Tras muchos años esperando un juego de tenis para la nueva generación de consolas, en el lapso de un par semanas hemos recibido dos propuestas tan diferentes en lo jugable como necesitados de mucho tiempo de pulido para solventar las evidentes carencias que los lastran.

Análisis