Guía de armament de Wolfenstein II

Guía de armament de Wolfenstein II

30 octubre 2017 0 Por Gemma Llach

B. J. Blazkowicz tiene por delante una ardua batalla en Wolfenstein II: The New Colossus. Con el sometimiento de su patria por las fuerzas nazis, B. J. deberá viajar por América para reunir una resistencia que expulse al régimen invasor. Pero no entrará en combate desarmado. B. J. está preparado gracias a un arsenal de potentes armas, granadas y equipo que le ayudarán a abrirse paso a través de la malvada ocupación.

Pero los desarrolladores de MachineGames no se han contentado simplemente con equipar a B. J. con un arsenal de armas de fuego perfeccionadas. Junto a unas cuantas armas nuevas, Wolfenstein II incluye la capacidad de empuñar dos armas libremente y personalizarlas con una amplia gama de modificaciones. Sin embargo, a pesar de contar con estas actualizaciones y mejoras, a B. J. no le va a resultar fácil liberar a su país y salvar al
mundo del mal. Para ayudaros, hemos preparado una guía completa de la potencia de fuego a disposición de B. J. para lograr que América vuelva a estar libre de nazis, junto con comentarios acerca del sistema de
personalización de todas las armas nuevas.

Hacha: para cortar y asestar tajos

En manos de Blazkowicz, el hacha tiene dos funciones. Para empezar, gracias a su diseño original de herramienta para combatir incendios, puede romper las cajas de suministros y otros obstáculos. No obstante, en un uso menos
literal, B. J. puede utilizarla como arma para eliminar a los enemigos de forma silenciosa y rematarlos de manera brutal.

Una para llevar: a lo largo de The New Colossus, B. J. se encontrará ocasionalmente con hachas de sobra. Estas hachas extra servirán como armas arrojadizas silenciosas pero letales, que le ayudarán a acabar con nazis
desprevenidos o, simplemente, a poner fin a un tiroteo con un último ataque cuando se agoten los cargadores. Además, las armas recogidas de los cadáveres de los enemigos caídos se pueden reutilizar, lo que recompensará
la habilidad de lanzamiento de B. J. con una oportunidad gratis de cargarse a otro nazi.

Pistola: fiable y disponible

La pistola, fácil de usar (e incluso más fácil de mantener cargada, gracias a que los comandantes nazis dejan caer mucha munición), es un arma personal fiable para las situaciones de combate a corta distancia. Pese a su humilde
apariencia comparada con las armas más grandes del arsenal de B. J., la pistola liquida con facilidad a los enemigos sin blindaje con un par de disparos bien colocados, y se vuelve incluso más eficaz cuando se le
incorporan las mejoras Cargador ampliado y Magnum, que aumenta el daño de forma significativa.

¡Chist!: A la hora de conservar munición (o de atacar con ventaja a enemigos desprevenidos) hay pocas soluciones mejores en The New Colossus que una pistola con silenciador. Con esta mejora, la pistola se convierte en un arma
esencial para el sigilo y permite a B. J. acabar con nazis a distancia sin que den la alarma.

Maschinenpistole: rápida y feroz

A veces, la eficacia en el combate depende menos de “aprovechar cada bala” y más de “disparar todo lo posible”. Cuando es esta última opción la que toca, B. J. saca la Maschinenpistole, un subfusil con una cadencia de tiro
impresionante. Pocas cosas despejan una sala más rápido que B. J. irrumpiendo y empuñando una Maschinenpistole (o dos).

A punto: al igual que la pistola, a su variante Maschinen también se le puede incorporar la mejora Silenciador integral para matar sin hacer ruido. Pero si B. J. no tiene que preocuparse del sigilo, otra opción es la mejora
Pistola de clavos, una cámara supercaliente que, al ser activada, dispara balas al rojo vivo que dotan a cada tiro de mayor impacto. ¡Calentito!

Sturmgewehr: potencia y precisión

B. J. puede apropiarse de este fusil completamente automático, utilizado normalmente por las unidades de élite nazis, para acabar con los enemigos que se encuentren fuera del alcance de sus armas para un combate más
cercano. Si añadís las mejoras Perforante y Cargador doble, este fusil de gran calibre se vuelve especialmente eficaz a la hora de atravesar enemigos más resistentes en escaramuzas a una distancia mayor.

Hacia el objetivo: cuando hay una distancia considerable entre B. J. y su objetivo, es hora de lucirse con la mira telescópica de francotirador. Al activarla, el Sturmgewehr se convierte en un fusil semiautomático con daño y
precisión mejorados gracias al nuevo y reluciente sistema de puntería óptico.

Schockhammer: como una escopeta, pero tres veces mejor

La Schockhammer, una escopeta con un estilo evidentemente característico de Wolfenstein, añade su propia vuelta de tuerca al componente de tirador, de forma literal. Al usar no uno ni dos, sino tres cañones giratorios con
descarga automática, la Schockhammer es el arma preferida de B. J. cuando necesita una descarga ininterrumpida de puro poder de contención con cañón triple.

Rebote contra las paredes: al usar la mejora Rebote, la Schockhammer obtiene la capacidad de hacer que los perdigones de cada cartucho disparado reboten contra las superficies duras, lo que permite a B. J. acabar con enemigos escondidos tras esquinas, atrapados en espacios estrechos o que estén a cubierto, al lograr lo que solo podemos describir como “disparos acrobáticos de escopeta”.

Kampfpistole: una pistola de bengalas infernal

La Kampfpistole es la versión de The New Colossus del dicho “lo bueno viene en frascos pequeños”. Es un arma con una pegada importante pese a su pequeño armazón. En esencia, se trata de un lanzagranadas en forma de pistola que con un solo disparo puede mandar por los aires en todas direcciones a todo un escuadrón de soldados nazis (o, más bien, lo que quede de ellos).

El hombre cohete: aunque normalmente se lancen describiendo un arco, B. J. puede optar por emplear un enfoque más directo para sus cartuchos de Kampfpistole con la mejora Cohete. Al usarla, los disparos de la pistola optimizada volarán siguiendo una trayectoria recta, como si B. J. empuñara un lanzamisiles a una mano. Además, los disparos aumentados con cohetes también detonarán de forma inmediata al impactar, lo que permitirá a B. J.
pasar directamente a un final explosivo para los nazis, como si de fuegos artificiales se tratasen.

Laserkraftwerk: sirve para mucho más que cortar rejillas

Las bombas y las balas están muy bien pero, aunque no sepamos por qué, hay algo de satisfacción añadida en reducir a cenizas a los nazis. Mientras lo descubrimos, B. J. puede hacer justo eso con solo apretar el gatillo del
Laserkraftwerk. Tras su aparición en Wolfenstein: The New Order, el Laserkraftwerk regresa como parte de la línea temporal de Fergus (si elegís a Fergus en vez de a Wyatt) y es capaz de pulverizar el blindaje más
resistente con rayos de energía pura y supercargada.

Grande y al mando: aunque sea difícil de creer, se puede aumentar más aún la producción de energía pura del Laserkraftwerk con la ayuda de otra mejora de armamento. Tras equiparlo con la Supercarga, B. J. podrá mantener pulsado el gatillo del Laserkraftwerk para acumular y liberar un enorme rayo de energía. B. J. solo tiene que asegurarse de no apretarlo durante demasiado tiempo si no quiere agotar la batería eléctrica del arma.

 

Dieselkraftwerk: ¡bombas fuera!

El Dieselkraftwerk, que ocupará el lugar del Laserkraftwerk si elegís la línea temporal de Wyatt (en lugar de la de Fergus), no es mucho de evaporar nazis con precisión, sino más bien de hacerlo por pura combustión. Esta arma
lanza pegotes de combustible preparados para detonar a la señal de B. J. y sirve para colocar elaboradas trampas con las que tropezarán los nazis o, simplemente, para cubrir a estos de cargas pegajosas antes de activar el
detonador; sea cual sea la impactante opción que mejor se ajuste a la situación.

Así estalla la “diésel-mita”: por muy eficaz (y divertido) que sea tender trampas, hay momentos en los que B. J. no tiene tiempo de esperar a que los nazis se tropiecen con las cargas del Dieselkraftwerk. Afortunadamente, tras
desbloquear la mejora Boca de ignición, B. J. podrá detonar las cargas del Dieselkraftwerk inmediatamente después de dispararlas. Esto convierte al arma de detonación remota en un lanzagranadas, lo que permitirá a B. J.
hacer llover sin demora una muerte de napalm sobre los enemigos.

Handgranate: un juego unilateral de atrapar la pelota

La Handgranate, azote de los enemigos atrincherados, agrupados o que se mueven lentamente, es un añadido perfecto a cualquier pelea que exija un poco de pegada extra. Con solo lanzarla correctamente contra el sitio
adecuado, B. J. puede despejar de nazis salas enteras de un solo golpe. Dicho esto, lo divertido empieza cuando B. J. empieza a jugar con sus kits de mejora…

Por triplicado: aunque no sea un arma de fuego convencional, B. J. puede equipar la Handgranate con características especiales que la harán más mortífera que nunca. Gracias a la mejora Metralla, por ejemplo, B. J. podrá hacer pedazos a los nazis mediante fragmentación de gran impacto. Por otro lado, la mejora Diésel cubre de fuego el radio del impacto y la mejora eléctrica emitirá un pulso que desactivará temporalmente los aparatos
electrónicos. Y sí, B. J. puede elegir desbloquear las tres mejoras al mismo tiempo, lo que convierte a cada Handgranate en una granada de fragmentación, un cóctel molotov y una bomba de PEM: ¡todo en uno!

 

Armas pesadas: herramientas potentes

Estas piezas de equipo militar de alta potencia, usadas en combate por el elenco de intimidatorias fuerzas de Supersoldaten de The New Colossus, añaden otra opción al libro de técnicas para asesinar nazis de Blazkowicz,
siempre que este primero liquide al supermatón que las empuña.

Aunque sean demasiado grandes para caber en el inventario de B. J. o para empuñar dos de ellas, las máquinas a dos manos no tienen rival en lo que a infligir daño puro y duro se refiere. Estas armas incluyen el Lasergewehr,
que funde el metal y derrite a los nazis, el Dieselgewehr, supercaliente y con supervelocidad, y el Hammergewehr, que consigue superar a la Schockhammer con la capacidad de sus cuatro (sí, cuatro) cañones de escopeta
de disparo rápido.

Un arma para dominarlos a todos: el Übergewehr es la mejor opción para hacer papilla a los nazis. Se trata de una asombrosa fusión de potencia de fuego con combustible diésel que crea un único disparo de pura carnicería.

Aunque cualquier asesino de nazis respetable como B. J. se verá tentado de usar la increíble potencia del Übergewehr, primero tendrá que vencer a las formidables unidades Zerstörer, que empuñan dos de estas armas. No hay duda de que será todo un reto, pero es precisamente por esto por lo que B. J. tiene todas esas otras armas a su disposición.

Wolfenstein II: The New Colossus está a la venta desde el pasado 27 de octubre de 2017

Author: Gemma Llach

Gamer de cuna, exiliada en el extranjero y aprendiendo cada día de que va esta vida.