Especial con SPOILERS | The Last of Us Parte II: las venganzas de Ellie y Abby

Especial con SPOILERS | The Last of Us Parte II: las venganzas de Ellie y Abby

27 julio 2020 0 Por Pablo Valdés

No lAbbysto venir.

Le he dado muchas vueltas a este texto. No es algo que deba tomarme a la ligera, pues este escrito se centra en la historia de The Last of Us Parte II, más bien en su trasfondo y cómo desde Naughty Dog y los propios guionistas del videojuego, Halley Gross y Neil Druckmann, han querido transmitir a los jugadores un combinado de sensaciones, que bien, puede dejar mejor sabor de boca a unos que a otros, pero para gustos, colores.

El juego se rodea de varios personajes como Dina, Tommy, Jesse u Owen y Lev, entre otros; pero ponemos la lupa esta vez en dos personajes que son tan distintos como parecidos, pues ambas buscan venganza. Hablamos de Ellie y de Abby. La buena para unos, pero la mala de la película para otros.

Mismo objetivo, distinto camino

Empecemos con Ellie. Mediante distintos flashbacks conocemos qué ha ocurrido durante los 5 años que han pasado desde que acabó la aventura de la primera parte hasta la actualidad con el segundo título de la saga, siendo este una continuación directa como tal. Por medio de un flashback en el que la pequeña inmune decide ir a investigar el Hospital de St. Mary, entendimos el porqué de su enfado y rechazo a Joel durante los siguientes años hasta la actualidad, situada en el año 2038 (recordemos que el brote surgió en septiembre de 2013 y la aventura de nuestro dúo protagonista se produce veinte años en el futuro, es decir, en 2033).

En este espacio jugable, entendimos desde el primer momento que algo importante iba a pasar. Cuando controlas a Ellie dentro del hospital tiempo después de lo que ocurrió, te das cuenta de que no está ahí por cualquier cosa o para conseguir suministros médicos, sino para averiguar qué pasó allí dentro cuando iba a ser intervenida por cierto cirujano del que más tarde os hablaré. Efectivamente, Ellie fue en busca de respuestas, que más tarde Joel acabaría por confirmarle.

Durante esta escapada de la chica a solas hacia el centro médico, esta encuentra una grabadora con cierta grabación, con la que entiende que ella era la única esperanza de conseguir una cura, y por tanto, no existían más personas inmunes al virus Cordyceps, derivando esto en un rechazo hacia Joel al ver que este contrabandista prefirió salvar una única vida a millones. Menudo dilema nos dejó el final de la primera parte cuando todos supimos la decisión que Joel acabó tomando.

Quien nos iba a decir que el médico que iba a operar a Ellie en su momento, un simple npc como cualquier otro acabaría por desencadenar toda esta trama de venganza. Pues sí, porque ese npc cualquiera era en realidad el padre de Abby, que acabaría siendo asesinado por Joel, de ahí que esta última busque su venganza personal.

Una tranquilidad buscada, pero no plenamente encontrada

La familia formada por las dos jóvenes y el recién nacido JJ no podía ir mejor. Con una vida perfecta alejada de los enfrentamientos e intentando dejar atrás todo ese pasado sangriento y desolador, con una proyección de futuro de lo más prometedora.

Por lo visto en su nueva granja a las afueras de Jackson, Ellie se dedicaba a la música y a la pintura, es decir, al arte y la creación en general, de forma relajada. Asímismo, toda esta tranquilidad fue mostrada de otras muchas maneras por el videojuego de la desarrolladora estadounidense Naughty Dog, desde el momento en el que Ellie recoge de su cuna al recién nacido JJ.

En ese momento se nos deja vagar por el amplio escenario, recorriendo todas y cada una de las estancias del hogar, como por ejemplo, los baños, donde Ellie, con el niño  cogido entre sus brazos, bromea frente al espejo. Encontramos además otras situaciones como la del tractor en la que la chica, al igual que hizo Joel unos años atrás, le promete al joven que cuando crezca, le enseñará a tocar la guitarra.

Todos estos sucesos denotan esa tranquilidad que se busca tras las vivencias de Ellie en su pasado, y como intentaría buscar una estabilidad que difícilmente conseguiría encontrar.

Sin importar las consecuencias, por muy duras que fueran

Tras haber terminado el juego hace unos días, creo que ya puedo hablar con más claridad de cómo Ellie, a causa de su sed de venganza, acaba por perderlo todo. La chica de diecinueve años no pudo soportar la muerte de Joel en los primeros compases de la obra, y esto ha sido una limitación psicológica para ella durante todo su camino en búsqueda de Abby por la ciudad de Seattle, incluso año y medio despúes de lo que ocurrió en el teatro cuando la Lobo dio caza a Ellie y compañía, dejando al grupo bastante tocado, incluyendo en ese momento la rápida muerte de Jesse.

El momento en el que yo sentí con mucha más grandeza ese espíritu vengador de Ellie, fue cuando, viviendo la vida que siempre quisieron ella y Dina, junto con el pequeño JJ (suponemos que llamado Joel Junior), decide, previa presión de Tommy, el cual acabaría sobreviviendo, ir a por Abby; que se encontraría en su velero con Lev, el chico serafita, en la ciudad costera de Santa Bárbara. A pesar de que Dina le dice que no volverá a someterse a esta dura prueba, y que podría llegar a abandonarla, Ellie se marcha a Santa Bárbara, donde Abby parece vivir en un barco abandonado en la costa. Mientras tanto, Abby y Lev, siguiendo la pista que les dio Owen antes de su muerte, están buscando las luciérnagas en un suburbio de Santa Bárbara.

Es evidente que Ellie está sufriendo de PTSD después de la muerte de Joel. A pesar de que parece haber seguido adelante, Ellie no puede dormir y sufre flashbacks de su terrible experiencia. Después de todo, ella nunca consiguió su venganza.

En su aventura en solitario por la costa de California, Ellie se infiltra en la base de una nueva facción, llamada “los Cascabeles” la cual tiene cautiva a Abby, atada a un poste en la playa. Ellie se dirige a la playa y encuentra a una Abby mucho más débil que la anterior. Esta vez sin su la larga trenza y la figura musculosa, en su lugar vemos a una mujer más delgada con todo su cabello cortado. Practicamente casi irreconocible de la guerrera que una vez conocimos.

Cuando Abby y Lev se preparan para escapar, Ellie decide que no va a dejar que su némesis se vaya tan fácilmente, obligando a Abby a una última lucha a puño limpio. Este es un asunto incómodo y violento, tanto Abby como Ellie están destrozadas por su deseo de venganza – sus venganzas se han apoderado de sus vidas y les han costado las que aman. Finalmente, Ellie se impone a Abby y empieza a ahogarla, antes de que un flashback de Joel la vea soltarse, tanto de Abby como de la misión de venganza que le ha costado todo.

 

 

Abby, la otra cara de la moneda

El título de este apartado no es casualidad, ya que cuando controlamos a Abby, los distintos coleccionables que podemos encontrar durante su camino son principalmente monedas de los distintos estados del país norteamericano.

Nuestra otra protagonista de esta sublime obra cambia de una manera radical a lo largo del juego. Observamos cambios tanto físicos como psicológicos, desde el principio hasta el final.

Nada más comenzar este viaje se nos paró el corazón a todos con la muerte de Joel a manos de Abby, y más al ver de la manera en la que esta se produjo, excesivamente violenta, con una increíble rabia y sed de venganza acumulada en su interior.

Las dos chicas protagonistas tienen el paralelismo evidente de la venganza, cada una por casos diferentes, pero a su vez muy relacionados. Comprobamos como Abby cambia de ser una persona muy rígida en el sentido de que quiere lo mejor para los suyos, su gente, los Lobos de Seattle, esta facción armada hasta los dientes con camiones, soldados e incluso perros preparados para el combate, así como también para sus conocidos más cercanos como Owen, Mel y Manny.

Su evolución es cada vez más patente cuando es capturada por los SCARS o Serafitas, principal formación enemiga de los Lobos. En ese momento es salvada por dos de ellos, Yara y Lev, que han decidido revelarse a los suyos.

Durante el duro camino de Abby es más que notable esa sensación de ayuda mutua entre ella y Lev, el joven con cortes en la cara y con el pelo rapado, al igual que en la primera parte de esta historia con Joel y Ellie, pues no son familiares directos, pero su relación es como si así fuera.

¿Cómo será el futuro de ambos personajes tras los eventos de este The Last of Us Parte II?

Incierto seguro. Ahora mismo creo que solo nos queda especular y hablar de lo que han hecho bien la una y la otra. Ambas siguen vivas, ya que Ellie al final se retractó en su intento de venganza hacia Abby, dejándola herida, pero con vida.

Supongo que habrá que esperar bastante tiempo hasta que sepamos algo por parte de una de las caras visibles del estudio, como es su vicepresidente Neil Druckmann, pero ¿realmente valió la pena sacrificar tanto por tan poco?

Author: Pablo Valdés

Estudiante de periodismo y ciencias de la información. Un placer redactar en esta gran web junto a un pedazo de equipo.