Análisis | The Sinking City

Análisis | The Sinking City

27 julio, 2019 1 Por José Manuel Medina

Frogwares toma como referencia a Lovecraft para traernos un juego que bebe del imaginario creado por el autor en los mitos de Cthulhu.

No son pocos los juegos que con mayor o menor fortuna han bebido del imaginario creado por el autor H.P. Lovecraft para desarrollar su historia. Frogwares nos trae otra aventura de investigación donde deberemos de conservar la cordura de nuestro personaje y poder desentrañar los misterios que nos aguardan sin más ayuda que nuestra perspicacia y dotes detectivescas.

Ficha Técnica
  • Título: The Sinking City
  • Desarrollador: Frogwares
  • Producción: BigBen Interactive
  • Distribuidor:BigBen Interactive
  • Número de Jugadores: 1
  • Plataformas: PlayStation 4, Xbox One, Nintendo Switch y PC.
  • PEGI: +18
  • Fecha de salida: 27 de junio de 2019
  • Idioma: Voces en inglés y textos en castellano
  • Género: Aventura

Argumento

The Sinking City nos traslada a la América de los años 20 y a la ciudad ficticia de Oakmont. Nos meteremos en el papel de Charles Reed, un detective privado con ataques psicóticos y que es atormentado por pesadillas donde las inundaciones y las criaturas son una constante. Parece ser que el origen de los males de Reed puede encontrarse en Oakmont y decide viajar hasta el lugar.

Al desembarcar en Oakmont podemos ver una ciudad que ha padecido una inundación, de hecho los lugareños la denominan como La Inundación, lo que hace que la mayoría de las calles estén inundadas y llenas de criaturas atormentando a los habitantes de Oakmont.

Como buen detective deberemos de investigar y resolver sus problemas para congraciarnos y poder obtener su ayuda y a su vez obtener favores que nos ayuden a resolver la causa de nuestra psicosis. Los habitantes de Oakmont son de lo más variopintos estando los Insmouthianos que se caracterizan por tener cara de pez y son como un grupo de apestados, los Simios que como podemos intuir son humanos con facciones de simio y los humanos normales.

Como es de esperar y siendo un juego basado en los mitos de Cthulhu creado por Lovecraft, la ambientación será oscura y todo parece impregnado de un aire de decadencia que consigue meternos de lleno en su universo además de jugar con la psique y es verdad que lo consigue con unos escenarios que reflejan la decadencia y donde cualquier criatura o mal podría asaltarnos en un momento.

Jugabilidad

Quienes conozcan la trayectoria de Frogwares sabrán que están detrás de los juegos basados en Sherlock Holmes, por lo que la investigación será el motor principal de The Sinking City. Charles Redd deberá de resolver diversos casos que estarán repartidos en misiones, tanto principales como secundarias.

También es cierto que Frogwares no nos pondrá las cosas fáciles y resolver los casos nos harán estrujarnos los sesos. Tendremos que ir recopilando pistas en nuestro cuaderno, el cual será un elemento imprescindible durante el juego. Deberemos de usar nuestra intuición y deducción para poder ir recopilando pistas que puedan desembocar en la resolución del caso, aunque no es lo único que podremos hacer, ya que el bueno de Reed cuenta con un as en la manga, el Ojo de la Mente, con el cual podrá revivir sucesos anteriores y así poder ver pistas que a simple vista en una primera investigación se nos hayan podido pasar por alto, ya que podremos ver los personajes implicados en la escena y los objetos, lo cual nos ayudará mucho en nuestra investigación. Como podemos ver el Ojo de la Mente facilita un poco la labor de investigación aunque tendrá una contrapartida negativa en Reed, ya que afectará a nuestro nivel de cordura, por lo que no podemos ir usándolo a lo loco para poder mantenernos estables.

Una vez consigamos recopilar las pistas suficientes, podremos acudir al Palacio de la Mente, lugar donde podremos ordenar nuestras pistas para poder alcanzar una resolución concluyente.

Las investigaciones de Reed nos llevarán a recorrer el mapa Oakmont ya sea a pie o en barca, la cual se acabará haciendo un medio de transporte importante e imprescindible. En dicho mapa podremos ir marcando las pistas que vayamos encontrando para saber que lugares hemos visitado y cuales no para facilitarnos la investigación. Es cierto que las mecánicas de investigación son las mejor implementadas del juego y nos harán sentirnos un detective de verdad según vayamos recopilando pistas en nuestro cuaderno, pero lo que al principio parece divertido, conforme vayamos superando misiones acabamos cayendo en la repetición y el juego acaba cayendo en la monotonía.

A lo largo de nuestro viaje por Oakmont, iremos descubriendo cabinas que harán la función de viaje rápido, las cuales nos ahorrarán el tedioso viaje de una zona a otra, cosa que agradeceremos ya que pese a la buena representación de Oakmont, la ciudad se siente muerta y vacía, cosa que como comentábamos anteriormente, hacen que las labores de investigación acaben volviéndose tediosas y monótonas. Los tiempos de carga entre unas zonas y otras, tampoco ayudan a agilizar la travesía de un lugar a otro.

Quienes hayan leído hasta aquí pensarán que The Sinking City es una aventura solo de investigación, pero no, el juego cuenta también con sus mecánicas de acción las cuales vamos a comentar a continuación.

La acción en The Sinking City se acumulará sobre todo en las zonas infectadas, las cuales estarán llenas de criaturas que debemos de batir, ya sea con nuestra pistola o la pala, con la cual realizaremos ataques cuerpo a cuerpo. Para hacer frente a las criaturas también podremos hacer uso del sigilo aunque no está bien implementada, ya que a veces nos detectarán sin saber cómo y otras veces estaremos encima del enemigo y no se enterará. Además también podremos hacer uso de trampas, señuelos, etc para atraer a las criaturas.

Otra variedad en la jugabilidad son las zonas submarinas, donde nos enfundaremos el traje de buzo y descenderemos a las profundidades donde podremos descubrir todo tipo de criaturas.

Lo que sobre el papel puede parecer que le da variedad al juego, a los mandos, nos damos cuenta de que todo se mueve muy forzado y no está bien implementado dificultando su jugabilidad, además de que las balas son un bien escaso.

Una papel fundamental en el juego lo acapara la cordura de nuestro personaje, ya que no solo tendremos que estar pendientes de nuestra barra de salud, sino también de la barra de cordura, la cual deberemos de vigilar porque si la barra se reduce al máximo estaremos perdidos.

Frogwares también ha salpicado con pequeños toques de RPG a The Sinking City con la personalización del personaje. Según vayamos resolviendo casos y derrotando enemigos, iremos ganando experiencia con la cual podremos adquirir puntos de conocimiento que podremos invertir en nuestro árbol de habilidades. Dicho árbol está dividido en Combate, Vigor y Mente, por lo que podremos ir personalizando a Reed para que se adapte a nuestro estilo de juego.

Gráficos y Sonido

Si en el apartado anterior hemos visto como The Sinking City se queda a medio gas en cuanto a sus mecánicas jugables, técnicamente padece del mismo mal. Es cierto que el apartado artístico del juego es muy bueno y representa la decadencia de Oakmont, pero también tienen ciertos fallos que no terminan de agradar, pese que se van corrigiendo con los diferentes parches que han ido sacando.

A la tosquedad del control, también tenemos una tasa de frames inestable con alguna caída drástica que hace que el juego pegue un pequeño tirón, que unido a los tiempos de carga para casi todo, lastran las experiencia, ya que para entrar a una estancia, subir o bajar de la barca, etc, requerirá de una pantalla de carga.

El popping es otro mal que adolece ya que la aparición y desaparición de personajes en las calles se dan incluso con un simple giro de cámara y unido a lo poco llenas de vida que están las calles, dejan la excepcional ambientación a medio camino. El personaje de Charles Reed y los personajes principales están bien representados, pero hay una gran diferencia con el resto de personajes del juego, los cuales tienen un acabado gráfico por debajo de la media.

En el apartado sonoro el juego si cumple con creces representando los sonidos más desagradables y terroríficos del juego además de una banda sonora que ambienta a la perfección y consiguen meternos de lleno en la decadente Oakmont.

Conclusión

The Sinking City es un juego en el que Frogwares ha puesto empeño, pero se ha quedado a medio camino en algunos apartados esenciales. Si nos gusta un apartado artístico que represente una ciudad decadente, con una buena historia de investigación el juego cumple con creces y hará las delicias de los amantes de los juegos pausados y de investigación, pero por desgracia algunas mecánicas y ciertos fallos gráficos lastran la experiencia final de esta obra ambientada en los mitos de Cthulhu de Lovecraft.

Author: José Manuel Medina

Redactor en RegionPS.com y orgulloso de formar parte de esta familia. Amante de todo lo que tenga cables y circuitos.

The Sinking City

59,99€
The Sinking City
7.7

Gráficos

8.0 /10

Jugabilidad

7.0 /10

Sonido

8.5 /10

Diversión

8.0 /10

Contenido

7.0 /10

Pros

  • Historia inmersiva
  • Gran apartado artísitico
  • Una atmósfera que atrapa

Cons

  • Algunas mecánicas jugables
  • Ciertos fallos técnicos
  • Puede volverse tedioso y monótono