoso PUBG.

De hecho, hasta 150 trabajadores de Sony en PlayStation Studios Visual Arts han participado en ciertos aspectos de la creación del juego, lo que ha convirtió a The Callisto Protocol en una propuesta AAA y en uno de los más esperados de 2022. Igualmente, el posterior anuncio de Dead Space Remake por parte de Electronic Arts metió todavía más presión y seguramente les ha llevado a lanzar el juego antes que ellos para evitar cualquier posible comparativa.

¿Ha estado The Callisto Protocol finalmente a la altura de lo que todos esperaban? Ha llegado el momento de descubrir el misterio que rodea la lejana prisión en una luna de Júpiter.

 

Historia

Ambientado en la luna muerta de Júpiter, Callisto, en el año 2320, el juego desafía a los jugadores a sobrevivir a los horrores de la Prisión de Hierro Negro y descubrir los oscuros secretos de la United Jupiter Company después de que un misterioso brote sumerja a la luna en el caos.

Ambientado dentro de 300 años, el jugador deberá encarnar a Jacob Lee, quien, por cosas del destino, termina en la prisión de Hierro Negro, una cárcel de máxima seguridad situada en la luna de Júpiter, Calisto. Cuando los presos comienzan a transformarse en criaturas monstruosas, el caos estalla en la prisión. Para poder sobrevivir, Jacob debe huir de la prisión de Hierro Negro. Por el camino, descubrirá los oscuros e inquietantes secretos que se ocultan bajo la superficie de Calisto.

En términos de duración, The Callisto Protocol puede completarse en unas 10-12 horas, cifra que oscila y varía dependiendo del nivel de dificultad, tiempo que dedicamos a explorar y también de la suerte a la hora de “sufrir” los puntos de control, ya que Striking Distance Studios no ha sabido implementar bien los lugares de carga tras morir, o simplemente tras guardar la partida automática o manualmente.

Tras finalizarlo no hay prácticamente incentivos para continuar, más allá de encontrar posibles coleccionables perdidos. Otro tema será cuando se actualice con el modo NG+, mayor dificultad y otros contenidos que llegarán a lo largo de 2023.

Jugabilidad

The Callisto Protocol apenas varía la fórmula jugable de su clara fuente de inspiración, Dead Space. Striking Distance Studios toma como referencia las principales mecánicas de combate con armas y le aporta su propio toque con el sistema de enfrentamientos cuerpo a cuerpo, donde los desmembramientos y visceralidad toman el protagonismo ante los monstruos enemigos. Y también sobre nosotros mismos cuando no sale todo bien.

La porra eléctrica es nuestra principal arma para la lucha, con la que podemos asestar y encadenar combos mientras esquivamos golpes. Cuando se presenta puede ser engorroso, pero acaba volviéndose tremendamente sencillo pues solo hay que tener buen timing, leer el movimiento del oponente para moverte al lado correcto o quizás bloquear.

Los combates son brutales y violentos, y algunas de las criaturas son muy duras, teniendo que echar mano de diversos disparos para romper la guardia y poder ir machacándolas sin piedad. La base es buena y es una magnífica evolución respecto a Dead Space, pero esperábamos algo más variado con el paso de las horas. Despliega sus mecánicas en los primeros compases y posteriormente se queda falto de ideas.

Como buen survival horror, la munición escasea y hay que gestionarla bien, aunque todavía más importante durante las primeras horas es el límite de los espacios en el inventario. Es cierto que Jacob acaba equipándose con un traje que amplía considerablemente los huecos para llevar objetos, sin embargo al principio es un pequeño quebradero de cabeza para aprovechar los recursos que vamos recogiendo por el escenario. Hay veces que entre inyectores de salud, munición, baterías del GAR y elementos vendibles, hay que hacer malabares para no dejar nada atrás.

Pisotones a los enemigos, cercenamiento de miembros… Todo recuerda a Dead Space, y lo hace todavía más cuando recibimos el guante gravitacional G.A.R, que recuerda una barbaridad al poder de la estasis de antaño. Con este dispositivo podemos atraer objetos o enemigos para lanzarlos, y es realmente útil cuando los mandamos directamente hacia u explosivo o las aspas de un ventilador. Por último, tampoco falta la opción del sigilo acercándonos por detrás para apuñalarlos sin piedad, si bien aquí el sistema de detección necesita un punto más de pulido.

A pesar de todo, al final lo más importe son las armas de fuego, cuyo poder también vamos mejorando a través de las impresoras 3D, llamadas aquí Reforjas. A cambio de créditos ganamos en poder y variedad, ya que las 6 armas a distancia que hay disponibles van montadas únicamente a través de 2 bases.

Por ello, cada que cambiemos entre armas que compartan la misma base, Jacob tardará unos segundos en hacer la modificación, que si bien en momentos tranquilos no tienen relevancia, en pleno combate puede suponer un gran contratiempo. Aunque parezca un punto negativo, en realidad es una forma de ir dando versatilidad a los enfrentamientos e ir adaptándonos constantemente a los enemigos que salen a nuestro paso.

Gráficos y Sonido

La inyección presupuestaria y el enorme número de desarrolladores que han participado en The Callisto Protocol se ven claramente reflejado en el apartado gráfico final del juego.  Striking Distance Studios ha exprimido al máximo las posibilidades del Unreal Engine 4 sin necesidad de emplear la nueva versión del motor, algo que sí hará otro de los títulos de terror cósmico más esperados, Quantum Error. En dicho caso, los creadores si decidieron retrasar un tiempo el lanzamiento para trasladar todos los recursos al Unreal Engine 5 y lograr plasmar una ambientación todavía más terrorífica y realista en PS5, Xbox Series X/S y PC.

Volviendo a The Callisto Protocol, ya desde la impactante escena inicial impacta el sistema de iluminación y el realismo de todos los detalles, sin embargo se podría haber logrado algo todavía mejor lanzándose exclusivamente en consolas next-gen.  En términos de rendimiento, ha sido muy sonada durante los primeros días a la venta la mala optimización de la versión de PC. En nuestro caso Meridiem Games nos ha dado acceso a la versión de PlayStation 5, que cuenta con modos gráficos.

El primero de ellos es el modo calidad, con Ray-Tracing activado, gran nivel detalle y 30 imágenes por segundo. La verdad es que funciona de manera bastante estable, pero si hay ciertos bajones en partes concretas de la aventura. Por otro lado está el modo rendimiento, con unos fluidos 60 fotogramas por segundo que van genial en el combate, pero con un evidente cambio y bajón visual. Todo es cuestión de gustos, pero en nuestro caso hemos preferido sacrificar los 60fps para disfrutar de la máxima resolución y todas las tecnologías gráficas.

Gráficamente es un auténtico portento, y la faceta sonora tampoco se queda atrás gracias a una magnífica implementación de los efectos y BSO. Os recomendamos que juguéis con auriculares, puesto que la inmersión y la experiencia cambian por completo. Pisados, respiración, desmembramientos, disparos…

Todo suena increíblemente realista, y son pequeños detalles que pasan inadvertidos en la mayoría de las ocasiones, pero que cuando están presentes son reseñables. Y encima la versión de PS5 aprovecha bien las funciones del DualSense, sobretodo el altavoz para escuchar las conversaciones de radio, y la vibración háptica, pues los gatillos adaptativos si pasan bastante desapercibidos.

Asimismo, es una gozada ver como en el proceso de localización a cada idioma se han traducidos los carteles visibles por todas las zonas del juego, si bien es cierto que hay algunos errores de traducción. El aura de ‘juego grande’ lo cierra el doblaje de las voces al español, con buenas actuaciones aunque hay claros defectos en la sincronización labial con lo que vamos escuchando.

Conclusión

The Callisto Protocol es un notable regreso a las propuestas de terror especial. Pese a que el próximo mes de enero se lanzará el remake del primer Dead Space, el creador de ese mismo título, Glen Schofield, nos brinda una experiencia con gratas novedades a nivel jugable y una sobresaliente ambientación espacial.

Asimismo, Striking Distance Studios no ha querido seguir la tendencia de otras propuestas actuales y firma una aventura de acción y terror a partes iguales que va directamente al grano mediante una campaña que puede completarse en unas 10-12 horas. Es cierto que hay fallos a nivel de diseño y ciertas ideas jugables no están del todo bien definidas, pero ojalá sea la base para el desarrollo de futuras entregas.

Author: Alejandro Altaber

Redactor en RegionPS.com desde enero de 2012

The Callisto Protocol

59,95€
8.4

Historia

8.0/10

Jugabilidad

8.5/10

Gráficos

8.5/10

Sonido

8.5/10

Diversión / Duración

8.5/10

Pros

  • Una experiencia de las de antaño, sin rellenos y directa
  • Brutal ambientación de terror espacial
  • Buen equilibrio entre la acción y el terror
  • Gran apartado audiovisual
  • Varias ideas para evolucionar el sistema de combate...

Cons

  • ... aunque hay margen de mejora en determinados aspectos
  • Pocos alicientes para rejugarlo actualmente