Análisis | The Crew: Wild Run

Análisis | The Crew: Wild Run

24 noviembre 2015 2 Por Alejandro Altaber

Prácticamente un año después del lanzamiento original del juego, Ivory Tower y Ubisoft publican Wild Run, la primera gran expansión de The Crew. Aun llegando al mercado con errores más que evidentes, la compañía francesa confían plenamente en el trabajo y esfuerzo de este novedoso estudio tal y como han demostrado con la compra del mismo.

Ficha Técnica
912qQFNdnKL._SL1500_

Título: The Crew: Wild Run Estudio desarrollador: Ivory Tower Distribuidor: Ubisoft Número de Jugadores: 1-4 Plataformas: PlayStation 4, Xbox One y PC PEGI: +12 Fecha de salida: 17 de noviembre de 2015 Idioma: Español Cómpralo por 40,30 euros desde el siguiente enlace: The Crew: Wild Run (Juego + Expansión) Género: Conducción

 

Ahora nos presentan este gran contenido descargable que aumenta y varía las posibilidades de su título de conducción, además de ofrecer un salto gráfico en muchos aspectos. Sin llegar a brillar ni ser perfecto, The Crew ya era el pasado año una experiencia gratificante tanto en solitario como con amigos. Ahora aumenta sus virtudes y mejora sus defectos aportando nuevas pruebas, vehículos y disciplinas que probar a cambio de 29,99 euros si ya disponíamos del juego o de 49,99 euros si lo deseamos con el propio The Crew puesto que no se trata de un DLC independiente.

No vamos a entrar en detalle en cuanto al título original, ya que podéis leer el análisis realizado en RegionPS explicando todos sus entresijos. Solamente destacar que The Crew es un juego de carreras de mundo abierto orientado a formar un equipo. Su historia inicial nos situaba por el amplio escenario de Estados Unidos, donde predominaban las ciudades y prados con turismos todoterrenos. Wild Run saca el lado más salvaje del título alejándose de la seriedad del argumento principal basado en la venganza del protagonista para ser un título más casual sin ningún objetivo primordial.

Únete a corredores de todo el mundo y consigue una entrada para The Summit, el campeonato continuo e itinerante que se celebra en todo el territorio de Estados Unidos. Usa todo tipo de vehículos, desde bestiales todoterreno a las motos más potentes. Participa en nuevos retos, consigue vehículos salvajes o entra en las tiendas para tunear y personalizar tu vehículo y convertirlo en algo increíble. The Summit no es solo una carrera, es una reunión social y cultural, una competición multidimensional con la mayor variedad de vehículos que puedas imaginar, desde los coches más tuneados a las motos más ágiles y los coches conceptuales más exóticos. Todo lo contado está envuelto en el nuevo modo «Cumbre», que sirve de nexo narrativo para estas pruebas.

Las primeras pruebas a las que hacemos frente son las de derrape. No hace falta describir cómo funciona pues su mecánica es muy similar a la de otros juegos del género, salvo por el sistema de control de The Crew: Wild Run. Para hacernos una idea, son pruebas similares a Driveclub donde entra en juego el tan rápido estilo de drifting que nos propone Wild Run.

A continuación pasamos a las pruebas dragster, cuya meta es conseguir alcanzar la velocidad máxima posible en una larga recta, conduciendo siempre unos vehículos preparados expresamente para la ocasión. Aquí no es solo acelerar y olvidarse del resto, sino que Ivory Tower impone un cambio de marchas manual. Realizar una salida perfecta y sincronizar el cambio en el punto idóneo son las bases fundamentales conseguir recorrer la distancia objetivo en el menor tiempo posible. No es una modalidad nada novedosa pues llevamos años viéndolo en otro formato, pero si aporta frescura y variedad a las mecánicas de conducción, teniendo la sensación que hacemos cosas diferentes en cada prueba.

Pero donde más habilidad hay que mostrar en The Crew: Wild Run es en las pruebas con monster trucks disputadas en un circuito abierto. Aquí se dan las situaciones más locas y divertidas de todo el DLC, algo que no sorprende vistas las especificaciones del vehículo. Aquí la velocidad se deja en parte a un lado para sacar nuestra pericia al volante. Tenemos que ir recogiendo fichas esparcidas por el escenario durante un tiempo limitado. Según lo bien escondidas o difíciles de alcanzar que sean las fichas, mayor puntuación reportan al marcador. Es uno de los modos más desafiantes a la vez que adictivos, que incitan al reintento continuo en busca de un record mayor.

A parte de todo lo contado nos falta otra de las grandes novedades de The Crew: Wild Run, las motos. Igual que ha hecho Evolution Studios con Driveclub Bikes, conducir con estas máquinas a dos ruedas es una experiencia totalmente diferente. No obstante, nada más comenzar el sistema de control de las motos es bastante tosco y cuesta unas cuentas carreras cogerle un punto a los movimientos, frenadas, etc. Lo más recomendable es entrar al menú del título y ajustar al gusto de cada uno las opciones de conducción para habituarse rápidamente.

Ivory Tower tampoco acierta con el sistema de de daños, completamente inexistente y que dista de las buenas sensaciones que nos ha dejado esta modalidad. Lo mejor de todo es poder rejugar todas las misiones de la historia principal de The Crew, siendo la excusa perfecta para darle una vuelta más al juego. Aunque no son el añadido más atrayente de Wild Run, son la guinda perfecta para todo el contenido de la expansión, realzando todo el trabajo ejecutado de forma notable por el estudio.

Aun con todo lo contado, todavía no se han acabado las novedades de The Crew: Wild Run. Eso sí, cabe comentar que independientemente de comprar o no esta expansión, la actualización del título puede descargarse de forma gratuita. Dicho parche introduce un destacable progreso gráfico, que mejora y mucho el acabado de 2014. Una vez más tenemos que volver a caer en la comparación con el esfuerzo y dedicación que ha puesto Evolution Studios con Driveclub. Un trabajo encomiable donde se aprecia el mimo y cariño que tienen por su primer proyecto, arreglando y renovando el título tras su puesta a la venta en el mercado.

La actualización gráfica trae consigo efectos como el clima dinámico, iluminación y mayor detallado de los escenarios. En el caso de los efectos climáticos, llegan a afectar incluso a la jugabilidad, actuando de forma dinámica durante las carreras. El viento no es más que un elemento decorativo, pero la lluvia si modifica levemente la conducción de los vehículos, particularmente sobre las motocicletas. Todos estos pequeños complementos pueden pasar desapercibidos para una parte del público, pero da un salto de calidad importante al acabado general de The Crew, sintiendo que el enorme mapa está más vivo que nunca.

Ivory Tower cierra con The Crew: Wild Run su primera incursión significativa en la industria de los videojuegos. El estudio francés ahora propiedad de Ubisoft ha sabido solucionar buena parte de los errores cometidos con The Crew añadiendo multitud de contenido, además muy diferente de lo visto anteriormente. Wild Run hace crecer a la propuesta de conducción en cada uno de sus aspectos: jugabilidad, modos de juego y apartado audiovisual. Ahora tenemos ante nosotros un título mucho más completo que seguramente logre captar nuevos usuarios en el mercado, e incluso convencer a los que no se decidieron en 2014. The Crew: Wild Run ofrece horas y horas de entretenimiento de lo más variado por lo que cabe darle una segunda oportunidad. Si su idea primitiva os gustó, esta expansión es una apuesta segura ya que progresa en lo que vimos en su momento, que atrapa tras poco tiempo al volante.

The Crew Wild Run - Launch Trailer

The Crew® Wild Run es la expansión del revolucionario juego de acción y conducción The Crew® lanzado en 2014. Expansión a la venta a partir del 17.11.15 (Xbox One, PS4 and PC). Demuestra tus habilidades y consigue una entrada para The Summit, la reunión no oficial de miles de pilotos y mecánicos de todo el mundo, que se celebra en lugares icónicos de todo Estados Unidos.

Author: Alejandro Altaber

Redactor en RegionPS.com desde enero de 2012

The Crew: Wild Run

8.2

Jugabilidad

8.2/10

Gráficos

8.0/10

Sonido

7.7/10

Modos de juego

8.5/10

Duracion y Diversión

8.5/10

Pros

  • La destacada mejora gráfica en iluminación y efectos climáticos
  • Subsana muchos errores del juego original
  • Enorme sensación de libertad
  • Todos sus nuevos vehículos y modos de juego

Cons

  • Jugabilidad algo tosca en las motos
  • Sistema de físicas mejorable