Análisis | Thronebreaker: The Witcher Tales

Análisis | Thronebreaker: The Witcher Tales

12 diciembre, 2018 0 Por Alejandro D. Coto

La saga de The Witcher no está olvidada, y Thronebreaker: The Witcher Tales da muestra de ello.

En el pasado E3, Cyberpunk 2077 acaparó la atención de casi todos los espectadores por varias razones. Primero, por la espectacularidad que vimos en el vídeo mostrado, y segundo, por quiénes estaban detrás del título: el estudio polaco CD Projekt RED.

En el mundo de los videojuegos, se tiende mucho a familiarizar unas cosas con otras y eso a veces juega una mala pasada, porque hace que a veces, no se quiera ver más de lo que realmente hay.

Hasta el pasado E3, hablar de CD Projekt RED era hablar prácticamente de la saga The Witcher y todo el legado que nos ha dejado no solo en el mundo de los videojuegos, sino en un mundo más amplio como juegos de mesa, merchandising y demás. De hecho, se suele asociar más la saga del Brujo más con la desarrolladora polaca que con Andrzej Sapkowski, el autor de las novelas de fantasía heroica que le dio vida a todo y que sirvió de inspiración a la desarrolladora (ambos del mismo país de origen, por cierto) para hacer los juegos, con polémica servida entre los derechos de autor servida entre ambos lados y del que no tocaremos en este análisis.

Crear un icono en el mundo de los videojuegos, no es fácil, y menos hoy en día, pero es imposible negar que tanto Geralt de Rivia como su medallón de La Escuela del Lobo, conocida en Nilfgaard como la Orden de los brujos, son un icono en lo que ya se puede considerar una saga de culto de los videojuegos.

Y, prácticamente desde la nada, lo que empezó con un proyecto sencillo se convierte en una entrega revolucionaria dentro del género de juegos de carta y, todo hay que decirlo, una entrega obligada para amantes al mundo del The Witcher como a su juego de cartas, Gwent.

Hablamos de Thronebreaker: The Witcher Tales y a continuación os dejaremos un extenso análisis de un juego que nos ha sorprendido gratamente, y eso que esperábamos mucho del título.

Ficha Técnica
  • Título: Thronebreaker: The Witcher Tales.
  • Desarrollador: CD Projeckt RED.
  • Distribuidora: CD Projeckt RED.
  • Número de Jugadores: 1 jugador.
  • Plataformas: PlayStation 4, Xbox One y Pc.
  • PEGI: +16
  • Fecha de salida: 4 de Diciembre de 2018 (en consolas).
  • Idioma: Completamente en castellano.
  • Género: Rol y cartas.
  • Precio: 26,99€ a través de este enlace.

A pesar de que el propio Andrzej Sapkowski introdujo en sus novelas el juego de cartas conocido como Gwent, no fue hasta la tercera entrega, The Witcher III: Wild Hunt cuando el jugador podría jugarlo con Geralt en las tabernas y otros lugares. Un juego de cartas muy simple a primera vista pero muy difícil de dominar. Tal fue el reclamo del juego, que la comunidad pedía enloquecidamente poder jugador de manera independiente al título, y CD Projekt RED, una vez más, se puso manos a la obra para seguir cuidando a su gran comunidad de jugadores.

El juego, gratuito, pero con microtransacciones, llegaría con el nombre de Gwent: The Witcher Card Game y trataría de tú a tú a juegos ya asentados como Magic y HearthStone.

Y cuando pensábamos que CD Projekt RED había aparcado la saga de The Witcher por estar trabajando de lleno en Cyberpunk 2077, llega Thronebreaker: The Witcher Tales para deleitarnos por “penúltima” vez.

HISTORIA

En lugar de encarnar al conocidísimo Geralt de Rivia, en Thronebreaker a quien controlaremos será a la Reina Meve, reina de Lyria y Rivia y gobernante en los Reinos del Norte. Y a pesar de que el Lobo Blanco dejó el listón a nivel de personaje muy alto no solo en la saga, sino en la historia de los videojuegos, Meve hace méritos propios para que en esta entrega nadie eche de menos a “Gwynbleidd”.

La historia del juego nos sitúa justo en la traición del imperio contra los Nilfgaard, ocasionando la Segunda Guerra entre dicho imperio con los del reino de Meve. Y poco más diremos porque es el jugador quien debe descubrir todo y no queremos destripar uno de los aspectos más redondos de la entrega. Una historia de más de 30 horas de duración en la que las decisiones que tomemos darán unas circunstancias u otras y que marcará también el propio final del juego. Sublime, como ya nos tienen acostumbrados desde CD Projekt.

Habrá también pequeños guiños a la saga principal, tanto a la de los videojuegos como a la de las novelas de Andrzej Sapkowski.

JUGABILIDAD

Que a una historia con una narrativa contada de manera sobresaliente le acompañe, entre otras cosas que luego contaremos, una jugabilidad de una calidad pareja a todo lo que rodea el propio título.

Manejamos a Meve libremente por todo el mapeado que tendremos que explorar con la intención de recoger oro, madera y reclutas. Estos tres requisitos irán variando constantemente a lo largo de la historia en función de nuestras acciones. Explorar cada palmo del escenario es recompensado gratamente con una mayor cantidad de los elementos mencionados, que emplearemos posteriormente o bien para mejorar nuestro campamento o bien para tomar algunas decisiones, que ahora explicaremos.

El campamento del juego es digamos nuestra base de operaciones. Está dividido en varias tiendas que ofrecen diferentes cosas. En una de ella, podremos mejorar todo el campamento poco a poco con los recursos obtenidos. Por otro lugar, la creación de cartas a partir de nuestros recursos y crear el mazo deseado, además de seleccionar la habilidad de aéreo deseada. Por otro lado, tenemos lo que sería la taberna y es aquí donde nos enteraremos de algunas historias interesantes además de ver nuestras estadísticas del progreso del juego.

El juego nos irá poniendo a veces en situaciones que tendremos que ir decidiendo entre unas y otras, todas con repercusiones. También habrá momentos en los que nos encontraremos eventos en los que tendremos que elegir ya no solo entre dos opciones, sino hasta tres, en donde algunas de ellas sacrificaremos recursos por alguna recompensa. El mismo evento, puede pedirnos diferentes recursos (oro, madera o reclutas) y darnos una u otra recompensa. Todo a nuestra elección, incluso no dar nada y no recibir nada.

Y ahora, toca hablar del particular sistema de batallas, basado en como bien sabréis ya, el Gwent. En el siguiente apartado explicaremos de manera “poco profunda” las mecánicas del propio juego de cartas, por lo que quienes se consideren expertos del juego o simplemente no quieran leerlo, solo basta con saltar al siguiente apartado ya para seguir conociendo Thronebreaker: The Witcher.

GWENT: THE WITCHER CARD GAME

Gwent: The Witcher Card Game, conocido por la abreviatura de Gewent, es un juego de cartas de elecciones y consecuencias donde la habilidad del propio jugador junto con el mazo es la mejor arma para vencer a nuestro oponente. Cada jugador será el comandante del ejército formado, en lugar de soldados, por cartas.

Para ganar la partida, tendremos que ganar dos de las tres rondas, consiguiendo más puntos que nuestro enemigo. Elegiremos una facción, cada uno con un aspecto y un estilo de juego bien diferenciado de lo de los demás, acompañados de un líder único. Con esto como base, es hora de formar nuestro mazo con diferentes cartas. Cada carta de nuestro mazo tiene un coste de reclutamiento, que, por norma general, a más alto mejor es la carta. El tope de cartas por mazos está limitado, esta vez, en el coste de reclutamiento, teniendo así cada jugador un máximo establecido con un número de cartas no menos de veinticinco.

Pues bien, comienza la partida y cada jugador tendrá diez cartas en mano y antes de empezar la partida, o la ronda, podremos cambiar las cartas por otras en el caso de no estar contento para formar la mano con la que disputaremos esa ronda. A partir de ahí, cada estrategia, combo y jugada estarán únicamente en la mente del jugador, pues será este quien tenga que afrontar las decisiones en función a las cartas que tiene en mano y las que vaya sacando el oponente, otorgando así un sinfín de jugadas tan aleatorias como diferente. Una vez tengamos todas nuestras cartas jugadas, en la mesa deberemos sumar más puntos que nuestro rival para saber quién es el campeón. Si un jugador usa todas sus cartas y al otro aún le quedan cartas por jugar, pasar turno tendrá la consecuencia de volver a jugar el jugador que tiene cartas.

Dentro del tablero, lo que sería la zona de batalla donde el jugador va a colocar las cartas, está dividido en dos zonas, una para cada jugador. Cada una de esta zona estará dividida a su vez en otras dos, para poder combatir o bien desde la distancia o bien desde cuerpo a cuerpo.

En lo que respecta a nuestro líder (en Thronebreaker: The Witcher Tales siempre manejaremos a Meve), contará con una habilidad única.

Por último, a pesar de explicaros por encima las bases del juego, destacamos que como en todos los juegos de cartas, estas son las normas salvo que alguna de las cartas que estén en la mesa digan lo contrario, pues pesará más el poder de esa carta que el de las normas del juego.

DIFICULTAD

Puede que la dificultad sea el único apartado donde hemos podido quedar un poco más insatisfecho, ya que, aunque hay diferentes niveles de dificultad para seleccionar, típico en la saga, el mazo disponible y el de los rivales está demasiado desequilibrado para nuestro favor. Por un lado, puede ser bueno ya que como hemos dicho anteriormente, dominar Gwent no es cosa sencilla y requiere muchas horas y dedicación, pero habiendo diferenciado esos niveles de dificultad al comienzo del juego, creemos que lo correcto hubiera sido también que las combinaciones de cartas que fueran saliendo hubieran sido “peores” en el modo de dificultad más alto.

Y ojo, esto no quiere decir que si seleccionamos el nivel de dificultad más bajo no tendremos que pensar siquiera, porque no es cierto. Más de una partida, con este grado de dificultad, seremos derrotados y tendremos que intentarlo una vez más, y cinco. Gwent es uno juego que puede dar un giro con una sola carta y darle la victoria al jugador que aparentemente no tenía nada que hacer.

Por último, destacamos que, si nos damos por vencido en algún combate, una vez derrotados podremos saltarnos el combate y salir victoriosos a pesar de la derrota.

GRÁFICOS Y SONIDO

Cada una de las entregas de The Witcher ha supuesto una gran expectación en el apartado técnico del juego. Pero Thronebreaker: The Witcher Tales deja de lado el colosal apartado gráfico del que nos tiene acostumbrados, y más en la tercera entrega, por un apartado artístico precioso y cuidado, con un aspecto visual más modesto pero detallado hasta el último rincón.

En PlayStation 4 Pro hemos notado alguna que otra bajada que ha entorpecido un poco la experiencia, pero, por suerte, solo en momentos muy puntuales a lo largo de todas las horas que hemos estado dedicándole al juego.

En el apartado sonoro, vuelven unas composiciones musicales que enfajan a la perfección en una trama de guerra y con unos efectos sonoros relajantes cuando andamos por el mapa explorando sus secretos, sin olvidar para nada el perfecto doblaje en lengua castellana con la que llega el juego.

CONCLUSIÓN

Thronebreaker: The Witcher Tales nos ha parecido una auténtica obra maestra que ha revolucionado el mundo de los juegos de cartas, creando una espectacular historia casi desde la nada, basado en el juego de cartas Gwent, y con una duración que hasta se hace corta, a pesar de sus más de treinta horas de contenido. Difícilmente veamos una conversión mejor.

Author: Alejandro D. Coto

Un tipo normal y corriente que le gustan los videojuegos, el manga y el anime

Thronebreaker: The Witcher Tales

26,99€
Thronebreaker: The Witcher Tales
9.4

Historia

9.5 /10

Jugabilidad

9.5 /10

Gráficos

9.0 /10

Sonido

9.5 /10

Diversión/Duración

9.5 /10

Pros

  • La historia vuelve a ser una maravilla.
  • La combinación de todos los elementos deja un juego considerado como “Must Have”
  • El apartado técnico vuelve a sorprender a pesar del giro visual.

Cons

  • Pequeñas caídas.
  • La dificultad se nos antoja un tanto sencilla en todos sus modos de juego.