Diablo III

Diablo III

17 septiembre 2013 1 Por Guillem Sanchis

Por fin tenemos en nuestros manos Diablo III, tras haber jugado unos días llegó el momento de transmitiros todo lo que necesitáis saber sobre esta tercera entrega de la franquicia que ve la luz  en PlayStation 3. El infierno más sangriento invade nuestras consolas ¿preparado para la aventura más caótica de todos los tiempos?

No podemos empezar este análisis sin hacer referencia a la historia de una de las sagas de rol más presdiablo3tigiosas de todos los tiempos. Y es que la franquicia Diablo a colmado durante las últimas dos décadas las vidas de millones de jugadores de PC. Ahora y con fuerzas renovadas la compañía ha decidido terminar con la exclusividad del mundo de los ordenadores y arriesgarse a crear un proyecto adaptado a consola.

Blizzard Entertainment sabe que se trata de una de sus franquicias más valoradas y premiadas, conoce la contingencia, pero también es sabedor de que si lo hace bien, podría ser el comienzo de algo completamente innovador, un título de rol y jugabilidad típica de PC adaptado a las consolas de actual y próxima generación. El riesgo es elevado, pero la recompensa lo es todavía más. Conozcamos antes la historia de la franquicia.

La compañía Blizzard se fundó en el año 1994 y gracias a obras de arte como Diablo, Warcraft o StarCraft se convirtió en uno de los fabricantes de videojuegos de PC más famosos y respetados del mundo. Todo se debe al esfuerzo y la admirable dedicación con el que Blizzard consiguió crear experiencias verdaderamente únicas y excepcionales, siendo el autor del nacimiento de toda una legión de géneros, como el que nos ocupa hoy, considerado (en sus dos entregas anteriores) el mejor Action-RPG de la historia. Diablo III se lanzó originalmente para Windows y Mac el 15 de mayo de 2012, y se convirtió en el juego de ordenador de venta más rápida de todos los tiempos en tan solo 24 horas desde su puesta a la venta. A 31 de diciembre de 2012, Diablo III había vendido más de diablo-3-wallpaper12 millones de copias en todo el mundo. Tras la llegada de Diablo III a PC y las grandes críticas recibidas, le toca el turno a su deseada versión de consolas. Los aficionados no esperan el momento de echarle el guante a esta impresionante tercera entrega.

La historia de la saga de Diablo podría ocuparnos muchas horas y todavía no os desvelaríamos ni una nimia parte de su contenido. La popularidad de la serie comenzó con el lanzamiento de la primera entrega, fue tal la innovación que el juego aportó al mercado que le valió para recibir infinidad de premios, entre ellos: mejor juego de rol y mejor juego del año 1998. Sin embargo no quedó ahí la cosa, ya que además, fue considerado el segundo mejor juego de rol de todos los tiempos. Diablo II seguiría el mismo camino, con la incorporación de un modo multijugador la franquicia creció de forma abrumadora, cosechando notas, críticas y premios a la par que la primera entrega. El destino de la serie queda en manos de Diablo III, una tercera  entrega con la que Blizzard quiere expandir su prestigiosa saga hasta las videoconsolas. El diablo-3-wallpaperdesafío de adaptar los controles de un clásico de PC a los mandos de una consola es todo un reto, el éxito de un juego de este tipo depende plenamente de su jugabilidad, si lo consiguen podría ser un paso trascendental hacia la consumación de su proyecto, ¿alcanzarán la gloria? Veámoslo…

Sin duda, Blizzard tiene como principal precepto nutrir la esencia de su serie con Diablo III, por ello mantiene los pilares fundamentales que le han aupado a ser considerado uno de los grandes del género, pero obviamente introducirá diversas mejoras respecto a su segunda entrega, algunas muy necesarias para su adaptación a PlayStation 3. Para ello, esta entrega se rige por tres principios centrales que se combinarán para que Diablo III consiga su propósito, estos principios son: una narrativa atrayente, jugabilidad intuitiva y una dirección artística a la altura de la actual generación.

 

Historia

Como en toda entrega de la saga, la historia de Diablo III queda en un segundo plano, puesto que lo realmente importante y lo que interesa a sus millones de seguidores es aniquilar a cuantos más enemigos mejor. Pero a pesar de todo, Blizzard ha sabido integrar un argumento decente, aunque carente de profundidad. Si bien es cierto que las cinemáticas renderizadas que presentan la trama son realmente espectaculares, no son suficientes para atraer la atención de los jugadores. La historia contiene diferentes diálogos, misiones principales, secundarias y giros argumentales que nos encandilarán, pero no está exento de sombras. 20130220211939a0dekwme981io594También existen situaciones y conversaciones con muchos NPC’s que nos son en absoluto relevantes y no aportan nada al devenir de la historia principal. A pesar de todo Blizzard vuelve crear una trama duradera, que nos llevará durante más de 15 horas por cuatro actos o niveles diferentes donde podremos liberar tensiones acumuladas con las infinidades de enemigos que nos aparecen. Hablemos pues del argumento del juego:

Aunque al finalizar la historia de Diablo II los seguidores podrían pensar que el argumento estaba cerrado con las muertes del mismo Diablo y de Mephisto con la expansión posterior de Baal, la trama de la saga se reinventa y continúa con Diablo III. Lo mejor de todo es que no requiere de calzador para enlazar ni explicar por qué sigue la historia a pesar de que Diablo ya murió en la entrega anterior, sino que todo fluye con sus propias razones y motivos pertinentes. Conozcamos un poco más la trama de esta tercera entrega..

“Han pasado veinte años desde que los demonios fueran expulsados del mundo Santuario. Ahora deberemos regresar al origen de todo, Tristán, para investigar los rumores sobre una estrella caída: la primera señal de la reencarnación del mal, un augurio de que el Final de los Tiempos ha comenzado…”

Diablo III continúa la épica historia de Diablo, donde los jugadores encarnarán el papel de uno de los cinco personajes heroicos (bárbaro, médico brujo, mago, monje o cazador de demonios) y se embarcarán en una peligrosa aventura para salvar el mundo de Santuario de las fuerzas corruptas de los Infiernos Abrasadores. Los jugadores comenzarán su camino en la ciudad de Nueva Tristán, asediada por las fuerzas demoniacas, para finalmente dirigirse hacia las Puertas Adamantinas de los Altos Cielos; entablarán una lucha frenética contra hordas de monstruos y sus jefes, aumentarán su experiencia y habilidades, adquirirán artefactos de increíble poder, y conocerán a personajes que se unirán a ellos en la batalla o les ayudarán durante su travesía.

 

Jugabilidad y Multijugador

 

Antes de comenzar a explicaros el novedoso sistema jugable de Diablo III vamos a enumeraros las numerosas diferencias que existen entre las versiones de consola y PC. En primer lugar, destacamos el excelente modo cooperativo introducido en PlayStation 3 y Xbox 360 que permitirá a los jugadores disfrutar de la acción diabólica del título junto con otros tres compañeros en la misma pantalla, ya sea de forma local u online o diablo_3-2287245en una combinación de ambos, esta modalidad utilizará toda la pantalla de nuestros televisores. Pero la cosa no acaba aquí, también cabe destacar la nueva interfaz de usuario, la perspectiva dinámica, nuevos movimientos de combate como evadir y la opción de equipar objetos de forma instantánea utilizando el pad del mando. Por otro lado, la versión para consola no incluye la famosa “Casa de Subastas” con oro o dinero real que si disfrutan los usuarios de PC, en cambio, los jugadores podrán adquirir equipamiento mejorado creado por artesanos, así como intercambiar objetos con otros jugadores durante las partidas. No será necesario conectarse a una cuenta de Battle.net para jugar a Diablo III en PlayStation 3 y los jugadores podrán guardar los perfiles de sus personajes en un dispositivo USB para jugar en cualquier consola, así como guardar sus personajes en un sistema de almacenamiento online.

Como veréis, el juego está pensado para jugarlo en cooperativo, bien local u online. Por ello gana enteros cuando lo disfrutamos con más gente. Esta es sin duda la razón principal que ha llevado a Blizzard ha fundamentar esta versión en consolas aprovechando al máximo el multijugador. El menú de Diablo III no está dividido en varios modo (individual y multijugador) sino que se nos ofrece la oportunidad de jugar la historia de dos formas o desconectados o conectados. Dentro de la segunda opción se abren varias posibilidades, o bien jugar en partida local, partida online (pública o privada) o bien buscar nuestras partidas en un motor de búsqueda con restricción (por región, misión, acto, dificultad, etc.).

Destacar que cuando jugamos online y nuestra partida es pública cualquiera puede unirse a nosotros, independientemente del nivel que tenga, es decir, si estamos en el Acto 1 con un nivel 5 perfectamente se puede unir a nosotros un jugador con nivel 30. Obviamente esto desvirtúa en exceso la diversión del juego, porque la anula totalmente, ya que nuestro compañero eliminará sin esfuerzos las numerosas hordas de enemigos allanándonos el camino, mientras que a nosotros nos supondría un verdadero desafío avanzar por nosotros mismos durante la aventura. Es cuestión de gustos, pero personalmente creemos que arruina la experiencia jugable. Esds3_classeso sí, cada vez que se una un jugador a una partida (hasta un máximo de tres) aumentarán la cantidad de enemigos, así como su poder y la recompensa que obtenemos por derrotarlos. Aquellos que prefieran disfrutar del juego en su vertiente offline, descubrirán que también recibirán ayuda de la propia inteligencia artificial del título, ya que conforme vayan avanzando en la historia, desbloquearan una serie de diferentes seguidores, en total tres: un templario, un canalla y una hechicera, cada uno con diferentes habilidades que podrán subir de nivel, aprender habilidades y a los que también podremos equipar con objetos (espadas, escudos, bastones, ballestas, arcos, anillos, etc.). El único inconveniente que hay es que deberemos elegir uno de ellos para que nos acompañe en nuestra aventura, ya que sólo formaremos equipos de dos personas. En el caso que decidamos jugar cooperativo offline, automáticamente nuestro ayudante dejará el grupo, ya que sólo nos acompañará cuando disfrutemos de la aventura en solitario.

Por lo que respecta a la jugabilidad y el sistema de control, la versión de Diablo III para PS3 ha sido adaptada a medida de las necesidades de los jugadores de PlayStation, con mejoras en las batallas con los jefes, una nueva interfaz de usuario que ofrece un sistema de control intuitivo y una perspectiva de cámara dinámica que hace que derrotar a los demonios sea totalmente instintivo en PlayStation, aunque quizá en este sentido encontremos un aspectos negativo, ¿la razón? Principalmente que esta cámara dinámica no se puede modificar ni personalizar, y en ocasiones no nos ofrecerá la perspectiva del campo de batalla que a nosotros nos gustaría, bien por su lejanía o por que es absolutamente estática.

Centrándonos ya en el sistema de control, confirmamos que la adecuación de los controles del juego al DualShock 3 son absolutamente excelsos. En cada botón podremos asignar una habilidad llegando hasta un total de 6-7 poderes. En total existen 6 personajes, bárbaro, cazador de demonios, médico brujo, mago y monje. Podremos elegir el sexo y el nombre, ningún detalle más. Dependiendo del héroe que escojamos encontraremos una gran variedad de estilos, por lo que tendremos que ir probando hasta quedarnos con el que mejor se adapte a nuestro juego, bien cuerpo a cuerpo (bárbaro o monje) o bien a distancia (cazador de demonios o mago).

diabloscreenshot3Conforme ganemos experiencia (completando misiones, matando enemigos, etc.) subiremos de nivel y con cada subida iremos desbloqueando habilidades y aumentando nuestros atributos. Un detalle importante y bastante negativo en esta tercera entrega es que Blizzard ha introducido un sistema de distribución de los atributos automático que impide que los jugadores moldeen a su gusto a sus personajes. De esta forma si por ejemplo elegimos un bárbaro y lo tenemos al nivel 30 los atributos serán exactamente igual que el de otros jugadores con el mismo nivel, la diferencia radicará en el equipo que tengamos (escudo, armas, anillos, cinturones, etc.) siendo el mágico (color amarillo y dorado) el mejor de ellos. En cuanto a las habilidades hay una gran variedad de ellas en cada personaje, ya que todos ellos cuentan con varios grupos en el que se clasifican todas ellas. El juego nos ofrece dos posibilidades o bien asignar las habilidades a cada botón de forma automática dependiendo del grupo al que pertenezcan o bien hacerlo de forma manual eligiendo nosotros mismos que habilidades asignamos a cada botón.

Resumiendo, Diablo III cuenta con una fantástica y adictiva jugabilidad que nos permitirá disfrutar con un control sencillo, directo e intuitivo y aunque pierde alguna característica típica del género de rol como la personalización máxima del personaje, si ayuda a que los jugadores más nuevos en la saga no se desorienten en la aventura, centrándose en lo verdaderamente importante: aniquilar todos los enemigos que salgan a nuestro paso.

Gráficos y Sonido

 

En general, podríamos decir que gráficamente Diablo III tiene un acabado pulimentado, si bien es cierto que no cuenta con la potencia técnica de otros videojuegos, su apartado artístico cell shading resulta muy atractivo y vistoso para los jugadores. Quizá este sea uno de los aspectos más criticados por los fanáticos de siempre, ya que recordamos que Diablo y Diablo II fueron dos juegos oscuros, con unos gráficos que nos introducían en el asfixiante y tenebroso infierno con una realidad a la altura de sus respectivas épocas. Por el contrario, en Diablo III Blizzard ha introducido un nivel de colorido muy cargado y llamativo, un cambio muy significativo que no representa en diablo-iii-ps3-geekinsiderabsoluto el mundo triste, decadente y sumido en el más absoluto caos  del que habla la historia de esta entrega donde llegará a situarnos en el borde del mismo Apocalipsis por la llegada de las fuerzas malignas. Dejando este detalle en segundo plano y juzgando el juego por su calidad gráfica, destacamos las fantásticas animaciones de enemigos y personajes en general, los distintos efectos meteorológicos (lluvia, tormentas, nieve, desierto, etc.).

Otro aspecto que ha trabajado mucho Blizzard es la fluidez del juego, donde por más enemigos que nos aparezcan en pantalla, no sufriremos ningún tipo de ralentizaciones mientras atacamos o lanzamos nuestros poderes, incluso en el multijugador. Pero no sólo enemigos y efectos climáticos conforman el juego. Los escenarios están repletos de objetos destructibles, desde jarrones, librerias, troncos de árboles, huesos, cercos, barreras, columnas, etc. los jugadores podrán interactuar con prácticamente todos los decorados y en algunas ocasiones encontrarán objetos de gran valor. Y ya que hablamos de los escenarios, no podíamos olvidarnos de la impresionante labor que hay tras ellos, puesto que existen miles de ellos muy diferentes entre sí y con unas dimensiones espectaculares, ya sean mazmorras, bosques, castillos, etc. cada uno incluye sus propios efectos de luz que junto a la profundidad visual nos introducirán de lleno en el papel de nuestro héroe.

El único inconveniente es la cámara, que en nuestra opinión queda bastante alejada, lo que en ocasiones no permite disfrutar en condiciones de algunas zonas del juego, a lo que debemos sumarle que no se puede ajustar ni ir moviéndola con el mando, puesto que es totalmente fija como ya ocurría en Diablo II.

El apartado sonoro acompaña de forma brillante al técnico, no sólo por la banda sonora que ha sido desarrollada por el prestigioso compositor Russell Brower, sino que se ha conseguido recrear de forma asombrosa los efectos de sonido de cualquier interacción que escucharemos a lo largo de la aventura introduciéndonos de lleno en la ambientación del juego, ya que sin ellos no sería posible. Pero falta el detalle más importante y al que nos tenía muy bien acostumbrados Blizzard, ya que como en las entregas anteriores Diablo III viene completamente doblado y traducido a nuestro idioma.

 

Conclusión

 

A pesar de que la franquicia Diablo ha sido durante las últimas décadas todo un referente en los ordenadores de sobremesa y portátiles, Blizzard ha logrado con Diablo III invadir las consolas de actual generación con una impresionante producción que reescribirá la historia de la saga con un nuevo comienzo. diablo3Este éxito viene sin duda del inmejorable sistema jugable que ha introducido en el título para su adaptación a las consolas. Obviamente nunca llueve a gusto de todos, las expectativas de los usuarios y fanáticos son muy elevadas y a pesar de contener gran variedad de cambios nos encontramos ante una verdadera obra de arte, adictiva y capaz de ofrecer infinidad de horas de diversión a todo buen amante del rol. El apartado técnico y sonoro destacan gracias a una escenografía sublime con impactantes animaciones, fluidez de juego y unos efectos de sonido que nos meterán de lleno en una historia sin mucha profundidad pero que cumple con la trama de la saga. La vehemencia y potencia de las batallas, el multijugador tanto online como local y la persecución de infinidad de tesoros para mejorar a nuestros héroes continuamente, nos ofrecen un gran título que todo buen gamer debería disfrutar. El dicho se cumple nuevo, más sabe el Diablo por viejo que por Diablo…Las puertas del infierno vuelven a abrirse, las fuerzas del mal amenazan el mundo, ¿luz u oscuridad? Tú eliges.

 

YouTube

No Description

  • Lo mejor:

– El control del juego es absolutamente magnífico, sencillo y con una mecánica totalmente adaptada al mando de nuestra PlayStation 3.

– Un juego infinito lleno de horas de esparcimiento.

– El multijugador amplia la experiencia de juego incrementando la diversión unida de forma exponencial al número de usuarios presentes en una partida cumpliendo la máxima: “cuanto más mejor”.

 

  • Lo peor:

– La gestión de nuestro héroe se ha visto reducida al no permitirnos distribuir personalmente los atributos del mismo.

– Muchas conversaciones con los NPC’s son irrelevantes, tediosas y no influyen en el resultado de la historia.

– La diferencia de niveles en el multijugador es decisiva en el devenir de las misiones, puesto que no hay restricción a la hora de que usuarios con nivel 30 se unan a partidas con personajes de nivel 10, haciendo mucho más fáciles las cosas, lo cual mengua el grado de diversión.

 

  • Historia: 8
  • Jugabilidad: 9
  • Gráficos: 8
  • Sonido: 8
  • Diversión: 9

 

NOTA FINAL: 8,4

Author: Guillem Sanchis

Redactor de RegionPlayStation desde el año 2011. Me apasiona la lectura y el deporte. Siempre orgulloso de formar parte de este gran equipo.